LOS CLÁ­SI­COS

El País - Buena Vida - - DEPORTE -

Hat­ha Yo­ga.

La ma­dre de to­dos los estilos que se prac­ti­can en oc­ci­den­te. Es bas­tan­te len­to y sua­ve, per­fec­to pa­ra prin­ci­pian­tes, con un equi­li­brio en­tre el con­trol de la res­pi­ra­ción (pra­na­ya­ma) y las pos­tu­ras fí­si­cas (asa­nas).

Vin­ya­sa.

Tam­bién de­no­mi­na­do flow vin­ya­sa, es una de las ver­tien­tes más po­pu­la­res aquí. “Los mo­vi­mien­tos son flui­dos y se acom­pa­san al rit­mo de la res­pi­ra­ción. De es­te mo­do, a me­di­da que se va agi­tan­do la ve­lo­ci­dad de in­ha­lar y ex­ha­lar, el mo­vi­mien­to se vuel­ve más vi­go­ro­so, im­pli­can­do to­das las ar­ti­cu­la­cio­nes. Las se­sio­nes se rea­li­zan con mú­si­ca va­ria­da: des­de so­nes de­vo­cio­na­rios al funk más op­ti­mis­ta”, apun­ta Mi­li Laz­cano, di­rec­to­ra del Gru­po Sham­ba­la. Al po­ner el fo­co en la res­pi­ra­ción y ser bas­tan­te exi­gen­te en lo fí­si­co, es el an­tí­do­to per­fec­to con­tra el es­trés, a la vez que to­ni­fi­ca sus múscu­los.

Bi­kram.

Son se­sio­nes de 26 asa­nas y otras dos de res­pi­ra­ción, eje­cu­ta­das en cla­ses de ho­ra y me­dia y en una sa­la a 40° y con un 40%-50% de hu­me­dad. “El ca­lor sua­vi­za la ri­gi­dez mus­cu­lar y re­du­ce el ries­go de le­sio­nes. Al su­dar mu­cho tam­bién se eli­mi­nan to­xi­nas”, se­ña­la Jo­nat­han Mar­tín, pro­fe­sor y so­cio fun­da­dor de Bi­kram Yo­ga Spain. El pa­dre de es­ta dis­ci­pli­na es el gu­rú Bi­kram Choud­hury. In­vi­ta­do por el pre­si­den­te Ri­chard Ni­xon a EE UU pa­ra que le ayu­da­ra con su trom­bo­fle­bi­tis, aca­bó que­dán­do­se a vi­vir en Los Án­ge­les, don­de fun­dó un em­po­rio de fran­qui­cias que hoy lle­ga a to­do el mun­do.

Hot vin­ya­sa flow.

Si no se cuen­ta con la for­ma­ción au­to­ri­za­da del maes­tro Bi­kram, aun­que ha­ya asa­nas y ca­lor, so­lo po­drá lla­mar­se Hot Yo­ga. Al igual que en el an­te­rior, “se des­acon­se­ja pa­ra em­ba­ra­za­das, por el ries­go pa­ra el fe­to que su­po­ne la tem­pe­ra­tu­ra”, ad­vier­te

Gar­cía Gar­cía, coor­di­na­dor y pre­pa­ra­dor fí­si­co de Sa­ni­tas. “La ba­se de es­ta téc­ni­ca es­tá en el Ash­tan­ga vin­ya­sa. Se cen­tra en la sin­cro­ni­za­ción de la res­pi­ra­ción con el mo­vi­mien­to, flu­yen­do de pos­tu­ra a pos­tu­ra mien­tras se tra­ba­jan la fuer­za y la elas­ti­ci­dad. To­do en una sa­la a 38°”, de­cla­ra Ma­ca­re­na Cu­ti­llas, di­rec­to­ra de Ca­li­for­nian Hot Yo­ga.

Ash­tan­ga.

Se­cuen­cias rá­pi­das, fí­si­ca­men­te muy exi­gen­tes y sin po­si­bi­li­dad de pa­sar a la si­guien­te si no su­pera la que es­tá eje­cu­tan­do. Su gran di­vul­ga­dor fue Pat­tab­hi Jois, des­de su es­tu­dio en My­so­re, al sur de In­dia. Ca­da par­ti­ci­pan­te si­gue su ru­ti­na en fun­ción de sus ca­pa­ci­da­des y so­lo pa­sa a la si­guien­te cuan­do el pro­fe­sor de­ter­mi­na que es­tá lis­to.

Pra­na vin­ya­sa.

La res­pues­ta pa­ra aque­llos que no pue­den pa­rar quie­tos. “Hay di­fe­ren­tes for­mas de con­se­guir con­cen­tra­ción. Pa­ra mí es­tá en el mo­vi­mien­to”, se­ña­la la ex­ve­lo­cis­ta de al­to ren­di­mien­to Mi­rian Alon­so, pro­fe­so­ra de es­ta dis­ci­pli­na. Se des­cri­be co­mo “una prác­ti­ca de ac­ti­vi­dad cons­tan­te, cen­tra­da en cons­truir las asa­nas des­de la es­ta­bi­li­dad de la pos­tu­ra pa­ra lo­grar más equi­li­brio y flui­dez”. Lo pri­me­ro es com­pren­der el pra­na, la ener­gía uni­ver­sal de la vi­da, que flu­ye en to­das di­rec­cio­nes. A con­ti­nua­ción, co­nec­tar con él me­dian­te se­cuen­cias ar­mó­ni­cas (Vin­ya­sa). Por el ca­mino, me­di­ta­ción en mo­vi­mien­to, can­to de man­tras, mu­dras (ges­to en el que se unen los pul­ga­res con el de­do co­ra­zón de sus res­pec­ti­vas ma­nos) y pra­na­ya­ma (ener­gía cós­mi­ca).

Iyen­gar.

Una de las ten­den­cias más or­to­do­xas con la par­te fí­si­ca: las asa­nas hay que eje­cu­tar­las con per­fec­ción mi­li­mé­tri­ca. Así lo in­ter­pre­tó a prin­ci­pios del si­glo pa­sa­do B.K.S. Iyen­gar. Pre­pá­re­se pa­ra que el pro­fe­sor le co­rri­ja cons­tan­te­men­te la pos­tu­ra has­ta lo­grar la co­rrec­ta ali­nea­ción de los hom­bros, el pun­to exac­to de tor­sión del an­te­bra­zo o la elon­ga­ción (es­ti­ra­mien­to) má­xi­ma de ca­da asa­na. A cam­bio, ga­na­rá ma­yor ran­go de mo­vi­mien­to e in­cre­men­ta­rá su fuer­za mus­cu­lar.

Kun­da­li­ni.

La es­cue­la per­fec­ta pa­ra quie­nes no bus­can el per­fil fí­si­co del yo­ga (los es­ti­ra­mien­tos, pa­ra en­ten­der­nos), sino la esen­cia es­pi­ri­tual. Su fi­lo­so­fía es sim­ple: la ener­gía vi­tal es una ser­pien­te que duer­me en­ros­ca­da en la par­te ba­ja de la co­lum­na ver­te­bral, así que pa­ra des­per­tar­la hay que ejer­ci­tar­la (el co­re). Es­te des­per­tar no es ae­ró­bi­co, sino acom­pa­sa­do a mo­vi­mien­tos re­pe­ti­ti­vos (kri­ya), ejer­ci­cios res­pi­ra­to­rios, man­tras, cán­ti­cos y me­di­ta­ción. To­do con el fin de que esa ener­gía flu­ya por la es­pi­na dor­sal y los sie­te cha­kras (cen­tros de ener­gía).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.