Fran­cia se atrin­che­ra an­te otra jor­na­da de pro­tes­tas de los ‘cha­le­cos ama­ri­llos’

El País (Catalunya) - - INTERNACIONAL - SIL­VIA AYUSO, Pa­rís

tra­rio, es la fi­gu­ra de con­sen­so, ca­paz de arro­par a las dis­tin­tas co­rrien­tes que coha­bi­tan en la CDU. Pe­ro, a la vez, sim­bo­li­za el apa­ra­to más tra­di­cio­nal del par­ti­do y has­ta cier­to pun­to, la con­ti­nui­dad de la era Mer­kel.

AKK pro­nun­ció an­tes de la vo­ta­ción un dis­cur­so muy aplau­di­do en el que pi­dió co­ra­je al par­ti­do para afron­tar las tur­bu­len­cias de un mundo que se en­fren­ta a cam­bios pro­fun­dos. “No es su­fi­cien­te con ata­car al ri­val po­lí­ti­co. Te­ne­mos que te­ner nues­tras pro­pias ideas”. Ha­bló de las elec­cio­nes eu­ro­peas y de có­mo la CDU de­be ser ca­paz de crear una Eu­ro­pa “re­sis­ten­te a eu­ro­cri­sis y con in­tere­ses de se­gu­ri­dad co­mu­nes”.

Es­ta­bi­li­dad

Merz, tam­bién muy aplau­di­do por los de­le­ga­dos, con­si­de­ró el éxi­to de la ex­tre­ma de­re­cha “in­so­por­ta­ble”. Hi­zo hin­ca­pié en la ne­ce­si­dad de co­nec­tar con los vo­tan­tes y en dar res­pues­tas a la gen­te “que no se sien­te se­gu­ra sa­lien­do a la ca­lle y que ha per­di­do la con­fian­za” en que el par­ti­do sea ca­paz “de so­lu­cio­nar” los pro­ble­mas. Los ciu­da­da­nos es­pe­ran que “el Es­ta­do ten­ga el con­trol de sus fron­te­ras”, aña­dió en alu­sión a la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria de Mer­kel.

An­dre Ku­per, je­fe de fi­las del gru­po en Re­na­nia del Nor­te y tam­bién de­le­ga­do, re­co­no­cía que “hay un re­sen­ti­mien­to muy fuer­te en el par­ti­do con­tra Mer­kel por ha­ber­se ale­ja­do de los va­lo­res tra­di­cio­na­les con­ser­va­do­res”. Creía que Merz hu­bie­ra si­do ca­paz de re­cu­pe­rar vo­tos de la de­re­cha para el par­ti­do, pe­ro tam­bién pen­sa­ba que su ri­que­za (mi­llo­na­rio y due­ño de dos avio­nes) le ale­ja del ciu­da­dano me­dio.

En la gran sa­la del pa­la­cio de Ham­bur­go don­de se ce­le­bra el con­gre­so, se res­pi­ra­ba un am­bien­te efer­ves­cen­te des­de pri­me­ra ho­ra. Des­de 1971 no ha­bía ha­bi­do una elec­ción se­me­jan­te. “Es­to es muy emo­cio­nan­te. Ha­cía años que no te­nía­mos es­ta opor­tu­ni­dad. Es­te pue­de ser un con­gre­so his­tó­ri­co”, va­ti­ci­na­ba la de­le­ga­da Sa­bi­ne Ver­he­yen. Para ella, lo im­por­tan­te era “vo­tar a al­guien que pue­da or­ga­ni­zar y unir al par­ti­do, al­guien ca­paz de tra­ba­jar con Mer­kel en la ac­tual gran coa­li­ción de go­bierno. Es­te país ne­ce­si­ta es­ta­bi­li­dad”. De AKK cree que “no es una mi­ni Mer­kel co­mo di­cen, en mu­chos as­pec­tos es más con­ser­va­do­ra”. sa la­bra­do­ra de con­sen­sos, que ven­de “se­gu­ri­dad y es­ta­bi­li­dad en un mundo muy cam­bian­te”.

Al mis­mo tiem­po, en su opo­si­ción al ma­tri­mo­nio gay y en su con­cep­ción de la fa­mi­lia clá­si­ca se ha des­mar­ca­do de Mer­kel. “[AKK] es más con­ser­va­do­ra y tie­ne va­lo­res so­cia­les ca­tó­li­cos más tra­di­cio­na­les”, di­ce Kris­ti­na Dunz, au­to­ra de una bio­gra­fía de la po­lí­ti­ca. “Es más lu­cha­do­ra y más emo­cio­nal”, aña­de. En ma­te­ria mi­gra­to­ria se ha mos­tra­do ta­jan­te y pi­de que los de­man­dan­tes de asi­lo que de­lin­can “no vuel­van a po­ner un pie en Ale­ma­nia”. En los úl­ti­mos tiem­pos ha acen­tua­do las di­fe­ren­cias, cons­cien­te de que el par­ti­do tie­ne sed de cam­bio y de que ella, sím­bo­lo del apa­ra­to, so­lo lo re­pre­sen­ta a me­dias. Pa­rís, la Ciudad de la Luz, la ca­pi­tal de los mu­seos, de los tea­tros, la ur­be de las gran­des ave­ni­das y bu­le­va­res, se­rá hoy una ciudad fan­tas­ma, pa­ra­pe­ta­da y ce­rra­da a cal y can­to por mie­do a una nue­va jor­na­da de vio­len­cia con el anuncio de

El prin­ci­pal des­ti­na­ta­rio de la có­le­ra ciu­da­da­na, el pre­si­den­te Em­ma­nuel Ma­cron, guar­da un si­len­cio que no ha ro­to des­de su re­gre­so de Ar­gen­ti­na el do­min­go. El pre­si­den­te de la Asam­blea Nacional, Ri­chard Fe­rrand, ase­gu­ró que Ma­cron ha­bla­rá so­bre es­ta cri­sis. Pe­ro lo ha­rá “a co­mien­zos de la semana” que vie­ne para no echar más le­ña al fue­go an­tes de la jor­na­da ya de por sí ten­sa de hoy.

La cues­tión no es tan­to cuán­tos cha­le­cos ama­ri­llos lle­ga­rán has­ta Pa­rís a ma­ni­fes­tar­se, sino el mo­do en que lo ha­gan. La ci­fra de par­ti­ci­pa­ción en las pro­tes­tas ha ido dis­mi­nu­yen­do con las se­ma­nas y los días, pe­ro no así los ac­tos vio­len­tos que los han acom­pa­ña­do. El prin­ci­pal pro­ble­ma si­gue sien­do la mor­fo­lo­gía mis­ma de un mo­vi­mien­to que ca­re­ce de lí­de­res cla­ros o in­con­tes­ta­bles y que no res­pon­de a nin­gu­na de las ca­rac­te­rís­ti­cas tra­di­cio­na­les de las pro­tes­tas so­cia­les.

El ministro del In­te­rior, Ch­ris­top­he Castaner, con­si­de­ró que “va­rios mi­les de per­so­nas” se ma­ni­fes­ta­rán hoy en Pa­rís, al­gu­nos de ellos “ul­tra­vio­len­tos”, di­jo. La fis­ca­lía de Pa­rís anun­ció ayer la aper­tu­ra de una in­ves­ti­ga­ción “por pro­vo­ca­ción a la co­mi­sión de un cri­men o de­li­to” y por “or­ga­ni­za­ción de una ma­ni­fes­ta­ción ile­gal” a uno de los ini­cia­do­res del mo­vi­mien­to de los cha­le­cos ama­ri­llos, Eric Drouet, que es­ta semana lla­mó a “en­trar” has­ta el pa­la­cio del Elí­seo du­ran­te una en­tre­vis­ta en la te­le­vi­sión.

Pe­se a los lla­ma­mien­tos a la cal­ma de Go­bierno, dipu­tados, otra mar­cha de los cha­le­cos ama­ri­llos, la cuar­ta, ha­cia la ca­pi­tal fran­ce­sa, sím­bo­lo del po­der cen­tral re­cha­za­do por es­te mo­vi­mien­to de pro­tes­ta ciu­da­da­na. Un to­tal de 8.000 miem­bros de las fuer­zas del or­den pa­tru­lla­rán la ca­pi­tal, y unos 89.000 se des­ple­ga­rán en to­do el país.

au­to­ri­da­des lo­ca­les y has­ta sin­di­ca­tos, la ten­sión es má­xi­ma y las fuer­zas del or­den han re­ci­bi­do or­den de des­ple­gar­se ma­si­va­men­te. Al­re­de­dor de 8.000 po­li­cías y gen­dar­mes en Pa­rís, 89.000 en to­da Fran­cia, han si­do mo­vi­li­za­dos para evi­tar que el “Ac­to IV”, co­mo han de­no­mi­na­do los ma­ni­fes­tan­tes es­te nue­vo sá­ba­do de pro­tes­tas —el ter­ce­ro de en­ver­ga­du­ra— vuel­va a de­ge­ne­rar en es­ce­nas de caos, de vehícu­los en lla­mas y ba­rri­ca­das in­cen­dia­rias, mo­nu­men­tos van­da­li­za­dos co­mo el Ar­co del Triun­fo el sá­ba­do pa­sa­do y cen­te­na­res de arres­tos. Una do­ce­na de vehícu­los blin­da­dos de la gen­dar­me­ría es­ta­rán des­ple­ga­dos

en Pa­rís, un ges­to iné­di­to que mues­tra la se­rie­dad con que se to­ma la si­tua­ción un Go­bierno des­bor­da­do por la có­le­ra ciu­da­da­na, que no ha apla­ca­do ni el anuncio de la sus­pen­sión, du­ran­te to­do 2019, de la ta­sa del car­bu­ran­te que fue el de­to­nan­te de un mo­vi­mien­to que aho­ra re­cla­ma más ali­vio fis­cal y una me­jo­ra de su po­der ad­qui­si­ti­vo.

Du­ran­te to­do el día de ayer, los co­mer­cios de al­gu­nas de las ave­ni­das en la “zo­na de ma­yor ries­go” —prác­ti­ca­men­te to­do el cen­tro, des­de el Ar­co del Triun­fo a la pla­za de la Re­pú­bli­ca, pun­to de lle­ga­da tra­di­cio­nal de las ma­ni­fes­ta­cio­nes— ta­pa­ron sus es­ca­pa­ra­tes con plan­chas de ma­de­ra o in­clu­so de me­tal.

No so­lo se pro­te­gían tien­das de lu­jo o ban­cos, blan­co pre­fe­ren­te de los dis­tur­bios del sá­ba­do pa­sa­do, sino tam­bién su­per­mer­ca­dos y ca­fés. “¡Ce­rra­mos! ¡Me­nu­da lo­cu­ra!”, co­men­ta­ba la ca­je­ra de la ca­fe­te­ría Nos­trum, pró­xi­ma al Ar­co de Triun­fo, so­bre el dis­po­si­ti­vo pre­vis­to para la que nor­mal­men­te de­be­ría ha­ber si­do una in­ten­sa jor­na­da de tra­ba­jo, tan cer­ca de la Na­vi­dad.

Unas puer­tas más arri­ba, la tien­da de Ap­ple tam­bién con­fir­ma­ba su clau­su­ra to­tal du­ran­te la jor­na­da, con­for­me al lla­ma­mien­to he­cho en es­te sen­ti­do por las au­to­ri­da­des. Aun­que con­lle­ve una grue­sa fac­tu­ra: mil millones de eu­ros de pér­di­das en in­gre­sos des­de el co­mien­zo de las pro­tes­tas, ha­ce un mes, se­gún la Fe­de­ra­ción del Co­mer­cio y de la Dis­tri­bu­ción, ci­ta­da por Reu­ters.

/ JEAN-PAUL PELISSIER (REU­TERS)

Cha­le­cos ama­ri­llos cuel­gan de las ven­ta­nas de un edi­fi­cio en Mar­se­lla, ayer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.