TAM­BIÉN AFEC­TA AL CABELLO, ACELERANDO SU CAÍ­DA.

El País - Buena Vida - - BELLEZA -

La amal­ga­ma de par­tí­cu­las con­ta­mi­nan­tes pro­pia de las ur­bes in­dus­tria­li­za­das des­en­ca­de­na lo que los ex­per­tos han bau­ti­za­do co­mo el “sín­dro­me del cue­ro ca­be­llu­do sen­si­ble”. Se­gún el es­tu­dio Un­ders­tan­ding Hair Loss due to Air Po­llu­tion and the Ap­proach to Ma­na­ge­ment

(Com­pren­der la pér­di­da de cabello por la con­ta­mi­na­ción del ai­re y el en­fo­que de ma­ne­jo), de 2005, de Ra­jen­dra Singh Raj­put, ci­ru­jano plás­ti­co ex­per­to en tras­plan­tes ca­pi­la­res, lle­va­do a ca­bo en­tre jó­ve­nes que se ha­bían tras­la­da­do a gran­des ur­bes de In­dia a tra­ba­jar, el al­to gra­do de po­lu­ción ambiental, tan­to en los ex­te­rio­res co­mo en los in­te­rio­res de las ciu­da­des más con­ta­mi­na­das, es­tá de­trás de mu­chas de las cal­vi­cies pre­ma­tu­ras. En mu­chos ca­sos, es­tas se con­fun­den con la fa­mo­sa alo­pe­cia an­dro­ge­né­ti­ca (cau­sa­da por la he­ren­cia y la ac­ti­vi­dad hor­mo­nal), pe­ro po­co tie­ne que ver con ella, ya que afec­ta por igual a las ca­be­lle­ras de hom­bres y mu­je­res so­me­ti­dos de for­ma cons­tan­te a HAPs (Hi­dro­car­bu­ros Aro­má­ti­cos Po­li­cí­cli­cos, co­mo los dió­xi­dos N02 –de ni­tró­geno– o SO2 –de azu­fre–); o me­ta­les pe­sa­dos co­mo el plo­mo, ní­quel o ar­sé­ni­co. Es­ta in­ves­ti­ga­ción ha de­mos­tra­do que las par­tí­cu­las con­ta­mi­nan­tes de ta­ma­ño na­no­mé­tri­co, ade­más de de­po­si­tar­se so­bre el cue­ro ca­be­llu­do y la fi­bra ca­pi­lar, son ca­pa­ces de lle­gar a las ca­pas in­ter­nas a tra­vés del fo­lícu­lo pi­lo­so y pro­du­cir un gran es­trés oxi­da­ti­vo que desem­bo­ca en cas­pa, gra­sa, pi­co­res, do­lor en la raíz del cabello o en lo que se co­no­ce co­mo “eflu­vio te­ló­geno”, es de­cir, caí­da del cabello. So­bre la fi­bra ca­pi­lar en sí, la po­lu­ción “es ca­paz de de­bi­li­tar la raíz, afi­nar el pe­lo, cau­sar des­ca­ma­cio­nes in­ten­sas y da­ñar sus es­truc­tu­ras tor­nán­do­lo se­co, que­bra­di­zo, de tac­to es­tro­pa­jo­so, fal­to de fle­xi­bi­li­dad y bri­llo”, ex­pli­ca Eduar­do Ló­pez Bran, der­ma­tó­lo­go pio­ne­ro en tras­plan­te ca­pi­lar en Es­pa­ña. Por for­tu­na, es­te ti­po de caí­da no es per­ma­nen­te y pue­de re­mi­tir. Pa­ra re­cu­pe­rar el cabello y la den­si­dad, ade­más de sus vir­tu­des es­té­ti­cas co­mo la se­do­si­dad, el bri­llo y la elas­ti­ci­dad, el der­ma­tó­lo­go acon­se­ja una hi­gie­ne ade­cua­da y pres­tar es­pe­cial aten­ción al cue­ro ca­be­llu­do “con un cham­pú an­ti­oxi­dan­te y li­bre de sus­tan­cias tó­xi­cas, com­bi­na­do con un buen pro­gra­ma de nu­tri­cos­mé­ti­ca oral a ba­se de vi­ta­mi­nas y oli­go­ele­men­tos; y, si fue­ra ne­ce­sa­rio, usar mi­no­xi­dil o fi­nas­te­ri­da”. Los re­sul­ta­dos se sue­len apre­ciar a los 4- 5 me­ses de tra­ta­mien­to. Y co­mo pre­ve­nir es el me­jor re­me­dio, abo­ga por pro­te­ger la fi­bra a dia­rio con un cos­mé­ti­co ca­pi­lar con ba­se oleo­sa (co­mo el acei­te de co­co o ar­gán), “ya que con­tie­nen lí­pi­dos con una gran afi­ni­dad con la que­ra­ti­na y ac­túan co­mo una ba­rre­ra pro­tec­to­ra de do­ble ac­ción”. Por un la­do, pe­ne­tran en el in­te­rior del pe­lo re­lle­nan­do sus es­pa­cios in­ter­nos de­bi­li­ta­dos y, por otro, se­llan los ca­be­llos im­pi­dien­do la en­tra­da de las par­tí­cu­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.