Se­gún el efec­to Hawt­hor­ne, to­dos nos es­for­za­mos más cuan­do nos ob­ser­van.

¿ES US­TED DE LOS QUE VIGILA SU TÉC­NI­CA DE CA­RRE­RA Y ACE­LE­RA EL PA­SO CUAN­DO LE OB­SER­VAN MIEN­TRAS EN­TRE­NA? ¿LE TRAICIONAN LOS NER­VIOS AL LAN­ZAR UN PE­NAL­TI SI SA­BE QUE SUS HI­JOS ES­TÁN EN LA GRA­DA? LOS PSI­CÓ­LO­GOS HA­BLAN DEL EFEC­TO HAWT­HOR­NE, ESE AFÁN POR EPAT

El País - Buena Vida - - SUMARIO - por Sa­lo­mé Gar­cía

Y pue­de uti­li­zar­lo pa­ra me­jo­rar sus mar­cas. Al­gu­nos, en cam­bio, no pue­den con la pre­sión. “De ahí que los en­tre­na­do­res tien­dan a po­ner al más ex­pe­ri­men­ta­do a ti­rar un pe­nal­ti. A fin de cuen­tas, el par­ti­do de ca­da jor­na­da es un exa­men en el que hay que evi­tar de­cep­cio­nar a en­tre­na­dor, di­rec­ti­va y afi­ción”.

Acu­ña­do en 1955 por Henry A. Lands­ber­ger, es­te efec­to res­pon­de a la me­jo­ra en la pro­duc­ti­vi­dad que los em­plea­dos de la fá­bri­ca Hawt­hor­ne Works ex­pe­ri­men­ta­ban cuan­do se les al­te­ra­ban las con­di­cio­nes de luz. Tan­to si subía el ni­vel co­mo si se les con­de­na­ba a la pe­num­bra, se par­tían más el lo­mo cons­cien­tes de ser par­te de un es­tu­dio. Con el tiem­po, las con­clu­sio­nes de Lands­ber­ger se re­ba­tie­ron, pe­ro na­die du­da de que sa­ber­nos ob­ser­va­dos por un exa­mi­na­dor, otros par­ti­ci­pan­tes o una au­dien­cia pue­de al­te­rar in­cons­cien­te­men­te –pa­ra bien o pa­ra mal– nues­tro mo­do de ac­tuar.

OB­JE­TI­VO: VEN­CER. Des­de ni­ños nos en­tre­nan pa­ra bor­dar los exá­me­nes. Pe­ro, ¿qué le po­ne más, lo­grar una bue­na mar­ca o ga­nar a quien tie­ne al la­do? Aun­que no se jue­gue na­da, es pro­ba­ble que la com­pe­ten­cia le ha­ga ve­nir­se arri­ba.

In­clu­so ac­tuan­do muy por en­ci­ma de sus po­si­bi­li­da­des. Marc Roig, fi­sio­te­ra­peu­ta del ac­tual ré­cord en ma­ra­tón Eliud Kip­cho­ge, ha crea­do In­si­de Ken­ya (in­si­de­ken­ya.net), una em­pre­sa que fa­ci­li­ta que co­rre­do­res ama­teur se pon­gan a prue­ba con los hom­bres y mu­je­res más ve­lo­ces del pla­ne­ta. La ma­dre de to­dos los exá­me­nes po­si­bles en atle­tis­mo. Pe­ro no ha­ce fal­ta ir­se has­ta Ken­ya. Las re­des so­cia­les son ya un fu­ri­bun­do exa­mi­na­dor las 24 ho­ras. Con 1,6 mi­llo­nes de usua­rios, Stra­va es la ma­yor red social de­por­ti­va en Es­pa­ña. Ha­ce 10 años us­ted iba a co­rrer al Re­ti­ro de Ma­drid o se pe­ga­ba una ca­rre­ra has­ta el Mont­juic más so­lo que la una. Aho­ra lo re­gis­tra con un re­loj GPS y pue­de saber en cuán­to tiem­po lo ha­cen otros co­rre­do­res, aun­que no les co­noz­ca de na­da. Pi­car­se pue­de ha­cer que ca­da día va­ya un po­co más allá. “Com­par­tir tus ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas es un ele­men­to muy mo­ti­va­dor. Prác­ti­cas co­mo el run­ning o el ci­clis­mo pue­den ser muy so­li­ta­rias y pu­bli­car tus pa­rá­me­tros, co­mo los re­sul­ta­dos, el rit­mo, al­ti­me­tría, pul­sa­cio­nes, re­gu­la­ri­dad..., ayu­da a man­te­ner la exi­gen­cia, por­que otros usua­rios pue­den ob­ser­var­los”, de­cla­ra Greg Ver­mersch, country ma­na­ger de Stra­va. Es el en­treno dia­rio con­ver­ti­do en un test cons­tan­te: un afán por ser los me­jo­res has­ta cuan­do no hay pre­mios, del que no se libra ca­si na­die.

Así lo vi­ve a dia­rio Fran­cis­co Ja­vier Cal­de­rón, di­rec­tor del La­bo­ra­to­rio Fi­sio­ló­gi­co del Es­fuer­zo (LFE) de la Uni­ver­si­dad Po­li­téc­ni­ca de Ma­drid. “Lo ve­mos en las prue­bas de es­fuer­zo, in­clu­so en atle­tas de éli­te. Si sa­ben que el an­te­rior ha lle­ga­do a 20 km/h, el si­guien­te en­tra men­ta­li­za­do pa­ra lle­gar a 21

Con las re­des

so­cia­les, el en­treno dia­rio se ha con­ver­ti­do en un test cons­tan­te, un afán por ser los me­jo­res has­ta cuan­do no hay

premio.

km/h. So­mos com­pe­ti­ti­vos por na­tu­ra­le­za”. Es­te es­tí­mu­lo no du­ra eter­na­men­te: el tiem­po po­ne a ca­da uno en su lu­gar. “En es­tu­dios de lar­ga du­ra­ción es ha­bi­tual que en las pri­me­ras me­di­cio­nes, por la no­ve­dad y el es­pí­ri­tu com­pe­ti­ti­vo, se apre­cie una ma­yor in­ten­cio­na­li­dad en la eje­cu­ción. Pe­ro cuan­do la mo­ni­to­ri­za­ción se ha­ce sos­te­ni­da en el tiem­po, ese efec­to se di­lu­ye por la nor­ma­li­za­ción del pro­to­co­lo”, apun­ta Car­los Bal­sa­lo­bre-Fer­nán­dez, in­ves­ti­ga­dor en ren­di­mien­to de­por­ti­vo del De­par­ta­men­to de Educación Fí­si­ca, De­por­te y Mo­tri­ci­dad Hu­ma­na de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid.

TAM­BIÉN EVI­TA EL RI­DÍCU­LO. Las cla­ses co­lec­ti­vas son una prue­ba de fue­go. Si­tuar­se en la pri­me­ra fi­la per­mi­te se­guir los mo­vi­mien­tos del pro­fe­sor sin obs­tácu­los vi­sua­les. Pe­ro tam­bién im­pli­ca te­ner los ojos del res­to de asis­ten­tes in­crus­ta­dos en su es­pal­da. Si cla­va las co­reo­gra­fías, se sen­ti­rá triun­fan­te. Un pa­so en fal­so y se ima­gi­na­rá a sus co­le­gas de de­trás des­con­cer­ta­dos, e, in­clu­so, di­ver­ti­dos an­te su des­liz. Y to­do sin po­der gi­rar­se ha­cia atrás por el ries­go de per­der el rit­mo. “No­ta­mos un efec­to do­mi­nó: los de ni­vel más avan­za­do op­tan siem­pre por las pri­me­ras fi­las. Los nue­vos pu­pi­los o los que sa­ben que no al­can­zan tan­ta des­tre­za, pre­fie­ren si­tuar­se más al fon­do”, de­cla­ra Le­ti­cia Odé­riz, brand ma­na­ger de Sí­clo (si­clo. com), una nue­va mo­da­li­dad de spin­ning de al­ta in­ten­si­dad, a me­dio ca­mino en­tre la se­sión de dj y el en­tre­na­mien­to de fuer­za (se usan pe­que­ñas man­cuer­nas sin de­jar de pa­da­lear).

¿Y si uno que nor­mal­men­te se ubi­ca al fon­do pa­sa­ra ha­cia de­lan­te? “En esos ca­sos tien­den a pres­tar máxima aten­ción y a es­for­zar­se al 200%: hay un efec­to li­de­raz­go en de­ter­mi­na­das po­si­cio­nes, co­mo si no qui­sie­ran de­frau­dar las ex­pec­ta­ti­vas pues­tas en ellos. Al­go pa­re­ci­do a la ca­tar­sis de una se­sión aba­rro­ta­da y con alum­nos de al­to ni­vel: se crea una vi­bra­ción po­si­ti­va enor­me que ani­ma a to­dos a ren­dir mu­cho más”. Que­da cla­ro: aun­que no ha­ya na­die eva­luan­do, nin­gún usua­rio quie­re sen­tir­se el más tor­pe de la cla­se. La eu­fo­ria co­lec­ti­va tam­bién achu­cha. El ren­di­mien­to es ma­yor en un au­la con el afo­ro com­ple­to que cuan­do so­lo acu­den unos po­cos. En es­tas cla­ses la luz es cla­ve. “Va en dis­mi­nu­ción: en la pri­me­ra fi­la hay mu­cha lu­mi­no­si­dad. Son los lí­de­res, pe­da­lean con más ni­vel, son­ríen sin trans­mi­tir el es­fuer­zo que es­tán rea­li­zan­do y se sien­ten or­gu­llo­sos de sus cuer­pos. En cam­bio, en las úl­ti­mas, la luz es muy te­nue pa­ra dar in­ti­mi­dad a esos alum­nos que se cohí­ben si se sien­ten ob­ser­va­dos. Bien por no ser los más suel­tos o por no go­zar de anato­mías de pós­ter. La in­ten­si­dad de la ilu­mi­na­ción tam­bién se ba­ja en los ejer­ci­cios que más es­fuer­zo re­quie­ren. Fa­vo­re­ce la con­cen­tra­ción y se evi­tan las mi­ra­das in­dis­cre­tas al ve­cino pa­ra ver qué tal le va”.

PUE­DE PRO­VO­CAR PÁ­NI­CO. Sen­tir­se ba­jo el es­cru­ti­nio de un exa­mi­na­dor nos po­ne en alerta. Y la gra­da, a fin de cuen­tas, son mi­les de exa­mi­na­do­res. Cuan­to ma­yor sea el afo­ro y el rui­do que ha­ga–cán­ti­cos, aplau­sos, sil­bi­dos–, ma­yor la pre­sión. Unos so­ña­rán con el des­ca­la­bro del ri­val. Pe­ro otros desea­rán en cuer­po y alma que su equi­po triun­fe y ani­ma­rán en con­se­cuen­cia. Por es­to, cuan­do se de­cre­ta que un par­ti­do de­be ju­gar­se a puer­ta ce­rra­da, la de­ci­sión se in­ter­pre­ta co­mo un cas­ti­go pa­ra el club an­fi­trión por­que se le pri­va del alien­to de los su­yos. Aho­ra bien, saber que mi­les de hin­chas anó­ni­mos tie­nen sus es­pe­ran­zas de­po­si­ta­das so­bre uno ¿me­jo­ra siem­pre su ac­tua­ción en la can­cha? La ex­pe­rien­cia de­mues­tra que no. Y eso es un pro­ble­ma. De na­da sir­ve en­tre­nar du­ro a lo lar­go de la se­ma­na, in­clu­so lo­grar unos re­gis­tros en­co­mia­bles en las prue­bas pre­vias si lle­ga­do el mo­men­to los ner­vios arro­llan.

Vicky Cer­ve­ra, psi­có­lo­ga de­por­ti­va en Sa­nus Vi­tae (sa­nus­vi­tae.es), es­tá acos­tum­bra­da a bre­gar con de­por­tis­tas que su­cum­ben an­te esa pre­sión. “Cuan­do los ner­vios traicionan se pro­du­ce una in­me­dia­ta sen­sa­ción de frus­tra­ción que pue­de dar al tras­te con la ca­rre­ra del de­por­tis­ta. Es­tos ca­sos se tra­tan ana­li­zan­do qué pien­sa al sal­tar al te­rreno de jue­go; qué ac­cio­nes lle­va a ca­bo en los mo­men­tos pre­vios y du­ran­te el de­sa­rro­llo de la com­pe­ti­ción; y, fi­nal­men­te, in­ten­tan­do con­tro­lar aque­llos sín­to­mas de ner­vios que mer­man su ca­pa­ci­dad com­pe­ti­ti­va, co­mo la su­do­ra­ción pal­mar, los tem­blo­res o una ex­ce­si­va con­trac­ción mus­cu­lar”. Es­ta ex­per­ta in­sis­te en que sen­tir la pre­sión an­te una com­pe­ti­ción siem­pre al­te­ra el es­ta­do del de­por­tis­ta pa­ra bien. “Es lo que lla­ma­mos ni­vel de ac­ti­va­ción óp­ti­mo, un es­ta­do de alerta emo­cio­nal y fi­sio­ló­gi­co que po­nen al atle­ta en dis­po­si­ción de com­pe­tir al má­xi­mo ni­vel. Cuan­do esa ac­ti­va­ción blo­quea o re­du­ce sus cua­li­da­des, se tra­ta co­mo una pa­to­lo­gía”.

Al ser hu­mano

le pier­de la va­ni­dad. Llá­me­lo

desea­bi­li­dad social o ne­ce­si­dad

de apro­ba­ción. Nos gus­ta que­dar bien, el aplau­so. Ser más rá­pi­do, fuer­te, pre­ci­so. Si nos mi­ran, que que­den ad­mi­ra­dos.

SE SO­LU­CIO­NA CON TICS. Pón­ga­se en el lu­gar del por­te­ro y del de­lan­te­ro en la so­le­dad del pe­nal­ti. Ima­gi­ne que se le vie­nen a la ca­be­za las de­ce­nas de me­mes en los que le po­nen co­mo un can­cer­be­ro man­co o co­mo un de­lan­te­ro con cuer­po de cono. Evo­que esas ter­tu­lias de­por­ti­vas fu­ri­bun­das en las que tal co­men­ta­ris­ta bra­ma por que lo echen del equi­po. Que le lla­man “man­ta, ma­tao, que no su­da la ca­mi­se­ta ni sien­te los co­lo­res”. Jún­te­lo con la evi­den­cia de que lle­va va­rios en­cuen­tros sin ga­nar y es po­si­ble que se au­to­de­rro­te an­tes de que el ár­bi­tro to­que el sil­ba­to.

Du­ran­te dos tem­po­ra­das, la psi­có­lo­ga Pa­tri­cia Ra­mí­rez Loef­fer tra­ba­jó con la plan­ti­lla del Be­tis pa­ra ayu­dar­la a su­pe­rar la mor­tal en­fer­me­dad de su com­pa­ñe­ro Mi­ki Ro­qué y apun­ta­lar­les en su re­torno a la Pri­me­ra Di­vi­sión. De al­gu­na ma­ne­ra, los ju­ga­do­res ha­bían per­di­do la fe en ellos mis­mos. “Es un pro­ce­so a lar­go pla­zo. Ca­da per­so­na es di­fe­ren­te, pe­ro en to­das de­bes tra­ba­jar la con­fian­za, la mo­ti­va­ción y el con­trol de la ac­ti­va­ción”, re­cal­ca Cer­ve­ra. “En el plano con­duc­tual se prac­ti­can ri­tua­les pre­com­pe­ti­ti­vos. En­tran en jue­go los pen­sa­mien­tos má­gi­cos, pe­que­ños ges­tos in­sig­ni­fi­can­tes que se re­pi­ten ca­da vez que de­ben en­fren­tar­se al ri­val y que a ellos les apor­tan se­gu­ri­dad: lle­var su ca­mi­se­ta de la suer­te, en­trar en el te­rreno de jue­go con el mis­mo pie, san­ti­guar­se… En el te­nis, que es un de­por­te don­de el ju­ga­dor se en­fren­ta so­lo al con­tra­rio y al pú­bli­co, la pre­sión es bár­ba­ra. Ellos sue­len con­cen­trar­se en el cor­da­je o en ha­cer ejer­ci­cios con la mano”, aña­de. Son esos mo­men­tos en los que el te­nis­ta aprie­ta y re­la­ja la mano al­re­de­dor del pu­ño de la ra­que­ta. Una pau­ta sen­ci­lla que pue­de lle­var a ca­bo va­rias ve­ces a lo lar­go del par­ti­do y que le per­mi­te fo­ca­li­zar en su pro­pio cuer­po e in­hi­bir­se de la pre­sión ex­te­rior.

Y REMEMORANDO SUS

VIC­TO­RIAS. Que me­dio pla­ne­ta se cho­tee de us­ted no es pla­to de gus­to. “Hay que re­for­zar la con­fian­za vi­sua­li­zan­do su his­to­rial: las ve­ces que han triun­fa­do, qué sin­tie­ron en esos mo­men­tos, qué hi­cie­ron an­tes y en el ins­tan­te mis­mo de ga­nar… La pre­sión ne­ga­ti­va pue­de ha­cer­les en­trar en un bu­cle des­cen­den­te en el que no son ca­pa­ces de po­ner en valor sus éxi­tos.

An­tes de lan­zar un pe­nal­ti pue­den re­me­mo­rar có­mo co­lo­ca­ron el cuer­po aquel día en que to­do sa­lió bien. Lue­go so­lo de­ben re­vi­vir­lo men­tal­men­te y re­pe­tir­lo. Si una vez pu­die­ron ha­cer­lo, son ca­pa­ces de vol­ver­lo a ha­cer”, pro­nos­ti­ca Cer­ve­ra.

Otras es­tra­te­gias re­quie­ren de equi­po téc­ni­co, se­gún la psi­có­lo­ga:

“Ayu­da mu­cho te­ner buen feed­back del en­tre­na­dor, con ví­deos que apun­ta­len sus buenas ac­tua­cio­nes, con los que tam­bién ana­li­zar se­re­na­men­te los erro­res, gra­bar­los men­tal­men­te y desa­rro­llar téc­ni­cas pa­ra me­jo­rar. To­do es­to ayu­da a com­po­ner­se un ma­pa de me­tas, una es­pe­cie de mu­ral con to­dos los ob­je­ti­vos de la tem­po­ra­da a la vis­ta y las he­rra­mien­tas pa­ra con­se­guir­lo. A me­di­da que la tem­po­ra­da avan­za es re­con­for­tan­te echar un vistazo y ser cons­cien­tes de la de ho­ras de es­fuer­zo que hay de­trás. Es­to les ar­ma pa­ra so­bre­po­ner­se a la pre­sión de la gra­da, la pren­sa o el pro­pio club”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.