Ha­lep, al fren­te de un cir­cui­to im­pre­vi­si­ble

El País (Catalunya) - - DEPORTES -

Al Open de Aus­tra­lia se lle­ga con ilu­sión y ex­pec­ta­ti­vas re­no­va­das. Es el mo­men­to de po­ner a prue­ba los pe­que­ños cam­bios en el jue­go o en la es­tra­te­gia que se han en­sa­ya­do en la pre­tem­po­ra­da. Se sa­be que em­pe­zar bien aquí, apar­te de ser una in­yec­ción de mo­ral, sue­le ser ga­ran­tía pa­ra te­ner un buen año.

En es­ta oca­sión 16 te­nis­tas es­pa­ño­les, cin­co ju­ga­do­ras y 11 ju­ga­do­res, in­ten­ta­rán ofre­cer su me­jor ver­sión. Ima­gino el en­tu­sias­mo de los más jó­ve­nes pa­ra con­so­li­dar­se y avan­zar en la cla­si­fi­ca­ción y el in­ten­to de los más ve­te­ra­nos pa­ra ver si lo­gran man­te­ner­se. En es­ta edi­ción, sin em­bar­go, echa­re­mos en fal­ta la pre­sen­cia de Da­vid Fe­rrer des­pués de sus 16 par­ti­ci­pa­cio­nes con­se­cu­ti­vas. Re­cuer­do su es­treno, en el año 2003, so­lo un año an­tes que no­so­tros, y re­me­mo­ro un sin­fín de vi­ven­cias de un tor­neo que es sen­ci­lla­men­te in­creí­ble. El gran­de don­de el tra­to es más cá­li­do y es­pe­cial.

Y al echar la vis­ta atrás, he vuel­to a cons­ta­tar que el mun­do del te­nis, co­mo la vi­da en ge­ne­ral, ha sa­cri­fi­ca­do as­pec­tos en su evo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca que, a mí por lo me­nos, me ha­cían más fe­liz.

En aque­lla pri­me­ra épo­ca, cuan­do es­ta­bas fue­ra en los tor­neos, la con­vi­ven­cia con los otros te­nis­tas y en­tre­na­do­res abar­ca­ba mu­cho más tiem­po que en la ac­tua­li­dad. Era fre­cuen­te que­dar con otros te­nis­tas, so­bre to­do es­pa­ño­les o ar­gen­ti­nos, pa­ra ir a ce­nar y lue­go con­ti­nuar la ter­tu­lia en el hall del ho­tel. Los La ru­ma­na Si­mo­na Ha­lep, de 27 años, co­man­da la lis­ta de la WTA des­de el pa­sa­do 26 de fe­bre­ro. La tenista de Cons­tan­za, ejem­plo de per­se­ve­ran­cia, ga­nó el cur­so pa­sa­do su pri­mer Grand Slam en Ro­land Ga­rros, des­pués de ha­ber per­di­do tres gran­des fi­na­les. Con ella al fren­te, el cir­cui­to fe­me­nino con­ti­núa sien­do muy im­pre­vi­si­ble.

Pe­se a que la ru­ma­na do­mi­na des­de que Se­re­na Wi­lliams (37 años) fue­se ma­dre y lue­go re­gre­sa­se a las pis­tas, el 2018 vol­vió a sub­ra­yar mu­chos vai­ve­nes se­ma­na­les y un re­par­to de los cua­tro ma­jors. Ha­lep ven­ció en Pa­rís, an­tes lo hi­zo Ca­ro­li­ne Woz­niac­ki en Mel­bour­ne y pos­te­rior­men­te fue­ron An­ge­li­que Ker­ber y la jo­ven Nao­mi Osa­ka (21 años) las que elevaron los pre­mios de Wim­ble­don y Nue­va York. ju­ga­do­res has­ta una ho­ra pru­den­cial; los en­tre­na­do­res, has­ta las tan­tas.

Ha­blá­ba­mos mu­cho de te­nis, por su­pues­to, in­ter­cam­biá­ba­mos opi­nio­nes, co­men­tá­ba­mos los par­ti­dos del día y elu­cu­brá­ba­mos teo­rías que pu­die­ran ayudarnos a me­jo­rar nues­tras apor­ta­cio­nes.

Hoy en día, los te­nis­tas y en ma­yor me­di­da los me­jor si­tua­dos en el ran­king han au­men­ta­do sus equi­pos y han he­cho de ellos un círcu­lo más ce­rra­do. Ca­da cual tie­ne su gru­po de gen­te, sus en­tre­te­ni­mien­tos par­ti­cu­la­res, su co­ne­xión per­ma­nen­te con los su­yos y con to­do lo que acon­te­ce en el mun­do, y so­bre to­do, se tie­nen da­tos, mu­chos da­tos que de­jan po­co mar­gen a las in­tui­cio­nes, a los pun­tos de vis­ta e, in­clu­so, a las equi­vo­ca­cio­nes. Health top, ran­king

Las ter­tu­lias han pa­sa­do a me­jor vi­da; se han per­ci­bi­do in­ne­ce­sa­rias. Te­ne­mos to­dos los aná­li­sis, es­tu­dios y es­ta­dís­ti­cas que se ocu­pan de sus­ti­tuir nues­tras re­fle­xio­nes. En el ca­mino ha­cia la es­pe­cia­li­za­ción nos he­mos to­ma­do muy en se­rio co­mo pro­fe­sio­na­les y he­mos de­ja­do por el ca­mino ese ro­man­ti­cis­mo que nos per­mi­tía sen­tir­nos co­mo unos pri­vi­le­gia­dos a los que se les otor­ga­ba una opor­tu­ni­dad.

Un día de uno de esos pri­me­ros años, Ga­briel Ur­pí, sien­do ya uno de los me­jo­res en­tre­na­do­res que hay y que ha ha­bi­do en nues­tro país —ex­pre­pa­ra­dor de Arant­xa Sán­chez Vi­ca­rio, Con­chi­ta Mar­tí­nez y Fla­via Pe­net­ta—, hi­zo un co­men­ta­rio en voz al­ta en el trans­por­te que nos lle­va­ba ha­cia Mel­bour­ne Park que hoy en día pro­vo­ca­ría, co­mo mí­ni­mo, ex­tra­ñe­za.

Con su tí­pi­ca jo­co­si­dad, co­men­tó lo si­guien­te: “¡Os­tras! Lo que pa­ga­ría mu­cha gen­te por ve­nir aquí, a Aus­tra­lia, en pleno ve­rano, en un si­tio ma­ra­vi­llo­so y me­dio de va­ca­cio­nes. ¡Y a no­so­tros nos pa­gan! ¡So­mos unos afor­tu­na­dos!”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.