In­fi­de­li­dad: si bus­ca cul­pa­bles pre­gun­te en su ofi­ci­na.

Una en­cues­ta rea­li­za­da a 2.000 per­so­nas en Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa ha tra­za­do un pro­li­jo re­tra­to del adul­te­rio y sus ve­ri­cue­tos. Y si creía que en es­tos tiem­pos los aman­tes vie­nen de In­ter­net, se equivoca: se­gui­mos en­con­tran­do al ‘otro’ en las reunio­nes

El País - Buena Vida - - SUMARIO - por Mi­guel Án­gel Bar­gue­ño

Es el lu­gar de don­de sur­gen más ro­man­ces y flir­teos.

de so­bra co­no­ce­mos las pul­sio­nes de la in­fi­de­li­dad: una per­so­na cañón que se cru­za en el ca­mino, en­con­trar­se atra­pa­do en una re­la­ción in­sa­tis­fac­to­ria, las ga­nas de aven­tu­ra… Pe­ro, ¿dón­de co­no­ce­mos a las per­so­nas con las que per­pe­tra­mos el en­ga­ño? Es­te es uno de los mu­chos de­ta­lles que des­ve­la una nue­va in­ves­ti­ga­ción so­bre el adul­te­rio, rea­li­za­da por la web del ser­vi­cio mé­di­co on­li­ne Su­per­drug, que arran­ca con un da­to apa­bu­llan­te: en­tre el 60% y el 68% de los hom­bres y mu­je­res en­cues­ta­dos han si­do in­fie­les al me­nos una vez (un des­liz pun­tual). Y en­tre el 32% y el 40% re­co­no­ce ha­ber­lo he­cho en más de una oca­sión.

Y Fa­ce­book no tie­ne la cul­pa, pre­ci­sa­men­te. So­lo un 7% de los in­fie­les en­cuen­tra en re­des so­cia­les a su aman­te. Los lu­ga­res más re­cu­ren­tes de don­de sa­li­mos con un se­cre­to de es­te ca­li­bre en­tre los dien­tes son: los es­pa­cios de reunión en­tre ami­gos, la ofi­ci­na o cen­tro de tra­ba­jo, la ca­lle (la res­pues­ta con­cre­ta fue “por ahí”) y los ba­res, de ma­yor a me­nor fre­cuen­cia y con es­ca­sas di­fe­ren­cias en­tre hom­bres y mu­je­res. Úni­ca­men­te el 3% de los va­ro­nes en­cues­ta­dos y el 0,2% de las fé­mi­nas en­con­tró al otro en una de las webs pa­ra li­gar. Y pue­de res­pi­rar tran­qui­lo cuan­do su cón­yu­ge se va­ya de via­je de tra­ba­jo, pues es­te con­tex­to es de los me­nos pro­cli­ves pa­ra co­no­cer al aman­te, aun­que nos pa­rez­ca lo con­tra­rio: en­tre el 4% y el 7% de los en­tre­vis­ta­dos.

En cuan­to a los mo­ti­vos por los que se en­ga­ña a una pa­re­ja, hay di­fe­ren­cias en­tre los gé­ne­ros. Los hom­bres, tan­to eu­ro­peos co­mo es­ta­dou­ni­den­ses, coin­ci­den en que el prin­ci­pal es que “la otra per­so­na es­ta­ba muy bue­na”. Des­pués, las ra­zo­nes va­rían se­gún el ori­gen. Los es­ta­dou­ni­den­ses se es­cu­dan en que “la otra per­so­na li­ga­ba con­mi­go”; “es­ta­ba te­nien­do du­das

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.