“No se­rá vi­sual­men­te atrac­ti­vo”

El País (Catalunya) - - DEPORTES - DIE­GO TO­RRES, Ma­drid OPI­NIÓN

La opu­len­cia en la nó­mi­na de ata­can­tes de Bo­ca Ju­niors se co­rres­pon­de con el es­ta­tu­to de un club ben­de­ci­do por la ri­que­za, la po­pu­la­ri­dad má­xi­ma y el po­der es­ta­ble­ci­do en la fi­gu­ra de su ex­pre­si­den­te, Mauricio Ma­cri, ac­tual­men­te pre­si­den­te de la na­ción. Nin­guno de los ata­can­tes, sin em­bar­go, es un pro­duc­to tan pro­pio co­mo Cris­tian Pa­vón. Fi­cha­do al Ta­lle­res de Cór­do­ba en 2014 cuan­do ape­nas te­nía 17 años por 3,5 millones de eu­ros, el jo­ven de Ani­sa­ca­te re­sul­ta lo más pa­re­ci­do a un can­te­rano en la ma­qui­na­ria com­pra­do­ra. Tam­bién se tra­ta de uno de los ju­ga­do­res más des­equi­li­bran­tes del equi­po y qui­zá su ma­yor ta­len­to con po­ten­cial ex­por­ta­ble a Eu­ro­pa. La fi­nal de la Co­pa Li­ber­ta­do­res an­te Ri­ver, en el Ber­na­béu, le so­bre­vie­ne en un mo­men­to crí­ti­co de su desa­rro­llo.

Su­per­do­ta­do de cuá­dri­ceps, bí­ceps fe­mo­ra­les, aduc­to­res, bas­tos y rec­tos an­te­rio­res, de­bió sen­tir que vo­la­ba. En­tre el 29 de agos­to de 2016 y el 10 de ma­yo de 2018 dis­pu­tó to­dos los par­ti­dos de Bo­ca en Pri­me­ra Di­vi­sión. Siem­pre co­mo ti­tu­lar. Jor­ge Sam­pao­li, por en­ton­ces se­lec­cio­na­dor, le ca­ta­lo­gó co­mo el ju­ga­dor más pro­me­te­dor del fút­bol nacional ca­mino de la Co­pa del Mundo. Te­nía 21 años cuan­do de­bu­tó en un amis­to­so con Ar­gen­ti­na, con­tra Ru­sia en el Luzh­ni­ki. Al ca­lor de la vic­to­ria sen­ci­lla (0-1), los elo­gios de Mes­si le die­ron más bri­llo a su mi­ra­da de pro­vin­ciano fe­liz. En bús­que­da de un su­ce­dá­neo de Jor­di Al­ba, al ca­pi­tán le ha­bía en­can­ta­do des­cu­brir un ex­tre­mo rá­pi­do ca­paz de abrir­le el cam­po a su de­re­cha o a su iz­quier­da. Al ca­bo del cur­so con Bo­ca su­mó nue­ve go­les y 19 asis­ten­cias en 39 en­cuen­tros.

En­ton­ces lle­gó el Mun­dial. Y el par­ti­do con­tra Fran­cia en San Pe­ters­bur­go. Y la eli­mi­na­ción. Y el re­cuer­do de 75 mi­nu­tos de mar­ti­rio en el trián­gu­lo ce­ñi­do por Lu­cas Her­nán­dez, Ma­tui­di y Kan­té. Una ver­da­de­ra cel­da, y ade­más, sin ven­ta­nas. Allí atra­pa­do, el jo­ven pro­me­te­dor de­bió ex­pe­ri­men­tar un ata­que de claus­tro­fo­bia.

Ape­nas in­ten­tó un re­ga­te. Ape­nas avan­zó abrién­do­se pa­so por ca­rri­les co­mo grie­tas. Acos­tum­bra­do a dis­fru­tar de su re­ga­te lar­go, có­mo­do con las ven­ta­jas que le pro­por­cio­na­ba la ve­lo­ci­dad de sus pier­nas en la hol­gu­ra del fút­bol su­da­me­ri­cano, con­tra Fran­cia des­cu­brió la realidad del pri­mer ni­vel del fút­bol con­tem­po­rá­neo. Ahí ya no ha­bía es­pa­cios. La ca­rre­ra no so­lu­cio­na­ba na­da en dos me­tros cua­dra­dos. Ade­más de la gambeta lar­ga y la zan­ca­da sos­te­ni­da, se im­po­nía re­ga­tear en cor­to, re­cor­tar, pen­sar rá­pi­do y ele­gir en me­dio se­gun­do la me­jor de las op­cio­nes. De­ma­sia­do y de­ma­sia­do pron­to. “La for­ma de ju­gar nues­tra es muy cla­ra y sim­ple”, se­ña­ló ayer el en­tre­na­dor de Bo­ca, Gui­ller­mo Ba­rros-Sche­lot­to. “So­mos de ata­car rá­pi­do. So­mos de tra­tar de ge­ne­rar y bus­car si­tua­cio­nes de gol. No so­mos de es­pe­rar. Aho­ra bien: el par­ti­do del do­min­go [ma­ña­na], por más que sea un clá­si­co que en­fren­te a los me­jo­res equi­pos de Su­da­mé­ri­ca, nues­tra idio­sin­cra­sia, nues­tra for­ma de en­fren­tar una fi­nal, qui­zás no sea co­mo pa­sa en otros la­dos don­de uno va a ver el es­pec­tácu­lo de fút­bol. En la fi­nal del Ber­na­béu se ve­rán dos equi­pos que an­te to­do quie­ren ga­nar. No creo que va­ya a ser un par­ti­do vi­sual­men­te atrac­ti­vo. Se­rá tra­ba­do y lu­cha­do. Pro­ba­ble­men­te, ni si­quie­ra se vea lo me­jor de Ri­ver y lo me­jor de Bo­ca”.

El gol­pe en el amor pro­pio fue de­vas­ta­dor. Cuen­tan en el cuer­po téc­ni­co de la se­lec­ción que Pa­vón se con­vir­tió en una de las víc­ti­mas del des­truc­ti­vo pa­so de Ar­gen­ti­na por el Mun­dial de Ru­sia. Co­mo si la re­ve­la­ción le hu­bie­ra per­sua­di­do de pre­ve­nir sus li­mi­ta­cio­nes más que de ex­plo­tar sus vir­tu­des, el ju­ga­dor per­dió la fe. A su re­gre­so al fút­bol lo­cal, es­ta tem­po­ra­da cau­só ba­ja en seis par­ti­dos de 13 por pro­ble­mas mus­cu­la­res. Por pri­me­ra vez en su vi­da co­men­zó a le­sio­nar­se. La úl­ti­ma

Hvez, en la pri­me­ra par­te de la ida de la fi­nal, en la Bom­bo­ne­ra. La hin­cha­da más es­truen­do­sa que exis­te se aho­gó en un ins­tan­te de si­len­cio al ver­le ten­di­do, llo­ran­do y dán­do­le pu­ñe­ta­zos a la hierba al com­pro­bar que su tre­men­do mus­lo de­re­cho no le res­pon­día. Se ha­bía vuel­to a des­ga­rrar.

“Ni­vel in­ter­na­cio­nal”

Gui­ller­mo Ba­rros-Sche­lot­to, el en­tre­na­dor de Bo­ca, le ado­ra. No ha de­ja­do de apo­yar­le, qui­zá iden­ti­fi­ca­do por los ras­gos de un fut­bo­lis­ta ay un re­la­to de Os­val­do So­riano, el au­tor ar­gen­tino de no­ve­las tan me­mo­ra­bles co­mo A sus plan­tas ren­di­do un león o Tris­te, so­li­ta­rio y fi­nal, en el que se an­ti­ci­pa­ba ya li­te­ra­ria­men­te el par­ti­do que ma­ña­na se ce­le­bra­rá —si es que por fin se ce­le­bra— en­tre el Ri­ver Pla­te y el Bo­ca Ju­niors bo­nae­ren­ses. El re­la­to, in­clui­do en un li­bro de cuen­tos de fút­bol que coor­di­nó y pro­lo­gó el tam­bién ar­gen­tino Jor­ge Val­dano en los años no­ven­ta, se ti­tu­la El pe­nal más lar­go del mundo, y na­rra la pe­ri­pe­cia de dos equi­pos de pue­blo que tie­nen que di­ri­mir el re­sul­ta­do de su par­ti­do con un pe­nal­ti pi­ta­do por el ár­bi­tro en el úl­ti­mo mi­nu­to pe­ro que no se aca­ba de lan­zar por di­ver­sas cir­cuns­tan­cias, en­tre ellas la agre­sión al co­le­gia­do por el ju­ga­dor au­tor de la fal­ta o un ata­que epi­lép­ti­co del mis­mo juez en la reanu­da­ción del par­ti­do sus­pen­di­do al do­min­go si­guien­te. que le re­cuer­da a su épo­ca de ex­tre­mo ba­ta­lla­dor. Du­ran­te las úl­ti­mas dos tem­po­ra­das el plan de Bo­ca se re­su­mió en apro­ve­char los des­mar­ques al es­pa­cio y los bom­ba­zos de la dies­tra de Pa­vón. Ba­rros-Sche­lot­to ase­gu­ra que el mu­cha­cho se ha re­cu­pe­ra­do y lle­va to­da la semana en­tre­nán­do­se bien.

“Pa­vón”, di­jo el en­tre­na­dor, “es un ju­ga­dor de ni­vel in­ter­na­cio­nal que ha ju­ga­do un Mun­dial. Ha cre­ci­do mu­cho en los úl­ti­mos años. Es un de­lan­te­ro En­tre unas co­sas y otras, el par­ti­do se pro­lon­ga tan­to co­mo el que dispu­tarán en Ma­drid el Ri­ver y el Bo­ca Ju­niors an­te la im­po­si­bi­li­dad, pa­re­ce, de ce­le­brar­lo en Bue­nos Ai­res por el am­bien­te de gue­rra abier­ta que hay en­tre los afi­cio­na­dos de los dos equi­pos. Co­men­zó, en su pri­me­ra en­tre­ga, te­nien­do que ser apla­za­do por una tor­men­ta pri­ma­ve­ral y ter­mi­nó —en la se­gun­da— por sus­pen­der­se su ce­le­bra­ción an­te las agre­sio­nes de afi­cio­na­dos del Ri­ver Pla­te a ju­ga­do­res del Bo­ca Ju­niors, cu­yo au­to­bús fue ape­drea­do cuan­do iba ca­mino del es­ta­dio ri­val.

Has­ta aquí na­da sor­pren­den­te ha­bi­da cuen­ta de las pa­sio­nes que mue­ve el fút­bol y del par­ti­cu­lar ca­rác­ter de los ar­gen­ti­nos, que ha­ce que las vi­van con más in­ten­si­dad que los de­más. Lo que ya re­sul­ta más sor­pren­den­te es que un par­ti­do que de­ci­di­rá el cam­peón de clu­bes de fút­bol de Su­da­mé­ri­ca ten­ga lu­gar con mu­cho gol, mu­cho re­co­rri­do y mu­chas cua­li­da­des”.

Cris­tian Pa­vón ne­ce­si­ta­rá de to­do su ar­se­nal téc­ni­co, fí­si­co, y so­bre to­do aními­co, para abor­dar la ci­ta del Ber­na­béu. An­te sí ten­drá a un de­fen­sa que nun­ca le per­mi­tió ni no­ches lle­va­de­ras ni gran­des es­pa­cios para li­be­rar las pier­nas. La opo­si­ción que le pre­sen­ta­rá el im­ber­be Gonzalo Montiel, mar­ca­dor tan ve­loz co­mo im­pa­si­ble, apun­ta a uno de los mano a mano de­ci­si­vos de la gran fi­nal de Amé­ri­ca.

en Eu­ro­pa. ¿No ha­bía otro país en Su­da­mé­ri­ca don­de po­der ce­le­brar­lo en con­di­cio­nes de se­gu­ri­dad y, so­bre to­do, nin­gún di­ri­gen­te del fút­bol de aquel con­ti­nen­te ha re­pa­ra­do en la pa­ra­do­ja de que una com­pe­ti­ción que lle­va el nom­bre de los Li­ber­ta­do­res ce­le­bre su fi­nal en la ca­pi­tal del im­pe­rio con­tra el que se le­van­ta­ron és­tos? ¿Es que al­guien se ima­gi­na que la fi­nal de la Co­pa in­gle­sa de fút­bol se ce­le­bra­ra en Bru­se­las des­pués del Bre­xit o la Su­per Bowl de Es­ta­dos Uni­dos en Mos­cú?

Pe­ro, por lo que se ve, en el fút­bol to­do es po­si­ble y más si los ar­gen­ti­nos an­dan por el me­dio. De­cir fút­bol y Ar­gen­ti­na es nom­brar la ga­so­li­na y la pól­vo­ra co­mo bien han sa­bi­do con­tar­nos Os­val­do So­riano y otros es­cri­to­res de aque­lla na­ción cu­yos co­lo­res lle­va la Se­lec­ción en sus ca­mi­se­tas. En­tre los cuen­tos de fút­bol que se­lec­cio­nó Val­dano re­cuer­do otro de Fon­ta­na­rro­sa en el que unos hin­chas ro­sa­ri­nos lle­ga­ban a se­cues­trar a un afi­cio­na­do con fa­ma de dar bue­na suer­te a su equi­po pe­ro al que el mé­di­co ha­bía prohi­bi­do acu­dir al es­ta­dio por sus pro­ble­mas con el co­ra­zón. Su equi­po ga­nó, pe­ro al se­cues­tra­do le dio un in­far­to y mu­rió, pe­ro eso ¿a quién le po­día im­por­tar?

/ GA­BRIEL BOUYS (AFP)

Cris­tian Pa­vón re­ma­ta du­ran­te el en­tre­na­mien­to de ayer de Bo­ca, en Las Ro­zas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.