CRACS

LU­CEN SUS CA­MI­SE­TAS OFI­CIA­LES Y LO­GO­TI­POS. SON 'TREN­DING TO­PIC' MUN­DIAL EN TWITTER. PE­RO NI LE PE­GAN PA­TA­DAS A UN BA­LÓN NI EN­CES­TAN CA­NAS­TAS. SON LOS VIR­TUO­SOS DEL LOL, EL VI­DEO­JUE­GO COM­PE­TI­TI­VO QUE MUE­VE A MI­LLO­NES DE 'FANS'.

El País - Especiales - - PORTADA -

Ha­bla­mos con los Giants, los ases del ‘joys­tick’

Jor­ge Ca­sa­no­vas, Fe­de­ri­co Li­zon­do, Isaac Flo­res, Adrián Pé­rez y Fer­nan­do So­ria mue­ven mi­llo­nes de afi­cio­na­dos que si­guen sus ges­tas de­por­ti­vas. Tie­nen pa­tro­ci­na­do­res, cen­tros de al­to ren­di­mien­to y mu­chas ho­ras al día de prác­ti­ca. Se les co­no­ce por sus nom­bres de gue­rra: Werlyb, Fr3de­ric, Pe­pii­ne­ro, Adryh y Ryd­le. Ex­per­tos del ra­tón y te­cla­do. Gla­dia­do­res que lu­chan en la are­na del mo­ni­tor al vi­deo­jue­go más po­pu­lar del de­por­te di­gi­tal: el Lea­gue of Le­gends ( LOL).

El 18 de di­ciem­bre del 2014 vi­vie­ron un mo­men­to má­gi­co. Se ju­ga­ban en­trar en la di­vi­sión de ho­nor eu­ro­pea de es­te vi­deo­jue­go. Es de­cir, un pa­se a mu­dar­se a Ber­lín du­ran­te tres me­ses, co­brar un suel­do de la com­pe­ti­ción y lu­char por ga­nar­se un pues­to en el cam­peo­na­to mun­dial, don­de se op­ta a un pre­mio pa­ra el ga­na­dor que ron­da

el mi­llón de eu­ros. Cuan­do iban dos par­ti­das a ce­ro fren­te al com­bi­na­do po­la­co Rea­son Ga­ming, Twitter co­men­zó a her­vir con su hash­tag, #WeA­reGiants. Pa­ra cuan­do ru­bri­ca­ban la vic­to­ria, eran tren­ding to­pic nú­me­ro 1 en Es­pa­ña y el ter­ce­ro en el mun­do.

Giants en­car­na la ca­ra es­pa­ño­la de un fe­nó­meno glo­bal que no de­ja de cre­cer. Del 18 al 19 de abril, el Pa­la­cio de Vis­ta­le­gre de Ma­drid vio có­mo 12.000 per­so­nas co­rea­ban la final eu­ro­pea del jue­go. Seis me­ses an­tes, en la final mun­dial ru­gie­ron más de 40.000 hin­chas. Y 32 mi­llo­nes los se­guían por In­ter­net. El ne­go­cio en torno a es­tos esport [apó­co­pe de elec­tro­nic sport, de­por­te elec­tró­ni­co] de­ja atrás los 100 mi­llo­nes de eu­ros y tie­ne pre­vis­to al­can­zar los 1.000 en 2020, se­gún da­tos de la con­sul­to­ra del sec­tor New­zoo. Es de­cir, si­tuar­se a la al­tu­ra de la Cham­pions de fút­bol.

Equi­pos co­mo Giants tie­nen con­tra­tos con spon­sors co­mo en cual­quier de­por­te de éli­te. En su ca­so, Ozo­ne, em­pre­sa de periféricos pa­ra or­de­na­dor, y Ga­ming TV, pla­ta­for­ma de strea­ming on­li­ne con más de 300.000 afi­lia­dos. La di­men­sión me­diá­ti­ca co­ge por sor­pre­sa a los pro­pios ju­ga­do­res. “An­tes, cuan­do te fi­cha­ban, te re­ga­la­ban un ra­tón pa­ra el or­de­na­dor. Aho­ra por un ra­tón no irías a nin­gu­na par­te”, co­men­ta Fe­de­ri­co Li­zon­do.

La ra­zón que en­cuen­tran pa­ra es­te fer­vor es la for­ma en que es­tá di­se­ña­do el LOL. Jue­gan cin­co con­tra cin­co. Ca­da ju­ga­dor es­co­ge a un hé­roe de fan­ta­sía y sal­ta con él a un es­ce­na­rio vi­sua­li­za­do a vis­ta de pá­ja­ro con el ob­je­ti­vo de des­truir la for­ta­le­za ri­val, el Ne­xo. En­tre­me­dias, es­tra­te­gia. Y la po­si­bi­li­dad de que en cual­quier mo­men­to la co­sa se tuer­za. “En el fút­bol, si vas per­dien­do 3-0, es muy di­fí­cil que te re­mon­ten a un 3-4. Pe­ro en el LOL te ha­cen el 3-4 en un mi­nu­to. Si en el fút­bol es di­fí­cil acer­tar la qui­nie­la, aquí lo es más”, apun­ta en­tre ri­sas Isaac Flo­res.

El ca­se­ro ber­li­nés, pri­mer ri­val

Sue­na a sai­ne­te es­pañol o a co­me­dia de Woody Allen. Pe­ro, pa­ra el equi­po Giants, la anéc­do­ta de su lle­ga­da a Ber­lín pa­ra com­pe­tir en la Cham­pions del vi­deo­jue­go no tu­vo nin­gu­na gra­cia. “El ca­se­ro nos min­tió. Nos di­jo que te­nía­mos In­ter­net y cuan­do lle­ga­mos vi­mos que no era cier­to. Así que te­nía­mos la ca­sa, pe­ro no la co­ne­xión. Y en Ale­ma­nia tar­dan mu­chí­si­mo en ins­ta­lar­la”, ex­pli­ca Fe­de­ri­co Li­zon­do.

Tu­vie­ron que en­tre­nar­se en una tien­da pa­ra pre­pa­rar sus dos par­ti­dos ofi­cia­les a la se­ma­na. Es­ta anéc­do­ta re­fle­ja uno de los as­pec­tos cla­ves del LOL co­mo de­por­te: su enor­me exi­gen­cia. La ne­ce­si­dad de ju­gar ho­ras y ho­ras pa­ra man­te­ner el ni­vel.

Los 14 días que es­tu­vie­ron sin en­tre­nar­se les pa­sa­ron a Giants una du­ra fac­tu­ra que pa­ga­rían du­ran­te to­da la tem­po­ra­da. “Arran­ca­mos muy bien. Ve­nía­mos ca­len­ti­tos de la fa­se de as­cen­so y ga­na­mos fá­cil­men­te los dos pri­me­ros par­ti­dos. Pe­ro las dos se­ma­nas si­guien­tes no pu­di­mos entrenar y per­di­mos los dos par­ti­dos. Y a la si­guien­te más, aun­que ya es­tá­ba­mos en­tre­nan­do, no pu­di­mos re­cu­pe­rar­nos y caí­mos tam­bién”, re­cuer­da Li­zon­do.

La pla­ni­fi­ca­ción se­ma­nal de Giants ha­bla de de­por­te de éli­te. Jue­ves y vier­nes a ju­gar, un par­ti­do ca­da día. Y des­de el lu­nes se en­tre­na a to­pe. “De cua­tro a seis y

fo­to­gra­fías LUIS RU­BIO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.