Ha­cer la com­pra de­be­ría ser ca­da vez más sen­ci­llo, pe­ro se va a com­pli­car…

El País - Buena Vida - - CUERPO -

Ce­rra­mos el año con nue­va una sor­pre­sa en el sec­tor de la ali­men­ta­ción: la de los se­má­fo­ros en las eti­que­tas o Nu­triS­co­re. Sa­ni­dad ha anun­cia­do que, an­tes del fin de 2019, in­vi­ta­rá a to­dos los pro­ce­sa­dos a lle­var uno con cin­co co­lo­res (co­mo si en­tre “pa­se con pre­cau­ción” y “no pa­se” cu­pie­ra al­gún ma­tiz más) pa­ra in­di­car cuán sa­nos son (o no), en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, 100 gra­mos de, por ejem­plo, una sal­chi­cha. Así pre­ten­den sim­pli­fi­car la va­lo­ra­ción de nues­tra ces­ta pa­ra que co­ma­mos más sa­lu­da­ble. Pe­ro, ojo, no es obli­ga­to­rio, no sir­ve pa­ra com­pa­rar pro­duc­tos di­fe­ren­tes (so­lo el mis­mo de dis­tin­tas mar­cas) y tie­ne al­gu­nos “pe­ros” más…

Shasta aho­ra la in­for­ma­ción de los nu­trien­tes es­ta­ba úni­ca­men­te al al­can­ce del más ávi­do in­ves­ti­ga­dor ar­ma­do con unas buenas ga­fas pro­gre­si­vas —ubi­ca­da en la par­te tra­se­ra de los en­va­ses y con una le­tra lo su­fi­cien­te­men­te pe­que­ña co­mo pa­ra que que­pa to­do en el mí­ni­mo es­pa­cio—, en los pró­xi­mos me­ses los pro­duc­tos pro­ce­sa­dos ofre­ce­rán se­má­fo­ros de co­lo­res en la par­te fron­tal. Ob­je­ti­vo: ayu­dar a los con­su­mi­do­res a to­mar de­ci­sio­nes más sa­lu­da­bles. A prio­ri la no­ti­cia es bue­na, el lío vie­ne cuan­do el có­di­go de cir­cu­la­ción (si­guien­do con el sí­mil de trá­fi­co) no es uni­ver­sal ni obli­ga­to­rio.

A me­dia­dos del pa­sa­do mes de no­viem­bre, el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad, Con­su­mo y Bie­nes­tar Social anun­ció que va a apli­car el sis­te­ma Nu­triS­co­re, un eti­que­ta­do fron­tal de ali­men­tos (FOP, si­glas de front of pack) que uti­li­zan al­gu­nos fa­bri­can­tes fran­ce­ses, tam­bién de ma­ne­ra vo­lun­ta­ria, con re­sul­ta­dos po­si­ti­vos que han si­do ava­la­dos por las so­cie­da­des cien­tí­fi­cas, las aso­cia­cio­nes de con­su­mi­do­res y la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS). El semáforo con­sis­te en una es­ca­la re­pre­sen­ta­da por cin­co círcu­los de co­lo­res que van del ver­de os­cu­ro (me­jor ca­li­dad nu­tri­cio­nal) al ro­jo (la peor), y que es­tán aso­cia­dos a cin­co le­tras (A/B/C/D/E, si­guien­do el or­den de la car­ta de co­lor) que ha­cen que el có­di­go sea más sen­ci­llo de leer. El círcu­lo de ma­yor ta­ma­ño in­di­ca la ca­li­dad nu­tri­cio­nal del ali­men­to.

Los pro­duc­tos se ca­li­fi­can en una u otra le­tra en fun­ción de un al­go­rit­mo que pun­túa –del 0 al 10– dos as­pec­tos: por un la­do, las can­ti­da­des de los ele­men­tos con­si­de­ra­dos ne­ga­ti­vos en un ali­men­to (apor­te de ener­gía, azú­ca­res, gra­sas sa­tu­ra­das y so­dio) y, por otro, los con­si­de­ra­dos po­si­ti­vos (por­cen­ta­je de fru­tas y ver­du­ras, gra­mos de fi­bras y de pro­teí­nas). La ci­fra que se ob­tie­ne de res­tar la pun­tua­ción to­tal de los se­gun­dos a la de los pri­me­ros da lu­gar a la no­ta fi­nal, más ro­ja (y peor) cuan­to más al­ta.

Vea­mos el ejem­plo de una cre­ma de ca­cao y avellanas, un pro­duc­to que se pue­de en­con­trar en mu­chas mar­cas, tam- bién blan­cas, con ca­rac­te­rís­ti­cas nu­tri­cio­na­les si­mi­la­res. Por una par­te, de­cla­ra 2.253 ki­lo­ju­lios por ca­da 100 gra­mos (6 pun­tos), 10,6 gra­mos de gra­sas sa­tu­ra­das (10 pun­tos), 56,3 de azú­ca­res (10) y 0,107 de sal (0 pun­tos); en to­tal, 26 pun­tos. Por otra, es­tán las fru­tas y ver­du­ras —se sa­be que con­tie­ne fru­tos se­cos, pe­ro no es­pe­ci­fi­ca el por­cen­ta­je por 100 gra­mos de ali­men­to y muy pro­ba­ble­men­te no su­pere el 40%, de mo­do que la pun­tua­ción es 0—, las fi­bras (no se de­ta­lla) y las pro­teí­nas, que son 6,3 gra­mos (3 pun­tos). Al res­tar es­tos 3 pun­tos a los 26 ob­te­ni­dos an­te­rior­men­te se ob­ser­va que el pro­duc­to su­ma 23: por en­ci­ma de los 19, se­gún el al­go­rit­mo, el en­va­se de­be­ría des­ta­car el co­lor ro­jo (E), la peor no­ta po­si­ble.

¿Y es­to có­mo se usa? No com­pa­re un yogur con unas chu­che­rías.

Una vez que los es­tan­tes del su­per­mer­ca­do se lle­nen de có­di­gos de co­lo­res, es fá­cil de­jar­se lle­var por la ten­ta­ción de com­pa­rar un pes­ca­do pre­co­ci­na­do con una ta­ble­ta de cho­co­la­te. “No es así co­mo de­be usar­se”, ad­vier­te Ma­nuel Mo­ñino, re­pre­sen­tan­te del Con­se­jo Ge­ne­ral de Co­le­gios Ofi­cia­les de Die­tis­tas-Nu­tri­cio­nis­tas en la Fe­de­ra­ción Eu­ro­pea de Aso­cia­cio­nes de Die­tis­tas (EFAD por sus si­glas en in­glés) y miem­bro de la Aca­de­mia Es­pa­ño­la de Nu­tri­ción y Die­té­ti­ca. “De ese mo­do, es­ta­ría­mos con­fron­tan­do ali­men­tos in­trín­se­ca­men­te muy dis­tin­tos y que de­ben ocu­par es­pa­cios di­fe­ren­tes en la dieta. El FOP de­be ser­vir pa­ra com­pa­rar ali­men­tos de una mis­ma ca­te­go­ría y di­fe­ren­tes mar­cas de un mis­mo pro­duc­to”. Nancy Ba­bio, pre­si­den­ta del Co­le­gio de Die­tis­tas-Nu­tri­cio­nis­tas de Ca­ta­lu­ña, aña­de: “Tam­bién pue­den en­fren­tar­se pro­duc­tos de di­fe­ren­tes ca­tei

El lío de las ca­te­go­rías: Nu­triS­co­re sir­ve pa­ra com­pa­rar ga­lle­tas de dis­tin­tos ti­pos, pe­ro no tie­ne sen­ti­do en­fren­tar­las al pan de mol­de.

go­rías, pe­ro que se con­su­men en las mis­mas oca­sio­nes y con el mis­mo fin, co­mo por ejem­plo, los pos­tres”.

Y, ¿qué es una ca­te­go­ría? No hay un cri­te­rio uni­for­me, y el sis­te­ma ape­la al sen­ti­do co­mún. “Vie­nen de­ter­mi­na­das por va­rios fac­to­res”, ex­pli­ca Mo­ñino: “La na­tu­ra­le­za del ali­men­to, el ni­vel de pro­ce­sa­do, la pre­sen­cia de otros in­gre­dien­tes, el ni­vel de con­te­ni­do de nu­trien­tes, et­cé­te­ra”. El pri­me­ro y más bá­si­co de es­tos agen­tes es el ori­gen del ali­men­to: lác­teos, fru­tas y ver­du­ras, car­nes, pes­ca­dos... Es­ta es la di­vi­sión que se usa, por ejem­plo, en las guías ali­men­ta­rias. Es­tos gru­pos pue­den di­vi­dir­se en tan­tos sub­gru­pos co­mo se quie­ra, has­ta lle­gar a los 3.283 que se de­ta­llan en Open Food Facts, una ba­se de da­tos so­bre pro­duc­tos ali­men­ta­rios rea­li­za­da por vo­lun­ta­rios de to­do el mun­do sin áni­mo de lu­cro.

En Nu­triS­co­re, “las ca­te­go­rías di­fe­ren­cia­das son muy po­cas: be­bi­das, gra­sas y acei­tes, que­sos y res­to de ali­men­tos”, enu­me­ra Mo­ñino. ¿En­ton­ces? “Aquí, es­tas ca­te­go­rías de­ter­mi­nan un gru­po de ali­men­tos con ca­rac­te­rís­ti­cas si­mi­la­res. En el ca­so de los lác­teos, por ejem­plo, el que­so o el yogur no se­rían com­pa­ra­bles, pues a pe­sar del ser del mis­mo gru­po de ali­men­tos son muy di­fe­ren­tes”, dis­tin­gue Mo­ñino. Otro ejem­plo: “En el gru­po de los ce­rea­les y de­ri­va­dos po­dría­mos com­pa­rar ga­lle­tas de dis­tin­tos ti­pos, pe­ro no ten­dría sen­ti­do en­fren­tar­las al pan de mol­de o al pan tos­ta­do. Y den­tro de los ce­rea­les, po­de­mos con­fron­tar to­dos ellos en­tre sí, pe­ro, si

que­re­mos afi­nar, ca­bría ha­cer­lo den­tro de las sub­ca­te­go­rías de los re­lle­nos, die­té­ti­cos, in­fan­ti­les o mues­lis”.

Vis­to así, el he­cho de que un ali­men­to pun­túe peor y lle­ve un semáforo na­ran­ja o ro­jo en su en­va­se, “po­dría pro­mo­ver la re­for­mu­la­ción ha­cia una com­po­si­ción más sa­lu­da­ble”, aun­que no sea el ob­je­ti­vo del semáforo, aven­tu­ra el die­tis­ta-nu­tri­cio­nis­ta.

Una ces­ta lle­na de pro­duc­tos ver­des tam­po­co es la pa­na­cea.

Des­de la Agen­cia Es­pa­ño­la de Con­su­mo, Se­gu­ri­dad Ali­men­ta­ria y Nu­tri­ción (Ae­co­san), de­pen­dien­te del Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad, re­co­mien­dan siem­pre con­su­mir más fru­tas, ver­du­ras y le­gum­bres. “Nu­triS­co­re es so­lo una guía pa­ra ele­gir los pro­duc­tos pro­ce­sa­dos más sa­lu­da­bles, que nun­ca de­ben sus­ti­tuir a los fres­cos”. Por for­tu­na, Es­pa­ña no es de los paí­ses que más pro­ce­sa­dos com­pra (un 20,3% de nues­tra dieta la com­po­nen es­tos ali­men­tos, fren­te a un 50,4% en Reino Uni­do); y en cin­co años, el es­pa­cio de­di­ca­do a los fres­cos en los su­per­mer­ca­dos ha cre­ci­do un 18,5%, se­gún da­tos de la Aso­cia­ción de Ca­de­nas Es­pa­ño­las de Su­per­mer­ca­dos (ACES). Aun así, las bon­da­des del nue­vo eti­que­ta­do se ve­rían em­pa­ña­das si el sis­te­ma no se acom­pa­ña de otras me­di­das in­for­ma­ti­vas, en­tre las que Mo­ñino enu­me­ra: “Una educación nu­tri­cio­nal des­de la in­fan­cia, li­mi­tar la ex­po­si­ción a ali­men­tos de ba­jo valor nu­tri­cio­nal en co­me­do­res so­cia­les y cen­tros hos­pi­ta­la­rios y edu­ca­ti­vos, re­du­cir la pu­bli­ci­dad de ali­men­tos pro­ce­sa­dos di­ri­gi­da a los ni­ños, su­bir el pre­cio por la vía de los im­pues­tos de al­gu­nos ali­men­tos y aba­ra­tar otros...”.

La fal­sa alar­ma del acei­te de oli­va vir­gen.

In­me­dia­ta­men­te des­pués del anun­cio, va­rias vo­ces pu­sie­ron el gri­to en el cie­lo por la al­ta pun­tua­ción que con es­te sis­te­ma ob­ten­dría el acei­te de oli­va vir­gen, un ali­men­to bá­si­co de la dieta me­di­te­rrá­nea, co­no­ci­do por el pa­pel de sus gra­sas po­li­in­sa­tu­ra­das en la pre­ven­ción del ries­go car­dio­vas­cu­lar. En la web Ope­nFoo­dFacts.org, don­de se pue­de con­sul­tar la ca­li­fi­ca­ción de cual­quier ali­men­to en ba­se al al­go­rit­mo de Nu­triS­co­re, el acei­te de oli­va lu­ce una desa­so­se­gan­te D-na­ran­ja. El re­sul­ta­do lla­ma aún más la aten­ción si se con­tras­ta con el ob­te­ni­do por los ce­rea­les de desa­yuno con cho­co­la­te, C-ama­ri­llo, o al­gu­nas be­bi­das car­bo­na­ta­das sin azú­car, que aban­de­ran un B-ver­de cla­ro. Pues bien: es­to no se ve­rá en el li­neal de nin­gún su­per­mer­ca­do. “El sis­te­ma de eti­que­ta­do se im­plan­ta­rá ex­clu­si­va­men­te pa­ra ali­men­tos con más

Si su ali­men­ta­ción se ba­sa en pro­duc­tos fres­cos, no de­be­ría preo­cu­par­le en­ten­der las eti­que­tas…

de un in­gre­dien­te en su com­po­si­ción. Por lo tan­to, pro­duc­tos co­mo la miel, los hue­vos, el acei­te o la le­che no ten­drán que apli­car­lo”, tran­qui­li­zan des­de Ae­co­san.

Por su par­te, la Or­ga­ni­za­ción de Con­su­mi­do­res y Usua­rios (OCU) pi­de que se ten­ga en cuen­ta (pa­ra de­ter­mi­nar la pun­tua­ción de los ali­men­tos) “la pre­sen­cia de adi­ti­vos, la lis­ta de in­gre­dien­tes, la re­la­ción en­tre nu­trien­tes o el gra­do de pro­ce­sa­mien­to del pro­duc­to que te­ne­mos en­tre ma­nos”, así co­mo que se in­tro­duz­ca una eti­que­ta más de­ta­lla­da “pa­ra con­su­mi­do­res que ne­ce­si­ten de una in­for­ma­ción adi­cio­nal por sus cir­cuns­tan­cias de salud”. Dis­cre­pa Mo­ñino, pa­ra quien una de las vir­tu­des del sis­te­ma de Nu­triS­co­re re­si­de, pre­ci­sa­men­te, en que es una he­rra­mien­ta sim­ple y, por tan­to, fá­cil de en­ten­der. Pa­ra to­do lo de­más, “ya es­tá el eti­que­ta­do obli­ga­to­rio con los da­tos nu­tri­cio­na­les y los in­gre­dien­tes en la par­te tra­se­ra del pro­duc­to”.

Si no es obli­ga­to­rio, ¿ve­re­mos ali­men­tos mar­ca­dos de ro­jo?

O, di­cho de otro mo­do, ¿có­mo van las mar­cas a im­pri­mir, de for­ma vo­lun­ta­ria, un “prohi­bi­do el pa­so” en sus pro­pias ofer­tas? Des­de Ae­co­san con­fían en que el pro­pio mer­ca­do, la trans­pa­ren­cia y la com­pe­ten­cia con­duz­can a que ca­da vez se ad­hie­ran más em­pre­sas a la me­di­da. Uno de sus pri­me­ros efec­tos en la in­dus­tria ha si­do, de he­cho, que cin­co gigantes ali­men­ta­rios (Mon­de­lez, Nestlé, Pep­siCo, Co­ca Co­la y Uni­le­ver) ha­yan re­ti­ra­do un semáforo nu­tri­cio­nal pa­ra­le­lo que ha­bían anun­cia­do pa­ra fi­na­les de es­te año.

Des­de el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad re­cuer­dan que que­da un lar­go tra­ba­jo por de­lan­te, co­mo re­unir­se con un gru­po de ex­per­tos pa­ra adap­tar el sis­te­ma (“el fran­cés es so­lo un punto de par­ti­da”). En el país ve­cino y en Bél­gi­ca, don­de tam­bién se apli­ca, ya se han rea­li­za­do arre­glos del al­go­rit­mo. Los que­sos fue­ron par­te del de­ba­te na­cio­nal en dos paí­ses don­de for­man par­te de la ali­men­ta­ción dia­ria y de la pro­duc­ción lo­cal. Con es­tos ajus­tes, un 47% de sus aves de co­rral ocu­pa la ca­te­go­ría B-ver­de cla­ro y un 43% de los que­sos se­mi­cu­ra­dos, la D-na­ran­ja.

Es­ta y otras cues­tio­nes son las que de­ba­ti­rá el sa­ne­drín del ci­ta­do Mi­nis­te­rio. Ur­ge una adap­ta­ción del sis­te­ma a la idio­sin­cra­sia es­pa­ño­la, pues los fran­ce­ses no so­lo co­men más que­so que no­so­tros: tam­bién tie­nen unos ho­ra­rios de co­mi­da di­fe­ren­tes, una com­po­si­ción de la dieta dis­tin­ta, unas re­co­men­da­cio­nes de la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca adap­ta­das a las ne­ce­si­da­des es­pe­cí­fi­cas de la po­bla­ción (de­ter­mi­na­das por lo que ha­cen bien y lo que de­ben me­jo­rar) y has­ta otra pi­rá­mi­de nu­tri­cio­nal.

Y to­da­vía que­dan otras pre­gun­tas en el ai­re. Por ejem­plo, ¿se plan­tea­rá al­gu­na me­di­da com­ple­men­ta­ria que obli­gue a los fa­bri­can­tes a si­tuar sus pro­duc­tos en el mis­mo es­tan­te que el res­to de ali­men­tos de la mis­ma ca­te­go­ría? Si una mar­ca de ce­rea­les de­ci­die­ra co­lo­car­se en un cor­ner del su­per­mer­ca­do, la com­pa­ra­ción con sus igua­les se­ría mu­cho más di­fí­cil pa­ra el con­su­mi­dor. Otra du­da es si los pro­duc­tos con semáforo ver­de apro­ve­cha­rán pa­ra su­bir los pre­cios; al­go que ni la OCU ni el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad creen que lle­gue a su­ce­der, y que tam­po­co se ha vis­to en la ex­pe­rien­cia, aun­que li­mi­ta­da, del país ve­cino. Así las co­sas, so­lo que­da es­pe­rar el pis­to­le­ta­zo de sa­li­da con la lec­ción es­tu­dia­da y el GPS de sus de­re­chos en­cen­di­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.