El Eje­cu­ti­vo aprue­ba otra vez el dé­fi­cit que re­cha­zó el Con­gre­so

El País (Catalunya) - - ECONOMÍA Y TRABAJO - J. S. G., Ma­drid

Las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas re­ci­bi­rán el pró­xi­mo año más di­ne­ro que nun­ca pro­ce­den­te del sis­te­ma de fi­nan­cia­ción re­gio­nal. Ges­tio­na­rán 108.058 mi­llo­nes de eu­ros, ca­si un 25% más de re­cur­sos en lo peor de la cri­sis. Aún así se­gui­rán gas­tan­do más de lo que in­gre­san. Son las res­pon­sa­bles de pres­tar los ser­vi­cios pú­bli­cos co­mo la sa­ni­dad, edu­ca­ción y ser­vi­cios so­cia­les, ca­pí­tu­los con gran­des ten­sio­nes de gasto por el en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción, las no­ve­da­des tec­no­ló­gi­cas y far­ma­céu­ti­cas y su­je­tas a otras de­man­das por mo­ti­vos po­lí­ti­cos. Los con­se­je­ros de Ha­cien­da re­gio­na­les tie­nen ade­más otra gran preo­cu­pa­ción vin­cu­la­da a la te­so­re­ría: de­ben aten­der los ven­ci­mien­tos de la deu­da que ya tie­nen for­ma­li­za­da y sus­cri­bir nue­vos prés­ta­mos pa­ra fi­nan­ciar los dé­fi­cits nue­vos.

Pa­ra cu­brir esas ne­ce­si­da­des de fi­nan­cia­ción, el Es­ta­do cen­tral vol­ve­rá a ac­ti­var los fon­dos ex­tra­or­di­na­rios de li­qui­dez (FLA y la Fa­ci­li­dad Fi­nan­cie­ra) pa­ra pres­tar a las co­mu­ni­da­des 25.091 mi­llo­nes de eu­ros. En­tre las que más ti­ra­rán de es­tos cré­di­tos des­ta­can Ca­ta­lu­ña, que re­ci­bi­rá el 32%; Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na se lle­va­rá el 23%; y An­da­lu­cía el 13%. En es­te úl­ti­mo ca­so, es una can­ti­dad muy in­fe­rior a otros años, por­que co­mo Ma­drid, País Vas­co o Ba­lea­res, ya han re­gre­sa­do a los mer­ca­dos o es­tán a pun­to de ha­cer­lo.

Re­gre­sar a los mer­ca­dos

Es­tos me­ca­nis­mos ex­tra­or­di­na­rios de fi­nan­cia­ción na­cie­ron en 2012, en lo peor de la cri­sis, cuan­do los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros ce­rra­ron las puer­tas de par en par a las au­to­no­mías. En aque­lla épo­ca, cuan­do la pri­ma de ries­go da­ba den­te­lla­das que ame­na­za­ba con sal­tar por los ai­res la eco­no­mía es­pa­ño­la, los in­ver­so­res des­con­fia­ban de la ca­pa­ci­dad de las co­mu­ni­da­des. Y el Es­ta­do cen­tral tu­vo que sa­lir a res­ca­tar­las.

El Eje­cu­ti­vo de Ra­joy ideó en­ton­ces el plan de pa­go a pro­vee­do­res, un prés­ta­mo del Te­so­ro en con­di­cio­nes ven­ta­jo­sas pa­ra que las ad­mi­nis­tra­cio­nes re­gio­na­les pa­ga­ran las fac­tu­ras que te­nían en los ca­jo­nes. A es­te me­ca­nis­mo le si­guió el Fon­do de Li­qui­dez Au­to­nó­mi­ca (FLA), un ins­tru­men­to pa­re­ci­do al an­te­rior pe­ro que tam­bién les per­mi­tía cu­brir los abul­ta­dos dé­fi­cits en que in­cu­rrían y pa­gar los ven­ci­mien­tos de las deu­das que ya te­nían con­traí­das. Y en 2015 se pu­so en mar­cha el Fon­do de Fa­ci­li­dad Fi­nan­cie­ra (FFF), otro ti­po de prés­ta­mos aún más ven­ta­jo­sos pa­ra las au­to­no­mías más cum­pli­do­ras con los ob­je­ti­vos de dé­fi­cit. Aun­que es­tas lí­neas de prés­ta­mos iban a ser tem­po­ra­les (de he­cho en su ape­lli­do ofi­cial fi­gu­ra el tér­mino ex­tra­or­di­na­rias) lle­van vi­gen­tes des­de 2012.

En to­tal, el Te­so­ro ha in­yec­ta­do a las co­mu­ni­da­des más de 262.000 mi­llo­nes en­tre los di­fe­ren­tes me­ca­nis­mos ex­tra­or­di­na­rios de li­qui­dez, el equi­va­len­te al 25% del PIB es­pa­ñol, se­gún da­tos de Ha­cien­da. Aun­que las au­to­no­mías ya han de­vuel­to unos 88.000 mi­llo­nes de es­tos prés­ta­mos, se­gún fi­gu­ran en las es­ta­dís­ti­cas del Ban­co de España.

Los prin­ci­pa­les or­ga­nis­mos re­gu­la­do­res y su­per­vi­so­res in­ter­na­cio­na­les (FMI y Ban­co de España, en­tre otros) han re­co­men­da­do al Go­bierno que pon­ga fin a es­tos me­ca­nis­mos por­que ge­ne­ran un ries­go mo­ral [por los in­cen­ti­vos per­ver­sos pa­ra no sa­near las cuen­tas] y so­me­ter­se a la dis­ci­pli­na de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros.

Tan­to el Eje­cu­ti­vo de Ra­joy co­mo el de Sán­chez han ido di­la­tan­do su clau­su­ra por­que no to­das las co­mu­ni­da­des es­tán pre­pa­ra­das pa­ra en­fren­tar­se de so­pe­tón a las exi­gen­cias de los mer­ca­dos, ban­cos e in­ver­so­res.

Por eso, la Co­mi­sión De­le­ga­da pa­ra Asun­tos Eco­nó­mi­cos del Eje­cu­ti­vo so­cia­lis­ta apro­bó el pa­sa­do ju­lio un me­ca­nis­mo pa­ra la sa­li­da gra­dual a los mer­ca­dos de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas. “El ob­je­ti­vo es que las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas que se en­cuen­tren en una si­tua­ción fi­nan­cie­ra más sa­nea­da pue­dan vol­ver a fi­nan­ciar­se por sí mis­mas en el mer­ca­do”, se­ña­la­ba Ha­cien­da. Des­de en­ton­ces, An­da­lu­cía, Ma­drid y País Vas­co han emi­ti­do deu­da de in­ver­so­res pri­va­dos. Y Ba­lea­res ya tie­ne la au­to­ri­za­ción pa­ra ha­cer­lo.

El Go­bierno de Sán­chez tam­bién ha idea­do otra fór­mu­la pa­ra ali­viar las ten­sio­nes de te­so­re­ría. En ju­lio apro­bó un pro­to­co­lo pa­ra que las au­to­no­mías pu­die­ran re­fi­nan­ciar deu­das a cor­to pla­zo y pa­sar­los a lar­go pla­zo. Era una me­di­da que fa­vo­re­cía so­bre to­do a Ca­ta­lu­ña y la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na, las que más pro­ble­mas de li­qui­dez pa­de­cen. Es­ta vía per­mi­te que las au­to­no­mías que ten­gan cré­di­tos fi­nan­cie­ros de ca­rác­ter es­truc­tu­ral y no co­yun­tu­ral [que les per­mi­te ha­cer fren­te a ne­ce­si­da­des pun­tua­les] pue­dan re­fi­nan­ciar­los a lar­go pla­zo. El Con­se­jo de Mi­nis­tros apro­bó ayer de nue­vo los ob­je­ti­vos de es­ta­bi­li­dad pa­ra el pe­rio­do 2019-2021. Tra­ta así de sor­tear el blo­queo del PP y Ciu­da­da­nos en la Me­sa del Con­gre­so y en el Se­na­do. Es la se­gun­da oca­sión que in­ten­ta tra­mi­tar los lí­mi­tes de dé­fi­cit, deu­da pú­bli­ca y la re­gla de gasto. La pri­me­ra vez que los lle­vó al Con­gre­so, el 27 de ju­lio, no lo­gró sa­car­los ade­lan­te. En es­ta oca­sión tam­bién se­rá di­fí­cil que lo con­si­ga, pe­ro el mo­vi­mien­to le per­mi­te ini­ciar el trá­mi­te pa­ra apro­bar los Pre­su­pues­tos a par­tir de enero.

Ha­cien­da vuel­ve a plan­tear una me­ta de dé­fi­cit del 1,8% del PIB pa­ra es­te año, fren­te al 1,3% que pro­gra­mó el an­te­rior Go­bierno de Ra­joy. De no sa­lir ade­lan­te la pro­pues­ta so­cia­lis­ta, el Eje­cu­ti­vo ela­bo­ra­rá los Pre­su­pues­tos con la sen­da fis­cal de Ra­joy, lo que con­lle­va un nue­vo ajus­te de 3.500 mi­llo­nes. Y se ve­rá obli­ga­do a nue­vas subidas de im­pues­tos o a apla­zar al­gu­nas de las me­di­das de gasto ya anun­cia­das. Bru­se­las ha ad­ver­ti­do a España de que el plan pre­su­pues­ta­rio so­bre­es­ti­ma los gas­tos y so­bre­va­lo­ra los in­gre­sos.

Re­qui­si­to le­gal

La apro­ba­ción de los ob­je­ti­vos es uno de los trá­mi­tes le­ga­les que exi­ge la li­tur­gia pre­su­pues­ta­ria. Se tra­ta de un paso im­pres­cin­di­ble pa­ra apro­bar los Pre­su­pues­tos. El Go­bierno lo in­ten­ta por se­gun­da vez por­que así lo es­ta­ble­ce la Ley de Es­ta­bi­li­dad Pre­su­pues­ta­ria, la nor­ma con­sa­gra­da en la Cons­ti­tu­ción, que per­si­gue el sa­nea­mien­to de las cuen­tas pú­bli­cas. Es­ta nor­ma es­ta­ble­ce se pre­sen­ta una sen­da de dé­fi­cit que no re­ci­be el aval par­la­men­ta­rio, el Go­bierno ten­drá 30 días pa­ra pro­po­ner otra. Así que Sán­chez va con re­tra­so.

El Con­se­jo de Mi­nis­tros apro­bó la nue­va sen­da so­bre to­do pa­ra cum­plir el trá­mi­te que exi­ge la Ley de Es­ta­bi­li­dad, y no tan­to con la idea de apro­bar­los. Es cons­cien­te de que vol­ve­rá a cho­car con el mu­ro que han le­van­ta­do el PP y Cs en el Se­na­do. Tras con­sul­tar con la Abo­ga­cía del Es­ta­do con­si­de­ra que ha­bién­do­lo in­ten­ta­do ya las dos oca­sio­nes, co­mo es­ta­ble­ce la Ley de Es­ta­bi­li­dad, tie­ne vía li­bre pa­ra lle­var los Pre­su­pues­tos al Con­gre­so sin som­bra de ile­ga­li­dad, co­mo le acu­sa­ban los po­pu­la­res y des­de Ciu­da­da­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.