EL POE­TA QUE AMABA LOS GIM­NA­SIOS.

El País - Buena Vida - - CUERPO - Más en li­bro­tea.com

Un tal Mo­se Vel­sor pu­bli­ca­ba unas co­lum­nas en The New York

Atlas en las que da­ba pis­tas a los hom­bres pa­ra man­te­ner una bue­na sa­lud y un óp­ti­mo tono fí­si­co. Co­rría el año 1858 y du­ran­te si­glo y me­dio na­die su­po que de­trás de es­ta fir­ma se es­con­día, real­men­te, el poe­ta es­ta­dou­ni­den­se Walt Whit­man. El re­sul­ta­do es un li­bro que nos des­cu­bre a un Whit­man des­co­no­ci­do: “A ti, ofi­ci­nis­ta, hom­bre de le­tras, per­so­na se­den­ta­ria, hom­bre de for­tu­na, ocio­so, te di­go… ¡Le­ván­ta­te!”. Há­ga­le ca­so y apa­gue al me­nos la te­le­vi­sión: igual no tie­ne fuer­zas pa­ra ha­cer­se run­ner, pe­ro sí pa­ra leer Guía pa­ra la sa­lud y el en­tre­na­mien­to mas­cu­li­nos.

Guía pa­ra la sa­lud y el en­tre­na­mien­to mas­cu­li­nos, de Walt Whit­man (Nór­di­ca Li­bros). “CUM­PLIRLAS LE­YESDEL EN­TRE­NA­MIEN­TO MAS­CU­LINO PUE­DE VEN­CER Y ERRA­DI­CAR LA MALDICIÓN DE UNA MEN­TE DEPRIMIDA”. (WHIT­MAN: NO ES­CRI­BIÓ EN BUENAVIDA, PE­RO PO­DRÍA HA­BER­LOHE­CHO).

Por

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.