El dipu­tado que qui­so se­du­cir a Mick Jag­ger

El País (Catalunya) - - CULTURA -

El pa­sa­do año, ce­rra­ba una ins­ti­tu­ción del Soho lon­di­nen­se, The Gay Hus­sar, a pe­sar de di­ver­sas ini­cia­ti­vas de sus prin­ci­pa­les clien­tes, po­lí­ti­cos y pe­rio­dis­tas. Era un res­tau­ran­te hún­ga­ro abier­to des­de 1953; su gou­lash no ga­na­ba pre­mios pe­ro el lu­gar atra­jo al ala iz­quier­dis­ta del Par­ti­do La­bo­ris­ta. De he­cho, al­gu­nos to­ries ce­le­bra­ron allí su vic­to­ria de 2010 pa­ra me­jor hu­mi­llar a los de­rro­ta­dos.

The Gay Hus­sar se me­re­ce igual­men­te una no­ta a pie de pá­gi­na en la his­to­ria del rock bri­tá­ni­co. Allí fue don­de el dipu­tado Tom Dri­berg (1905-1976) pro­pu­so a Mick Jag­ger pre­sen­tar­se co­mo can­di­da­to la­bo­ris­ta al Par­la­men­to. Co­rría el año 1968 y el can­tan­te se aca­ba­ba de li­brar de pa­sar tres me­ses en pri­sión, por po­se­sión de unas an­fe­ta­mi­nas com­pra­das en Ita­lia.

Has­ta en­ton­ces, to­do ha­bía si­do ji ji, ja ja pa­ra Jag­ger: le aplau­dían por bur­lar­se de la mo­ra­li­dad bur­gue­sa. De re­pen­te, com­pren­dió que aque­llas pro­vo­ca­cio­nes no sa­lían gra­tis. Él y sus com­pa­ñe­ros re­nun­cia­ron a la fan­ta­sía hippy, ma­te­ria­li­za­da en el ál­bum Their Sa­ta­nic Ma­jes­ties Re­quest ,y en­du­re­cie­ron su so­ni­do. Co­mo bue­na par­te de sus co­le­gas, asu­mie­ron que aque­llos alar­des pu­bli­ci­ta­rios de ser “por­ta­vo­ces de la ju­ven­tud” exi­gían to­mar pos­tu­ra. Así, Jag­ger acu­di­ría a una ma­ni­fes­ta­ción vio­len­ta con­tra la gue­rra de Viet­nam, ins­pi­ra­ción pa­ra Street Figh­ting Man, can­ción uni­ver­sal­men­te en­ten­di­da co­mo una con­vo­ca­to­ria a to­mar las ca­lles.

Dri­berg no iba a de­jar que se es­ca­quea­ra tan fá­cil­men­te. Ha­bla­mos del per­so­na­je más in­só­li­to de un Par­la­men­to ri­co en ex­cén­tri­cos. Ex­pul­sa­do del Par­ti­do Co­mu­nis­ta por de­nun­ciar el pac­to Rib­ben­tro­pMo­ló­tov, gra­vi­tó ha­cia los la­bo­ris­tas, de cu­ya Eje­cu­ti­va fue miem­bro du­ran­te 23 años.

Aún más pro­di­gio­so fue que lo­gra­ra man­te­ner su tren de vi­da: siem­pre es­ta­ba en nú­me­ros ro­jos con su ban­co. Por sus bue­nos mo­da­les y su si­ba­ri­tis­mo, se le creía mi­llo­na­rio. Aleis­ter Crow­ley, el ocul­tis­ta, le con­si­de­ra­ba co­mo un po­si­ble be­ne­fac­tor y le re­ga­ló ma­nus­cri­tos (al­guno de ellos ter­mi­na­ría sien­do ad­qui­ri­do por Jimmy Pa­ge, gui­ta­rris­ta de Led Zep­pe­lin y apren­diz de sa­ta­nis­ta).

Ex­tre­ma­da­men­te re­li­gio­so, Dri­berg era tam­bién un ho­mo­se­xual pro­mis­cuo. Prac­ti­can­te del cot­ta­ging —li­gue en la­va­bos pú­bli­cos— so­lo sus bue­nos con­tac­tos pro­fe­sio­na­les evi­ta­ron que ter­mi­na­ra en­tre re­jas. Inevi­ta­ble­men­te, corrió el ru­mor de que tra­ba­ja­ba pa­ra el KGB. Fue el pri­mer pe­rio­dis­ta en via­jar a Mos­cú pa­ra en­tre­vis­tar a Guy Bur­gess, espía del Gru­po de Cam­brid­ge.

El plan de Dri­berg pa­ra Jag­ger no ca­re­cía de in­ge­nio. Es­pe­ra­ba que su mag­ne­tis­mo se tra­du­je­ra en una ava­lan­cha de vo­tos tier­nos, que ali­men­ta­rían una co­rrien­te re­no­va­do­ra —Lo­gos y Left Au­xi­liary eran los nom­bres ba­ra­ja­dos— ca­paz de evi­tar el apol­tro­na­mien­to del es­ta­blish­ment la­bo­ris­ta. Du­ran­te me­ses, Mick es­tu­vo des­ho­jan­do la mar­ga­ri­ta. Su com­pa­ñe­ra de en­ton­ces, Ma­rian­ne Faith­full, pien­sa que lo con­si­de­ra­ba un en­tre­te­ni­mien­to.

Ade­más, Mick era muy cons­cien­te de su as­cen­dien­te se­xual so­bre Dri­berg. Se­gún The Soul of In­dis­cre­tion, la bio­gra­fía es­cri­ta por Fran­cis Wheen, Dri­berg so­lo com­pren­dió que aque­llo no pa­sa­ba de jue­go de sa­lón cuan­do fue a vi­si­tar a Ma­rian­ne y es­ta, llo­ro­sa, le pi­dió di­ne­ro pa­ra com­prar al­cohol. Que­ría em­bo­rra­char­se: Jag­ger te­nía una nue­va no­via y em­pe­za­ba a cor­tar la­zos con su vi­da an­te­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.