Nue­va luz para 3.900 ho­ga­res pe­rua­nos

El País - Especiales - - SUMARIO - Por Jai­me Ri­pa

Los ha­bi­tan­tes de Ca­ja­mar­ca, uno de los 24 de­par­ta­men­tos en los que se di­vi­de Pe­rú, cre­ye­ron que la ins­ta­la­ción de pa­ne­les fo­to­vol­tai­cos en sus te­ja­dos les es­ta­ba pri­van­do de la tem­po­ra­da de llu­vias. El agua tar­da­ba en lle­gar y la cul­pa era de esas pla­cas des­co­no­ci­das. “El tra­ba­jo co­mu­ni­ta­rio es ar­duo: es gen­te que des­con­fía, can­sa­da de que la en­ga­ñen”, afir­ma Gabriel Martín, di­rec­tor de la fun­da­ción cor­po­ra­ti­va de Ac­cio­na, una de las fir­mas pio­ne­ras en Es­pa­ña en la lu­cha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co y en sos­te­ni­bi­li­dad ener­gé­ti­ca. Des­de ha­ce ocho años, Martín y su equi­po im­pul­san y ges­tio­nan Luz en Ca­sa, un pro­yec­to que ha lle­va­do luz ase­qui­ble a 3.900 ho­ga­res de es­ta re­gión pe­rua­na.

“Nos he­mos di­ri­gi­do a la ba­se de la pi­rá­mi­de. Una par­te de la po­bla­ción que nun­ca va a te­ner ac­ce­so a ser­vi­cios bá­si­cos co­mo a la elec­tri­ci­dad o el su­mi­nis­tro sa­lu­da­ble de agua”, ex­pli­ca el di­rec­tor, “una re­gión a la que no lle­ga el Es­ta­do ni las em­pre­sas por­que no hay ne­go­cio”.

Ca­ja­mar­ca, por su his­to­ria e in­tri­ca­da oro­gra­fía, es una zo­na ol­vi­da­da. Ubi­ca­da en la sie­rra nor­te pe­rua­na, lin­dan­do ca­si con Ecua­dor, sus tie­rras se ele­van en­tre los 2.500 y 4.000 me­tros de al­ti­tud y son gol­pea­das con cier­ta fre­cuen­cia por huay­cos, co­mo allí lla­man a los des­li­za­mien­tos de tie­rra. Pe­ro por en­ci­ma de to­do es el te­rri­to­rio con ma­yor re­tra­so en el ac­ce­so a la elec­tri­ci­dad de un país, Pe­rú, que ya ocu­pa los pues­tos más ba­jos en la cla­si­fi­ca­ción la­ti­noa­me­ri­ca­na.

Es­te es el es­ce­na­rio que se en­con­tró la Fun­da­ción Ac­cio­na Mi­croe­ner­gía al ini­cio del pro­yec­to. Su ob­je­ti­vo: lle­var elec­tri­ci­dad sos­te­ni­ble a ciu­da­da­nos sin re­cur­sos, re­ti­cen­tes a in­ter­ven­cio­nes y has­tia­dos de pro­me­sas in­cum­pli­das.

“El pro­ce­so de elec­tri­fi­ca­ción fue vo­lun­ta­rio: a ve­ces lo lle­vá­ba­mos a ca­bo en el 25% de una co­mu­ni­dad y lue­go, cuan­do los ve­ci­nos veían que fun­cio­na­ba, se iba su­man­do más gen­te”, re­cuer­da Gabriel Martín. A los asen­ta­mien­tos, dis­per­sos y des­co­nec­ta­dos, lle­ga­ban an­dan­do o en ca­mio­ne­ta, a ve­ces in­clu­so en mu­la. No sa­bían qué iban a en­con­trar en ca­da ca­sa: “En Pe­rú nos en­fren­ta­mos a una enor­me fal­ta de in­for­ma­ción en ma­te­ria de elec­tri­fi­ca­ción”, in­ter­vie­ne Jes­si­ca Olivares, res­pon­sa­ble del pro­yec­to en Pe­rú. “No hay un re­gis­tro cla­ro y trans­pa­ren­te y lo que hay es­tá desac­tua­li­za­do”.

En ca­da domicilio que acep­tó la elec­tri­fi­ca­ción se ins­ta­la­ron tres ele­men­tos: en el te­ja­do, un pa­nel fo­to­vol­tai­co, y en el in­te­rior de la vi­vien­da va­rios pun­tos de luz. Ca­da fa­mi­lia pa­ga diez so­les men­sua­les por el ser­vi­cio, se­ña­la Martín, que al cam­bio son unos 2,5 eu­ros. La cuo­ta se com­ple­ta con la apor­ta­ción del Fon­do de Com­pen­sa­ción pe­ruano, que cu­bre el res­to del gas­to real de la fac­tu­ra. Así, los usua­rios abo­nan un 30% de la can­ti­dad que an­tes pa­ga­ban por ilu­mi­nar sus ho­ga­res con ve­las o pi­las, en­tre otros mé­to­dos. Te­nien­do en cuen­ta que la ren­ta per ca­pi­ta es de unos 85 eu­ros al mes, la luz se lle­va al­re­de­dor del 3% del pre­su­pues­to.

“Hay que su­mar el sen­ti­mien­to de se­gu­ri­dad que aho­ra tie­nen”, ex­pli­ca Olivares. “La luz es­tá ahí sin ries­go. No hay pe­li­gros aso­cia­dos a otros mé­to­dos me­nos se­gu­ros [co­mo la com­bus­tión de ma­te­ria­les o el que­ro­seno] que te­nían”.

Nue­vos há­bi­tos y desa­rro­llo

Es­ta se­gu­ri­dad ha re­dun­da­do en un cam­bio de há­bi­tos para los ha­bi­tan­tes de Ca­ja­mar­ca. La luz du­ra el tiem­po que ellos quie­ran. “A la ho­ra de la ce­na la gen­te pue­de sen­tar­se en la me­sa a so­cia­li­zar”, ex­po­ne Olivares, que de­ta­lla que an­tes es­tos ri­tos co­ti­dia­nos te­nían lu­gar a la luz de una vela. “Ce­nan jun­tos, dis­cu­ten, ha­blan, ríen. Hay más unión fa­mi­liar”. La elec­tri­fi­ca­ción tam­bién ha pro­pi­cia­do un cam­bio cul­tu­ral en las co­mu­ni­da­des: “An­tes es­pe­ra­ban a que al­gún programa

so­cial o po­lí­ti­co les die­se lo que de­man­da­ban”, cuen­ta la coor­di­na­do­ra. “Aho­ra exis­te un sen­ti­mien­to de obli­ga­ción. Yo te doy pe­ro es­to no es gratis, lo vas a pa­gar y a cui­dar”.

Una de las co­sas que más enor­gu­lle­cen al equi­po es que el pro­yec­to aho­ra flu­ye, va so­lo. A ello con­tri­bu­ye la crea­ción de los Cen­tros Luz en Ca­sa. Ac­tual­men­te hay 12 en la co­mar­ca. “Son unas microempresas ges­tio­na­das por los pro­pios ve­ci­nos”, di­ce Martín, y ex­pli­ca que en es­tas fran­qui­cias se ven­den elec­tro­do­més­ti­cos y ar­tícu­los elec­tró­ni­cos de al­ta efi­cien­cia ener­gé­ti­ca tes­ta­dos por Ac­cio­na Mi­croe­ner­gía. Los cen­tros dan ser­vi­cio a unos 3.900 ho­ga­res de la re­gión y ac­túan ade­más de di­na­mi­za­do­res so­cia­les, un as­pec­to cen­tral en la fi­lo­so­fía de la ins­ti­tu­ción.

For­ma­ción de téc­ni­cos

Otro fac­tor para que Luz en Ca­sa ha­ya en­rai­za­do es la for­ma­ción cua­li­fi­ca­da de téc­ni­cos lo­ca­les. “Em­pie­zan a tra­ba­jar para la Fun­da­ción co­mo ins­ta­la­do­res y ha­cen re­pa­ra­cio­nes y ta­reas de man­te­ni­mien­to", am­plía el di­rec­tor. “Ya hay en­tre 10 y 15 con su área de in­fluen­cia particular. Con ello in­cre­men­ta­mos la au­to­no­mía del pro­yec­to”. Una au­to­no­mía cla­ve para Ac­cio­na, que en su es­tra­te­gia de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial con­tem­pla que sus ini­cia­ti­vas sean cuan­ti­fi­ca­bles, es­tén ali­nea­das con su visión empresarial y, so­bre to­do, per­vi­van una vez fi­na­li­za­das.

Si hay una cla­ve para el éxi­to que ha te­ni­do Luz en Ca­sa es, coin­ci­den los pro­ta­go­nis­tas, la trans­pa­ren­cia. “Nun­ca he­mos ofre­ci­do al­go que no po­día­mos cum­plir”, di­ce Olivares. “Nos he­mos ‘ga­na­do el de­re­cho’ de ayu­dar­les”. Ocho años em­plea­dos en lle­var luz nue­va, se­gu­ra y eco­nó­mi­ca a más de 16.000 ha­bi­tan­tes de la mon­ta­ño­sa Ca­ja­mar­ca.

01 _ Una fa­mi­lia vien­do la te­le­vi­sión en su ca­sa. 02 _ Un ope­ra­rio lo­cal ins­ta­la un pa­nel so­lar en el te­ja­do de una vi­vien­da.

03 _ Una mu­jer de Ca­ja­mar­ca lee el fo­lle­to ex­pli­ca­ti­vo del pro­yec­to Luz en Ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.