¿PA­RA QUÉ SIR­VE SU YO­GUR? EL MÍO, PA­RA DOR­MIR ME­JOR.

El País - Buena Vida - - ALIMENTACIÓN -

Fue­ra de nues­tras fron­te­ras se lan­za­rán pro­duc­tos que di­cen ayu­dar a en­ve­je­cer con sa­lud o ayu­dar al desa­rro­llo in­te­lec­tual (se­gún el au­gu­rio de Min­tel, ana­lis­tas mun­dia­les); a dor­mir me­jor o a cuidar nues­tra sa­lud men­tal (The Food Peo­ple)… Una nue­va vuel­ta de tuer­ca a los ali­men­tos fun­cio­na­les que, en Es­pa­ña, la le­gis­la­ción man­tie­ne a ra­ya. En prin­ci­pio, no po­dre­mos leer es­tos re­cla­mos en las eti­que­tas por­que es­te ti­po de de­cla­ra­cio­nes no es­tán per­mi­ti­das en Eu­ro­pa. Lo acla­ra Ma­nuel Mo­ñino: “Es cier­to que al­gu­nos ali­men­tos apor­tan nu­trien­tes cla­ve pa­ra un fin que otros no con­tie­nen, pe­ro es ne­ce­sa­rio que el res­to de ali­men­tos que to­me­mos re­men en la mis­ma di­rec­ción. Así, aun­que un ali­men­to aña­da fibra pre­bió­ti­ca, que fa­ci­li­ta el asen­ta­mien­to de una flo­ra sa­lu­da­ble, ne­ce­si­ta que el to­tal de la die­ta con­tri­bu­ya a ello. Por ejem­plo: los lác­teos fer­men­ta­dos pue­den lle­var bac­te­rias be­ne­fi­cio­sas o pro­bió­ti­cos, pe­ro el ex­ce­so de pro­teí­nas ani­ma­les y gra­sas y la fal­ta de otro ti­po de fi­bras con ma­yor o me­nor ca­pa­ci­dad de fer­men­ta­ción, pue­den rom­per el equi­li­brio de nues­tra flo­ra in­tes­ti­nal. Un nu­trien­te cla­ve, en sí mis­mo, no pro­du­ce un efec­to sa­lu­da­ble a no ser que se in­te­gre ade­cua­da­men­te en una die­ta sa­lu­da­ble”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.