Eu­ro­pa te­me que se de­bi­li­te el víncu­lo con su prin­ci­pal alia­do

Los peo­res pre­sa­gios de los Vein­tio­cho se han cum­pli­do. Le­jos de la pru­den­cia di­plo­má­ti­ca que ca­rac­te­ri­za a Bruselas y a las prin­ci­pa­les can­ci­lle­rías, los lí­de­res co­mu­ni­ta­rios ha­bían to­ma­do par­ti­do cla­ra­men­te por un triun­fo de Hi­llary Clin­ton. Eu­ro­pa afro

El País - Especiales - - INTERNACIONAL - ÁL­VA­RO SÁN­CHEZ,

La de­cep­ción usa en oca­sio­nes pa­la­bras tan cor­te­ses co­mo va­cías. Si se con­fir­ma, co­mo to­do in­di­ca, la vic­to­ria elec­to­ral de Do­nald Trump, Eu­ro­pa ama­ne­ce­rá hoy en­vian­do unas fe­li­ci­ta­cio­nes en las que no cree. “Trump no es so­lo un pro­ble­ma pa­ra la Unión Eu­ro­pea; es un pro­ble­ma pa­ra el mun­do en­te­ro”, di­jo al dia­rio ale­mán Der Spie­gel Mar­tin Schulz, pre­si­den­te de la Eu­ro­cá­ma­ra, ha­ce ape­nas dos me­ses. Hoy, sin em­bar­go, su pa­pel se cen­tra­rá en el de re­pre­sen­tar a la ins­ti­tu­ción.

La vic­to­ria de Trump tie­ne con­se­cuen­cias pa­ra Eu­ro­pa más allá de la cla­ra apues­ta a fa­vor de Hi­llary Clin­ton que han ex­pre­sa­do una y otra vez en voz al­ta sus gran­des lí­de­res, des­de la can­ci­ller ale­ma­na An­ge­la Mer­kel has­ta el pre­si­den­te fran­cés Fra­nçois Ho­llan­de, pa­san­do por el de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Jean-Clau­de Junc­ker. “Pre­di­ca­dor del odio”, lle­gó a lla­mar­le el mi­nis­tro de Ex­te­rio­res ale­mán, Frank-Wal­ter Stein­meier. To­dos ellos de­be­rán ha­blar aho­ra ca­ra a ca­ra con el Go­bierno de Trump.

Con­ge­lar el TTIP

En es­te ám­bi­to, la pri­me­ra con­se­cuen­cia cla­ra del triun­fo re­pu­bli­cano es el en­vío de­fi­ni­ti­vo al con­ge­la­dor del tra­ta­do de li­bre co­mer­cio que des­de ha­ce tres años ne­go­cian Eu­ro­pa y EE UU, el co­no­ci­do co­mo TTIP. Abre ade­más una nue­va era en la que el prin­ci- pal so­cio co­mer­cial de la UE ten­drá co­mo lí­der a un fir­me par­ti­da­rio de po­lí­ti­cas pro­tec­cio­nis­tas, que con­si­de­ra “un desas­tre” la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Co­mer­cio y des­con­fía de la OCDE, que per­si­gue la eva­sión fis­cal de las mul­ti­na­cio­na­les.

Pe­ro, so­bre to­do, ele­va a co­tas ines­pe­ra­das la in­quie­tud an­te los pró­xi­mos pro­ce­sos elec­to­ra­les que afron­ta el con­ti­nen­te, con el xe­nó­fo­bo Geert Wil­ders en li­za en los co­mi­cios ho­lan­de­ses de mar­zo; la ul­tra­de­re­chis­ta Ma­ri­ne Le Pen li­de­ran­do las en­cues­tas pa­ra las pre­si­den­cia­les fran­ce­sas de abril y ma­yo, y la an­tin­mi­gra­ción Al­ter­na­ti­va por Ale­ma­nia lis­ta pa­ra dar un sal­to cua­li­ta­ti­vo en las elec­cio­nes fe­de­ra­les ger­ma­nas, pre­vis­tas pa­ra la se­gun­da mi­tad de 2017.

El ca­len­da­rio jue­ga aho­ra a fa­vor de los po­pu­lis­tas. Los par­ti­dos tra­di­cio­na­les no en­cuen­tran la fór­mu­la pa­ra fre­nar el as­cen­so del an­ti­es­ta­blish­ment que ya de­jó hue­lla de su po­ten­cia en el con­ti­nen­te con el Bre­xit. La ten­den­cia no en­tien­de apa­ren­te­men­te de ma­cro­eco­no­mía, pe­ro la de­bi­li­dad de la re­cu­pe­ra­ción eu­ro­pea ha­ce más vul­ne­ra­ble al con­ti­nen­te an­te es­te ti­po de men­sa­jes: la ta­sa de pa­ro en EE UU es la mi­tad que en la eu­ro­zo­na y su cre­ci­mien­to ca­si do­bla al de sus so­cios co­mu­ni­ta­rios, ci­fras que de na­da le han ser­vi­do pa­ra acor­tar la dis­tan­cia si­de­ral que pa­re­ce se­pa­rar hoy a las éli­tes del ciu­da­dano.

/ SHELBY LUM (AP)

Va­rios vo­tan­tes es­co­gen su pa­pe­le­ta en un colegio elec­to­ral de Ches­ter­field (Vir­gi­nia).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.