La UE plan­ta ca­ra a Po­lo­nia y Hun­gría por los de­re­chos LGTBI

Die­ci­nue­ve paí­ses im­pi­den un ve­to al co­lec­ti­vo en un ten­so de­ba­te

El País (Catalunya) - - SOCIEDAD - LLUÍS PELLICER, Bru­se­las

Ha­ce ape­nas un mes, las or­ga­ni­za­cio­nes LGTBI de va­rios paí­ses de Eu­ro­pa del Es­te de­nun­cia­ban en Bru­se­las el re­tro­ce­so de los de­re­chos y li­ber­ta­des que es­ta­ba su­frien­do el co­lec­ti­vo. Y es­ta semana lo han vuel­to a com­pro­bar sus so­cios de la Unión Eu­ro­pea, que de­ci­die­ron plan­tar­les ca­ra en una ten­sa reunión del Con­se­jo en la que Po­lo­nia y Hun­gría se ne­ga­ban a re­co­ger en unas con­clu­sio­nes la pro­tec­ción a los ciu­da­da­nos LGTBI. Al no ser la pri­me­ra vez que eso ocu­rría, 19 paí­ses se ne­ga­ron a ce­der en es­ta oca­sión y les ad­vir­tie­ron de que no con­sen­ti­rán que se tras­pa­se esa “lí­nea ro­ja”. Es más, fir­ma­ron una de­cla­ra­ción im­pul­sa­da por Mal­ta para re­cla­mar a la Co­mi­sión Eu­ro­pea que ac­túe para im­pe­dir la dis­cri­mi­na­ción de esos co­lec­ti­vos.

El Con­se­jo de la UE del jue­ves de­bía apro­bar sin ma­yo­res pro­ble­mas unas con­clu­sio­nes —un plan de ac­ción— a par­tir de un in­for­me so­bre los ries­gos que su­po­ne la di­gi­ta­li­za­ción para la igual­dad de gé­ne­ro en­tre los jó­ve­nes. Sin em­bar­go, ese tex­to desató una tor­men­ta po­lí­ti­ca en Bru­se­las.

El mo­ti­vo de la dispu­ta fue la de­ci­sión de Aus­tria —que tie­ne la pre­si­den­cia ro­ta­ti­va de la UE y pre­pa­ra de­ba­tes y do­cu­men­tos— de re­ti­rar las si­glas LGTBI de un apar­ta­do so­bre ac­tua­cio­nes para crear un “ci­be­res­pa­cio in­clu­si­vo y no dis­cri­mi­na­to­rio”. El tex­to con­ta­ba con un am­plio con­sen­so, pe­ro Hun­gría y Po­lo­nia pi­die­ron su­pri­mir esa re­fe­ren­cia. Aus­tria ac­ce­dió y so­me­tió a vo­ta­ción las con­clu­sio­nes en­men­da­das.

El nue­vo pa­pel que lle­gó a ma­nos de los mi­nis­tros res­pon­sa­bles de la car­te­ra de Igual­dad irri­tó des­de el prin­ci­pio a 15 paí­ses (lue­go se aña­die­ron otros cua­tro), en­tre ellos Es­pa­ña, Ho­lan­da, Bél­gi­ca, Sue­cia, Di­na­mar­ca o Fran­cia, co­mo in­di­ca el tex­to. Y se pu­do com­pro­bar en el de­ba­te. Cuan­do la mi­nis­tra aus­tria­ca, Bea­te Har­tin­ger-Klein, dio la pa­la­bra a los paí­ses que es­ta­ban en con­tra de lo ocu­rri­do se acu­mu­la­ron los tur­nos de pa­la­bra.

Lí­neas ro­jas

“Te­ne­mos va­lo­res co­mu­nes en la UE que re­co­no­cen la igual­dad de de­re­chos para el co­lec­ti­vo LGTBI. No men­cio­nar­lo en las con­clu­sio­nes es un pa­so ha­cia atrás inacep­ta­ble”, arran­có el ministro ho­lan­dés, Wou­ter Kool­mes. Los Paí­ses Ba­jos anun­cia­ron que sin esa men­ción re­cha­za­rían las con­clu­sio­nes y pre­pa­ra­rían una de­cla­ra­ción con va­rios paí­ses en la que ex­pon­drían las “lí­neas ro­jas” que no acep­ta­rían que na­die cru­za­ra.

El ti­tu­lar de Tra­ba­jo y So­li­da­ri­dad de Por­tu­gal, Jo­sé An­to­nio Viei­ra, ase­gu­ró que la me­ra re­ti­ra­da de la fra­se po­día in­ter­pre­tar­se ya co­mo un “ac­to de dis­cri­mi­na­ción”. El pro­ble­ma, sos­tu­vie­ron fuen­tes di­plo­má­ti­cas, es que no es la pri­me­ra vez que los go­bier­nos ul­tra­con­ser­va­do­res de Hun­gría y Po­lo­nia im­pe­dían que se pro­te­gie­ra al co­lec­ti­vo LTGBI de cual­quier ex­clu­sión.

En oc­tu­bre, Po­lo­nia im­po­si­bi­li­tó que el Con­se­jo de Jus­ti­cia con­sen­sua­ra la apli­ca­ción de la Car­ta de De­re­chos Fun­da­men­ta­les al ve­tar un apar­ta­do que es­pe­ci­fi­ca­ba la per­se­cu­ción de esos ciu­da­da­nos. El go­bierno de Ley y Jus­ti­cia no lo vio ne­ce­sa­rio y en cam­bio re­cla­mó una re­fe­ren­cia al aco­so que di­jo que su­fren los cris­tia­nos y ju­díos en Eu­ro­pa.

“No se lo va­mos a de­jar pa­sar más”, afir­ma­ron fuen­tes di­plo­má­ti­cas. “La igual­dad es un re­qui­si­to en nues­tra de­mo­cra­cia. Es la­men­ta­ble su­pri­mir la re­fe­ren­cia”, afir­mó el ministro da­nés, Ja­kob Jen­sen. Yo­lan­da Val­deo­li­vas, se­cre­ta­ria de Es­ta­do para Em­pleo de Es­pa­ña, afir­mó que las con­clu­sio­nes no po­dían ser adop­ta­das “al pre­cio de re­nun­ciar a va­lo­res esen­cia­les al acer­vo co­mu­ni­ta­rio”. “Si no hay una­ni­mi­dad, va­mos a es­tar del la­do de los que re­cla­man un tex­to más in­clu­si­vo”, aña­dió.

No la hu­bo. Y Aus­tria de­ci­dió dar mar­cha atrás y vol­ver a in­cor­po­rar la men­ción a la pro­tec­ción del co­lec­ti­vo. El ministro hún­ga­ro pi­dió en­ton­ces la pa­la­bra. “Es­ta­mos ha­blan­do de gé­ne­ro, de hom­bres y mu­je­res. Y cree­mos que la dis­cri­mi­na­ción no es acep­ta­ble. Pe­ro no apo­ya­mos el úl­ti­mo tex­to”, anun­ció. Po­lo­nia ca­lló, pe­ro tam­bién vo­tó en con­tra. El res­to —tam­bién paí­ses que se man­tu­vie­ron aje­nos al de­ba­te co­mo Ru­ma­nia o Bul­ga­ria— lo apo­ya­ron.

Las con­clu­sio­nes del Con­se­jo que­da­ron blo­quea­das y se vo­tó un do­cu­men­to de la pre­si­den­cia, que no com­pro­me­te a los go­bier­nos. No hu­bo de­cla­ra­ción al­ter­na­ti­va, pe­ro sí una de 19 paí­ses que re­cla­ma­ba a Bru­se­las más pro­tec­ción a los ciu­da­da­nos LGTIB.

/ WOJTEK RADWANSKI (GETTY IMAGES)

Asis­ten­tes a una ma­ni­fes­ta­ción LGTBI en Poz­nan (Po­lo­nia) el pa­sa­do agos­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.