EE UU cae en ma­nos del po­pu­lis­mo agre­si­vo de Trump

El can­di­da­to re­pu­bli­cano lo­gra ma­yo­ría su­fi­cien­te en el colegio elec­to­ral In­cer­ti­dum­bre glo­bal por las re­per­cu­sio­nes po­lí­ti­cas, eco­nó­mi­cas y de se­gu­ri­dad La vic­to­ria de Trump da alas a los mo­vi­mien­tos na­cio­na­lis­tas y ex­tre­mis­tas El ner­vio­sis­mo cau­sa el

El País - Especiales - - PORTADA - MARC BASSETS,

El re­pu­bli­cano Do­nald Trump con­mo­cio­nó ayer a la mi­tad de EE UUy al mun­do en­te­ro al aca­ri­ciar su vic­to­ria so­bre la de­mó­cra­ta Hi­llary Clin­ton en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les. Trump, un po­pu­lis­ta con un dis­cur­so xe­nó­fo­bo y an­ti­sis­te­ma, se­rá el pró­xi­mo pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, se­gún apun­ta­ban el re­cuen­to y las pro­yec­cio­nes a las 6.30 de hoy, ho­ra pe­nin­su­lar es­pa­ño­la. Con el apo­yo ma­si­vo de los es­ta­dou­ni­den­ses blan­cos des­con­ten­tos con las éli­tes po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas del país, Trump rom­pió los pro­nós­ti­cos de los son­deos y se acer­ca­ba a una vic­to­ria que abo­ca a EE UU a lo des­co­no­ci­do y su­me al mun­do en una eta­pa de in­cer­ti­dum­bre po­lí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y de se­gu­ri­dad. Na­die co­mo Trump ha sa­bi­do en­ten­der el har­taz­go de gran­des sec­to­res de la so­cie­dad con el es­ta­blish­ment, con el que se iden­ti­fi­ca­ba a Clin­ton. La ola po­pu­lis­ta glo­bal ha lle­ga­do a la Casa Blan­ca. Los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros re­ci­bie­ron el re­sul­ta­do con un des­plo­me.

El mun­do es­pe­ra­ba ver a la pri­me­ra mu­jer en la pre­si­den­cia de EE UU, des­pués de te­ner a un pre­si­den­te afro­ame­ri­cano, pe­ro se dis­po­ne a asis­tir, si na­da cam­bia al fi­nal, a la lle­ga­da a la Casa Blan­ca de un de­ma­go­go que ha reavi­va­do al­gu­nas de las tra­di­cio­nes más os­cu­ras del país, que ha co­lo­ca­do en el cen­tro del dis­cur­so po­lí­ti­co el in­sul­to y la des­ca­li­fi­ca­ción, un ad­mi­ra­dor de Vla­dí­mir Pu­tin que ama­ga con re­for­mu­lar las alian­zas in­ter­na­cio­na­les de Es­ta­dos Uni­dos y lan­zar un desafío al ve­cino del sur, Mé­xi­co.

A me­di­da que lle­ga­ban los re­sul­ta­dos en los Es­ta­dos cla­ve y Trump iba su­man­do vic­to­rias, se dis­pa­ra­ba el des­con­cier­to de los es­pe­cia­lis­tas en son­deos, de los es­tra­te­gas de­mó­cra­tas, los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros y las can­ci­lle­rías oc­ci­den­ta­les. La vic­to­ria en Flo­ri­da, Es­ta­do que Ba­rack Oba­ma, de­mó­cra­ta co­mo Clin­ton, ga­nó dos ve­ces, abrió la vía pa­ra el éxi­to de un mag­na­te in­mo­bi­lia­rio y es­tre­lla de la te­le­rrea­li­dad que ha sa­cu­di­do los ci­mien­tos de la po­lí­ti­ca tra­di­cio­nal. Trump ga­nó ade­más en Ca­ro­li­na del Nor­te y en Ohio, en­tre otros Es­ta­dos que de­bía ob­te­ner Clin­ton si que­ría triun­far.

El re­sul­ta­do, un éxi­to cu­ya con- fir­ma­ción Trump aca­ri­cia­ba pa­sa­das las seis de la ma­ña­na (ho­ra pe­nin­su­lar es­pa­ño­la), su­pon­drá una rup­tu­ra con al­gu­nas tra­di­cio­nes de­mo­crá­ti­cas de EE UU­co­mo el res­pe­to a las mi­no­rías y con la tran­qui­la al­ter­nan­cia en­tre go­ber­nan­tes que dis­cre­pa­ban en su vi­sión del país, pe­ro no en los va­lo­res fun­da­men­ta­les que le han sos­te­ni­do des­de su fun­da­ción.

Trump, que ha pro­me­ti­do cons­truir un mu­ro en la fron­te­ra con Mé­xi­co y prohi­bir la en­tra­da de mu­sul­ma­nes, ha de­mos­tra­do que un hom­bre ca­si so­lo, con­tra to­do y con­tra to­dos y sin de­pen­der de do­nan­tes mul­ti­mi­llo­na­rios es ca­paz de lle­gar a la sala de man­do del po­der mun­dial. A par­tir del 20 de enero, cuan­do to­me po­se­sión, ten­drá al al­can­ce de la mano la ma­le­ta con los có­di­gos nu­clea­res y con­tro­la­rá las fuer­zas ar­ma­das más le­ta­les de pla­ne­ta, ade­más de dis­po­ner de un púl­pi­to úni­co pa­ra di­ri­gir­se su país y al res­to del mun­do. Des­de la Casa Blan­ca po­drá lan­zar­se, si cumple sus pro­me­sas, a ba­ta­llas con paí­ses ve­ci­nos co­mo Mé­xi­co, al que quie­re obli­gar a su­fra­gar el mu­ro.

El re­pu­bli­cano ha des­men­ti­do a to­dos los que pro­nos­ti­ca­ban su de­rro­ta. Aca­ri­cia­ba la po­si­bi­li­dad de de­rro­tar a los Clin­ton, la fa­mi­lia más po­de­ro­sa de la po­lí­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se en 30 años, si se ex­cep­túa a otra fa­mi­lia, los re­pu­bli­ca­nos Bush, que tam­bién se opo­nían a él. Se en­fren­tó al apa­ra­to de su par­ti­do, a los me­dios in­for­ma­ti­vos, aWall Street, a las gran­des ca­pi­ta­les eu­ro­peas y la­ti­noa­me­ri­ca­nas y a or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les co­mo la OTAN.

Cla­ses me­dias he­ri­das

Su mé­ri­to con­sis­tió en en­ten­der el ma­les­tar de los es­ta­dou­ni­den­ses víc­ti­mas de la glo­ba­li­za­ción, las cla­ses me­dias que no han de­ja­do de per­der po­der ad­qui­si­ti­vo en las úl­ti­mas dé­ca­das, los que han vis­to có­mo la Gran Re­ce­sión pa­ra­li­za­ba el as­cen­sor so­cial, los que asis­ten des­con­cer­ta­dos a los cam­bios de­mo­grá­fi­cos y so­cia­les en un país cu­yas éli­tes po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas les ig­no­ran. Los blan­cos de cla­se tra­ba­ja­do­ra —una mi­no­ría an­ti­gua­men­te de­mó­cra­ta que com­pi­te con otras mi­no­rías co­mo los la­ti­nos o los ne­gros pe­ro que ca­re­ce de un es­ta­tus so­cial de víc­ti­ma— han en­con­tra­do en Trump al hom­bre pro­vi­den­cial.

El ga­na­dor pro­me­tió du­ran­te la cam­pa­ña un Bre­xit quin­tu­pli­ca- do y se ha cum­pli­do. La fu­ria po­pu­lis­ta a am­bos la­dos del Atlán­ti­co con­si­gue así su ma­yor vic­to­ria. El gol­pe se di­ri­ge a las éli­tes es­ta­dou­ni­den­ses y glo­ba­les y prueba de que en tiem­pos de in­cer­ti­dum­bre pue­de ga­nar un can­di­da­to que iden­ti­fi­ca los mie­dos de la so­cie­dad y un men­sa­je sim­pli­fi­ca­dor que iden­ti­fi­que al enemi­go in­terno y ex­terno.

Los in­ter­mi­na­bles es­cán­da­los, reales o in­ven­ta­dos, de Clin­ton las­tra­ron su can­di­da­tu­ra. Po­cos po­lí­ti­cos se iden­ti­fi­ca­ban tan­to con las éli­tes co­mo ella. A fin de cuen­tas, es la es­po­sa de un pre­si­den­te y Es­ta­dos Uni­dos, una re­pú­bli­ca fun­da­da con­tra las di­nas­tías, ya tu­vo su­fi­cien­te con Bush pa­dre e hi­jo.

Los es­ta­dou­ni­den­ses que­rían pro­bar al­go dis­tin­to, y en un año de cam­bio, tras ocho con un de­mó­cra­ta en la Casa Blan­ca, no ha­bía can­di­da­to más nue­vo que Trump, nin­guno que re­pre­sen­ta­se me­jor que él un pu­ñe­ta­zo al sis­te­ma. No im­por­ta­ron sus sa­li­das de tono cons­tan­te, ni sus men­ti­ras, ni sus de­cla­ra­cio­nes ma­chis­tas. No im­por­tó que EE UU tu­vie­se un pre­si­den­te po­pu­lar del mis­mo par­ti­do de­mó­cra­ta, ni que la eco­no­mía ha­ya cre­ci­do a rit­mo sos­te­ni­do en los úl­ti­mos años y el des­em­pleo se ha­ya re­du­ci­do a ni­ve­les de ple­na ocu­pa­ción.

La vic­to­ria del re­pu­bli­cano de­ja una so­cie­dad frac­tu­ra­da. Las mi­no­rías, las mu­je­res, los ex­tran­je­ros que se han sen­ti­do in­sul­ta­das de­be­rán acos­tum­brar­se al nue­vo pre­si­den­te. Tam­bién de­ja una so­cie­dad con mie­do. Ha pro­me­ti­do de­por­tar a los 11 mi­llo­nes de sin pa­pe­les, una ope­ra­ción lo­gís­ti­ca con pre­ce­den­tes his­tó­ri­cos si­nies­tros. El ve­to a la en­tra­da de mu­sul­ma­nes vul­ne­ra los prin­ci­pios de igual­dad con­sa­gra­dos en la Cons­ti­tu­ción.

Su inex­pe­rien­cia y es­ca­sa pre­pa­ra­ción tam­bién su­po­nen una in­cóg­ni­ta so­bre có­mo go­ber­na­rá. Una teo­ría es que una vez en el Des­pa­cho Oval se mo­de­re y que, de to­dos mo­dos, el sis­te­ma de con­tra­po­de­res fre­ne cual­quier afán au­to­ri­ta­rio. La otra es que, aun­que es­te país no ha­ya vi­vi­do nun­ca un ré­gi­men dic­ta­to­rial, las pro­cla­mas de Trump en cam­pa­ña ha­cen pre­ver una de­ri­va au­to­ri­ta­ria.

Hay mo­men­tos en los que las gran­des na­cio­nes dan gi­ros brus­cos. Cuan­do se tra­ta de Es­ta­dos Uni­dos, el gi­ro afec­ta a to­da la hu­ma­ni­dad. El 8 de no­viem­bre de 2016 pue­de pa­sar a la his­to­ria co­mo uno de es­tos mo­men­tos.

Se­gui­do­res de Hi­llary Clin­ton ob­ser­van de­sola­dos el re­cuen­to en las pan­ta­llas del cen­tro de con­ven­cio­nes Ja­cob K. Ja­vits, en Nue­va York. / A. WEISS (AFP)

/ PE­TER FOLEY (EFE)

El re­pu­bli­cano Do­nald Trump sa­lu­da a sus sim­pa­ti­zan­tes tras vo­tar, ayer en Nue­va York.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.