GA­LÁ­PA­GOS, AVEN­TU­RA ANI­MAL

Es el des­tino so­ña­do de los aman­tes del mun­do ani­mal, don­de uno pue­de acer­car­se a po­ca dis­tan­cia a igua­nas y leo­nes ma­ri­nos sin que se asus­ten. Un ar­chi­pié­la­go sin­gu­lar

El País - Especiales - - TROTAMUNDOS - Por paco na­dal

Guía prác­ti­ca pa­ra vi­si­tar el asom­bro­so ar­chi­pié­la­go ecua­to­riano.o.

En el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo, las is­las Ga­lá­pa­gos son ese enor­me zoo na­tu­ral a cie­lo abier­to que vi­si­tó Dar­win en 1835 en su via­je a bor­do del Bea­gle, lleno de igua­nas, tor­tu­gas gi­gan­tes, lo­bos de mar y to­do ti­po de ani­ma­les en­dé­mi­cos que ses­tean al ca­lor de los pai­sa­jes vol­cá­ni­cos. Bien, pues Ga­lá­pa­gos es exac­ta­men­te así, tan es­pec­ta­cu­lar como lo ha­bía­mos so­ña­do siem­pre. Y lo que ha­ce úni­co a es­te ar­chi­pié­la­go ecua­to­riano es que su fau­na no tie­ne mie­do al hom­bre. Uno pue­de es­tar a 30 cen­tí­me­tros de un al­ba­tros, de una igua­na o de un león ma­rino sin que es­tos se in­mu­ten.

Las is­las son tan se­cas, ári­das y ca­ren­tes de co­mi­da que la evo­lu­ción no dio nin­gu­na opor­tu­ni­dad a los gran­des ma­mí­fe­ros. Es­te es el reino de los rep­ti­les y de las aves ma­ri­nas. Pe­ro pre­ci­sa­men­te por eso es un te­rri­to­rio muy frá­gil, de­cla­ra­do par­que na­cio­nal, en el que las vi­si­tas es­tán com­ple­ta­men­te re­gu­la­das. Aquí va un ma­nual de ins­truc­cio­nes por si al­guien quie­re dar­se el ca­pri­cho de via­jar a la prehis­to­ria:

Có­mo re­ser­var. Lo pri­me­ro: con­tac­tar con el ho­tel o el bar­co ele­gi­do y re­ser­var pla­za pa­ra las fe­chas desea­das. Lue­go se ha­ce el pre­rre­gis­tro (obli­ga­to­rio) pa­ra la vi­si­ta en la web (www.go­bier­no­ga­la­pa­gos.gob.ec/pre-re­gis­tro-tct), de­ta­llan­do las fe­chas y el lu­gar de alo­ja­mien­to. En un pla­zo de tiem­po se re­ci­be un correo elec­tró­ni­co au­to­ri­zan­do la en­tra­da a Ga­lá­pa­gos. El nú­me­ro má­xi­mo de vi­si­tan­tes que ad­mi­ten las is­las son 110.00 al año (aun­que al­gu­nos años es­ta ci­fra sube has­ta 200.000).

Ta­sas. En el ae­ro­puer­to de Gua­ya­quil se ha de re­lle­nar la Tar­je­ta de Con­trol de Trán­si­to (TCT), que cues­ta 10 dó­la­res (unos 8,80 eu­ros). Y al lle­gar a Ga­lá­pa­gos hay que pa­gar una ta­sa de en­tra­da de 100 dó­la­res (unos 88 eu­ros).

Có­mo lle­gar. Los vue­los sa­len siem­pre des­de Gua­ya­quil, en la cos­ta con­ti­nen­tal ecua­to­ria­na, ha­cia los ae­ro­puer­tos is­le­ños de San Cris­tó­bal, Bal­tra e Isa­be­la. Lan (www.lan.com) tie­ne vue­los dia­rios des Gua­ya­quil has­ta Bal­tra y San Cris­tó­bal des­de 335 eu­ros, ida y vuel­ta.

Có­mo mo­ver­se por las is­las. So­lo hay dos for­mas de ex­plo­rar Ga­lá­pa­gos. Des­de tie­rra: alo­ján­do­se en un ho­tel de una de las cua­tro is­las ha­bi­ta­das y, des­de allí, mo­ver­se por la pro­pia is­la o a otras con una agen­cia de via­jes lo­cal (es­tá prohi­bi­do mo­ver­se den­tro del par­que na­cio­nal sin guía ofi­cial). O en bar­co. Es­ta se­gun­da op­ción no es la más ba­ra­ta, pe­ro es la más prác­ti­ca, ya que per­mi­te ver más lu­ga­res en me­nos tiem­po, en par­ti­cu­lar las is­las más re­mo­tas y no ha­bi­ta­das.

La me­jor épo­ca. Ma­yo y ju­nio son los me­jo­res me­ses pa­ra vi­si­tar Ga­lá­pa­gos, coin­ci­dien­do con la tem­po­ra­da de re­pro­duc­ción. En no­viem­bre y di­ciem­bre es épo­ca de cor­te­jo de las aves ma­ri­nas, y con el cho­que de las co­rrien­tes ma­ri­nas hay más ali­men­to en el mar y, por tan­to, más ac­ti­vi­dad.

LAS IS­LAS MÁS RE­CO­MEN­DA­BLES

ISA­BE­LA. Es la más gran­de y la de pai­sa­jes más so­bre­co­ge­do­res. Es la más in­di­ca­da tam­bién pa­ra quie­nes via­jan alo­ján­do­se en tie­rra, ya que hay mu­chas co­sas que ver en el in­te­rior, y des­de ella se pue­de ac­ce­der a otras is­las cer­ca­nas. Los pai­sa­jes más es­pec­ta­cu­la­res es­tán en la cos­ta Oes­te, en el ca­nal de Bo­lí­var. Los alo­ja­mien­tos y ser­vi­cios tu­rís­ti­cos (agen­cias, cen­tros de bu­ceo…) es­tán en Puer­to Villamil. Isa- be­la cuen­ta con sie­te ki­ló­me­tros de pla­yas de are­na blan­ca re­po­bla­das con pal­me­ras.

FLO­REA­NA. Una is­la pe­que­ña y po­co ha­bi­ta­da (ape­nas vi­ven 200 per­so­nas en ella), muy in­di­ca­da pa­ra quien quie­ra prac­ti­car el bu­ceo y el snor­kel. Tie­ne be­llos pai­sa­jes vol­cá­ni­cos en la cum­bre y una la­gu­na con una co­lo­nia de fla­men­cos. Vida tran­qui­la y so­se­ga­da: ape­nas hay cua­tro alo­ja­mien­tos.

SAN CRIS­TÓ­BAL. Aquí es­tá Puer­to Ba­que­ri­zo Mo­reno, la ca­pi­tal de las is­las, con to­do ti­po de alo­ja­mien­tos y ser­vi­cios. A las afue­ras del pue­blo se cons­tru­yó un cen­tro de in­ter­pre­ta­ción muy mo­derno y bien equi­pa­do que me­re­ce la pe­na vi­si­tar pa­ra co­no­cer más so­bre el ar­chi­pié­la­go. Allí mis­mo em­pie­za un sen­de­ro bien pa­vi­men­ta­do que sube has­ta un mirador y lue­go lle­ga a Pla­ya Ba­que­ri­zo, la bahía don­de atra­có por pri­me­ra vez el Bea­gle y don­de Dar­win pu­so por pri­me­ra vez pie en las Ga­lá­pa­gos. Una es­ta­tua re­cuer­da es­te he­cho. Des­de Puer­to Ba­que­ri­zo se pue­den con­tra­tar ex­cur­sio­nes a Pun­ta Pitt (snor­kel con lo­bos ma­ri­nos) o a Ce­rro Bru­jo. ES­PA­ÑO­LA. Una de las is­las más in­tere­san­tes, por­que es­tá des­ha­bi­ta­da y tie­ne gran­des co­lo­nias de aves ma­ri­nas. So­lo se pue­de lle­gar en un bar­co cru­ce­ro o con­tra­tan­do al­gu­na ex­cur­sión des­de San Cris­tó­bal. Es­tá lle­na de igua­nas ma­ri­nas que ses­tean in­do­len­tes en mi­tad del mue­lle de atra­que, sin im­por­tar­les si pa­sas a cen­tí­me­tros de ellas, o en las ne­gras ro­cas vol­cá­ni­cas de la cos­ta. Un sen­de­ro au­to­ri­za­do por el par­que per­mi­te re­co­rrer bue­na par­te de la is­la.

SAN­TA CRUZ. El ae­ro­puer­to de Bal­tra, cons­trui­do en un is­lo­te ve­cino, es uno de los que más vue­los re­ci­ben, por lo que San­ta Cruz es vi­si­ta obli­ga­da pa­ra mu­chos via­je­ros. No es la is­la más es­pec­ta­cu­lar, pe­ro sí tie­ne al­gu­nas vi­si­tas in­tere­san­tes, en­tre ellas el cen­tro de cría de tor­tu­gas gi­gan­tes de Ga­lá­pa­gos, jun­to a la Es­ta­ción Cien­tí­fi­ca Char­les Dar­win, a las afue­ras de Pun­ta Ayo­ra.

BAR­TO­LO­MÉ. No es­tá ha­bi­ta­da y so­lo se pue­de lle­gar en bar­co au­to­ri­za­do. Tie­ne ma­ra­vi­llo­sos pai­sa­jes vol­cá­ni­cos y un sen­de­ro ha­bi­li­ta­do por el par­que pa­ra ver la fau­na. Aquí se en­cuen­tra la famosa ro­ca lla­ma­da Pi­nácu­lo.

Mi­chael S. No­lan

/ Una tu­ris­ta re­tra­ta a un león ma­rino en la is­la de San­tia­go, en Ga­lá­pa­gos (Ecua­dor).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.