Las ‘fa­ke news’ de la cien­cia

El País (Catalunya) - - SOCIEDAD -

Pu­blish or pe­rish”, reza el le­ma iró­ni­co de los cien­tí­fi­cos. Pu­bli­ca o pe­re­ce. Des­de con­se­guir una be­ca de doc­to­ra­do has­ta una pla­za fi­ja de in­ves­ti­ga­dor, to­do en la ca­rre­ra cien­tí­fi­ca pa­sa por la acu­mu­la­ción de pu­bli­ca­cio­nes “re­vi­sa­das por pa­res”. Es­to quie­re de­cir que el bo­rra­dor del ar­tícu­lo de­be su­pe­rar una eva­lua­ción por cien­tí­fi­cos ex­per­tos en esa mis­ma área, ge­ne­ral­men­te anó­ni­mos, que pue­den exi­gir a los au­to­res ex­pe­ri­men­tos adi­cio­na­les, o con­si­de­rar teo­rías al­ter­na­ti­vas, o sim­ple y lla­na­men­te re­cha­zar el tra­ba­jo. La pre­sión pa­ra pu­bli­car, uni­da a la cul­tu­ra de gra­tui­dad que im­pe­ra en In­ter­net, han ge­ne­ra­do un mons­truo en los úl­ti­mos años: las re­vis­tas de­pre­da­do­ras, que en 2018 ya al­can­za­ban las 8.700 ca­be­ce­ras y los 400.000 ar­tícu­los anua­les, se­gún los da­tos de Ca­bell's, una fir­ma ana­lí­ti­ca de Te­xas.

El fe­nó­meno es un sub­pro­duc­to ines­pe­ra­do del vi­go­ro­so mo­vi­mien­to del ac­ce­so li­bre (open ac­cess) en la pu­bli­ca­ción aca­dé­mi­ca. Las re­vis­tas cien­tí­fi­cas se han fi­nan­cia­do tra­di­cio­nal­men­te co­bran­do sus­crip­cio­nes a las bi­blio­te­cas de los de­par­ta­men­tos uni­ver­si­ta­rios y los gran­des la­bo­ra­to­rios. El mo­vi­mien­to del ac­ce­so li­bre ha con­lle­va­do la fun­da­ción de re­vis­tas gra­tui­tas de no­ta­ble ca­li­dad, co­mo las de la Pu­blic Li­brary of Scien­ce (PLoS) o eLi­fe. Por de­fi­ni­ción, los tra­ba­jos pu­bli­ca­dos

ahí son de ac­ce­so li­bre en In­ter­net pa­ra cual­quier per­so­na. Y la co­rrien­te es tan pu­jan­te que los pro­pios gi­gan­tes de la pu­bli­ca­ción con­ven­cio­nal, co­mo Na­tu­re y Scien­ce, han abier­to sus pro­pios tí­tu­los de li­bre ac­ce­so.

Es­to sig­ni­fi­ca que la fuen­te de fi­nan­cia­ción de las re­vis­tas con­ven­cio­na­les de­pen­de ca­da vez me­nos de co­brar por las sus­crip­cio­nes y ca­da vez más de co­brar­les a los pro­pios au­to­res del ar­tícu­lo. Pay or pe­rish, pa­ga o pe­re­ce. To­dos los cien­tí­fi­cos es­tán ya acos­tum­bra­dos a abo­nar esas ta­ri­fas, que pue­den de ir de los po­cos cien­tos a los va­rios mi­les de eu­ros, se­gún la re­vis­ta. Los cien­tí­fi­cos, co­mo es na­tu­ral, car­gan esos cos­tes a sus pro­yec­tos de

in­ves­ti­ga­ción, fi­nan­cia­dos en to­do o en par­te por los im­pues­tos. Las bi­blio­te­cas uni­ver­si­ta­rias tam­bién se fi­nan­cia­ban con di­ne­ro pú­bli­co. La di­fe­ren­cia es que el mo­de­lo de open ac­cess per­mi­te que el pú­bli­co que ha cos­tea­do las in­ves­ti­ga­cio­nes ac­ce­da gra­tui­ta­men­te a sus con­clu­sio­nes. To­dos los cien­tí­fi­cos con­sul­ta­dos por es­te dia­rio con­si­de­ran jus­to ese as­pec­to.

Pe­ro un sis­te­ma en que las re­vis­tas no co­bren por sus sus­crip­cio­nes —es de­cir, no co­bren a los lectores, sino a los au­to­res— lle­va un pa­lo en­tre las rue­das: la re­vis­ta ya no tie­ne nin­gún in­cen­ti­vo pa­ra que al­guien la lea, y por tan­to pa­ra guar­dar un es­tán­dar de ca­li­dad. Pue­de pu­bli-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.