Re­ser­ve dos días pa­ra com­pen­sar las juer­gas.

El sue­ño se re­cu­pe­ra.

El País - Buena Vida - - SUMARIO - por Mar­ta del Va­lle

Re­sul­ta que unos in­ves­ti­ga­do­res sue­cos de la Uni­ver­si­dad de Es­to­col­mo y el Ins­ti­tu­to Ka­ro­lins­ka (cen­tro uni­ver­si­ta­rio mé­di­co lí­der) han es­tu­dia­do a 38.000 adul­tos du­ran­te 13 años, pa­ra con­fir­mar que quie­nes pa­san cin­co ho­ras o me­nos en­tre las sá­ba­nas (ha­bla­mos de ha­cer­lo por la no­che y con la cons­cien­cia

fri­ta), tie­nen una mor­ta­li­dad un 65% más ele­va­da que quie­nes se des­pier­tan tras seis o sie­te ho­ras de sue­ño re­pa­ra­dor; pe­ro que es­te efec­to se re­vier­te en aque­llos que pa­san la se­ma­na co­mo los búhos y lo com­pen­san con una pe­cha­da a dor­mir en cuan­to tie­nen un par de días li­bres. ¿Y va­le con echar­se una sies­ta? Es­ta du­da no la re­suel­ven en el es­tu­dio, pe­ro Jür­gen Zu­lley, ex­per­to en Cro­no­bio­lo­gía, ase­gu­ra que, aun­que no de­ben ser­vir pa­ra so­lu­cio­nar un pro­ble­ma con­ti­nua­do de fal­ta de des­can­so, las sies­tas, al me­nos, “po­nen el con­ta­dor in­terno a ce­ro pa­ra afron­tar con ener­gía la tar­de”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.