EL PLA­CER DE LO UNTUOSO: ¿DUL­CE O SA­LA­DO?

El País - Buena Vida - - CUERPO -

La Man­te­qui­lla de So­ria cuel­ga en su ojal la ca­te­go­ría de De­no­mi­na­ción de Ori­gen. Ya en la an­ti­güe­dad era re­co­no­ci­da por su sa­bor, aro­mas y pro­pie­da­des, pro­ce­den­tes de los pas­tos del Va­lle del Te­ra y de una bue­na ca­ba­ña de va­cuno de le­che. Man­te­ca, ja­ra­be de agua y azú­car: así de fá­cil (o no). De aque­llos ro­llos rea­li­za­dos a mano (siem­pre ar­te­sa­nal, no lo ol­vi­den) se ha evo­lu­cio­na­do a en­vol­ver­la en pa­pel en­ce­ra­do, tan­to pa­ra la na­tu­ral co­mo pa­ra la sa­la­da (un au­tén­ti­co man­jar). ¿Y la man­te­qui­lla dul­ce? Man­tie­ne su tra­di­cio­nal adorno co­lor ro­sa­do. Su sa­bor se de­be a la al­ti­tud me­dia de los pas­tos, de 1.026 me­tros, que le con­fie­re una fres­cu­ra muy es­pe­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.