Te­ne­mos res­pues­ta pa­ra to­do.

DU­DAS DE SA­LUD, NUTRICIÓN, BIE­NES­TAR, DE­POR­TE Y SOS­TE­NI­BI­LI­DAD RESUELTAS POR ES­PE­CIA­LIS­TAS DE LA OCU (OR­GA­NI­ZA­CIÓN DE CON­SU­MI­DO­RES Y USUA­RIOS). PUE­DE HA­CER­NOS LLE­GAR LA SU­YA A TRA­VÉS DE TWIT­TER, ESCRIBIENDO A @BUENAVIDAEP.

El País - Buena Vida - - SUMARIO - Por Bue­naVi­da

¿Es verdad que a los ali­men­tos se les

apli­can rayos?

Sue­na ra­ro. In­clu­so mal, pe­ro exis­te la irra­dia­ción de ali­men­tos. Con­sis­te en apli­car­les ra­dia­cio­nes io­ni­zan­tes y es un pro­ce­so fí­si­co (no tér­mi­co) que se uti­li­za co­mo téc­ni­ca de con­ser­va­ción. Con es­to se lo­gra am­pliar su vi­da útil y no tie­ne nin­gún ries­go pa­ra el con­su­mi­dor. En­ton­ces, ¿por qué se ha­ce? Pa­ra des­truir los mi­cro­or­ga­nis­mos, ra­len­ti­zar los pro­ce­sos de ma­du­ra­ción pre­ma­tu­ra y eli­mi­nar los agen­tes no­ci­vos. En la UE hay una úni­ca ca­te­go­ría de ali­men­tos que pue­den irra­diar­se: las hier­bas aro­má­ti­cas se­cas, es­pe­cias y con­di­men­tos ve­ge­ta­les. Pe­ro ca­da país miem­bro pue­de au­to­ri­zar otros ali­men­tos, co­mo fru­tas, hor­ta­li­zas, ce­rea­les, pa­ta­tas, pes­ca­dos o mo­lus­cos. En Es­pa­ña se irra­dia po­co y sue­le ser pa­ra ex­por­tar. Y, en to­do ca­so, los pro­duc­tos de­ben ir eti­que­ta­dos con la ex­pre­sión “irra­dia­dos”.

¿Tengo que de­cla­rar el di­ne­ro de­vuel­to de las cláu­su­las sue­lo ?

Co­mo re­gla ge­ne­ral, las can­ti­da­des de­vuel­tas que la entidad ban­ca­ria co­bró in­de­bi­da­men­te al apli­car la cláu­su­la sue­lo, no hay que in­cluir­las co­mo in­gre­so en la de­cla­ra­ción de la ren­ta, sal­vo con­ta­das ex­cep­cio­nes. Por ejem­plo, si en al­gu­na de­cla­ra­ción de la ren­ta de los ejer­ci­cios 2013 y si­guien­tes el con­tri­bu­yen­te apli­có la de­duc­ción por vi­vien­da so­bre las can­ti­da­des que aho­ra re­cu­pe­ra, ten­drá que de­vol­ver esa de­duc­ción sin que Ha­cien­da apli­que in­tere­ses de de­mo­ra. El con­tri­bu­yen­te no ten­drá que de­vol­ver las de­duc­cio­nes en el ca­so de que acuer­de con su entidad que, en lu­gar de pa­gar­le en efectivo, des­ti­na ese di­ne­ro a amor­ti­zar ca­pi­tal del prés­ta­mo. Sin em­bar­go, la OCU re­co­mien­da re­cu­pe­rar­lo to­do en efectivo y no amor­ti­zar ca­pi­tal con la de­vo­lu­ción que le ha­ga la entidad ban­ca­ria. Los men­sa­jes pu­bli­ci­ta­rios en sus eti­que­tas in­du­cen a los pa­dres a pen­sar que ha­cen que los ni­ños se desa­rro­llen me­jor que si no las to­man. Pe­ro, se­gún la Academia Es­pa­ño­la de Nutrición y Die­té­ti­ca, en reali­dad, a par­tir de un año, es­tos ya si­guen una die­ta va­ria­da y to­man to­dos los nu­trien­tes ne­ce­sa­rios de la fru­ta, ver­du­ra, car­ne, pes­ca­dos, hue­vos, ce­rea­les y, por su­pues­to, de la le­che de va­ca. Se las lla­man “de cre­ci­mien­to” pa­ra atraer la aten­ción, pe­ro crean unas ex­pec­ta­ti­vas in­jus­ti­fi­ca­das y cier­ta con­fu­sión, por las que se aca­ba pa­gan­do un al­to pre­cio. No es me­ta­fó­ri­co. Mien­tras que un li­tro de le­che en­te­ra cuesta de me­dia unos 0,70 eu­ros, la de cre­ci­mien­to se ven­de a ca­si el do­ble o el tri­ple si es en pol­vo. Y real­men­te, lo que apor­tan son azú­ca­res, aro­mas y me­nos cal­cio. Dis­tin­tas or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, co­mo la Agen­cia Eu­ro­pea de Se­gu­ri­dad Ali­men­ta­ria (EFSA) o la In­ter­na­tio­nal Baby Food Ac­tion Net­work (IBFAN), las han ta­cha­do de in­ne­ce­sa­rias. La OMS ha ido más le­jos: las con­si­de­ra, in­clu­so, con­tra­pro­du­cen­tes, ya que pue­den re­em­pla­zar a la le­che ma­ter­na, o em­pu­jar­nos a caer en el error de creer que son me­jo­res. La re­co­men­da­ción es que se op­te por en­te­ra de va­ca: de bue­na ca­li­dad y mucho más eco­nó­mi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.