Aus­tria de­tie­ne a un co­ro­nel por es­piar 20 años pa­ra Ru­sia

El ca­so ame­na­za la bue­na re­la­ción en­tre Vie­na y Mos­cú

El País (Catalunya) - - INTERNACIONAL - MARÍA R. SAHUQUILLO,

Un nue­vo th­ri­ller de es­pías ali­men­ta el ma­les­tar de la UE ha­cia Ru­sia. Aho­ra a cuen­ta de un co­ro­nel aus­tria­co de 70 años acu­sa­do de pa­sar in­for­ma­ción a los ser­vi­cios se­cre­tos ru­sos du­ran­te más de dos dé­ca­das. El es­cán­da­lo, que no de­ja de cre­cer, ame­na­za las has­ta aho­ra flui­das re­la­cio­nes en­tre Vie­na y Mos­cú. El mi­li­tar­fue de­te­ni­do el vier­nes y ayer que­dó ba­jo cus­to­dia po­li­cial en Salz­bur­go an­te el ries­go de fu­ga. El Krem­lin ha ne­ga­do ca­te­gó­ri­ca­men­te cual­quier im­pli­ca­ción en el ca­so.

El co­ro­nel es­pía fue re­clu­ta­do por los ser­vi­cios se­cre­tos ru­sos en los años no­ven­ta. O in­clu­so an­tes, cuan­do to­da­vía la Unión So­vié­ti­ca era una reali­dad, se­gún afir­mó el vier­nes el pri­mer mi­nis­tro aus­tria­co, Se­bas­tián Kurz, que acu­só di­rec­ta­men­te a Ru­sia de es­tar de­trás del to­po. “El es­pio­na­je ru­so en Eu­ro­pa es inacep­ta­ble”, re­cal­có. Aus­tria —miem­bro de la UE, pe­ro no de la OTAN— es, jun­to a Ita­lia y Hun­gría, uno de los so­cios co­mu­ni­ta­rios que man­tie­ne una coope­ra­ción más es­tre­cha con Ru­sia. El país cen­troeu­ro­peo, go­ber­na­do por con­ser­va­do­res y la ul­tra­de­re­cha, ha si­do uno de los po­cos Es­ta­dos oc­ci­den­ta­les que se ne­gó a ex­pul­sar a di­plo­má­ti­cos ru­sos co­mo re­pre­sa­lia por el en­ve­ne­na­mien­to en Reino Uni­do del exes­pía Ser­guéi Skri­pal y su hi­ja Yu­lia, el pa­sa­do mar­zo.

Ha­cien­do ga­la de esas ex­ce­len­tes re­la­cio­nes, el pa­sa­do agos­to, el pre­si­den­te ru­so, Vla­dí­mir Pu­tin, acu­dió co­mo in­vi­ta­do a la bo­da de la mi­nis­tra aus­tria­ca de Ex­te­rio­res, Ka­rin Kneisl. Las fo­tos que mos­tra­ban a Pu­tin y Kneisl bailando en la fies­ta pos­te­rior a la ce­re­mo­nia pro­vo­ca­ron es­co­zo­res en­tre los círcu­los di­plo­má­ti­cos eu­ro­peos. El mi­nis­tro de Ex­te­rio­res ru­so, Ser­guéi La­vrov, que acu­só a Vie­na de prac­ti­car una “di­plo­ma­cia de mi­cró­fo­nos”, afir­mó ayer que las acu­sa­cio­nes son “inacep­ta­bles”.

Ha­ce dos se­ma­nas, una agen­cia de in­te­li­gen­cia “ami­ga” —se­gún me­dios lo­ca­les fue­ron los ser­vi­cios ale­ma­nes— dio el chi­va­ta­zo a Aus­tria de que un miem­bro de su Ejér­ci­to eraun es­pía al ser­vi­cio de Ru­sia, se­gún el res­pon­sa­ble de De­fen­sa aus­tria­co, Ma­rio Ku­na­sek.

El co­ro­nel es­pía re­co­pi­ló in­for­ma­ción muy re­le­van­te.Ca­da dos se­ma­nas se reunía con su su­per­vi­sor ru­so, un tal Yu­ri, se­gún­la pren­sa aus­tria­ca, ci­tan­do fuentes de In­te­rior.De Yu­ri re­ci­bía las ór­de­nes de los ob­je­ti­vos a in­ves­ti­gar y las lí­neas de ac­tua­ción.

Así, el mi­li­tar re­co­pi­ló in­for­ma­ción so­bre las Fuer­zas Ar­ma­das, los sis­te­mas de ar­ti­lle­ría; tam­bién re­co­gía da­tos de reunio­nes y las ubi­ca­cio­nes de lu­ga­res es­tra­té­gi­cos. Ade­más, hi­zo per­fi­les de­ta­lla­dos so­bre ofi­cia­les del Ejér­ci­to aus­tria­co —pos­tu­ra po­lí­ti­ca, gus­tos, re­la­cio­nes per­so­na­les y cual­quier desliz o afi­ción con­tro­ver­ti­da que pu­die­ran te­ner— y do­sie­res so­bre la si­tua­ción de la in­mi­gra­ción en Aus­tria. Es­cri­bía sus in­for­mes ci­fra­dos y des­pués los trans­mi­tía vía sa­té­li­te.

A lo lar­go de los años, re­ci­bió una re­com­pen­sa de unos 300.000 eu­ros por su ser­vi­cio a Ru­sia.Aho­ra pue­de en­fren­tar­se a una pe­na de en­tre dos —si es juz­ga­do co­mo ci­vil— y diez años de cár­cel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.