¿Es tan so­lo un mal día o de­be re­plan­tear­se la vi­da?

De­sidia, tris­te­za y de­pre­sión tie­nen sín­to­mas pa­re­ci­dos.

El País - Buena Vida - - SUMARIO - por Ale­jan­dro To­var

No hay que caer en la tram­pa de con­fun­dir el pen­sa­mien­to con la reali­dad”. Es­ta ca­te­gó­ri­ca fra­se per­te­ne­ce al psi­có­lo­go Je­sús Ma­tos, ex­per­to en de­sa­rro­llo per­so­nal y en gestión de la tris­te­za, que in­vi­ta a re­fle­xio­nar so­bre si, real­men­te, to­do lo que nos ro­dea es­tá exac­ta­men­te igual que ayer, con la di­fe­ren­cia de que hoy, pun­tual­men­te, nos sen­ti­mos mal: “Mu­chas ve­ces no acer­ta­mos a en­con­trar el es­tí­mu­lo que dis­pa­ra la tris­te­za, un sen­ti­mien­to in­cons­cien­te, y eso nos lle­va a no saber ges­tio­nar­la. Por eso hay que re­la­ti­vi­zar”.

He aquí una se­rie de fac­to­res y de­to­nan­tes de esa sen­sa­ción de aba­ti­mien­to que lle­va a pen­sar que nues­tra vi­da es un as­co, ya sea a fi­nal de año, cuan­do so­le­mos ha­cer ba­lan­ce, o un día de in­vierno cual­quie­ra. Al­gu­nos son ex­ter­nos y otros in­ter­nos, pe­ro to­dos con­du­cen a esa pre­sun­ta cer­te­za de que nues­tra exis­ten­cia no tie­ne re­me­dio. Co­no­cer al enemi­go le apor­ta­rá una cla­ra ven­ta­ja pa­ra lo­grar plan­tar­le ca­ra. Por­que, pro­ba­ble­men­te, si re­fle­xio­na so­bre lo mis­mo ma­ña­na, el re­sul­ta­do se­rá mu­cho más fa­vo­ra­ble.

1 Llu­via, os­cu­ri­dad… el frío in­vierno.

Va­rias in­ves­ti­ga­cio­nes han cons­ta­ta­do la sos­pe­cha de que exis­te una re­la­ción en­tre una me­nor luz so­lar y los ni­ve­les ba­jos de se­ro­to­ni­na en el ce­re­bro, la hor­mo­na del hu­mor, lo que nos ha­ce es­tar más tris­tes. A fal­ta de evi­den­cias más só­li­das, Ma­tos, au­tor del li­bro Bue­nos días,

ale­gría (Ze­nith), sos­tie­ne: “Que ha­ga frío, que los días sean más cor­tos, que los cie­los es­tén cu­bier­tos... To­das es­tas cir­cuns­tan­cias ali­men­tan la mis­ma sen­sa­ción”.

2 El can­san­cio y la fal­ta de sue­ño.

Ade­más de mal hu­mor, no des­can­sar co­rrec­ta­men­te o lo su­fi­cien­te ge­ne­ra “unas sen­sa­cio­nes fi­sio­ló­gi­cas muy si­mi­la­res a las de la con­go­ja, que nos lle­van a con­fun­dir­nos”, co­men­ta Ma­tos.

3 La re­sa­ca.

Los es­tra­gos etí­li­cos no so­lo con­vier­ten al hí­ga­do en una suer­te de fua­grás y al ce­re­bro en una ma­sa pas­to­sa de len­tos re­fle­jos. Hay al­go más: “El al­cohol es una sus­tan­cia que ge­ne­ra eu­fo­ria en un mo­men­to da­do, pe­ro pa­sa­do el tiem­po des­pier­ta la res­pues­ta con­tra­ria, por eso se con­ver­ti­rá tam­bién en un mo­tor de tris­te­za”, ase­gu­ra el psi­có­lo­go. Prue­be a de­jar las be­bi­das es­pi­ri­tuo­sas du­ran­te una tem­po­ra­da. “Las per­so­nas que be­ben mu­cho du­ran­te el fin de se­ma­na, aun­que no lo ha­gan du­ran­te el res­to de los días, los lu­nes y los mar­tes se en­cuen­tran len­tas y con el áni­mo ba­jo. Sin em­bar­go, al mes de no to­mar na­da de al­cohol ad­mi­ten que me­jo­ra mu­cho su ca­pa­ci­dad de aten­ción y de con­cen­tra­ción. Ade­más, la ca­li­dad del sue­ño tam­bién se res­ta­ble­ce”, ex­pli­ca Ga­briel Ru­bio, psi­quia­tra y coor­di­na­dor del pro­gra­ma Ayú­da­te-Ayú­da­nos, del ser­vi­cio de Psi­quia­tría del Hos­pi­tal 12 de Oc­tu­bre (Ma­drid), pio­ne­ro en Eu­ro­pa en te­ra­pias de al­coho­lis­mo y por el que ha re­ci­bi­do el Premio Al­bert Jo­vell.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.