Guía de via­je

PA­RA LLE­GAR AL PUNTO MÁS AL SUR DE LA TIE­RRA, NE­CE­SI­TA UN PRE­SU­PUES­TO GE­NE­RO­SO Y UN BUEN SA­CO DE DOR­MIR. Al­gu­nas de las em­pre­sas na­vie­ras que acer­can a los tu­ris­tas has­ta es­te con­ti­nen­te ofre­cen

El País - Buena Vida - - ENTORNO -

Un tra­mo por ai­re.

La com­pa­ñía aé­rea Ibe­ria cu­bre el tra­yec­to dia­rio en­tre Es­pa­ña y Bue­nos Ai­res. LATAM rea­li­za los vue­los des­de la ca­pi­tal ar­gen­ti­na has­ta Us­huaia —en Tie­rra de Fue­go—, punto de par­ti­da de los bu­ques que viajan has­ta An­tár­ti­da. Más in­for­ma­ción en www.ibe­ria.com y www.latam.com.

Y otro por mar.

La na­vie­ra Hur­ti­gru­ten ope­ra dos bar­cos de ex­plo­ra­ción en An­tár­ti­da, el MS Fram y el MS Mid­nat­sol. La com­pa­ñía no­rue­ga –que tra­ba­ja ba­jo los pro­to­co­los de la IAATO– na­ve­ga en aguas de la pe­nín­su­la an­tár­ti­ca, las is­las Shetland del Sur y las Fal­kland/Mal­vi­nas. A bor­do siem­pre viajan ex­per­tos en di­ver­sas dis­ci­pli­nas, co­mo bió­lo­gos o geó­lo­gos, ade­más de dis­po­ner de un equi­po de ex­pe­di­ción es­pe­cia­lis­ta en la se­gu­ri­dad en en­tor­nos po­la­res. Des­de 5.000 €. www.hur­ti­gru­tens­pain.com.

Mu­chas ban­de­ras, nin­gún país.

Aun­que exis­ten re­cla­ma­cio­nes de so­be­ra­nía so­bre cier­tos sec­to­res del te­rri­to­rio, hoy, en vir­tud del Tra­ta­do An­tár­ti­co, la An­tár­ti­da no per­te­ne­ce ofi­cial­men­te a nin­gún país. Por eso, la mo­ne­da es la pro­pia de la ban­de­ra de ca­da es­ta­ción cien­tí­fi­ca.

Acam­pa­da ba­jo las es­tre­llas por sor­teo.

la po­si­bi­li­dad de per­noc­tar una no­che en un cam­pa­men­to le­van­ta­do en sue­lo an­tár­ti­co. El lu­gar de acam­pa­da (y la po­si­bi­li­dad o no de la mis­ma) se de­ci­de so­bre la mar­cha, de­pen­dien­do de dos fac­to­res: las con­di­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas y la po­si­ción del bar­co res­pec­to a la cos­ta. En la ma­yo­ría de las oca­sio­nes no es po­si­ble que to­dos los pasajeros pue­dan con­se­guir su pla­za, –por ra­zo­nes de es­pa­cio y se­gu­ri­dad–, por lo que en­tre to­dos los que es­tán in­tere­sa­dos se sue­le rea­li­zar un sor­teo pa­ra de­ci­dir qué afor­tu­na­dos dor­mi­rán ba­jo las es­tre­llas y cuá­les lo ha­rán me­ci­dos por el cá­li­do ca­ma­ro­te de su bar­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.