Equi­po ale­gre, gra­da se­mi­va­cía

El País (Catalunya) - - DEPORTES - NA­DIA TRONCHONI, OPI­NIÓN Barcelona

En una Li­ga en la que los fa­vo­ri­tos fa­llan más que nun­ca, otros clubes más dis­cre­tos aso­man la ca­be­za. El Es­pan­yol, por ejem­plo, ha pro­ta­go­ni­za­do su me­jor ini­cio de tem­po­ra­da en años: es sép­ti­mo a sie­te pun­tos del lí­der, un Ba­rça al que re­ci­be hoy en el RCDE Sta­dium (20.45, Mo­vis­tar + Par­ti­da­zo). Y con el im­pul­so del úl­ti­mo partido, el que le cla­si­fi­có pa­ra los oc­ta­vos de la Co­pa, as­pi­ra a su sép­ti­mo triun­fo en LaLiga. Sa­lir vic­to­rio­so del der­bi es un gran ali­cien­te pa­ra el equi­po de Ru­bi —75 mi­llo­nes de pre­su­pues­to, por los 897 del Ba­rça—, que so­lo ha po­di­do ga­nar a los azul­gra­na en Cor­ne­llà en una oca­sión, en enero, en la ida de los cuar­tos de final de la Co­pa del año pa­sa­do.

Se res­pi­ra un am­bien­te es­pe­cial­men­te po­si­ti­vo es­te año, in­clu­so des­pués de tres de­rro­tas con­se­cu­ti­vas en LaLiga: an­te el Se­vi­lla, el Gi­ro­na y el Ge­ta­fe. El equi­po, aun­que con mu­chas ba­jas, vol­vió

Aa emer­ger el pa­sa­do mar­tes con­tra el Cá­diz. Tras des­pren­der­se de esa an­sie­dad tras una ma­la ra­cha –“Es­ta­mos un po­co in­tran­qui­los”, re­co­no­ció Ru­bi–, pa­ra el der­bi, el téc­ni­co re­cu­pe­ra a Sergio Gar­cía y po­drá con­tar de nue­vo con Marc Ro­ca, el me­dio­cen­tro a tra­vés de quien exi­ge a su equi­po el con­trol del ba­lón. Pue­de que el Es­pan­yol, que ha apren­di­do a ex­plo­tar su ver­ti­ca­li­dad con ju­ga­do­res co­mo Bor­ja Iglesias, se mues­tre más cau­to an­te el Barcelona, pe­ro tie­ne un idea­rio y no es­pe­ra­rá a ver­las ve­nir. “La pro­pues­ta de Ru­bi, ese fút­bol más ale­gre e in­clu­so arries­ga­do, y ver que lo que prac­ti­can ca­da día fun­cio­na en los par­ti­dos les ha da­do con­fian­za a los fut­bo­lis­tas”, opi­na Da­ni Sol­so­na, ex ju­ga­dor del Es­pan­yol.

Des­pués de la re­cien­te Jun­ta Ge­ne­ral de Ac­cio­nis­tas y con el pre­si­den­te, Chen Yans­heng, en el pal­co tras apro­bar sin des­pei­nar­se las cuen­tas del pa­sa­do ejer­ci­cio, la mi­ra­da se vol­ve­rá tam­bién ve­ces me gus­ta com­pa­rar nues­tra vi­sión so­bre los en­tre­na­do­res con la lec­tu­ra que se ha­ce por los en­ten­di­dos de las obras de ar­te: ex­trae­mos más con­clu­sio­nes so­bre ellas que lo que real­men­te han que­ri­do ex­pre­sar. Nor­mal­men­te, les atri­bui­mos más mé­ri­tos que el de —en pa­la­bras de Val­ver­de— “in­ten­tar mo­les­tar lo me­nos po­si­ble”. No obs­tan­te, es la po­si­ción cla­ve den­tro de una plan­ti­lla. Hay mi­les de de­ci­sio­nes que cam­bian la di­ná­mi­ca de un gru­po: tác­ti­ca, ges­tión, ener­gía vi­tal, co­mu­ni­ca­ción… Tu­ve el ho­nor de apren­der de los me­jo­res y en­tre ellos, sin du­da, es­tán Val­ver­de y Ru­bi. Dos per­so­nas sen­ci­llas, apa­sio­na­das, ana­lí­ti­cas, a las gra­das, ha­bi­tual­men­te se­mi­va­cías a pe­sar de la bue­na mar­cha del equi­po. “Cues­ta en­ten­der que aho­ra que se em­pie­za a ju­gar bien la gen­te no res­pon­da. Es ex­tra­ño. La asis­ten­cia no es la que de­be­ría”, in­di­ca Sol­so­na. Si el úl­ti­mo der­bi en Cor­ne­llà fue el peor en asis­ten­cia en el nue­vo es­ta­dio, con 23.827 afi­cio­na­dos, ha­brá que ver có­mo res­pon­de el pú­bli­co es­ta vez en una tem­po­ra­da en la que las tri­bu­nas se mues­tran más va­cías que nun­ca. La caí­da de abo­na­dos no ha ce­sa­do des­de la tem­po­ra­da 2009-2010. Y el cam­bio de cam­po no pa­re­ce ex­pli­car­la. Aquel pri­mer año hu­bo 35.599 abo­na­dos. La ci­fra ha em­peo­ra­do has­ta los 27.061 de es­ta tem­po­ra­da. De­ben ha­ber afec­ta­do los re­sul­ta­dos de un equi­po que no se cla­si­fi­ca pa­ra ju­gar en Eu­ro­pa des­de 2009 o el he­cho de co­men­zar el cur­so sin su prin­ci­pal es­tre­lla, Ge­rard Mo­reno, y a sa­bien­das de que se pe­lea­rá por la per­ma­nen­cia, aun­que se han su­pe­ra­do las tan igua­les pe­ro, a la vez, tan di­fe­ren­tes.

Er­nes­to es un ges­tor ideal que po­see un sex­to sen­ti­do, in­clu­so a ni­vel ener­gé­ti­co, pa­ra sa­ber qué pa­sa en ca­da mo­men­to. Él es cons­cien­te que no se ga­nan los par­ti­dos en la pi­za­rra, que no se pue­de en­cor­se­tar el ta­len­to ni el jue­go, y atri­bu­ye a la to­ma de de­ci­sión del pro­pio ju­ga­dor la cla­ve pa­ra “do­mi­nar el jue­go”. Aun sa­bien­do lo que es­ta­ba pa­san­do, so­lía de­cir­me ‘No pue­do de­cir lo que tie­nes que ha­cer, has de ele­gir bien por­que si no lo ha­ces, ju­ga­rá el que es­tá allí sen­ta­do’. Ge­ne­ra con­tex­tos pa­ra ex­plo­tar las ca­rac­te­rís­ti­cas de ca­da ju­ga­dor y ubi­car­lo allá don­de pue­da ren­dir. Ana­li­za per­fec­ta­men­te las re­gu­la­ri­da­des ex­pec­ta­ti­vas con cre­ces. El ba­jón pa­re­ce res­pon­der es­pe­cial­men­te a una cam­pa­ña de abo­nos que ha to­ca­do el bol­si­llo de los afi­cio­na­dos: la re­no­va­ción del car­net ha subido una me­dia de 50 eu­ros y, en al­gu­nos ca­sos, ha al­can­za­do los 100. No por ne­ce­sa­rio el re­ajus­te de pre­cios ha gus­ta­do a los se­gui­do­res. “La gen­te se en­fa­dó mu­cho. Creo que el club ha­brá to­ma­do bue­na no­ta. Ya sa­be­mos que hay que in­gre­sar di­ne­ro, pe­ro si ha ha­bi­do unos 3.500 afi­cio­na­dos que no han re­no­va­do su car­net no ten­go cla­ro que les ha­yan sa­li­do los nú­me­ros. Ade­más, so­cial­men­te es una de­ci­sión que no se man­tie­ne”, opi­na Sol­so­na.

El pe­so del ‘pro­cés‘

Al­gu­nas vo­ces apun­tan a que el pro­cés se ha de­ja­do no­tar en Cor­ne­llà. “Se ha que­ri­do po­si­cio­nar al Es­pan­yol co­mo un club unio­nis­ta. Y eso es men­ti­ra. Hay unos po­cos que reivin­di­can la es­pa­ño­li­dad, con ñ, del club, que lle­van ban­de­ras de ca­da equi­po y qué ne­ce­si­ta pa­ra ser un con­jun­to fuer­te. No es ca­sua­li­dad que ha­ya ren­di­do en to­dos los si­tios don­de ha ido por­que sue­le ad­mi­nis­trar la me­di­ci­na jus­ta, con la do­sis ade­cua­da, a ca­da en­fer­mo. Sin egos, sin pro­ta­go­nis­mos, re­la­ti­vi­zan­do to­do lo que pa­sa a su al­re­de­dor.

Ru­bi es más in­ter­vi­nien­te y tie­ne ata­do prác­ti­ca­men­te cual­quier de­ta­lle del jue­go. Te va a dar to­das las va­ria­bles, to­das las ver­tien­tes de ca­da ju­ga­dor ri­val, qué po­si­bi­li­da­des hay de que pa­se ca­da co­sa y cuán­do y có­mo van a pa­sar. Y lo me­jor de to­do es que sue­le acer­tar. Es un tra­ba­ja­dor in­can­sa­ble que se lo ha te­ni­do que cu­rrar de ver­dad. Pi­can­do pie­dra. Cual­quier co­sa que va­ya a pa­sar, pro­ba­ble­men­te,

es­pa­ño­las al es­ta­dio, pe­ro en­tre los afi­cio­na­dos hay tam­bién mu­chos in­de­pen­den­tis­tas, co­mo de otras sen­si­bi­li­da­des po­lí­ti­cas. Mu­chos de esos se han da­do de ba­ja”, se­ña­la una fuen­te vin­cu­la­da al club. Ape­nas se ven es­te­la­das en el es­ta­dio. “La gen­te tie­ne mie­do de ir con una ban­de­ra in­de­pen­den­tis­ta al cam­po”, aña­den las mis­mas fuen­tes.

Pe­se a reivin­di­car­se co­mo el Es­pan­yol de Barcelona, no de Cor­ne­llà, co­mo apos­ti­lló Pi­qué tras un der­bi en enero, el club tie­ne un pro­ble­ma de desafec­ción. La di­rec­ti­va lo sa­be. Por eso ex­pli­có en la Jun­ta de Ac­cio­nis­tas que pla­nea re­cu­pe­rar su se­de so­cial en Barcelona –aho­ra en Cor­ne­llà– así co­mo me­jo­rar su pre­sen­cia en la ca­pi­tal con la aper­tu­ra de dos tien­das, una en la ciu­dad con­dal y otra en el ae­ro­puer­to. En los úl­ti­mos años, el Es­pan­yol ha lo­gra­do su­mar un 51% de so­cios nue­vos, pe­ro tra­ba­ja pa­ra no per­der a los de siem­pre. Por eso, re­ajus­ta­dos los pre­cios de los abo­nos, bus­ca­rá po­lí­ti­cas atrac­ti­vas pa­ra pre­miar a los so­cios más fie­les y que los asien­tos va­cíos en su es­ta­dio sean ca­da vez me­nos. Pue­de que el es­pí­ri­tu de Ru­bi y un buen der­bi ani­men a los que lle­van unos años es­con­di­dos.

él la ha­ya ana­li­za­do con an­te­rio­ri­dad y no le co­ge­rá por sor­pre­sa. Tie­ne me­nos ex­pe­rien­cia en la éli­te que Er­nes­to pe­ro tie­ne un po­ten­cial de cre­ci­mien­to es­pec­ta­cu­lar por­que es ex­tre­ma­da­men­te fe­liz ha­cien­do lo que ha­ce y, an­te eso, no hay na­da ya que lo de­rrum­be.

El prag­ma­tis­mo de Val­ver­de con­tra el em­pi­ris­mo de Ru­bi. A am­bos les gus­ta ser pro­ta­go­nis­tas con el ba­lón, apre­tar arri­ba y que sus equi­pos ten­gan un se­llo pro­pio acor­de con lo que tie­nen en­tre ma­nos. No jue­gan a ser ma­gos por­que sa­ben que el fút­bol, al fin y al ca­bo, es de los fut­bo­lis­tas. Sin em­bar­go, asu­men su res­pon­sa­bi­li­dad co­mo má­xi­mos res­pon­sa­bles y, pe­se al des­gas­te que es­te tra­ba­jo “de­ge­ne­ra” en ellos, si­guen sien­do per­so­nas nor­ma­les. Es­pe­re­mos que du­ran­te mu­cho tiem­po. Am­bos han pa­sa­do por Ba­rça y Es­pan­yol, am­bos sa­ben lo que es un der­bi y, a pe­sar de lo que pa­se y del re­sul­ta­do final, se da­rán la mano sin pro­ble­ma al­guno. Y eso siem­pre es de agra­de­cer.

/ QUI­QUE GAR­CÍA (EFE)

Ru­bi y Val­ver­de po­san en el RCDE Sta­dium de Cor­ne­llà.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.