Mue­re Pe­te She­lley, de Buzz­cocks, voz del punk ro­mán­ti­co

El can­tan­te fac­tu­ró agu­das can­cio­nes so­bre el amor y la iden­ti­dad se­xual

El País (Catalunya) - - CULTURA - DIE­GO A. MAN­RI­QUE, Ma­drid

Pe­te She­lley, vo­ca­lis­ta de Buzz­cocks, de 63 años, fa­lle­ció es­te jue­ves tras su­frir un in­far­to. El can­tan­te, cu­yo ver­da­de­ro nom­bre Pe­ter Camp­bell McNeish, mu­rió en Ta­llin, ca­pi­tal de Es­to­nia, don­de vi­vía des­de 2012.

A es­tas al­tu­ras del partido, ya po­de­mos con­tar la ver­dad so­bre el punk bri­tá­ni­co. Que los Sex Pis­tols no eran re­vo­lu­cio­na­rios de pro­fe­sión: sim­ple­men­te, as­pi­ra­ban a con­ver­tir­se en es­tre­llas del pop con una ofer­ta pro­vo­ca­do­ra. Se au­to­des­tru­ye­ron de­ma­sia­do pron­to pe­ro agi­ta­ron un fa­bu­lo­so ban­de­rín de en­gan­che an­te ado­les­cen­tes in­quie­tos. En­tre ellos es­ta­ban She­lley y su ami­go Ho­ward De­vo­to, que los vie­ron en 1976 en un pub de los al­re­de­do­res de Lon­dres.

La reac­ción fue in­me­dia­ta: se con­vir­tie­ron en los pri­me­ros pun­kis de Man­ches­ter y for­ma­ron el gru­po Buzz­cocks, un nom­bre que no sig­ni­fi­ca­ba na­da pe­ro tie­ne ecos se­xua­les. Unos me­ses des­pués, ellos mis­mos con­tra­ta­ron a los Sex Pis­tols pa­ra que ac­tua­ran en una sa­la pe­que­ña, don­de que­rían ejer­cer de te­lo­ne­ros. No pu­do ser: la for­ma­ción no es­ta­ba con­so­li­da­da. Re­sul­tó tam­bién un desas­tre en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos pe­ro el con­cier­to ha al­can­za­do di­men­sio­nes mí­ti­cas; fue re­crea­do en la pe­lí­cu­la 24 Hour Party Peo­ple y es con­si­de­ra­do el big bang del so­ni­do de Man­ches­ter.

El pri­mer dis­co de Buzz­cocks, Spi­ral Scratch, so­na­ba cru­do y abun­da­ba en tó­pi­cos. Pe­ro, en 1977, De­vo­to se se­pa­ró pa­ra for­mar un gru­po in­te­lec­tual­men­te am­bi­cio­so, Ma­ga­zi­ne. Y Buzz­cocks fir­ma­ron con­tra­to con Uni­ted Ar­tists, mul­ti­na­cio­nal do­ta­da de un aco­ge­dor equi­po hu­mano, con An­drew Lau­der co­mo ca­za­ta­len­tos, don­de se con­vir­tie­ron en una re­lu­cien­te má­qui­na de punk-pop.

She­lley pron­to aco­tó un te­rri­to­rio par­ti­cu­lar: des­de la pri­me­ra per­so­na, ex­plo­ra­ba los dra­mas del amor y el de­seo en la edad tier­na, asun­tos ma­yor­men­te ig­no­ra­dos en el ase­xua­do punk. Así, Ever Fa­llen in Lo­ve (With So­meo­ne You Shouldn’t ‘ve) ha­bla­ba de una pa­re­ja in­com­pa­ti­ble por mo­ti­vos so­cia­les; en­tre lí­neas se su­ge­ría una re­la­ción gay (She­lley se re­co­no­cía bi­se­xual). El men­sa­je era uni­ver­sal: el te­ma vol­ve­ría a ser éxi­to en 1986, en la ver­sión de Fi­ne Young Can­ni­bals.

Los Buzz­cocks se be­ne­fi­cia­ron del ar­chi­vo de can­cio­nes ela­bo­ra­das por Pe­te du­ran­te sus años de estudiante. Can­cio­nes que po­dían in­cor­po­rar los co­ros a lo Beatles, re­que­ri­dos por la es­té­ti­ca de la new wa­ve, o rit­mos in­sis­ten­tes de­ri­va­dos del kraut rock. En al­gu­nos rin­co­nes no so­na­ban muy ale­ja­dos de ve­ci­nos su­yos co­mo The Smiths o Joy Di­vi­sion.

Ma­cha­ca­do por las exi­gen­cias del tra­ba­jo y pro­pen­so a epi­so­dios de­pre­si­vos, She­lley di­sol­vió el gru­po en 1981 y re­cu­pe­ró su fas­ci­na­ción por el pop elec­tró­ni­co. Nue­va­men­te, le fi­chó An­drew Lau­der, en­ton­ces en Is­land. Allí pu­bli­có Ho­mo­sa­pien, he­cho a me­dias con el pro­duc­tor Mar­tin Rus­hent; la BBC, que ya le te­nía ba­jo vi­gi­lan­cia por Or­gasm Ad­dict, se apre­su­ró a ve­tar la can­ción prin­ci­pal, don­de de­tec­tó, aten­ción, una “pro­cla­ma ho­mo­se­xual”. En la vi­da real, She­lley ju­ga­ba a dos ban­das: te­nía re­la­cio­nes con mu­je­res; se ca­só dos ve­ces y se con­vir­tió en pa­dre de fa­mi­lia.

El cam­bio de es­té­ti­ca no tu­vo de­ma­sia­da aco­gi­da en­tre su pú­bli­co. En 1989, Buzz­cocks se reunie­ron y de­mos­tra­ron es­tar en bue­na for­ma. En dé­ca­das pos­te­rio­res pu­bli­ca­ron tan­to dis­cos de di­rec­tos co­mo co­lec­cio­nes de nue­vas can­cio­nes. La úl­ti­ma fue The Way (2014), fi­nan­cia­da me­dian­te mi­cro­me­ce­naz­gos. Ha­bía al­can­za­do una “fa­ma dis­cre­ta” que le per­mi­tía tra­ba­jar a ca­pri­cho, tam­bién en Buzz­kunst, un dis­co a me­dias con De­vo­to.

/ GETTY

Pe­te She­lley, en Lon­dres en 1979.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.