PER­FU­MES.

El País - Buena Vida - - SUMARIO - por It­ziar Sal­ce­do

Por qué al­gu­nos ado­ran la vai­ni­lla y otros no pue­den so­por­tar el pa­chu­li. O có­mo es po­si­ble que las no­tas a olor cor­po­ral es­tu­vie­ran al­gu­na vez de mo­da.

Hay quien de­tec­ta si el je­fe/a ha lle­ga­do o no a la ofi­ci­na por la es­te­la que su per­fu­me va de­jan­do allá por don­de pa­sa. Sí, un per­fu­me pue­de ser tan de­la­tor de una pre­sen­cia co­mo una hue­lla dac­ti­lar o las vo­ces en una ha­bi­ta­ción. Lo cier­to es que hay no­tas ol­fa­ti­vas den­sas e in­va­si­vas que se en­gan­chan a la pi­tui­ta­ria aje­na y que, sin em­bar­go, el que las por­ta ni se en­te­ra. De he­cho, es­ta in­tro­mi­sión aro­má­ti­ca en paí­ses co­mo Ja­pón –la na­ción que me­nos se per­fu­ma del mun­do– se con­si­de­ra una fal­ta de edu­ca­ción. Ar­chi­co­no­ci­da es la anéc­do­ta de los años 80 de que en al­gu­nos de los res­tau­ran­tes más ga­lar­do­na­dos de EE UU prohi­bían en­trar a las da­mas ex­ce­si­va­men­te per­fu­ma­das con fra­gan­cias co­mo Opium o Poi­son (que por otro la­do, fue­ron gran­des éxi­tos co­mer­cia­les), por­que su au­ra era tan ex­ce­si­va y pe­sa­da que im­pe­día a los de­más co­men­sa­les de­gus­tar co­mo man­da­ban los cá­no­nes los pla­tos más ex­qui­si­tos ela­bo­ra­dos por los afa­ma­dos chefs.

¿Es po­si­ble que un per­fu­me trans­for­me un sa­bor?

Pa­ra Chand­ler Burr, mí­ti­co crí­ti­co de per­fu­mes, fa­mo­so por sus afi­la­das pie­zas en The New York

Ti­mes y au­tor de li­bros co­mo El em­pe­ra­dor del per­fu­me (RBA) o El per­fu­me per­fec­to (Su­per­flua), “sí, exis­ten ma­te­rias pri­mas aro­má­ti­cas (ab­so­lu­tos, esen­cias, mo­lé­cu­las sin­té­ti­cas, ex­pre­sio­nes o ex­trac­cio­nes de CO2) in­creí­ble­men­te in­va­si­vas, co­mo el mus­go de ro­ble, el co­mino, el ben­juí, el gál­bano y mu­chos otros, que in­clu­so in­mer­sos en pe­que­ñas do­sis en un per­fu­me pue­den res­tar­le va­lor a una co­mi­da”. Y, aun­que el maes­tro per­fu­mis­ta y miem­bro de la Aca­de­mia del Per­fu­me Ra­món Mo­ne­gal ase­gu­ra que no hay nin­guno que anu­le el sa­bor, es­te so­lo in­ter­vie­ne en un 10% en el sen­ti­do del gus­to.

Otro 10% se ad­ju­di­ca a la te­xu­ra y un apa­bu­llan­te

80% al olor. “De ahí que un aro­ma em­bria­ga­dor y den­so pue­da in­ter­fe­rir en la ca­pa­ci­dad de de­gus­tar una receta ex­qui­si­ta o ca­tar un buen vino ade­cua­da­men­te, por­que es el sen­ti­do del ol­fa­to el que real­men­te es­tá fun­cio­nan­do”, acla­ra Mo­ne­gal. Por suer­te pa­ra ca­da uno de no­so­tros, lo más ha­bi­tual es que al por­ta­dor no le mo­les­te en absoluto, pe­ro al res­to de los co­men­sa­les, sí. ¿A qué se de­be es­te cu­rio­so fe­nó­meno ol­fa­ti­vo? ¿Por qué es­tas fra­gan­cias tan den­sas no in­cor­dian a quien las lle­va de for­ma ha­bi­tual, sino al que las hue­le? “El ol­fa­to se acos­tum­bra y se sa­tu­ra, así de fá­cil”, co­men­ta Me­la­nie Clark, ex­per­ta en Psi­coa­ro­ma­te­ra­pia. He­cho que co­rro­bo­ra y ex­pli­ca Mo­ne­gal: “Nues­tro sis­te­ma ol­fa­ti­vo es cu­rio­so, se can­sa, y cuan­do lo ha­ce, cor­ta. La na­riz se sa­tu­ra y al fi­nal no ole­mos, y en­ton­ces nos po­ne­mos más; po­de­mos lle­gar a can­ti­da­des in­gen­tes de per­fu­me y el por­ta­dor ni sen­tir­lo”, aun­que los de­más lo de­tec­ten a dis­tan­cias ki­lo­mé­tri­cas.

Las nor­mas del buen per­fu­mar­se.

El pro­to­co­lo y las bue­nas ma­ne­ras en es­to de po­ner­se has­ta un eau de toi­let­te se guían por el sen­ti­do co­mún. “No hay re­glas es­cri­tas so­bre có­mo ha­cer­lo se­gún las oca­sio­nes”, afir­ma Ma­ría de la Serna, je­fa de pro­to­co­lo del Mi­nis­te­rio de In­dus­tria, Co­mer­cio y Tu­ris­mo y di­rec­to­ra del blog Pro­to­co­lo a la vis­ta. “Pe­ro la cor­te­sía acon­se­ja cuidar la na­riz aje­na. Ge­ne­ra­li­zan­do, se pue­de acon­se­jar que los even­tos ma­tu­ti­nos de­ben ves­tir­se con fra­gan­cias fres­cas y li­ge­ras; los ves­per­ti­nos o noc­tur­nos ad­mi­ten no­tas más in­ten­sas usa­das de for­ma mo­de­ra­da y sin pa­sar­se con la do­sis, por muy acos­tum­bra­dos que es­te­mos a su es­te­la”. Más allá de las in­va­sio­nes aro­má­ti­cas, de las no­tas den­sas que em­pa­la­gan e in­clu­so lle­gan a ma­rear, en­tra en jue­go la per­ma­nen­cia o du­ra­ción que la fra­gan­cia pue­de lle­gar a te­ner una vez que nos per­fu­ma­mos, aun­que sea la más te­nue y li­ge­ra, aque­lla que so­lo se per­ci­be en las dis­tan­cias cor­tas, pe­ro que iden­ti­fi­ca a quien la lle­va co­mo si fue­ra su DNI. Si uno no es­tá ins­trui­do es muy co­mún con­fun­dir per­ma­nen­cia con si­lla­ge. “La pri­me­ra”, ex­pli­ca Mo­ne­gal, “es la ca­pa­ci­dad de un per­fu­me de man­te­ner­se du­ran­te un tiem­po pro­lon­ga­do so­bre la piel (in­clu­so días, si se uti­li­za siem­pre el mis­mo); ge­ne­ral­men­te, de­pen­de de no­tas po­co vo­lá­ti­les, lo que se co­no­ce co­mo no­tas de fon­do, y de la con­cen­tra­ción pa­ra adap­tar­se a las nor­ma­ti­vas im­pues­tas por la Aso­cia­ción In­ter­na­cio­nal de Per­fu­me­ría (IFRA), que, des­de su crea­ción en 1973, ha prohi­bi­do o li­mi­ta­do el uso de de­ce­nas de sus­tan­cias uti­li­za­das en la per­fu­me­ría clá­si­ca. Al­gu­nas, co­mo el al­qui­trán de abe­dul, por sus po­si­bles efec­tos can­ce­rí­ge­nos; otras, co­mo el acei­te de cla­vo o de ro­sa o el mus­go de ro­ble por sus reac­cio­nes alér­gi­cas so­bre las pie­les más sen­si­bles. ¿Per­fu­mar­se pue­de ser per­ju­di­cial pa­ra la sa­lud? Se­gún un es­tu­dio rea­li­za­do en 2011 por un gru­po de ex­per­tos del Co­mi­té pa­ra la Se­gu­ri­dad de los Con­su­mi­do­res de la Unión Eu­ro­pea (CCSC), en­tre 5 y 15 mi­llo­nes de eu­ro­peos son po­ten­cial­men­te alér­gi­cos a al­gu­nos de los in­gre­dien­tes na­tu­ra­les y de sín­te­sis. En prin­ci­pio, el aná­li­sis so­lo te­nía ca­rác­ter in­for­ma­ti­vo pe­ro, tras las pre-

En nues­tro país exis­ten unas 1.200 mar­cas de per­fu­mes y fra­gan­cias se­lec­ti­vas. Unas 700 son fe­me­ni­nas, al­go más de 400 mas­cu­li­nas y unas 60 des­ti­na­das al pú­bli­co in­fan­til.

sio­nes ci­vi­les de or­ga­ni­za­cio­nes de con­su­mi­do­res y eco­lo­gis­tas (co­mo Green­pea­ce), la UE de­ci­dió re­for­mar la nor­ma­ti­va co­mu­ni­ta­ria que re­gu­la­ba la pro­duc­ción de fra­gan­cias, que en­tró en vi­gor en ju­lio de 2015, mu­cho más res­tric­ti­va que la an­te­rior –que so­lo in­cluía 26, en su ma­yo­ría na­tu­ra­les, cí­tri­cos o flo­ra­les–. En agos­to de 2017, la Co­mi­sión Eu­ro­pea pu­bli­có el re­gla­men­to (UE) 2017/1410 por el que de­bían de­jar de uti­li­zar­se el HICC, atra­nol y clo­roa­tra­nol, li­mi­tó la con­cen­tra­ción de otros 12 com­pues­tos quí­mi­cos y 8 na­tu­ra­les has­ta un má­xi­mo del 0,01 % y exi­ge a los fa­bri­can­tes que es­tos apa­rez­can en el eti­que­ta­do. Los pla­zos pa­ra cum­plir la nor­ma­ti­va han ido ex­pi­ran­do: en 2017 te­nían que ha­ber des­apa­re­ci­do to­das las sus­tan­cias no­ci­vas de los cal­dos aro­má­ti­cos; en 2018, en el eti­que­ta­do te­nía que apa­re­cer la fór­mu­la de ma­ne­ra ex­haus­ti­va (re­fle­jar has­ta ese mí­ni­mo 0,01% de con­cen­tra­ción de cual­quier sus­tan­cia de ries­go); y se­rá en 2020 cuan­do se ha­yan re­ti­ra­do del mer­ca­do las que no cum­plan con lo es­ti­pu­la­do. En to­tal, se cal­cu­la que han si­do re­for­mu­la­das más de 9.000 fra­gan­cias, lo que ha ge­ne­ra­do un fe­nó­meno iné­di­to: el aco­pio ma­si­vo, por par­te de los adic­tos a una fra­gan­cia clá­si­ca de­ter­mi­na­da, de to­dos aque­llos fras­cos fa­bri­ca­dos an­tes del 2016. Por­que las nue­vas ver­sio­nes, des­nu­das de las sus­tan­cias cen­su­ra­das, “ya no hue­len co­mo an­tes”.

de acei­tes esen­cia­les. Aun­que no siem­pre es así, hay fór­mu­las que fun­cio­nan so­bre el pa­pel y que, sin em­bar­go, pier­den fuer­za cuan­do se con­vier­ten en esen­cias reales. Otra co­sa es el si­lla­ge, que lo de­fino co­mo la ca­pa­ci­dad que tie­ne una fra­gan­cia de de­jar­se sen­tir, y hay aro­mas que lo ha­cen in­clu­so te­nien­do una per­ma­nen­cia cor­ta”. Ese “de­jar­se sen­tir”, esa es­te­la agra­da­ble y no in­va­si­va, es un ar­te que el na­riz de­be ma­ne­jar con maestría. Burr lo des­cri­be “co­mo un as­pec­to téc­ni­co más del que el per­fu­mis­ta de­be ocu­par­se con la des­tre­za de un in­ge­nie­ro”. Lo que es­tá cla­ro es que un buen per­fu­me siem­pre ten­drá un buen si­lla­ge, un al­ma ol­fa­ti­va no­ble y bien cons­trui­da.

Prohi­bi­do prohi­bir.

El es­lo­gan que ca­rac­te­ri­zó la re­vo­lu­ción del 68 no triun­fó en las ca­lles de Pa­rís. Sin em­bar­go, sal­van­do las po­lí­ti­cas y nor­ma­ti­vas de sa­lud pú­bli­ca y los ries­gos de las fal­si­fi­ca­cio­nes, en es­te uni­ver­so ol­fa­ti­vo no hay cen­su­ras a prio­ri a la ho­ra de com­po­ner una par­ti­tu­ra aro­má­ti­ca. Una no­ta co­mo la vai­ni­lla, a una na­riz pue­de re­sul­tar­le odio­sa y a otra irre­sis­ti­ble. “En reali­dad, al igual que ocu­rre en la mo­da o en el ar­te, no hay lí­mi­tes ni cor­ta­pi­sas a lo que se pue­de ex­pre­sar con un aro­ma, y el re­sul­ta­do no so­lo de­pen­de­rá de los acor­des ol­fa­ti­vos ele­gi­dos, sino de có­mo se com­bi­nen y do­si­fi­quen. Y, por su­pues­to de có­mo fun­cio­ne en uno mis­mo y en los de­más, que de­pen­de­rá de la per­so­na­li­dad de quien lo lle­ve y del mo­men­to emo­cio­nal en el que se uti­li­ce”, afir­ma Val Díez, far­ma­céu­ti­ca y di­rec­to­ra ge­ne­ral de la Aca­de­mia del Per­fu­me de Es­pa­ña. En de­fi­ni­ti­va, las no­tas po­lé­mi­cas no exis­ten, to­do es cues­tión de gus­tos.

¿Qué de­fi­ne los gus­tos ol­fa­ti­vos? “Su­san Son­tag, es­cri­to­ra y en­sa­yis­ta es­ta­dou­ni­den­se, afir­ma­ba que el gus­to es el con­tex­to”, ex­pli­ca Mar­tín To­rres edi­tor del li­bro El per­fu­me per­fec­to, de Chand­ler Burr; “o lo que es lo mis­mo, lo de­fi­ne la so­cie­dad y es­ta evo­lu­cio­na co­mo lo ha­ce la sen­si­bi­li­dad de los con­su­mi­do­res. De ahí, que aro­mas que han triun­fa­do en una épo­ca son des­pre­cia­dos en otra”. Ejem­plos: “Kou­ros, de Yves Saint Lau­rent, fue un gran éxi­to co­mer­cial a prin­ci­pios de los 80”, con­ti­núa el ex­per­to, “pe­ro de­bi­do a su ca­rác­ter ani­ma­lic [no­tas que re­cuer­dan a los olo­res cor­po­ra­les], hoy es­tá to­tal­men­te fue­ra de lu­gar. En los años 90, los gus­tos gi­ra­ron ha­cia fra­gan­cias más lim­pias, co­mo CK One, de Cal­vin Klein, y apa­re­cie­ron las no­tas oceá­ni­cas, las del ya mí­ti­co L’ Eau d’Is­sey, de Is­sey Mi­ya­ke, con 25 años de his­to­ria. Los aro­mas in­ten­sos que­da­ron se­pul­ta­dos. La so­cie­dad ha­bía cam­bia­do y los per­fu­mes que la en­vol­vían, tam­bién”.

La cul­pa no la tie­nen los in­gre­dien­tes.

“Odio ese per­fu­me, me re­sul­ta em­pa­la­go­so”; “Ado­ro esa fra­gan­cia, es tan in­ten­sa y per­so­nal”. Am­bas ex­pre­sio­nes se pue­den re­fe­rir a un mis­ma no­ta ol­fa­ti­va, co­mo el pa­chu­li. En­tre el amor y el odio, exis­te una ex­pli­ca­ción: “De­pen­de de las emo­cio­nes que se han ex­pe-

ri­men­ta­do la pri­me­ra vez que se han oli­do. No es el pa­chu­li en sí lo que ado­ra­mos o re­pu­dia­mos, sino lo que le acom­pa­ña­ba a esa pri­me­ra ol­fac­ción que se sue­le pro­du­cir en la in­fan­cia”, ex­pli­ca Mo­ne­gal. Es lo que se co­no­ce co­mo “me­mo­ria ol­fa­ti­va”, un me­ca­nis­mo glorioso ín­ti­ma­men­te li­ga­do al gus­to (y ma­ra­vi­llo­sa­men­te re­crea­do por Mar­cel Proust en el mí­ti­co pa­sa­je de la mag­da­le­na en su obra En

bus­ca del tiem­po per­di­do), que fue des­ci­fra­do en 1991 por los es­ta­dou­ni­den­ses Ri­chard Axel y Lin­da Buck, pre­mia­dos con el No­bel de Me­di­ci­na en 2004 por sus in­ves­ti­ga­cio­nes. Dos de sus con­clu­sio­nes sor­pren­den. La pri­me­ra es que los se­res hu­ma­nos so­mos ca­pa­ces de asi­mi­lar más de 10.000 no­tas aro­má­ti­cas di­fe­ren­tes, aun­que so­lo los na­ri­ces más ave­za­dos, co­mo Al­ber­to Mo­ri­llas, al­can­zan a iden­ti­fi­car unas 2.000; el res­to de los mor­ta­les no so­le­mos pa­sar de las 200. La se­gun­da es que olo­res y sa­bo­res, más allá de sus efec­tos pla­cen­te­ros o des­agra­da­bles, es­tán ín­ti­ma­men­te li­ga­dos a la evo­ca­ción, a la me­mo­ria, a los re­cuer­dos. De ahí que no des­pre­cie­mos o ado­re­mos nin­gu­na no­ta de una for­ma cons­cien­te, sino que al ser el ol­fa­to un sen­ti­do lím­bi­co, go­ber­na­do por lo que los ex­per­tos de­no­mi­nan el ce­re­bro emo­cio­nal, que es­ca­pa a los de­sig­nios del sis­te­ma ner­vio­so cen­tral, es ca­paz de tras­la­dar­nos en un ins­tan­te al pa­sa­do de for­ma in­vo­lun­ta­ria por el sim­ple he­cho de oler en al­guien des­co­no­ci­do el per­fu­me del abue­lo. Es­te mis­mo me­ca­nis­mo fun­cio­na con la mú­si­ca.

La ex­per­ta en Psi­coa­ro­ma­te­ra­pia Me­la­nie Clark ahon­da más en aque­llo del amor-odio a un per­fu­me: “Psi­coe­mo­cio­nal­men­te hay aro­mas que nos co­nec­tan y agra­dan y otros que no. Ade­más de la me­mo­ria ol­fa­ti­va, es­ta re­la­ción tam­bién de­pen­de de si se tie­ne más desa­rro­lla­do el as­pec­to fe­me­nino (crea­ti­vo, in­tui­ti­vo…), que in­cli­na la ba­lan­za ha­cia los per­fu­mes dul­ces y flo­ra­les, o el mas­cu­lino (ra­cio­nal, fun­cio­nal…), que se apa­sio­na por las ma­de­ras, las re­si­nas o el ve­ti­ver”.

Es­pa­ña per­fu­ma al mun­do. Aquí se ven­den unos 77 mi­llo­nes de uni­da­des de aro­mas y fra­gan­cias al año, ven­tas que se re­par­ten en­tre la po­bla­ción na­cio­nal y el gran nú­me­ro de tu­ris­tas que nos vi­si­tan.

Le Ma­le Ch­rist­mas Edi­tion 2018,de Jean Paul Gaul­tier (54,95€). Uno de los diez más ven­di­dosen Es­pa­ña.

In­vic­tus, de Pa­co Ra­ban­ne (66€). Crea­do por cua­tro de los más fa­mo­sos na­ri­ces del mun­do, es el más ven­di­do en nues­tro país.

Fresh Cou­tu­re, de Mos­chino(79,90€). Con pa­chu­li y am­bro­xan.

Chan­ce Eau Ten­dre, de Cha­nel (94 €), con absoluto de ro­sas.

Ai­re Loe­we, de Loe­we (112€). Lan­za­do en 1985 y re­for­mu­la­do en 2012 pa­ra adap­tar­se a las nue­vas nor­mas dic­ta­daspor la UE.

Eau Sau­va­ge Af­ter Sha­ve, de Dior (49,96€). La pri­me­ra mas­cu­li­na con acor­de flo­ral.

An­gel, de Mu­gler (99€). El pri­mer per­fu­me con no­tas gour­met de al­go­dón deazú­car.

Opium, de Yves Saint Lau­rent (99,95€). Re­for­mu­la­da en 2009.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.