Nin­gún tra­ta­mien­to de be­lle­za borra man­chas.

Es­to ha­ría su der­ma­tó­lo­go.

El País - Buena Vida - - SUMARIO -

Ge­ne­ran con­ver­sa­ción re­cu­rren­te­men­te y no hay re­vis­ta que no ha­ga un es­pe­cial por es­tas fe­chas. “Las man­chas son uno de los más fre­cuen­tes e im­por­tan­tes mo­ti­vos de con­sul­ta der­ma­to­ló­gi­ca, por­que mer­man nues­tra ca­li­dad de vi­da y tie­nen di­fí­cil tra­ta­mien­to”. Lo afir­ma Elia Roó, der­ma­tó­lo­ga de la clí­ni­ca Cli­der, en Ma­drid, y miem­bro de la Aca­de­mia Es­pa­ño­la de Der­ma­to­lo­gía y Ve­ne­reo­lo­gía (AEDV). Es el mo­men­to de ata­car­las pe­ro, pa­ra acer­tar con el ri­tual, pri­me­ro hay que sa­ber a qué nos en­fren­ta­mos. Cual­quier pau­ta que lea fue­ra de la con­sul­ta de su der­ma­tó­lo­go po­dría ser vá­li­da so­lo pa­ra las que lla­man “de im­por­tan­cia es­té­ti­ca”, es­pe­cial­men­te si lo que ve fren­te al espejo tie­ne for­ma de­fi­ni­da. De es­tas, las más fre­cuen­tes son los lén­ti­gos so­la­res y las pro­du­ci­das por una hi­per­pig­men­ta­ción po­sin­fla­ma­to­ria “que apa­re­cen tras un epi­so­dio de ac­né, una der­ma­to­sis, un pro­ce­di­mien­to es­té­ti­co o qui­rúr­gi­co, una que­ma­du­ra…”, ex­pli­ca Roó.

Son re­la­ti­va­men­te sen­ci­llas de des­truir, pe­ro exi­gen pru­den­cia: “So­lo des­pués de un diag­nós­ti­co con epi­lu­mi­nis­cen­cia o der­ma­tos­co­pia (luz po­la­ri­za­da y sis­te­ma de au­men­to) po­dre­mos des­car­tar que ten­gan im­por­tan­cia mé­di­ca. El au­men­to de la in­ci­den­cia del me­la­no­ma cu­tá­neo, que en sus es­ta­dios ini­cia­les pue­de ser con­fun­di­do con una man­cha so­lar, obli­ga a no rea­li­zar nin­gún tra­ta­mien­to sin ha­ber­lo va­lo­ra­do pre­via­men­te. Si se tra­ta erró­nea­men­te con lá­ser o pee­ling quí­mi­co, di­fi­cul­ta el diag­nós­ti­co exac­to a pos­te­rio­ri, in­clu­so con aná­li­sis mi­cros­có­pi­co tras la biop­sia”, aler­ta Agus­tín Vie­ra, coor­di­na­dor na­cio­nal del Gru­po Es­pa­ñol de Der­ma­to­lo­gía Es­té­ti­ca y Te­ra­péu­ti­ca (GEDETAEDV) y der­ma­tó­lo­go coor­di­na­dor de la Clí­ni­ca Der­ma­to­ló­gi­ca Iva­lia. Una vez des­car­ta­da su ma­lig­ni­dad, él usa, co­mo pri­me­ra op­ción, lá­ser ul­tra­pul­sa­do en pi­co­se­gun­dos (bi­llo­né- si­mas de se­gun­do) a ba­ja ener­gía “pa­ra evi­tar el efec­to in­fla­ma­to­rio”, has­ta dos se­sio­nes, “lo que des­tru­ye y eli­mi­na in­clu­so los pig­men­tos más os­cu­ros y pe­que­ños de la piel, has­ta aho­ra po­co ac­ce­si­bles”. La luz pul­sa­da es tam­bién una al­ter­na­ti­va pa­ra Vie­ra en pa­cien­tes pro­pen­sos a la in­fla­ma­ción. Su co­le­ga en la AEDV, Vicent Alon­so Use­ro, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to der­ma­to­ló­gi­co del Hos­pi­tal Vit­has 9 de Oc­tu­bre, en Va­len­cia, aña­de que la úl­ti­ma tec­no­lo­gía per­mi­te emi­tir pul­sos ul­tra­cor­tos y ser más efi­caz. Roó si­túa a los sis­te­mas de lá­ser y luz pul­sa­da in­ten­sa “en la úl­ti­ma lí­nea de tra­ta­mien­to en ca­sos de fra­ca­so te­ra­péu­ti­co”.

Si, en vez de sal­pi­ca­du­ras, pa­re­cen man­chu­rro­nes… Se en­cuen­tra an­te lo que se lla­man man­chas di­fu­sas. Las más te­mi­das son el me­las­ma (tie­ne fac­to­res ge­né­ti­cos y hor­mo­na­les) y la len­ti­gi­no­sis so­lar (pro­du­ci­da por ra­dia­ción cró­ni­ca). Me­jo­rar cual­quie­ra de ellas es to­do un re­to: hay que te­ner en cuen­ta el ti­po de cé­lu­la que las pro­vo­ca, la pro­fun­di­dad a la que es­tén (“cuan­to ma­yor sea, la res­pues­ta se­rá me­nor y ma­yor la fre­cuen­cia de re­caí­das”, de­ta­lla Roó), qué es­tá fa­vo­re­cien­do el man­cha­do y el fo­to­ti­po de la pa­cien­te. No hay un tra­ta­mien­to es­tre­lla. En ge­ne­ral, con­sis­te en una com­bi­na­ción per­so­na­li­za­da con cua­tro fi­nes: con­tro­lar las cau­sas, eli­mi­nar lo man­cha­do, des­truir los pig­men­tos suel­tos y con­tro­lar a la bes­tia (al me­la­no­ci­to, la cé­lu­la cul­pa­ble de las man­chas cuan­do su ac­ti­vi­dad se des­con­tro­la). “La pri­me­ra re­co­men­da­ción es evi­tar la ex­po­si­ción al sol y apli­car fo­to­pro­tec­tor de am­plio es­pec­tro [UVA-B, IR y luz vi­si­ble]”, ex­pli­ca la der­ma­tó­lo­ga. Pa­ra eli­mi­nar los que­ra­ti­no­ci­tos car­ga­dos de me­la­no­so­mas [man­cha­dos], to­dos apues­tan por el re­ti­nol (“a ele­va­das con­cen­tra­cio­nes”, pun­tua­li­za Vie­ra) y pee­lings que ace­le­ren la re­no­va­ción de la ca­pa su­per­fi­cial de la piel, en con­sul­ta. Uno de los ac­ti­vos fa­vo­ri­tos de los der­ma­tó­lo­gos pa­ra aca­bar con el fes­ti­val de pig­men­tos or­ga­ni­za­do por los me­la­no­ci­tos es la hi­dro­qui­no­na (tó­pi­ca), a ve­ces com­bi­na­da con un de­ri­va­do de la vi­ta­mi­na A, un cor­ti­coi­de y áci­do kó­ji­co, aze­lai­co, gli­có­li­co, lác­ti­co, as­cór­bi­co, et­cé­te­ra, se­gún apun­ta Vie­ra. Roó ad­vier­te de que, aun­que da bue­nos re­sul­ta­dos, pue­de cau­sar irri­ta­ción y no de­be uti­li­zar­se du­ran­te un tiem­po pro­lon­ga­do. Y an­te la cre­cien­te ofer­ta de pin­cha­zos con tra­ne­xá­mi­co, la ex­per­ta se­ña­la: “Vía oral es más efi­caz, pe­ro no ap­to pa­ra to­dos los pa­cien­tes”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.