Los in­gle­ses aca­ban de des­cu­brir nues­tros deliciosos eri­zos de mar.

El País - Buena Vida - - SUMARIO -

El fua­grás del océano co­pa los

posts de Ins­ta­gram. Y co­mien­za su tem­po­ra­da…

NO ES EL BRE­XIT, PE­RO CA­SI… PO­CAS PA­LA­BRAS MÁS DESBANCAN A ES­TAS SONORAS LE­TRAS EN EL DIS­CUR­SO DE LOS BRI­TÁ­NI­COS DU­RAN­TE LOS ÚL­TI­MOS ME­SES. Y ES QUE EN LON­DRES ACA­BAN DE DES­CU­BRIR EL ERI­ZO DE MAR. O EL ‘UNI’, CO­MO LO LLA­MAN LOS JA­PO­NE­SES. AHO­RA QUE EN­TIEN­DE LA IN­VA­SIÓN DEL ANGLICISMO EN SU INS­TA­GRAM, PA­SE­MOS A LO QUE IM­POR­TA: SO­BRE ES­TOS EQUI­NO­DER­MOS DI­CEN LOS CO­CI­NE­ROS QUE NO EXIS­TE NIN­GÚN PRO­DUC­TO QUE SE­PA TAN­TO A MAR. “ES­PE­CIAL­MEN­TE, SI SE COME CRU­DO”.

Del eri­zo de mar nos tra­ga­mos (ejem), sus ge­ni­ta­les, cin­co pa­ra más se­ñas: las gó­na­das anaran­ja­das que se alo­jan en su in­te­rior. “Cuan­to ma­yor sea su ta­ma­ño e in­ten­so su co­lor, más ri­cas es­ta­rán”, cuen­ta el chef Ál­va­ro Ga­rri­do, del res­tau­ran­te Mi­na, en Bil­bao, una es­tre­lla Mi­che­lin, que ase­gu­ra que la ca­ra de sus clien­tes cuan­do los prue­ban por pri­me­ra vez es pu­ro es­pec­tácu­lo: “Que­dan sor­pren­di­dos por su in­ten­si­dad. Lo aso­cian al yo­do por el fuer­te sa­bor de la sal ma­ri­na, pe­ro en reali­dad es ma­ris­co al­ta­men­te con­cen­tra­do, co­mo un cal­do po­ten­te de gam­ba ro­ja”. Tam­bién se sir­ven co­ci­dos, en sal­sas o re­vuel­tos con hue­vos. Ra­quel Ber­ná­cer, die­tis­ta­nu­tri­cio­nis­ta de la Aca­de­mia Es­pa­ño­la de Nu­tri­ción y Die­té­ti­ca, da su ben­di­ción: “Es de cor­te ca­ló­ri­co ba­jo, con pro­teí­nas de bue­na ca­li­dad, gra­sas in­sa­tu­ra­das y be­ta­ca­ro­teno (pre­cur­sor de vi­ta­mi­na A). En al­gu­nas es­pe­cies, ade­más, se han de­tec­ta­do do­sis muy al­tas de ome­ga 3 (su con­su­mo se aso­cia a me­nos ries­go de en­fer­me­dad co­ro­na­ria)”. Y ya es tem­po­ra­da…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.