Una opo­si­ción a gol­pe de juz­ga­do en Va­len­cia

El gru­po mu­ni­ci­pal del PP col­ma de de­nun­cias al go­bierno lo­cal de Com­pro­mís y PSPV-PSOE

El País (Catalunya) - - ESPAÑA - CRISTINA VÁZ­QUEZ, Va­len­cia

El gru­po mu­ni­ci­pal del PP, don­de nue­ve de los 10 con­ce­ja­les son in­ves­ti­ga­dos por pre­sun­to blan­queo de ca­pi­ta­les, lle­va los úl­ti­mos tres años ha­cien­do opo­si­ción a gol­pe de juz­ga­do. Uno de sus ase­so­res, Luis Sa­lom —tam­bién impu­tado—, ha pre­sen­ta­do en es­te man­da­to unas 15 de­nun­cias con­tra los con­ce­ja­les del Go­bierno lo­cal que pre­si­de el al­cal­de Joan Ri­bó (Com­pro­mís). Mien­tras, el PP en el Con­gre­so de los Dipu­tados ha re­gis­tra­do una pro­po­si­ción no de ley don­de, en­tre otras co­sas, con­de­na pre­ci­sa­men­te la per­se­cu­ción po­lí­ti­ca por la vía pe­nal. Sa­lom ase­gu­ra que no es su ca­so.

En el Ayun­ta­mien­to de Va­len­cia, don­de des­de ju­nio de 2015 go­bier­na en coa­li­ción Com­pro­mís, el PSPV y Va­lèn­cia en Co­mú (Po­dem), no ga­nan pa­ra so­bre­sal­tos ju­di­cia­les. Con el man­da­to re­cién es­tre­na­do, la Fis­ca­lía de Va­len­cia abrió di­li­gen­cias por el via­je del al­cal­de a la cum­bre de al­cal­des del cam­bio en A Co­ru­ña tras de­nun­ciar el PP que po­día tra­tar­se de un ac­to de “pre­cam­pa­ña elec­to­ral” pa­ga­do con fon­dos pú­bli­cos. En agos­to de 2016 la jus­ti­cia ce­rró las di­li­gen­cias al no apre­ciar nin­gún indicio de de­li­to.

Dos años des­pués, en ju­nio de 2018, el re­gi­dor des­fi­la­ba por los pa­si­llos de la Ciu­dad de la Jus­ti­cia de la ca­pi­tal pa­ra de­cla­rar en un juz­ga­do de Ins­truc­ción que le in­ves­ti­ga­ba por no fa­ci­li­tar a es­te mis­mo ase­sor el ex­pe­dien­te so­bre una po­lé­mi­ca en­cues­ta so­cio­ló­gi­ca al mun­do de las fa­llas en 2017, que sí se ha­bía en­tre­ga­do pe­ro con re­tra­so.

“Sue­ño de impu­tado”

A la sa­li­da del juz­ga­do, el al­cal­de alu­día con iro­nía al em­bro­llo ju­di­cial en el que es­tá me­ti­do des­de ha­ce tres años Sa­lom y gran par­te del gru­po de la opo­si­ción. “El sue­ño de un impu­tado por co­rrup­ción es que to­dos lo es­tén”, se des­pa­chó Ri­bó, que fue exo­ne­ra­do al po­co.

Son de­nun­cias que “se han ido ar­chi­van­do y so­lo per­si­guen en­su­ciar la ima­gen de Va­len­cia”, va­lo­ra el equi­po de Go­bierno mu­ni­ci­pal. Des­de 2016 se han ido pre­sen­tan­do unas 15 de­nun­cias —Sa­lom no ofre­ce da­tos con­cre­tos— a fis­ca­lía, a los juz­ga­dos de ins­truc­ción, a la Ofi­ci­na An­ti­frau­de va­len­cia­na, al Sín­dic de Greu­ges (el de­fen­sor de agra­vios va­len­ciano) o al De­fen­sor del Pue­blo. Al ase­sor le han “co­lo­rea­do la ca­ra” con el ar­chi­vo de ocho de ellas. So­bre otras cua­tro hay di­li­gen­cias. El res­to no han tras­cen­di­do.

El gru­po po­pu­lar en el Ayun­ta­mien­to lo ve co­mo una es­tra­te­gia e in­sis­te en que las de­nun­cias es­tán ar­gu­men­ta­das y en su ma­yo­ría las pre­sen­ta Sa­lom a tí­tu­lo in­di­vi­dual. Los po­pu­la­res re­cuer­dan que Com­pro­mís los de­nun­ció cuan­do go­ber­na­ban la ciu­dad por ca­sos co­mo el de Ri­ta­leaks, al que la Fis­ca­lía del Tri­bu­nal Su­pre­mo dio car­pe­ta­zo al no apre­ciar “con el gra­do de se­gu­ri­dad que una impu­tación de­lic­ti­va”. El re­cur­so a la de­nun­cia ha si­do, de he­cho, el tra­ba­jo de opo­si­ción más lla­ma­ti­vo de un gru­po mu­ni­ci­pal in­ves­ti­ga­do ca­si al com­ple­to y que, de­bi­do a ello, ha ejer­ci­do una ac­ción po­lí­ti­ca de ba­jo per­fil.

Sa­lom po­ne dis­tan­cia con la ini­cia­ti­va pre­sen­ta­da por el PP en el Con­gre­so de los Dipu­tados so­bre el de­re­cho a la pre­sun­ción de inocen­cia de los in­ves­ti­ga­dos ju­di­cia­les y la per­se­cu­ción po­lí­ti­ca por vía pe­nal. En­tien­de que él no se de­di­ca a eso: “El partido lo que di­ce es que no pue­de ha­cer­se un uso po­lí­ti­co de la jus­ti­cia por­que el ob­je­ti­vo no es de­nun­ciar unos he­chos pre­sun­ta­men­te irre­gu­la­res o de­lic­ti­vos sino en­su­ciar gra­tui­ta­men­te a al­guien, sa­bien­do que no va a nin­gún la­do”. Se­gún el ase­sor del PP, sus de­nun­cias so­lo pre­ten­den po­ner en co­no­ci­mien­to del juz­ga­do unos he­chos ob­je­ti­va­men­te irre­gu­la­res “por si pu­die­ran ser cons­ti­tu­ti­vos de de­li­to”. “Yo no acu­so, no soy par­te y no es­toy per­so­na­do. Voy al pe­nal por unos su­pues­tos he­chos que en vía ad­mi­nis­tra­ti­va han con­clui­do y con­tra los que no ca­be re­cur­so. Es mi obli­ga­ción”, con­clu­ye.

/ M. TO­RRES

El ase­sor del gru­po mu­ni­ci­pal del PP en Va­len­cia Luis Sa­lom.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.