Pro­te­ger los da­tos per­so­na­les

El ac­ce­so de los par­ti­dos a webs y re­des so­cia­les pue­de en­tra­ñar ries­gos

El País (Catalunya) - - OPINIÓN -

La nue­va Ley de Pro­tec­ción de Da­tos y Ga­ran­tía de los De­re­chos Di­gi­ta­les, que ha en­tra­do en vi­gor es­ta se­ma­na, en­cie­rra una in­quie­tan­te pa­ra­do­ja: la mis­ma nor­ma que ve­la por la pri­va­ci­dad de los ciu­da­da­nos en el en­torno on­li­ne per­mi­te a los par­ti­dos po­lí­ti­cos re­co­pi­lar sin au­to­ri­za­ción da­tos per­so­na­les ob­te­ni­dos en pá­gi­nas web y otras fuen­tes de ac­ce­so pú­bli­co pa­ra en­viar­les pro­pa­gan­da elec­to­ral per­so­na­li­za­da a tra­vés del co­rreo elec­tró­ni­co o las re­des so­cia­les. Es­tas ac­ti­vi­da­des, se­gún la ley, es­ta­rán am­pa­ra­das en el in­te­rés pú­bli­co cuan­do se ofrez­can ga­ran­tías ade­cua­das, pe­ro en nin­gún ca­so la nor­ma de­ta­lla en qué cir­cuns­tan­cias ras­trear los da­tos de los usua­rios es de in­te­rés pú­bli­co ni cuá­les son las ga­ran­tías ba­jo las cua­les los par­ti­dos pue­den hus­mear en la vi­da elec­tró­ni­ca de la gen­te.

La evo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca y la glo­ba­li­za­ción han si­tua­do los da­tos per­so­na­les que cir­cu­lan por In­ter­net y las re­des so­cia­les en un lu­gar pre­emi­nen­te. En una so­cie­dad hi­per­co­nec­ta­da, don­de una bue­na par­te de las re­la­cio­nes la­bo­ra­les, so­cia­les y per­so­na­les es­tán su­pe­di­ta­das a la Red, los da­tos son una mer­can­cía es­pe­cial­men­te va­lio­sa. Pe­ro abrir la puer­ta a los par­ti­dos pa­ra que pue­dan ela­bo­rar per­fi­les ideo­ló­gi­cos, sin ne­ce­si­dad de que re­ca­ben un con­sen­ti­mien­to cla­ro y ex­pre­so, no pa­re­ce la me­jor ma­ne­ra de pro­te­ger los da­tos pri­va­dos.

El he­cho de que es­ta pre­rro­ga­ti­va fue­ra in­cor­po­ra­da a la ley a tra­vés de una en­mien­da que ape­nas fue so­me­ti­da a dis­cu­sión, in­cre­men­ta aún más los te­mo­res. To­da regulación que afec­ta a un de­re­cho fun­da­men­tal —y la pro­tec­ción de los da­tos per­so­na­les lo es— de­be­ría re­que­rir un de­ba­te pro­fun­do, so­se­ga­do y trans­pa­ren­te en el Par­la­men­to. En es­ta oca­sión, to­dos los gru­pos, a ex­cep­ción de Uni­dos Po­de­mos, die­ron el vis­to bueno de­fi­ni­ti­vo a la ley en una se­sión me­teó­ri­ca en el Se­na­do.

La Ad­mi­nis­tra­ción tie­ne la obli­ga­ción de per­mi­tir la li­bre cir­cu­la­ción de los da­tos y tam­bién el de­ber de pre­ser­var su tra­ta­mien­to pa­ra que la in­for­ma­ción pri­va­da no sea usa­da de ma­ne­ra frau­du­len­ta. So­lo des­de una cán­di­da in­ge­nui­dad se pue­de pen­sar que los par­ti­dos ras­trea­rán las opi­nio­nes po­lí­ti­cas de los ciu­da­da­nos pa­ra co­no­cer sim­ple­men­te sus in­quie­tu­des so­bre el trans­por­te, el ca­len­ta­mien­to glo­bal o las be­cas. Se quie­ra o no re­co­no­cer, ca­be el ries­go de que los da­tos sean uti­li­za­dos pa­ra ma­ni­pu­lar al elec­to­ra­do o pa­ra de­gra­dar la vi­da de­mo­crá­ti­ca. El es­cán­da­lo de Cam­brid­ge Analy­ti­ca obli­ga a ex­tre­mar las pre­cau­cio­nes.

Es­ta ley, que re­fuer­za los de­re­chos di­gi­ta­les, obe­de­ce a una nor­ma­ti­va co­mu­ni­ta­ria en­fo­ca­da a ga­ran­ti­zar que las per­so­nas ten­gan un con­trol so­bre sus da­tos, su uso y su des­tino, pe­ro pa­ra ello son ne­ce­sa­rias sal­va­guar­das efi­ca­ces. La pri­va­ci­dad es un de­re­cho que de­be ser pre­ser­va­do en to­do mo­men­to y los par­ti­dos no pue­den elu­dir es­ta obli­ga­ción ni es­tar en una po­si­ción de pri­vi­le­gio. Las au­to­ri­da­des in­de­pen­dien­tes que ve­lan por el cum­pli­mien­to de la ley ten­drán que ac­ti­var los me­ca­nis­mos de vi­gi­lan­cia y es­tar muy aten­tas an­te cual­quier ano­ma­lía que los le­gis­la­do­res que apro­ba­ron la nor­ma pa­re­ce que no han ca­li­bra­do en su jus­ta me­di­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.