Bru­se­las agi­ta el te­mor al es­pio­na­je ma­si­vo de las tec­no­ló­gi­cas chi­nas

El País (Catalunya) - - PORTADA - LL. PE­LLI­CER / P. GUIMÓN Bru­se­las / Was­hing­ton

La Unión Eu­ro­pea ad­vir­tió ayer a sus ciu­da­da­nos del ries­go que co­rren de ser es­pia­dos por las tec­no­ló­gi­cas chi­nas. “¿Te­ne­mos que es­tar preo­cu­pa­dos por Hua­wei o por otras com­pa­ñías chi­nas? Sí, creo que te­ne­mos que es­tar­lo”, di­jo con ro­tun­di­dad el vi­ce­pre­si­den­te de la Co­mi­sión An­drus An­sip.

El avi­so de Bru­se­las lle­ga en me­dio de la tor­men­ta por la de­ten­ción en Ca­na­dá de la eje­cu­ti­va e hi­ja del fun­da­dor de Hua­wei Meng Wanz­hou a pe­ti­ción de Es­ta­dos Uni­dos. Was­hing­ton acu­só ayer for­mal­men­te a Meng de frau­de por vio­lar las san­cio­nes con­tra Irán, e in­ten­tó se­pa­rar el arres­to de las ne­go­cia­cio­nes que man­tie­ne con Chi­na pa­ra tra­tar de fre­nar la gue­rra co­mer­cial. El FBI lle­va ocho años in­ves­ti­gan­do a Hua­wei por po­si­bles ame­na­zas a la se­gu­ri­dad na­cio­nal.

La tre­men­da ex­pan­sión de las tec­no­ló­gi­cas chi­nas en Eu­ro­pa in­quie­ta a Bru­se­las, que te­me que el Go­bierno de Pe­kín pue­da ob­te­ner in­for­ma­ción con­fi­den­cial y de los ciu­da­da­nos a tra­vés de sus dis­po­si­ti­vos. El vi­ce­pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea An­drus An­sip fue ro­tun­do y ase­gu­ró que la UE de­be “es­tar preo­cu­pa­da” y “te­ner mie­do” de esas com­pa­ñías, in­clui­da Hua­wei, cu­ya vi­ce­pre­si­den­ta, Meng Wanz­hou, fue de­te­ni­da el 1 de di­ciem­bre en Ca­na­dá. Bru­se­las va a tra­tar de blin­dar la pro­pie­dad de em­pre­sas es­tra­té­gi­cas eu­ro­peas.

La Unión Eu­ro­pea es el pri­mer des­tino de las em­pre­sas chi­nas, que so­lo en 2017 in­vir­tie­ron más de 35.000 mi­llo­nes de eu­ros en el continente, se­gún la con­sul­to­ra Rho­dium Group. Ca­si el 60% de ese ca­pi­tal fue a in­fra­es­truc­tu­ras y te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes. Y, en pleno de­sa­rro­llo de las re­des mó­vi­les 5G, el ape­ti­to in­ver­sor no ha­ce sino in­cre­men­tar­se.

Esa vo­ra­ci­dad, sin em­bar­go, ha pues­to en guar­dia a la Co­mi­sión y a va­rios paí­ses, que ven con es­pe­cial preo­cu­pa­ción la en­tra­da de ca­pi­tal pú­bli­co en em­pre­sas es­tra­té­gi­cas (que teó­ri­ca­men­te no es el ca­so de Hua­wei). Ale­ma­nia y Fran­cia te­men que esas ad­qui­si­cio­nes su­pon­gan

una trans­fe­ren­cia tec­no­ló­gi­ca de sus paí­ses ha­cia Pe­kín y, ade­más, pon­gan en ries­go la se­gu­ri­dad y la so­be­ra­nía eu­ro­peas. El vi­ce­pre­si­den­te de la Co­mi­sión en­car­ga­do de la car­te­ra del Mer­ca­do Úni­co Di­gi­tal ex­pre­só ayer esa úl­ti­ma in­quie­tud: la po­si­bi­li­dad de que los pro­vee­do­res o fa­bri­can­tes de tec­no­lo­gía chi­nos co­la­bo­ren con los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia de Pe­kín.

“¿Te­ne­mos que es­tar preo­cu­pa­dos por Hua­wei o otras com­pa­ñías chi­nas? Sí, creo que te­ne­mos que es­tar­lo”, di­jo con ro­tun­di­dad. An­sip de­nun­ció que Chi­na es­tá exi­gien­do puer­tas tra­se­ras (back doors en la jer­ga) obli­ga­to­rias. Es­tos con­sis­ten en una

se­cuen­cia que per­mi­te evi­tar los sis­te­mas de se­gu­ri­dad de un dis­po­si­ti­vo. Uno de sus fi­nes pue­de ser el es­pio­na­je —in­dus­trial o es­ta­tal— o con­tro­lar el dis­po­si­ti­vo de un ciu­da­dano sin su con­sen­ti­mien­to. “Pue­den po­ner al­gún chip pa­ra te­ner ac­ce­so a nues­tros se­cre­tos”, ad­vir­tió An­drus An­sip.

A pe­sar de que afir­mó des­co­no­cer “exac­ta­men­te” las ra­zo­nes del arres­to de Meng, An­sip aler­tó de que “co­mo ciu­da­da­nos nor­ma­les y co­rrien­tes” hay mo­ti­vos pa­ra “es­tar preo­cu­pa­dos”. En con­cre­to, juz­gó que “no es un buen uso de la cien­cia” obli­gar a las com­pa­ñías a abrir sus sis­te­mas a los ser­vi­cios se­cre­tos de

un país, en es­te ca­so Chi­na. Las de­cla­ra­cio­nes de An­sip pro­vo­ca­ron ma­les­tar en la com­pa­ñía, que en un co­mu­ni­ca­do afir­mó es­tar “sor­pren­di­da” y “de­cep­cio­na­da”. La em­pre­sa ne­gó ca­te­gó­ri­ca­men­te que su­pon­ga una ame­na­za pa­ra la se­gu­ri­dad y que nin­gún Go­bierno le ha­ya pe­di­do crear sis­te­mas pa­ra ac­ce­der de for­ma ilí­ci­ta en los mó­vi­les de los usua­rios.

El de­sa­rro­llo de la red mó­vil de 5G, una in­fra­es­truc­tu­ra cla­ve que Eu­ro­pa es­pe­ra des­ple­gar en 2019, ha su­pues­to que va­rios paí­ses ha­yan mi­ra­do con lupa los mo­vi­mien­tos de Hua­wei. Al­gu­nos in­clu­so han lle­ga­do a ve­tar el uso de equi­pos fa­bri­ca­dos por la com­pa­ñía chi­na, que li­de­ra el de­sa­rro­llo tec­no­ló­gi­co mun­dial en es­te ám­bi­to. Es el ca­so de Aus­tra­lia y Nue­va Ze­lan­da.

Las re­ti­cen­cias a en­tre­gar pro­yec­tos a com­pa­ñías chi­nas por mie­do al es­pio­na­je tam­bién han lle­ga­do a Eu­ro­pa. En Reino Uni­do, Bri­tish Te­le­com anun­ció el miér­co­les que ha em­pe­za­do a eli­mi­nar los equi­pos de Hua­wei de sus re­des de 3G y 4G y que la com­pa­ñía no ten­drá ac­ce­so al 5G.

Ries­gos de se­gu­ri­dad

So­bre la em­pre­sa de Shenz­hen pe­san las con­clu­sio­nes de un in­for­me del Go­bierno bri­tá­ni­co que se­ña­la­ba que los equi­pos fa­bri­ca­dos por la em­pre­sa ha­bían ex­pues­to a las re­des de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes del país a ries­gos de se­gu­ri­dad. Hua­wei se com­pro­me­tió ayer a abor­dar esos pro­ble­mas con una in­ver­sión de 2.000 mi­llo­nes de dó­la­res (1.753 mi­llo­nes de eu­ros), in­for­mó Reuters.

Pe­ro los re­ce­los de la Co­mi­sión Eu­ro­pea no se li­mi­tan so­lo a la pre­sen­cia que pue­da te­ner Chi­na co­mo pro­vee­dor tec­no­ló­gi­co en la UE. Bru­se­las tie­ne ya en­ca­rri­la­da una regulación pa­ra con­tro­lar las in­ver­sio­nes pro­ce­den­tes de ter­ce­ros paí­ses que pue­dan com­pro­me­ter la “se­gu­ri­dad” o el “or­den pú­bli­co”. Es­ta po­dría ser ra­ti­fi­ca­da por el Par­la­men­to a co­mien­zos de 2019.

La nue­va regulación eu­ro­pea pa­ra es­cru­tar las in­ver­sio­nes de ter­ce­ros paí­ses fue aplau­di­da por Fran­cia, Ale­ma­nia y el an­te­rior Go­bierno ita­liano. El Go­bierno de An­ge­la Mer­kel ya fre­nó en 2016 una ope­ra­ción de 670 mi­llo­nes de eu­ros so­bre la tec­no­ló­gi­ca Aix­tron por par­te de un fon­do vin­cu­la­do con el Go­bierno chino.

Sin em­bar­go al­gu­nos paí­ses son re­ti­cen­tes a la nor­ma, co­mo Gre­cia, Por­tu­gal y aho­ra el nue­vo Eje­cu­ti­vo ita­liano, en­ca­be­za­do por Giu­sep­pe Con­te, se­gún fuen­tes co­mu­ni­ta­rias. Esos paí­ses ven en el ca­pi­tal chino una opor­tu­ni­dad pa­ra re­lan­zar sus eco­no­mías. Em­pre­sas pú­bli­cas chi­nas se han he­cho con in­fra­es­truc­tu­ras co­mo el puer­to del Pi­reo y la ter­mi­nal de con­te­ne­do­res de Va­len­cia o han lan­za­do una ofer­ta por la prin­ci­pal eléc­tri­ca de Por­tu­gal. La UE quie­re al me­nos po­der emi­tir un dic­ta­men so­bre es­te ti­po de ope­ra­cio­nes.

/ D. R. (REUTERS)

Va­rias cá­ma­ras se agol­pan ayer an­te la Cor­te en Van­cou­ver por la com­pa­re­cen­cia de Meng.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.