NO­VE­DA­DES AR­QUI­TEC­TÓ­NI­CAS

El País - Especiales - - SUMARIO - Por Anatxu Zabalbeascoa

La ar­qui­tec­tu­ra de 2014 da­rá la vuel­ta al mun­do y via­ja­rá in­clu­so más allá. El Spa­ce­port de Nor­man Fos­ter, en Nue­vo Mé­xi­co, es­pe­ra el des­pe­gue del tu­ris­mo es­pa­cial; Bra­sil que­da­rá sal­pi­ca­do de es­ta­dios; China ve­rá có­mo el me­diá­ti­co Rem Kool­haas se abra­za a la so­brie­dad, to­do lo con­tra­rio al lla­ma­ti­vo Mu­seo de la Cien­cia que Ren­zo Piano ha inau­gu­ra­do en Tren­to. Ste­ven Holl le­van­ta la am­plia­ción de la centenaria y mí­ti­ca Es­cue­la de Ar­te de Glas­gow. Y tam­bién Da­vid Chip­per­field de­fien­de la dis­cre­ción en Mé­xi­co. El bri­tá­ni­co no se ha de­ja­do ma­rear por las mo­das ni si­quie­ra al pro­yec­tar un mu­seo pa­ra Ju­mex, con ape­lli­do de zu­mo de fru­tas.

Bra­sil, fút­bol y ar­qui­tec­tu­ra

Po­cas cul­tu­ras ma­ne­jan me­jor el bi­no­mio. En 2014, el es­pec­tácu­lo del se­gun­do Mun­dial de Fút­bol que ce­le­bra Bra­sil in­clui­rá cam­pos tan ele­gan­tes co­mo el Mané Ga­rrin­cha de Bra­si­lia, re­for­ma­do es­te año pa­ra inau­gu­rar la Co­pa Con­fe­de­ra­cio­nes, y sor­pre­sas co­mo el es­ta­dio de Ma­naos (obra de los ale­ma­nes GMP) con for­ma de ni­do gi­gan­te (aún en cons­truc­ción). Aun­que re­cuer­da al que Her­zog & de Meu­ron y Ai Wei Wei le­van­ta­ron en Pe­kín, la ori­gi­nal can­cha po­dría ter­mi­nar sus días co­mo cár­cel tem­po­ral. Ese es uno de los des­ti­nos que se ba­ra­jan por­que Ma­naos no tie­ne equi­po en pri­me­ra división y ca­da vez son más los pre­sos sin cel­da.

Nor­man Fos­ter, en otro mun­do

Spa­ce­port Ame­ri­ca es la pri­me­ra lan­za­de­ra es­pa­cial pa­ra tu­ris­tas. Des­de ha­ce ca­si una dé­ca­da, Fos­ter tra­ba­ja en es­tas ins­ta­la­cio­nes que quie­ren ser res­pe­tuo­sas con el pai­sa­je de­sér­ti­co de Nue­vo Mé­xi­co (EE UU) y a la vez re­su­men en su es­ce­no­gra­fía la in­vi­ta­ción a un via­je des­co­no­ci­do. En es­pe­ra de ini­ciar los des­pe­gues, el ex­clu­si­vo y re­mo­to edi­fi­cio pue­de vi­si­tar­se en tours se­ma­na­les.

Kool­haas en­se­ña las pier­nas en China

El se­gun­do gran edi­fi­cio de Rem Kool­haas en China ya pue­de

vi­si­tar­se. Fren­te a la se­de de la te­le­vi­sión que le­van­tó en Pe­kín, es­te ras­ca­cie­los de 250 me­tros de al­tu­ra que alo­ja­rá la Bol­sa de Shenz­hen re­sul­ta aus­te­ro. Los ve­ci­nos de la ciu­dad lo han bau­ti­za­do co­mo “la mi­ni­fal­da”, por el vo­lu­men ho­ri­zon­tal que, le­van­ta­do a 36 me­tros del sue­lo, aco­ge el par­qué de los agen­tes de Bol­sa y con­vier­te el sue­lo que ro­dea el edi­fi­cio en una gran pla­za. Pa­ra ha­blar de ope­ra­cio­nes bur­sá­ti­les, el ar­qui­tec­to ho­lan­dés ha pre­fe­ri­do ser dis­cre­to. Con to­do, la mi­ni­fal­da en­vía un men­sa­je so­bre un ne­go­cio con­ver­ti­do en som­bra. O en co­bi­jo.

Glas­gow in­yec­ta vi­da a su es­cue­la

Glas­gow se ha atre­vi­do a to­car la obra de Char­les Ren­nie Mackintosh, su ar­qui­tec­to más cé­le­bre. Pe­ro lo ha he­cho sin ro­ces. El es­ta­dou­ni­des­ne Ste­ven Holl inau­gu­ra­rá en 2014 la am­plia­ción de la fa­mo­sa es­cue­la de ar­te, un edi­fi­cio Arts & Crafts de 1909. El nue­vo in­mue­ble ha­ce una lec­tu­ra abs­trac­ta de có­mo Mackintosh lle­va­ba la luz a sus edi­fi­cios. Con fa­cha­das cie­gas de vi­drio blan­co, la am­plia­ción ca­lla­rá fren­te a uno de los edi­fi­cios más fa­mo­sos del mun­do. Pe­ro cuan­do lle­gue la no­che se con­ver­ti­rá en una gran lám­pa­ra que de­ja­rá a os­cu­ras el icono de la ciu­dad.

DIS­CRE­CIÓN EN MÉ­XI­CO DF

Un edi­fi­cio di­ná­mi­co y re­ver­si­ble no ne­ce­si­ta pa­re­cer un tio­vi­vo pa­ra cum­plir con tan­ta po­li­va­len­cia. Ese es el men­sa­je del nue­vo mu­seo pa­ra la co­lec­ción Ju­mex (Ju­gos de Mé­xi­co) que el bri­tá­ni­co Da­vid Chip­per­field ul­ti­ma en el ba­rrio de Po­lan­co de Mé­xi­co DF. Fren­te a su apa­bu­llan­te ve­cino, el Mu­seo Sou­ma­ya, el su­yo se­rá una is­la de tran­qui­li­dad y buen gus­to en me­dio de un mar de co­lo­sos.

Mu­seo-mon­ta­ña en Tren­to

Del ras­ca­cie­los con for­ma de as­ti­lla que cla­vó en el cen­tro de Lon­dres a la mon­ta­ña que –emu­lan­do a las Do­lo­mi­tas ve­ci­nas– inau­gu­ra en la ciu­dad ita­lia­na de Tren­to, a Ren­zo Piano se le amon­to­nan los en­car­gos. Su Mu­seo de la Cien­cia con­tie­ne tan­to em­pi­ris­mo co­mo es­pec­tácu­lo. Un atrio re­ple­to de ani­ma­les sus­pen­di­dos en un in­mue­ble de me­tal y vi­drio frío co­mo un la­bo­ra­to­rio. Eso sí, el pro­yec­to es sos­te­ni­ble: recicla el agua de llu­via y ca­lien­ta sus es­pa­cios con pa­ne­les so­la­res.

De iz­quier­da a de­re­cha y de arri­ba aba­jo, la Bol­sa de Shenz­hen, de Rem Kool­haas; re­crea­ción del es­ta­dio de Ma­naos, de GMP; el Mu­seo Ju­mex; el Spa­ce­port Ame­ri­ca,

/ P. Ruault / GMP / E. Macías Mar­tí­nez / N. Young / E. Cano

de Fos­ter; una re­crea­ción de la am­plia­ción de la Glas­gow School of Art, y el atrio del Mu­se, de Ren­zo Piano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.