Lle­ga la li­ga an­ti­as­pi­ri­na.

Hay quien ase­gu­ra que la fie­bre cu­ra.

El País - Buena Vida - - SUMARIO - por Kris­tin Su­leng

Es el ar­gu­men­to que sir­ve a los de­fen­so­res de “la fie­bre sa­lu­bre” pa­ra in­vi­tar a que de­je­mos el pa­ra­ce­ta­mol y el áci­do ace­til­sa­li­cí­li­co (“el gran ol­vi­da­do y que si­gue sien­do un anal­gé­si­co y an­ti­pi­ré­ti­co útil”, re­cuer­da Fran­cis­co Mo­ra­les, ca­te­drá­ti­co de Far­ma­co­lo­gía) cuan­do nos sube la tem­pe­ra­tu­ra. “La ra­zón de es­ta creen­cia”, con­ti­núa Mo­ra­les, “es que an­ti­gua­men­te se de­ja­ba que el ter­mó­me­tro subie­ra unos gra­dos pa­ra que las bac­te­rias, que vi­ven por de­ba­jo de los 37°, mu­rie­ran”. Pe­ro es­to no es exac­ta­men­te así.

Fren­te a una in­fec­ción, el cuer­po pro­du­ce una in­fla­ma­ción y la fie­bre es una con­se­cuen­cia. “An­te la in­fla­ma­ción, el or­ga­nis­mo li­be­ra ci­to­qui­nas, sus­tan­cias cu­ya mi­sión es lla­mar a las de­fen­sas y fa­ci­li­tar que via­jen pro­vo­can­do una va­so­di­la­ta­ción que, al ha­cer que la san­gre cir­cu­le más len­ta­men­te, au­men­ta la tem­pe­ra­tu­ra de la piel. […] Por sí sola la fie­bre no eli­mi­na las bac­te­rias, tie­nen que ac­tuar las de­fen­sas”, ex­pli­ca Al­ber­to Gar­cía Sa­li­do, pe­dia­tra del Hos­pi­tal In­fan­til Uni­ver­si­ta­rio Ni­ño Je­sús de Ma­drid. ¿Pa­ra qué los to­ma­mos en­ton­ces? “Los antitérmicos no son la so­lu­ción, sino la for­ma de re­sol­ver un sín­to­ma mo­les­to pa­ra que el pa­cien­te es­té mas con­for­ta­ble”, con­clu­ye Mo­ra­les. “Y su efec­to anal­gé­si­co me­jo­ra los do­lo­res ar­ti­cu­la­res o mus­cu­la­res que sue­len acom­pa­ñar a la fie­bre”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.