Si quie­re li­brar­se de al­gu­nos ki­los, no tar­de. La gra­sa “se en­quis­ta”.

El País - Buena Vida - - PORTADA - Por Ana G. Moreno

DU­RAN­TE UNA SE­MA­NA DE EX­CE­SOS, SE PUE­DE LLE­GAR A EN­GOR­DAR DOS KI­LOS QUE LUE­GO COS­TA­RÁ EL DO­BLE DE TIEM­PO PER­DER, SE­GÚN LUIS SE­RRA MAJEM, PRE­SI­DEN­TE DE LA FUN­DA­CIÓN PA­RA LA IN­VES­TI­GA­CIÓN NUTRICIONAL.

Pa­ra que esa se­ma­na (o mes… o año) li­ber­ti­na no las­tre su sa­lud, hay otra con­di­ción: em­pren­der cuan­to an­tes el pro­ce­so de adel­ga­za­mien­to. Una reciente in­ves­ti­ga­ción de la Uni­ver­si­dad de Exe­ter (Reino Uni­do), pu­bli­ca­da en Me­ta­bo­lism, ha des­cu­bier­to que la pa­cien­cia del tejido adiposo, que es adon­de van a pa­rar to­das las ca­lo­rías de más, tie­ne un lí­mi­te. Y lle­ga un mo­men­to en el que tras ex­pan­dir­se tan­to, sus cé­lu­las se so­fo­can, son pri­va­das de oxí­geno y se pro­du­ce “un pro­ce­so de ci­ca­tri­za­ción”; la gra­sa se vuelve du­ra y po­co efi­cien­te, que­da se­lla­da, ca­si a fue­go, al­re­de­dor de los ór­ga­nos. Su ape­lli­do es vis­ce­ral y es la más di­fí­cil de per­der, ade­más de au­men­tar el ries­go de dia­be­tes y fa­llo car­dio­vas­cu­lar. Se­gún los in­ves­ti­ga­do­res, ni si­quie­ra la ci­ru­gía ba­riá­tri­ca es ca­paz de re­ver­tir del pro­ce­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.