Ciu­da­da­nos y Po­de­mos rechazan au­nar pros­ti­tu­ción y tra­ta en una sola ley

El PP es el más fa­vo­ra­ble al bo­rra­dor en­car­ga­do por el Go­bierno

El País (Catalunya) - - SOCIEDAD - I. V. / P. Á., Ma­drid

Ciu­da­da­nos y Po­de­mos mos­tra­ron ayer su re­cha­zo a au­nar en una sola ley la lu­cha con­tra la tra­ta y la pros­ti­tu­ción, co­mo pro­po­ne el bo­rra­dor en­car­ga­do por el PSOE —y del que el Go­bierno to­ma al­go de dis­tan­cia— y al que se ha mos­tra­do más fa­vo­ra­ble el Par­ti­do Po­pu­lar. El tex­to fue avan­za­do ayer por EL PAÍS.

El PSOE, abo­li­cio­nis­ta con­tra la pros­ti­tu­ción, la vin­cu­la de for­ma cla­ra con la tra­ta de mu­je­res y la con­si­de­ra una for­ma más de vio­len­cia de gé­ne­ro. Es­ta fi­lo­so­fía re­co­rre, de he­cho, el bo­rra­dor ela­bo­ra­do por un gru­po de ex­per­tos para es­te par­ti­do. Un do­cu­men­to aún no pú­bli­co que ma­ne­ja el Go­bierno jun­to con otros in­for­mes para abor­dar la pri­me­ra ley de tra­ta de Es­pa­ña.

El bo­rra­dor del Pro­yec­to de Ley In­te­gral con­tra la tra­ta de se­res hu­ma­nos y en par­ti­cu­lar con fi­nes de ex­plo­ta­ción se­xual con­tem­pla pe­na­li­zar al clien­te de la pros­ti­tu­ción, per­se­guir a quie­nes fa­ci­li­ten pi­sos don­de se ejer­za es­ta ac­ti­vi­dad, con­si­de­rar la tra­ta con fi­nes de ex­plo­ta­ción se­xual co­mo vio­len­cia de gé­ne­ro y des­pe­na­li­zar a la víc­ti­ma, que “no se­rá con­si­de­ra­da cul­pa­ble en nin­gún ca­so y en con­se­cuen­cia no se­rá san­cio­na­da”. Tam­bién cas­ti­ga al pro­xe­ne­ta por lu­crar­se de la pros­ti­tu­ción, aun­que no em­plee vio­len­cia.

Des­de el PP, Cu­ca Ga­ma­rra, vi­ce­se­cre­ta­ria de Po­lí­ti­ca So­cial, con­si­de­ra cla­ve “la prevención, la pro­tec­ción a las víc­ti­mas y la per­se­cu­ción de los pro­xe­ne­tas y de to­do aque­llo que pro­mue­ve la ex­plo­ta­ción se­xual de las mu­je­res”. Ad­vier­te, co­mo otras per­so­nas con­sul­ta­das, que no co­no­ce el tex­to com­ple­to y, por tan­to, su va­lo­ra­ción no es ce­rra­da. Su par­ti­do sí com­par­te la ne­ce­si­dad de una ley de tra­ta en la que se in­clu­ya la ex­plo­ta­ción se­xual y la pros­ti­tu­ción y no dos nor­mas por se­pa­ra­do: “Creo que nos pon­dre­mos de acuer­do para lu­char lo me­jor po­si­ble con­tra la tra­ta de mu­je­res con fi­nes de ex­plo­ta­ción se­xual”.

El Go­bierno se­ña­ló el jue­ves que el bo­rra­dor es, de to­dos los do­cu­men­tos con los que tra­ba­ja, “el más ale­ja­do” de lo que plan­tea le­gis­lar, aun­que no acla­ró por qué. Ese do­cu­men­to fue re­par­ti­do el 13 de no­viem­bre en el Con­se­jo Ase­sor para las Po­lí­ti­cas de Igual­dad del PSOE, una reunión que pre­si­dió la vi­ce­pre­si­den­ta Car­men Cal­vo. El PSOE no ha que­ri­do opi­nar so­bre la dis­tan­cia con la que el Eje­cu­ti­vo ha re­ci­bi­do es­ta pro­pues­ta.

Ex­plo­ta­ción

“El diag­nós­ti­co que ha­ce no es la realidad”, se­ña­la la dipu­tada de Ciu­da­da­nos Pa­tri­cia Re­yes. Pi­de di­fe­ren­ciar en­tre tra­ta con fi­nes de ex­plo­ta­ción se­xual y “pros­ti­tu­ción vo­lun­ta­ria” que su par­ti­do no con­si­de­ra vio­len­cia ma­chis­ta. Cree que san­cio­nar al clien­te “no es la so­lu­ción”. “Hay que afron­tar un de­ba­te. El Go­bierno lo pri­me­ro que di­jo es ‘so­mos abo­li­cio­nis­tas’ y no se ba­jan del bu­rro”, cri­ti­ca.

La dipu­tada So­fía Cas­ta­ñón (Uni­dos Po­de­mos) con­si­de­ra que es ne­ce­sa­ria “una ley es­pe­cí­fi­ca de tra­ta, se­pa­ra­da de la de pros­ti­tu­ción”. Cri­ti­ca que el Go­bierno aún no ha pre­sen­ta­do na­da for­mal sal­vo “ti­tu­la­res y tuits”: “Es más im­por­tan­te cen­trar­nos en aque­llo en lo que nos po­de­mos en­ten­der que en lo que dis­cre­pa­mos”, con­clu­ye la dipu­tada.

fe­mi­nis­ta cuan­do se mo­di­fi­có el Có­di­go Pe­nal. Nos pareció una de las ra­zo­nes de que pro­li­fe­re el mer­ca­do se­xual en Es­pa­ña”. Lo­re­na Ga­rri­do, in­te­gran­te del gru­po de in­ves­ti­ga­ción An­tí­go­na, de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Bar­ce­lo­na, cree que el tex­to “con­fun­de los tér­mi­nos de tra­ta con fi­nes de ex­plo­ta­ción se­xual con el abor­da­je de la pros­ti­tu­ción”. Te­me que per­se­guir la pros­ti­tu­ción —aun­que el bo­rra­dor so­lo pe­na­li­ce al clien­te— “con­lle­va des­pla­zar a las mu­je­res a zo­nas de ma­yor pre­ca­rie­dad”. Cris­ti­na Ga­rai­zá­bal, de He­tai­ra, cree que “va con­tra los de­re­chos de las tra­ba­ja­do­ras del se­xo, las pe­na­li­za por­que obli­ga­rá a tra­tos más rá­pi­dos en las ca­lles”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.