La mar­cha del ham­bre

El asal­to de los mi­llo­nes de mi­se­ra­bles de es­te mun­do a los paí­ses prós­pe­ros del Oc­ci­den­te ha ge­ne­ra­do una pa­ra­noia sin pre­ce­den­tes en la his­to­ria. Re­su­ci­tan fo­bias que se creían ex­tin­gui­das, co­mo el ra­cis­mo

El País (Catalunya) - - OPINIÓN - MA­RIO VAR­GAS LLO­SA — PIE­DRA DE TO­QUE De­re­chos mun­dia­les de pren­sa en to­das las len­guas re­ser­va­dos a Edi­cio­nes EL PAÍS, SL, 2018. © Ma­rio Var­gas LLo­sa, 2018.

Cuan­do el 13 de oc­tu­bre de 2018 sa­lie­ron de la ciu­dad hon­du­re­ña de San Pe­dro Su­la eran unos po­cos cen­te­na­res. Tres se­ma­nas des­pués, mien­tras es­cri­bo es­te ar­tícu­lo, son ya cer­ca de ocho mil. Se les han su­ma­do gran can­ti­dad de sal­va­do­re­ños, gua­te­mal­te­cos, ni­ca­ra­güen­ses y sin du­da tam­bién al­gu­nos me­xi­ca­nos. Han avan­za­do unos mil qui­ló­me­tros y pi­co, an­dan­do día y noche, dur­mien­do en el ca­mino, co­mien­do lo que gen­te ca­ri­ta­ti­va y tan mi­se­ra­ble co­mo ellos mis­mos les al­can­za al pa­sar. Aca­ban de en­trar a Oa­xa­ca y les fal­ta la mi­tad del re­co­rri­do.

Son hom­bres y mu­je­res y ni­ños po­bres, po­brí­si­mos, y hu­yen de la po­bre­za, de la fal­ta de tra­ba­jo, de la vio­len­cia que an­tes era só­lo de los ma­los pa­tro­nos y de la po­li­cía y es aho­ra, so­bre to­do, la de las ma­ras, esas ban­das de fo­ra­ji­dos que los obli­gan a tra­ba­jar pa­ra ellas, aca­rrean­do o ven­dien­do dro­gas, y, si se nie­gan a ha­cer­lo, ma­tán­do­los a pu­ña­la­das e in­fli­gién­do­les atro­ces tor­tu­ras.

¿Adón­de van? A Es­ta­dos Uni­dos, por su­pues­to. ¿Por qué? Por­que es un país don­de hay tra­ba­jo, don­de po­drán aho­rrar y man­dar re­me­sas a sus fa­mi­lia­res que los sal­ven del ham­bre y el des­am­pa­ro cen­troa­me­ri­cano, por­que allí hay bue­nos co­le­gios y una se­gu­ri­dad y una le­ga­li­dad que en sus paí­ses no exis­te. Sa­ben que el pre­si­den­te Trump ha di­cho que ellos son una ver­da­de­ra pla­ga de ma­lean­tes, de vio­la­do­res, que traen en­fer­me­da­des, su­cie­dad y vio­len­cia y que él no per­mi­ti­rá esa in­va­sión y mo­vi­li­za­rá por lo me­nos 15.000 po­li­cías y que, si les arro­jan pie­dras, es­tos dis­pa­ra­rán a ma­tar. Pe­ro no les im­por­ta: pre­fie­ren mo­rir tra­tan­do de en­trar al pa­raí­so que la muer­te len­ta y sin es­pe­ran­zas que les es­pe­ra don­de na­cie­ron, es de­cir, en el in­fierno.

Lo que pre­ten­den es una lo­cu­ra, por su­pues­to. Una lo­cu­ra idén­ti­ca a la de los mi­les de mi­les de afri­ca­nos que, lue­go de ca­mi­nar días, me­ses o años, mu­rien­do co­mo mos­cas en el ca­mino, lle­gan a ori­llas del Me­di­te­rrá­neo y se lan­zan al mar en bal­sas, bo­tes y bar­ca­zas, api­ña­dos co­mo in­sec­tos, sa­bien­do que mu­chos de ellos mo­ri­rán aho­ga­dos —más de dos mil ya en el año— y sin po­der rea­li­zar el sue­ño que los guía: ins­ta­lar­se en los paí­ses eu­ro­peos, don­de hay tra­ba­jo, se­gu­ri­dad, et­cé­te­ra, et­cé­te­ra.

El asal­to de los mi­llo­nes de mi­se­ra­bles de es­te mun­do a los paí­ses prós­pe­ros del Oc­ci­den­te ha ge­ne­ra­do una pa­ra­noia sin pre­ce­den­tes en la his­to­ria, al ex­tre­mo de que tan­to en Es­ta­dos Uni­dos co­mo en la Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal re­su­ci­tan fo­bias que se creían ex­tin­gui­das, co­mo el ra­cis­mo, la xe­no­fo­bia, el na­cio­na­lis­mo, los po­pu­lis­mos de de­re­cha y de iz­quier­da y una vio­len­cia po­lí­ti­ca cre­cien­te. Un pro­ce­so que, si si­gue así, po­dría des­truir aca­so la más pre­cio­sa crea­ción de la cul­tu­ra oc­ci­den­tal, la de­mo­cra­cia, y res­tau­rar aque­lla bar­ba­rie de la que creía­mos ha­ber­nos li­bra­do, la que ha hun­di­do a Cen­troa­mé­ri­ca y a bue­na par­te de Áfri­ca en ese ho­rror del que tra­tan de es­ca­par tan dra­má­ti­ca­men­te sus na­tu­ra­les.

La pa­ra­noia con­tra el in­mi­gran­te no en­tien­de ra­zo­nes y mu­cho me­nos es­ta­dís­ti­cas. Es inú­til que los téc­ni­cos ex­pli­quen que, sin inmigrantes, los paí­ses desa­rro­lla­dos no po­drían man­te­ner sus al­tos ni­ve­les de vi­da y que, por lo ge­ne­ral —las ex­cep­cio­nes son es­ca­sas—, quie­nes emi­gran sue­len res­pe­tar las le­yes de los paí­ses hués­pe­des y tra­ba­jar mu­cho, pre­ci­sa­men­te por­que en ellos se tra­ba­ja no só­lo pa­ra so­bre­vi­vir, sino pa­ra pros­pe­rar, y que es­te es­tí­mu­lo be­ne­fi­cia enor­me­men­te a las so­cie­da­des que re­ci­ben inmigrantes. ¿No es ese el ca­so de Es­ta­dos Uni­dos? ¿No fue al abrir sus fron­te­ras de par en par cuan­do pros­pe­ró y cre­ció y se vol­vió el gi­gan­te que es aho­ra? ¿No fue Ar­gen­ti­na el país más prós­pe­ro de Amé­ri­ca La­ti­na y uno de los más avan­za­dos del mun­do gra­cias a la in­mi­gra­ción?

Es inú­til, el mie­do al in­mi­gran­te es el mie­do “al otro”, al que es dis­tin­to por su len­gua o el co­lor de su piel o por los dio­ses que ve­ne­ra, y esa enaje­na­ción se ino­cu­la gra­cias a la de­ma­go­gia fre­né­ti­ca en que cier­tos gru­pos y mo­vi­mien­tos po­lí­ti­cos in­cu­rren de ma­ne­ra irres­pon­sa­ble, ati­zan­do un fue­go en el que po­dría­mos ar­der jus­tos y pe­ca­do­res a la vez. Ya ha pa­sa­do mu­chas ve­ces en la his­to­ria, de ma­ne­ra que de­be­ría­mos es­tar ad­ver­ti­dos.

El pro­ble­ma de la in­mi­gra­ción ile­gal no tie­ne so­lu­ción in­me­dia­ta y to­do lo que se di­ga en con­tra­rio es fal­so, em­pe­zan­do por los mu­ros que qui­sie­ra le­van­tar Trump. Los inmigrantes se­gui­rán en­tran­do por el ai­re o por el sub­sue­lo mien­tras Es­ta­dos Uni­dos sea ese país rico y con opor­tu­ni­da­des, el imán que los atrae. Y lo mis­mo pue­de de­cir­se de Eu­ro­pa. La úni­ca so­lu­ción po­si­ble es que los paí­ses de los que los mi­gran­tes hu­yen fue­ran prós­pe­ros, al­go que es­tá hoy día al al­can­ce de cual­quier na­ción, pe­ro que los paí­ses afri­ca­nos, cen­troa­me­ri­ca­nos y de bue­na par­te del ter­cer mun­do han re­cha­za­do por ce­gue­ra, co­rrup­ción y fa­na­tis­mo po­lí­ti­co. En Amé­ri­ca La­ti­na es­tá cla­rí­si­mo pa­ra quien quie­ra ver­lo. ¿Por qué los chi­le­nos no hu­yen de Chi­le? Por­que allí hay tra­ba­jo, el país pro­gre­sa muy rá­pi­do y eso ge­ne­ra es­pe­ran­zas a los más po­bres. ¿Por qué hu­yen de­ses­pe­ra­dos de Ve­ne­zue­la? Por­que sa­ben que en ma­nos de los ban­di­dos que hoy go­bier­nan, esa des­di­cha­da so­cie­dad, que po­dría ser la más prós­pe­ra del con­ti­nen­te, se­gui­rá de­cli­nan­do sin re­me­dio. Los paí­ses, a di­fe­ren­cia de los se­res hu­ma­nos en los que la muer­te po­ne fin al su­fri­mien­to, pue­den se­guir bar­ba­ri­zán­do­se sin tér­mino.

Los mi­llo­nes de po­bres que quie­ren lle­gar a tra­ba­jar en los paí­ses del Oc­ci­den­te rin­den un gran ho­me­na­je a la cul­tu­ra de­mo­crá­ti­ca, la que los sa­có de la bar­ba­rie en que tam­bién vi­vían ha­ce no mu­cho tiem­po, y de la que fue­ron sa­lien­do gra­cias a la pro­pie­dad pri­va­da, al mer­ca­do libre, a la le­ga­li­dad, a la cul­tu­ra y a lo que es el mo­tor de to­do aque­llo: la li­ber­tad. La fór­mu­la no ha ca­du­ca­do en ab­so­lu­to co­mo qui­sie­ran ha­cer­nos creer cier­tos ideó­lo­gos ca­tas­tro­fis­tas. Los paí­ses que la apli­can, pro­gre­san. Los que la re­cha­zan, re­tro­ce­den. Hoy día, gra­cias a la glo­ba­li­za­ción, es to­da­vía mu­cho más fá­cil y rá­pi­do que en el pa­sa­do. Buen nú­me­ro de paí­ses asiá­ti­cos lo ha en­ten­di­do así y, por eso, la trans­for­ma­ción de so­cie­da­des co­mo la sur­co­rea­na, la tai­wa­ne­sa o la de Sin­ga­pur es tan es­pec­ta­cu­lar. En Eu­ro­pa, Sui­za y Sue­cia, aca­so los paí­ses que han al­can­za­do los más al­tos ni­ve­les de vi­da en el mun­do, eran po­bres —po­brí­si­mos— y en el si­glo die­ci­nue­ve en­via­ban a ga­nar­se la vi­da al ex­tran­je­ro a mi­gran­tes tan des­va­li­dos co­mo los que en nues­tros días es­ca­pan de Hon­du­ras, El Sal­va­dor o Ve­ne­zue­la.

Las mi­gra­cio­nes ma­si­vas só­lo se re­du­ci­rán cuan­do la cul­tu­ra de­mo­crá­ti­ca se ha­ya ex­ten­di­do por Áfri­ca y de­más paí­ses del ter­cer mun­do y las in­ver­sio­nes y el tra­ba­jo ele­ven los ni­ve­les de vi­da de mo­do que en esas so­cie­da­des ha­ya la sen­sa­ción en­tre los po­bres de que es po­si­ble sa­lir de la po­bre­za tra­ba­jan­do. Eso es­tá aho­ra al al­can­ce de cual­quier país, por des­va­li­do que sea. Lo era Hong Kong ha­ce un si­glo y de­jó de ser­lo en po­cos años vol­cán­do­se al mun­do y crean­do un sis­te­ma abier­to y libre, ga­ran­ti­za­do por una le­ga­li­dad muy es­tric­ta. Tan­to que Chi­na Po­pu­lar ha res­pe­ta­do ese sis­te­ma, aun­que re­cor­tan­do ra­di­cal­men­te su li­ber­tad po­lí­ti­ca.

La pa­ra­noia con­tra el in­mi­gran­te no en­tien­de ra­zo­nes y mu­cho me­nos es­ta­dís­ti­cas

Las mi­gra­cio­nes ma­si­vas só­lo se re­du­ci­rán cuan­do la cul­tu­ra de­mo­crá­ti­ca se ha­ya ex­ten­di­do

FERNANDO VICENTE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.