Ni los ex­per­tos se po­nen de acuer­do con qué pue­den co­mer las em­ba­ra­za­das…

El País - Buena Vida - - SUMARIO - por Cristina Bis­bal

Hoy, hay con­sen­so con el ja­món (del bueno) y al­gu­nas de­li­cias más.

Al­gu­nos has­ta du­dan de si de­be­rían prohi­bir el al­cohol (ape­lan­do a la li­ber­tad)... El ma­ra­tón na­vi­de­ño de fes­ti­nes gas­tro­nó­mi­cos y ce­le­bra­cio­nes va­rias pue­de su­po­ner una du­rí­si­ma prue­ba de fuer­za de vo­lun­tad pa­ra cual­quier ges­tan­te. Em­bu­ti­dos, que­sos, car­nes ro­jas… No las de­jan tran­qui­las ni con las en­sa­la­das.

“Pues ya no puedes co­mer ja­món”. No fa­lla. Tras anun­ciar su es­ta­do de bue­na es­pe­ran­za, el con­se­jo nu­tri­cio­nal no tar­da en apa­re­cer. Acu­dir al doc­tor Goo­gle en bus­ca de al­gún opor­tuno es­tu­dio de úl­ti­ma ho­ra que le per­mi­ta no qui­tar­se ese man­jar que aho­ra to­do su en­torno quie­re arre­ba­tar­le, no le acla­ra­rá na­da y, en cam­bio, le pro­vo­ca­rá un mon­tón de du­das nue­vas: su bus­ca­dor le de­vol­ve­rá to­do ti­po de re­co­men­da­cio­nes en di­rec­cio­nes con­tra­dic­to­rias con una pá­ti­na cien­tí­fi­ca que des­co­lo­ca. “La mu­jer em­ba­ra­za­da tie­ne de­ma­sia­da in­for­ma­ción, a ve­ces bue­na, pe­ro a ve­ces equi­vo­ca­da”, se­ña­la Txan­tón Mar­tí­nez-As­tor­qui­za, gi­ne­có­lo­go del Hos­pi­tal Qui­rón­sa­lud Biz­kaia y pre­si­den­te de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Gi­ne­co­lo­gía y Obs­te­tri­cia (SEGO). No le eche la cul­pa a In­ter­net: ni los pro­pios in­ves­ti­ga­do­res tie­nen cla­ro qué se pue­de o no co­mer. Pa­ra ha­cer justicia di­re­mos que la ciencia avan­za y se re­vi­sa con­ti­nua­men­te, y que pre­mi­sas que du­ran­te un tiem­po pa­re­cían ina­mo­vi­bles aca­ban re­for­mu­lán­do­se. Ha­bla­mos con los ex­per­tos pa­ra co­no­cer, a día de hoy, a qué an­to­jos de­be resistirse y a cuá­les no.

Ja­món ibé­ri­co y se­rrano.

Hay mu­je­res que no lo prue­ban en to­do el em­ba­ra­zo, otras que se po­nen mo­ra­das y, úl­ti­ma­men­te —las más— que lo con­ge­lan an­tes de de­gus­tar­lo. Aún hoy, se­gún el es­pe­cia­lis­ta a quien se le plan­tee, la res­pues­ta va­ría. Eva Pé­rez Gen­ti­co, die­tis­ta­nu­tri­cio­nis­ta de la Aca­de­mia Es­pa­ño­la de Nu­tri­ción y Die­té­ti­ca, se mues­tra a fa­vor de es­ta úl­ti­ma me­di­da, “siem­pre que se ha­ga por de­ba­jo de los -22° y du­ran­te 10 días”. Mar­tí­nez-As­tor­qui­za, sin em­bar­go, opi­na que po­dría dis­fru­tar­lo re­cién cor­ta­do si se cum­plen una se­rie de con­di­cio­nes. La pri­me­ra, que ha­ya pa­sa­do por una ca­de­na de pro­duc­ción con­tro­la­da por Sa­ni­dad: “No así el ja­món ni el em­bu­ti­do de la ma­tan­za del pue­blo por­que, aun­que el cer­do ha­ya pa­sa­do to­dos los con­tro­les, no se ana­li­za ca­da par­te del ani­mal pa­ra com­pro­bar si tie­ne to­xo­plas­mo­sis”.

Un es­tu­dio de 2016 so­bre es­te te­ma apun­ta en la mis­ma di­rec­ción. In­ves­ti­ga­do­res de las uni­ver­si­da­des de Gra­na­da y Va­len­cia con­cluían que el mé­to­do tra­di­cio­nal de sa­la­do pa­ra la pro­duc­ción de ja­món cu­ra­do ase­gu­ra la to­tal eli­mi­na­ción del pa­rá­si­to, “siem­pre que se res­pe­te el pe­río­do de ma­du­ra­ción que mar­ca la nor­ma­ti­va vi­gen­te”. An­te la du­da, qui­zás da tran­qui­li­dad uti­li­zar el con­ge­la­dor.

Car­ne po­co he­cha y otras pro­teí­nas cru­das.

Pé­rez Gen­ti­co ex­pli­ca que un steak tar­tar, un chu­le­tón po­co he­cho y cual­quier otro pla­to de cor­de­ro, ca­bri­to, cer­do o va­ca sin co­ci­nar, tam­bién su­po­nen ries­go de con­traer to­xo­plas­mo­sis (pa­rá­si­to). En el lis­ta­do de pro­duc­tos que hay que evi­tar pa­ra es­qui­var­lo, in­clu­ye sus em­bu­ti­dos y ahu­ma­dos. La le­che tam­bién es­tá en el punto de mi­ra: la cru­da y los pro­duc­tos de­ri­va­dos su­po­nen un ries­go de in­fec­ción por lis­te­ria. “La ma­yo­ría es­tán es­te­ri­li­za­dos o pas­teu­ri­za­dos, pe­ro se pue­den en­con­trar al­gu­nos que­sos ela­bo-

"No se pue­de co­mer ja­món ni em­bu­ti­do de la ma­tan­za del pue­blo, por­que no se ana­li­za ca­da par­te del ani­mal pa­ra com­pro­bar si tie­ne to­xo­plas­mo­sis". Txan­tón Mar­tí­nez- As­tor­qui­za, gi­ne­có­lo­go del Hos­pi­tal Qui­rón­sa­lud Biz­kaia y pre­si­den­te de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Gi­ne­co­lo­gía y Obs­te­tri­cia

ra­dos a par­tir de le­che cru­da que las em­ba­ra­za­das de­ben evi­tar”.

Res­pec­to al sus­hi, el ce­vi­che o los bo­que­ro­nes en vi­na­gre, Mar­tí­nez-As­tor­qui­za ad­vier­te: “El anisa­kis [pa­rá­si­to que pue­de pro­vo­car com­pli­ca­cio­nes] se ma­ta co­cien­do mu­cho el ali­men­to o bien con­ge­lán­do­lo pre­via­men­te du­ran­te al me­nos 48 ho­ras, a bue­na tem­pe­ra­tu­ra [por de­ba­jo de los -30°] y sin que se ha­ya ro­to la ca­de­na del frío”. Con­clu­sión: se pue­de co­mer pes­ca­do cru­do si se es­tá se­gu­ro de que ha pa­sa­do por el con­ge­la­dor, tal y co­mo obli­ga la ley. Si sos­pe­cha, me­jor de­jar­lo pa­ra des­pués del em­ba­ra­zo.

Pes­ca­do azul.

Tam­bién se pue­de co­mer, con con­di­cio­nes. Pé­rez Gen­ti­co: “En el em­ba­ra­zo se re­co­mien­da con­su­mir pes­ca­do en ge­ne­ral por su apor­te de áci­dos gra­sos co­mo omega 3, pe­ro se de­ben evi­tar los azu­les de gran ta­ma­ño co­mo el atún ro­jo, el lu­cio, pez es­pa­da, em­pe­ra­dor o cazón, por la pre­sen­cia de sus­tan­cias tó­xi­cas co­mo el me­til­mer­cu­rio. Sin em­bar­go, son se­gu­ros los pe­que­ños co­mo las sar­di­nas, el bo­ni­to, aren­que, ju­rel, sal­món, bo­que­ro­nes… Eví­ten­se las ca­be­zas de las gam­bas y lan­gos­ti­nos, por sus ni­ve­les de cad­mio”.

Re­fres­cos.

“Son mu­chas las pa­to­lo­gías aso­cia­das al azú­car: obe­si­dad, dia­be­tes, hi­per­ten­sión…”, ex­pli­ca la die­tis­ta­nu­tri­cio­nis­ta. “Pe­ro, ade­más, es­tas be­bi­das a me­nu­do con­tie­nen sus­tan­cias ex­ci­tan­tes co­mo ca­feí­na o una can­ti­dad im­por­tan­te de gas que las ha­cen po­co re­co­men­da­bles, y de­ben to­mar­se de for­ma muy oca­sio­nal”. Tam­bién, re­cien­tes es­tu­dios ha­cen re­fe­ren­cia a la con­ve­nien­cia de de­jar de la­do los re­fres­cos y otras be­bi­das azu­ca­ra­das por­que po­drían te­ner al­go que ver con una ma­yor in­ci­den­cia de par­tos pre­ma­tu­ros, preeclam­psia (ten­sión ar­te­rial al­ta que da­ña ri­ño­nes, hí­ga­do, ce­re­bro y san­gre, po­nien­do en pe­li­gro la vi­da de la ma­dre y el be­bé), ni­ños con so­bre­pe­so e in­clu­so as­má­ti­cos. Al­go pa­re­ci­do su­ce­de con el as­par­ta­mo (edul­co­ran­te) que, aun­que es se­gu­ro, “se de­be li­mi­tar su con­su­mo”.

¿Y un lar­go et­cé­te­ra?

El lis­ta­do po­dría lle­gar a ser in­fi­ni­to: be­bi­das de arroz, ali­men­tos pre­pa­ra­dos y co­mi­da ba­su­ra tam­bién re­quie­ren me­su­ra por el ar­sé­ni­co de las pri­me­ras y las gra­sas

trans de los se­gun­dos. No hay que vol­ver­se lo­ca… Bas­ta con se­guir al­gu­nas nor­mas básicas: co­ci­nar muy bien los ali­men­tos, de­sin­fec­tar las fru­tas y ver­du­ras que se co­man cru­das (sí, es­tas tam­bién pue­den trans­mi­tir to­xo­plas­mo­sis), así co­mo las ma­nos, uten­si­lios y su­per­fi­cies don­de se ma­ni­pu­lan ali­men­tos cru­dos; apli­car el sen­ti­do co­mún –mo­de­ra­ción–, “y dieta me­di­te­rrá­nea”. Es la úl­ti­ma re­co­men­da­ción del pre­si­den­te de SEGO: “To­mar car­ne, pes­ca­do, hue­vos, le­che, le­gum­bres, fru­tas y ver­du­ras”.

¿Por qué li­mi­tar las be­bi­das de arroz y no el arroz? “El con­te­ni­do en ar­sé­ni­co de la ma­te­ria pri­ma de las pri­me­ras pue­de ser más al­to". Martina Mi­se­rachs, coor­di­na­do­ra de la Aca­de­mia Es­pa­ño­la de Nu­tri­ción y Die­té­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.