EL DE­BA­TE CIEN­TÍ­FI­CO Si el yo­gur es un pro­bió­ti­co, ¿por qué no lo po­ne?

TE­NER BIFIDOBACTERIAS NO ES SU­FI­CIEN­TE PA­RA PO­DER ES­CRI­BIR­LO EN LA ETI­QUE­TA.

El País - Buena Vida - - • LO MEJOR - por Ana G. Mo­reno

El kom­bu­cha es ese té healthy que col­ma los va­sos ex­tra­gran­des de las fa­mo­sas a la sa­li­da de al­gu­nos gim­na­sios… y la be­bi­da fun­cio­nal con ma­yor cre­ci­mien­to del mer­ca­do, se­gún la re­vis­ta For­bes. Sus be­ne­fi­cios se de­ben a la fer­men­ta­ción, un pro­ce­so que se lo­gra por la ac­ción de los pro­bió­ti­cos y en el que em­pre­sas de be­bi­das co­mo Red Bull o Pe­psi­co se es­tán de­jan­do el pre­su­pues­to de in­ves­ti­ga­ción. El ké­fir, pri­mo her­mano del yo­gur, lác­teo mo­di­fi­ca­do por bac­te­rias y le­va­du­ras, ha de­ja­do de ser una ra­re­za pa­ra ven­der­se co­mo ros­qui­llas en EE UU y Eu­ro­pa del Es­te. Y más po­pu­la­res, pe­ro de la mis­ma ca­te­go­ría, son los pe­pi­ni­llos, en­cur­ti­dos y nues­tro clá­si­co yo­gur. El asun­to es: ¿por qué no hay ni ras­tro de la pa­la­bra “pro­bió­ti­co” o “fer­men­ta­do” en la eti­que­ta de es­tos pro­duc­tos?

Pa­ra em­pe­zar, unas de­fi­ni­cio­nes. “Los pro­bió­ti­cos son mi­cro­bios vi­vos y bue­nos que, al ser in­ge­ri­dos en can­ti­da­des ade­cua­das, apor­tan be­ne­fi­cios a la sa­lud del con­su­mi­dor. Los ali­men­tos que se va­len de ellos se co­no­cen co­mo ‘fer­men­ta­dos”, de­fi­nen Je­sús San­chis y Lu­cía Re­don­do, in­ves­ti­ga­do­res y do­cen­tes en la Uni­ver­si­dad de Va­len­cia y miem­bros de la Aca­de­mia Es­pa­ño­la de Nu­tri­ción y Dietética. Sin em­bar­go, des­de 2006, la UE no con­sien­te uti­li­zar la de­no­mi­na­ción en los pro­duc­tos acre­di­ta­dos. Mar­ta Ol­mos, health af­fairs ma­na­ger de Da­no­ne, lo ex­pli­ca: “La EFSA [Au­to­ri­dad Eu­ro­pea pa­ra la Se­gu­ri­dad de los Ali­men­tos] exi­ge un do­sier cien­tí­fi­co muy por­me­no­ri­za­do pa­ra per­mi­tir agre­gar el tér­mino. Y el mun­do del pro­bió­ti­co aún es­tá muy vir­gen. Nos cues­ta mu­cho, por ejem­plo, iden­ti­fi­car el me­ca­nis­mo de ac­ción, có­mo se dan to­das las si­ner­gias a ni­vel in­tes­ti­nal, et­cé­te­ra”. Es­to, re­cuer­dan San­chís y Re­don­do, no nie­ga las bon­da­des de los fer­men­ta­dos, sino que re­fle­ja la ne­ce­si­dad de in­ves­ti­gar más en es­te cam­po pa­ra cum­plir cier­tos re­qui­si­tos le­ga­les. “To­mar ali­men­tos fer­men­ta­dos me­jo­ra la di­ver­si­dad de nues­tro eco­sis­te­ma in­tes­ti­nal; y pues­to que es­ta es una ca­rac­te­rís­ti­ca dis­tin­ti­va de una mi­cro­bio­ta sa­lu­da­ble, son una bue­na op­ción pa­ra cui­dar la sa­lud”, zan­jan.

Hay aso­cia­cio­nes cien­tí­fi­cas que re­cha­zan que los fer­men­ta­dos sean pro­bió­ti­cos, “por­que su efec­to

po­si­ti­vo pue­de de­ber­se a la ma­triz ali­men­ta­ria y no so­lo a la pre­sen­cia de mi­cro­bios vi­vos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.