LOS DE LA NUE­VA HORNADA

El País - Buena Vida - - DEPORTE -

Stra­la.

Crea­do por la exmodelo y bai­la­ri­na Ta­ra Sti­les (stra­la­yo­ga.com), con el apo­yo de Mi­ke Tay­lor, es­tu­dio­so en me­di­ta­ción y la re­la­ción men­te­cuer­po, y Sam Ber­lind, ex­per­to en me­di­ci­na ja­po­ne­sa. To­do em­pe­zó cuan­do Sti­les se har­tó de los in­to­ca­bles maes­tros de Man­hat­tan, cu­yas cla­ses til­da­ba de eli­tis­tas, y mon­tó su pro­pia ver­sión a la neo­yor­qui­na: un mix en­tre yo­ga, tai­chí y me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na pa­ra gen­te gua­pa. En la prác­ti­ca es al­go así co­mo una ver­sión con un sis­te­ma de mo­vi­mien­tos y pos­tu­ras bas­tan­te li­bres, con el flow (así lo lla­man) a dis­tin­tas ve­lo­ci­da­des e in­ten­si­da­des. Y es­to in­clu­ye co­re

stra­la, me­dia ho­ra de ejer­ci­cios en­fo­ca­dos en la par­te cen­tral del cuer­po a rit­mo de mú­si­ca pop y que ju­ran ser más efec­ti­vos que los ab­do­mi­na­les tra­di­cio­na­les.

TCM.

Bue­na par­te de su dis­cur­so se cen­tra en las fas­cias (yo­ga mio­fas­cial), los pun­tos ener­gé­ti­cos y có­mo in­flu­yen en los ór­ga­nos in­ter­nos. Dis­tin­guen dos es­tra­te­gias opues­tas y com­ple­men­ta­rias: el

yin yo­ga, que im­pli­ca quie­tud y aten­ción ple­na pa­ra al­can­zar la fle­xi­bi­li­dad que beneficia a las fas­cias, y el

yang yo­ga, di­na­mis­mo y to­ni­fi­ca­ción mus­cu­lar pa­ra for­ta­le­cer cuer­po y men­te.

Ae­ro­yo­ga.

De­sa­fiar la gra­ve­dad pa­ra rea­li­zar pos­tu­ras col­ga­do ca­be­za aba­jo de un co­lum­pio de tela no so­lo le sa­ca­rá de su zo­na de confort. Ali­via­rá la pre­sión de la es­pal­da. Es­ta va­rian­te es­tá muy co­nec­ta­da a fi­sio­te­ra­peu­tas y es­pe­cia­lis­tas en me­di­ci­na de­por­ti­va. “Al tra­ba­jar en in­gra­vi­dez se des­com­pri­me la co­lum­na y se ali­nean co­rrec­ta­men­te las vér­te­bras. Ade­más, fa­vo­re­ce el dre­na­je lin­fá­ti­co y la cir­cu­la­ción”, apun­ta Ra­fael Mar­tí­nez, di­rec­tor de Ae­ro­Yo­ga Ins­ti­tu­te e in­tro­duc­tor de es­te mé­to­do en Es­pa­ña. El yo­ga aé­reo pi­co­tea del Nat­ha yo­ga (el an­ces­tral), Pi­la­tes, Ayur­ve­da (me­di­ci­na in­dia), la dan­za con­tem­po­rá­nea y las acro­ba­cias del mis­mí­si­mo Cir­co del Sol. ¿Es us­ted de los que ne­ce­si­ta una to­ma de tie­rra cons­tan­te? “Ade­más del ni­vel acro­bá­ti­co, hay otros dos ni­ve­les más sen­ci­llos: el yo­ga res­tau­ra­ti­vo, en el que el cuer­po siem­pre es­tá en el sue­lo, y el pi­la­tes aé­reo, con pos­tu­ras a po­cos cen­tí­me­tros de ele­va­ción o di­rec­ta­men­te so­bre el sue­lo”, des­cri­be.

Acro­yo­ga.

Des­cu­bier­ta pa­ra el gran pú­bli­co gra­cias a unas fo­to­gra­fías de la mo­de­lo Va­ne­sa Lorenzo con su ma­ri­do, el fut­bo­lis­ta Car­les Pu­yol, con po­se de to­rre hu­ma­na. Aquí ha­cen fal­ta, al me­nos, dos per­so­nas pa­ra for­mar esa mez­cla “en­tre asa­nas y pos­tu­ras cir­cen­ses, don­de el de aba­jo, en una po­si­ción re­la­ti­va­men­te des­equi­li­bra­da, sos­tieJa­vier

ne to­do el pe­so del cuer­po del de arri­ba. Tam­bién hay com­po­si­cio­nes de 3 o 4 per­so­nas. Des­de el pun­to de vis­ta fí­si­co se tra­ba­jan la fle­xi­bi­li­dad, la fuer­za y el equi­li­brio. Pe­ro hay un im­por­tan­te com­po­nen­te de con­fian­za y co­mu­ni­ca­ción con tu pa­re­ja”, ex­pli­ca Oriol Ma­rés, pro­fe­sor jun­to a su com­pa­ñe­ra Li Ling en Acro­loop Acro­yo­ga BCN. Es una de las mo­da­li­da­des con me­nos com­po­nen­te es­pi­ri­tual. “Yo lo co­no­cí en un via­je a In­dia y aún no ha­cía yo­ga. No es im­pres­cin­di­ble, aun­que sue­le ir de la mano”.

Hot po­wer.

Es el Cros­sFit pa­ra yo­guis.

Y a al­tas tem­pe­ra­tu­ras (40°). Así lo re­su­men en Yo­ga­lin­da: “Una prác­ti­ca vi­go­ro­sa ba­sa­da en el Vin­ya­sa, pe­ro aún más di­ná­mi­ca e in­ten­sa. Su es­ti­lo ca­ñe­ro au­men­ta la re­sis­ten­cia per­so­nal y la au­to­con­fian­za”, ex­pli­ca su di­rec­to­ra, Heat­her An­der­son.

Bu­do­kon.

En 2001 Ca­me­ron Shay­ne se har­tó de tan­to postureo yo­gui y creó es­ta mo­da­li­dad. “Se ins­pi­ra en los mo­vi­mien­tos ar­mó­ni­cos de los gue­rre­ros de ha­ce 3.000 años. Fu­sio­na el yo­ga tra­di­cio­nal de asa­nas con di­ver­sas ar­tes mar­cia­les de ori­gen ja­po­nés­co­reano, co­mo el ka­ra­te de Oki­na­wa, el taek­won­do o el tai­chí. A di­fe­ren­cia del yo­ga con­ven­cio­nal, don­de se al­can­za una pos­tu­ra y se man­tie­ne du­ran­te un tiem­po de­ter­mi­na­do, aquí pre­do­mi­nan las tran­si­cio­nes. Ade­más, in­clu­ye ca­lis­te­nia [en­tre­na­mien­to con el pro­pio pe­so cor­po­ral] y mo­vi­mien­to ani­mal”, re­la­ta San­tia­go Lautz, maes­tro en el es­tu­dio He­llo Pi­la­tes de Ma­drid.

Ji­van­muk­ti.

To­me to­do el con­te­ni­do fi­lo­só­fi­co y es­pi­ri­tual del hin­duis­mo y alí­ñe­lo con el es­fuer­zo fí­si­co del Vin­ya­sa y lle­ga­rá a es­ta va­rian­te crea­da por Sha­ron Gan­non y Da­vid Li­fe en Nue­va York ha­ce 30 años. El tér­mino, por cier­to, pro­ce­de del sáns­cri­to y sig­ni­fi­ca “ilu­mi­na­ción y li­be­ra­ción en es­ta vi­da me­dian­te la com­pa­sión ha­cia to­dos los se­res vi­vos”. En ca­da cla­se se en­to­nan man­tras en sáns­cri­to, se prac­ti­ca la me­di­ta­ción y se tra­ba­ja la res­pi­ra­ción con mo­vi­mien­tos del Vin­ya­sa.

Roc­ket.

Allá por los años 80, Larry Schultz acom­pa­ñó a la ban­da The Gra­te­ful Dead de gi­ra, en ca­li­dad de maes­tro de yo­ga. Los mú­si­cos que­rían pro­gre­sar a to­da pas­ti­lla y así na­ció es­ta nue­va ra­ma, me­nos or­to­do­xa y fue­ra del sis­te­ma Ash­tan­ga Vin­ya­sa Yo­ga. “Se ba­sa en es­te, pe­ro se per­mi­te li­cen­cias co­mo un va­ria­do aba­ni­co de tran­si­cio­nes desafian­tes que nos obli­gan a tra­ba­jar po­de­ro­sa­men­te nues­tra mus­cu­la­tu­ra, elas­ti­ci­dad y cen­tro de gra­ve­dad”, ex­pli­ca Rei­na de León, pro­fe­so­ra en Ar­se­nal Fe­me­nino Ma­drid. Pre­pá­re­se a po­ner­se bo­ca­ba­jo y a aco­me­ter com­pli­ca­das pos­tu­ras en equi­li­brio so­bre una pier­na.

Vin­ya­sa wa­ter flow.

Cam­bie los man­tras y cuen­cos ti­be­ta­nos por mú­si­ca hou­se, y sa­zó­ne­los con briz­nas del Vin­ya­sa, dan­za con­tem­po­rá­nea y es­pí­ri­tu olím­pi­co. Pe­se al nom­bre, no se rea­li­za en el me­dio acuá­ti­co sino so­bre tie­rra fir­me, pe­ro de­jan­do que su cuer­po flu­ya co­mo el lí­qui­do ele­men­to. Una de sus prin­ci­pa­les ac­ti­vis­tas es la ex­sal­ta­do­ra de tram­po­lín Cris­ti Ch­ris­ten­sen, re­con­ver­ti­da en pro­fe­so­ra de yo­ga tras una le­sión.

Fo­rrest.

Ha­ce 40 años Ana Fo­rrest de­ci­dió usar el yo­ga co­mo for­ma de su­pe­rar un trau­ma emo­cio­nal. A es­ta nue­va in­ter­pre­ta­ción le dio su ape­lli­do. “Ins­pi­ro a mis alum­nos pa­ra li­brar­se de lo que di­fi­cul­ta su exis­ten­cia y que en­fer­ma sus cuer­pos”, se­ña­la es­ta men­to­ra. Su mé­to­do pres­ta bas­tan­te aten­ción a la zo­na del co­re, ta­lón de Aqui­les de quie­nes pa­san mu­chas ho­ras sen­ta­dos, con la pe­cu­lia­ri­dad de que las pos­tu­ras se man­tie­nen du­ran­te bas­tan­te tiem­po pa­ra lo­grar es­ti­ra­mien­tos muy in­ten­sos.

Si­va­nan­da.

Sur­ge a me­dia­dos del si­glo pa­sa­do de la mano de Swa­mi Si­va­nan­da, con­si­de­ra­do por sus se­gui­do­res co­mo un san­to mo­derno, y per­fec­cio­na­do por su pu­pi­lo Swa­mi Vish­nu­de­va­nan­da. En esen­cia, ape­la a la re­la­ja­ción, la me­di­ta­ción, el con­trol de la res­pi­ra­ción, las asa­nas pa­ra es­ti­mu­lar to­dos los cha­kras y una ali­men­ta­ción ve­ge­ta­ria­na. “Es­te sis­te­ma ayu­da a re­te­ner la vi­ta­li­dad del cuer­po, re­tar­dar el pro­ce­so de en­ve­je­ci­mien­to y dis­mi­nuir la po­si­bi­li­dad de en­fer­me­da­des”, ex­pli­ca Rei­na de León.

Vi­ni­yo­ga.

El yo­ga no es un jer­sey de ta­lla úni­ca. Así lo en­ten­día Ti­ru­ma­lai Krish­na­ma­char­ya, que en los años 80 sen­ten­ció que “no es la per­so­na la que de­be adap­tar­se al yo­ga, sino el yo­ga a ca­da per­so­na”, pa­ra acer­car es­ta dis­ci­pli­na an­ces­tral a la men­ta­li­dad y fí­si­co de los oc­ci­den­ta­les, es­tre­sa­dos y po­co ha­bi­tua­dos a las en­se­ñan­zas orien­ta­les. Se ca­rac­te­ri­za por re­pe­tir va­rias ve­ces un mo­vi­mien­to an­tes de cla­var la pos­tu­ra y per­ma­ne­cer así du­ran­te un ra­to. Es­te ges­to pre­pa­ra las ar­ti­cu­la­cio­nes pa­ra rea­li­zar la asa­na.

Dhar­ma.

Es el Hat­ha de to­da la vi­da, pe­ro apli­ca­do a la es­tre­san­te vi­da ur­ba­na. Lo idea Dhar­ma Mirt­tra en Nue­va York y po­ne el én­fa­sis en las pos­tu­ras in­ver­ti­das y en la aper­tu­ra de la ca­ja to­rá­ci­ca. Su ob­je­ti­vo es abrir es­pa­cios en la zo­na del pe­cho pa­ra neu­tra­li­zar las ten­sio­nes y co­nec­tar con un ni­vel más es­pi­ri­tual. Uno de sus prin­ci­pa­les ex­po­nen­tes es Fa­bio Fi­lip­pi, fo­tó­gra­fo pro­fe­sio­nal y pro­fe­sor de yo­ga a tiem­po par­cial. Fa­mo­so por ha­cer el pino con la ca­be­za di­rec­ta­men­te so­bre el sue­lo, pe­ro sin apo­yar­se en los bra­zos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.