BUE­NOS AI­RES ADO­RA A MA­FAL­DA

Sin cam­biar de pei­na­do, Ma­fal­da se­rá pron­to una ave­za­da cincuentona. En Bue­nos Ai­res se pue­de vi­si­tar una pla­za que lle­va su nom­bre, la ca­sa de San Tel­mo don­de vi­vió su au­tor, Quino, o un ul­tra­ma­ri­nos en Pa­ler­mo que re­cuer­da al de su ami­go Ma­no­li­to. Y un

El País - Especiales - - SUMARIO - Por Mer­ce­des Ce­brián Mer­ce­des Ce­brián es au­to­ra de la no­ve­la ‘La nue­va ta­xi­der­mia’ (Mon­da­do­ri).

La pre­sen­cia de Ma­fal­da en Bue­nos Ai­res se de­ja ver in­clu­so ba­jo tie­rra: una ti­ra có­mi­ca de 15 me­tros, ver­sión ali­ca­ta­da, se pue­de leer en la con­fluen­cia de las es­ta­cio­nes de me­tro (aquí lla­ma­do sub­te) de Pe­rú, de la Lí­nea A, y de Ca­te­dral, de la Lí­nea D. Arri­ba, en tie­rra fir­me, los vi­si­tan­tes le rin­den ho­me­na­je en la pla­za que lle­va su nom­bre, si­tua­da en el ba­rrio de Co­le­gia­les. Ca­da una de las sie­te sec­cio­nes del par­que que con­for­ma la pla­za es­tá bau­ti­za­da con car­te­les de­di­ca­dos a Ma­fal­da y sus com­pa­ñe­ros de fa­ti­gas: Fe­li­pe, Su­sa­ni­ta, Mi­gue­li­to, Li­ber­tad, Ma­no­li­to y Gui­lle.

San Tel­mo, ba­rrio in­elu­di­ble pa­ra cual­quier vi­si­tan­te, tam­bién cuen­ta con su ru­ta ma­fal­dis­ta. Co­men­ce­mos aso­mán­do­nos a la ca­sa don­de vi­vie­ron Quino y ella mis­ma, se­gún re­za en la pla­ca que apa­re­ce en la puer­ta del blo­que de apar­ta­men­tos cien por cien cla­se me­dia de la ca­lle de Chi­le, 371. So­bre la mis­ma ca­lle, en la es­qui­na con De­fen­sa, en­con­tra­mos a Ma­fal­da re­crea­da a ta­ma­ño real y sen­ta­da en un ban­co. La fo­to jun­to a ella re­sul­ta obli­ga­to­ria, así co­mo el be­so en su re­don­dí­si­ma na­riz, que se ero­sio­na po­co a po­co de­bi­do a la de­vo­ción po­pu­lar.

Las pre­gun­tas im­pro­ce­den­tes que Ma­fal­da les ha­cía a sus pa­dres la lle­va­ban a me­nu­do en bus­ca del an­sio­lí­ti­co Ner­vo­calm: “Pa­ra mi pa­pá, que al fi­nal no me con­tes­tó qué dia­blos es el ero­tis­mo”. Pa­ra com­prar los cal­man­tes, qui­zá acu­día a la far­ma­cia más an­ti­gua y be­lla de Bue­nos Ai­res, que se en­cuen­tra a cin­co por­te­ñas cua­dras de su es­cul­tu­ra. Se tra­ta de la Far­ma­cia de la Es­tre­lla (De­fen­sa, 201; www. far­ma­cia­de­laes­tre­lla.com), abier­ta en 1834 y hoy pa­tri­mo­nio cul­tu­ral de la ciu­dad, con sus es­tan­tes de no­gal y sus fres­cos del te­cho –de tí­tu­lo tan su­ge­ren­te co­mo El triun­fo de la far­ma­co­pea– a car­go del ita­liano Car­los Bar­be­ris.

Y mien­tras tan­to, a Ma­no­li­to, hi­jo de es­pa­ño­les que re­gen­tan un al­ma­cén de ul­tra­ma­ri­nos, se le po­dría en­con­trar hoy tra­ba­jan­do en El Pre­fe­ri­do de Pa­ler­mo (Jorge Luis Bor­ges, 2108; abier­to de lu­nes a sá­ba­do, de12.00 a 0.30). Es un col­ma­do de to­da la vi­da con la­tas de con­ser­vas api­la­das co­mo adorno prin­ci­pal. La no­ve­dad es que aho­ra sir­ven co­mi­da re­con­for­tan­te, co­mo ri­cos pla­tos de pas­ta con car­ne es­to­fa­da. Pro­ba­ble­men­te, tam­bién se sir­va sopa, pe­ro eso Ma­fal­da no que­rría ni oír­lo. A su ma­dre, cuan­do se la ser­vía, la lla­ma­ba Raquel: “En mo­men­tos co­mo es­tos, Ma­má es tan so­lo un seu­dó­ni­mo”. Es una pe­na, por­que se pier­de el lo­cro, uno de los gui­sos de cu­cha­ra más sa­bro­sos de la po­co co­no­ci­da y ex­qui­si­ta co­ci­na re­gio­nal del país.

No­so­tros sí nos atre­ve­mos a pro­bar­lo en Ña Se­ra­pia (ave­ni­da de Las He­ras, 3357), la em­ba­ja­da de la co­ci­na nor­te­ña argentina en el ba­rrio de Pa­ler­mo.

/ D. Ba­chet­ta / A. Deak / D. García

Arri­ba, la Far­ma­cia de la Es­tre­lla y el co­me­dor de El Pre­fe­ri­do de Pa­ler­mo. Aba­jo, una es­cul­tu­ra de Ma­fal­da en Bue­nos Ai­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.