Más sa­lud en el fon­do de los ma­res

Las ac­cio­nes de Red Eléc­tri­ca es­tán im­preg­na­das de com­pro­mi­so con el me­dio am­bien­te, la co­mu­ni­dad y el pro­gre­so.

El País - Especiales - - SUMARIO - Por Isa­bel Valdés

Ape­nas mi­den un cen­tí­me­tro de an­cho y ra­ra vez su­pe­ran el me­tro y me­dio de al­tu­ra, pe­ro son los se­res vi­vos más lon­ge­vos del pla­ne­ta, un pe­que­ño te­so­ro ba­jo las aguas del mar Mediterráneo que con­tri­bu­ye al con­trol de la ca­li­dad de las aguas y de la lí­nea de cos­ta, son ca­pa­ces de cap­tu­rar más CO 2 que nin­gún otro bos­que, de pro­du­cir más oxí­geno que la sel­va ama­zó­ni­ca y son un eco­sis­te­ma esen­cial, ho­gar de nu­me­ro­sas es­pe­cies ma­ri­nas. Es la po­si­do­nia, una plan­ta ma­ri­na que so­lo exis­te en la cos­ta me­di­te­rrá­nea y que cuen­ta con su ma­yor ex­ten­sión en las is­las Ba­lea­res: 55.795 hec­tá­reas de pra­de­ra. Una de ellas, la del par­que na­tu­ral de las Sa­li­nas, es pa­tri­mo­nio de la hu­ma­ni­dad des­de 1999. A pe­sar de to­do, so­bre la es­pe­cie so­bre­vue­la la ame­na­za de la ex­tin­ción; el tu­ris­mo, la contaminación y el arras­tre que pro­du­cen las ca­de­nas y las an­clas de los bar­cos son los prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles.

Son esas pra­de­ras, des­de ha­ce unos años, una de las preo­cu­pa­cio­nes de Red Eléc­tri­ca de Es­pa­ña (REE), la em­pre­sa que se en­car­ga de crear y ges­tio­nar las au­to­pis­tas por don­de pa­sa la elec­tri­ci­dad en el país, y con un só­li­do com­pro­mi­so con la sos­te­ni­bi­li­dad. Vi­cen­te Gon­zá­lez, res­pon­sa­ble de ese de­par­ta­men­to, ex­pli­ca có­mo, en 2013, al crear los pun­tos de lle­ga­da de los dos ex­tre­mos de la in­ter­co­ne­xión eléc­tri­ca sub­ma­ri­na en­tre Ibiza y Ma­llor­ca, se en­con­tra­ron con el re­ce­so de la plan­ta —que el Go­bierno ba­lear es­ti­ma en­tre un 30% y un 40% en los úl­ti­mos años—. “Nues­tra mi­sión co­mo em­pre­sa tam­bién es in­ter­fe­rir lo me­nos po­si­ble allí don­de te­ne­mos que ope­rar y, más aún, ayu­dar a me­jo­rar el en­torno. No nos li­mi­ta­mos a cum­plir, sino que va­mos más allá”. Con esa fi­lo­so­fía, en 2014, co­men­za­ron a tra­ba­jar con el Ins­ti­tu­to Mediterráneo de Es­tu­dios Avan­za­dos (Ime­dea, CSIC-UIB) para pro­mo­ver un pro­yec­to de I+ D+ i para re­fo­res­tar ese bos­que marino en las bahías de San­ta Pon­sa ( Ma­llor­ca) y Ta­la­man­ca (Ibiza), con re­sul­ta­dos que “re­ve­lan que la re­cu­pe­ra­ción de es­te pul­món es po­si­ble”, se­gún Gon­zá­lez. Los avan­ces y la in­dus­tria no tie­nen por qué ser ne­ga­ti­vos para el pla­ne­ta; y a ve­ces, es ese pro­gre­so el que ayu­da a la re­cu­pe­ra­ción del en­torno. “De­be­ría ser siem­pre así”, pun­tua­li­za Gon­zá­lez. Y Fá­ti­ma Ro­jas, di­rec­to­ra de Sos­te­ni­bi­li­dad e In­no­va­ción de REE, aña­de: “Es­te pro­yec­to es una prue­ba de que la ac­ti­vi­dad de una em­pre­sa no so­lo ha de ser via­ble, téc­ni­ca y eco­nó­mi­ca­men­te, sino com­pa­ti­ble e in­clu­so po­si­ti­va para el me­dio am­bien­te”. Al fi­nal, tras ahon­dar un po­co en la ac­ti­vi­dad de la em­pre­sa es­pa­ño­la, pa­re­ce ser su ra­zón de ser, al me­nos la no co­mer­cial.

Amén de la po­si­do­nia oceá­ni­ca, REE tie­ne una lar­ga lis­ta de ac­cio­nes im­po­si­bles de enu­me­rar si no es en un in­for­me y que to­can to­dos los ám­bi­tos en los que una com­pa­ñía pue­de con­tri­buir a un fu­tu­ro más sos­te­ni­ble: su pro­pia ges­tión in­ter­na, el com­pro­mi­so am­bien­tal, la in­ver­sión so­cial en las co­mu­ni­da­des don­de tra­ba­ja o el bie­nes­tar de sus em­plea­dos. “Es al­go que es­tá muy li­ga­do a la es­tra­te­gia trans­ver­sal y que va des­de lo abs­trac­to, co­mo es la fi­lo­so­fía, has­ta lo con­cre­to, las ac­cio­nes que la ma­te­ria­li­zan”, des­ta­ca Ro­jas. Un ejer­ci­cio con­ti­nuo de in­vo­lu­crar­se con el en­torno que ate­rri­za en más de 500 ac­ti­vi­da­des anua­les en el ám­bi­to so­cial.

Den­tro de la pro­pia em­pre­sa tra­ba­jan por la igual­dad de opor­tu­ni­da­des, fa­ci­li­tan la con­ci­lia­ción, pro­mo­cio­nan la fle­xi­bi­li­dad, un en­torno sa­lu­da­ble y la ac­ti­vi­dad fí­si­ca y el de­por­te; han puesto en mar­cha pla­nes de mo­vi­li­dad sos­te­ni­ble, po­lí­ti­cas de pre­ven- ción de ries­gos o cur­sos re­la­cio­na­dos con la ali­men­ta­ción, las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res o el cán­cer de ma­ma. “Tam­bién lle­va­mos ese com­pro­mi­so a la so­cie­dad: man­te­ne­mos con­ve­nios con Ayun­ta­mien­tos y en­ti­da­des para dar res­pues­ta a las ne­ce­si­da­des pro­pias de los mu­ni­ci­pios, te­ne­mos una exposición iti­ne­ran­te, Una au­to­pis­ta

de­trás del en­chu­fe, para dar a co­no­cer có­mo fun­cio­na el sis­te­ma eléc­tri­co y có­mo uti­li­zar la elec­tri­ci­dad de ma­ne­ra res­pon­sa­ble, que es­tá aso­cia­da a un programa edu­ca­ti­vo con co­le­gios, y crea­mos un jue­go edu­ca­ti­vo para usar en las au­las…”, enu­me­ra la di­rec­to­ra de Sos­te­ni­bi­li­dad.

Ade­más de las ac­cio­nes re­la­cio­na­das con la pro­tec­ción de la bio­di­ver­si­dad, co­mo la re­fo­res­ta­ción de zo­nas de­gra­da­das y la pro­mo­ción de nu­me­ro­sos pro­yec­tos para la con­ser­va­ción de la avi­fau­na, con es­pe­cial aten­ción a es­pe­cies ame­na­za­das co­mo

el águi­la pes­ca­do­ra en An­da­lu­cía o el águi­la de Bo­ne­lli en Ma­llor­ca. Nú­me­ros guía “El 7, el 9 y el 13”, apun­ta Fá­ti­ma Ro­jas, ha­cien­do alu­sión a los tres ob­je­ti­vos de desa­rro­llo sos­te­ni­ble ( ODS) con los que tie­nen una ma­yor re­la­ción: ener­gía ase­qui­ble y no con­ta­mi­nan­te; in­dus­tria, in­no­va­ción e in­fra­es­truc­tu­ra, y ac­ción por el cli­ma, res­pec­ti­va­men­te. Sin em­bar­go, la reali­dad es que REE co­la­bo­ra con mu­chos otros, co­mo el 11, re­la­cio­na­do con ciu­da­des y co­mu­ni­da­des sos­te­ni­bles; el 14, que ha­ce re­fe­ren­cia a la vi­da sub­ma­ri­na, o el 15, so­bre eco­sis­te­mas te­rres­tres. Ade­más, el pa­sa­do ma­yo ac­tua­li­zó su com­pro­mi­so en la lu­cha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co con la re­no­va­ción del Plan de Ac­ción 2015-2020-2030, adap­tán­do­lo al nue­vo pa­no­ra­ma in­ter­na­cio­nal, y apro­bó el Plan de Ac­ción 20172021 de bio­di­ver­si­dad.

REE se en­car­ga de crear y ope­rar los ca­mi­nos por los que pa­sa la elec­tri­ci­dad en Es­pa­ña, cons­tru­ye esas ca­rre­te­ras y ges­tio­na su trá­fi­co; en esa ta­rea es­tá apos­tan­do por in­ter­ve­nir lo me­nos po­si­ble en los lu­ga­res don­de ya tie­ne in­fra­es­truc­tu­ras y don­de cons­tru­ye nue­vas, por­que es­tas sean lo más ase­qui­bles po­si­ble y por re­du­cir la contaminación. Por cum­plir el ODS 7. “Cuan­to más elec­tri­fi­ca­do es­té el sis­te­ma y me­jor in­ter­co­nec­ta­do con el res­to de Eu­ro­pa, ma­yor se­rá la po­si­bi­li­dad de in­cor­po­rar re­no­va­bles”, di­ce Ro­jas.

“Te­ne­mos el me­jor ma­lla­do de red del mun­do”, cuen­ta Vi­cen­te Gon­zá­lez. El ma­lla­do es la “te­la­ra­ña” que con­for­ma la red eléc­tri­ca en Es­pa­ña, ese te­ji­do den­so, con múl­ti­ples co­ne­xio­nes, per­mi­te que los fa­llos sean mí­ni­mos. “Cuan­tos más pun­tos de co­ne­xión hay en­tre las sub­es­ta­cio­nes, más ca­li­dad en el ser­vi­cio. El ser­vi­cio es más ro­bus­to an­te las per­tur­ba­cio­nes, por­que si la ener­gía no pue­de ir por un ca­mino con­cre­to, ten­drá otro por el que cir­cu­lar; y se pue­de rea­li­zar el man­te­ni­mien­to sin te­ner que cor­tar el su­mi­nis­tro”, ex­pli­ca Gon­zá­lez. Esa es su con­tri­bu­ción an­te el ODS 9.

El cam­bio cli­má­ti­co, por mu­cho que ha­ya quien lo nie­gue, exis­te; lo co­rro­bo­ran los da­tos. La tem­pe­ra­tu­ra glo­bal ha ido au­men­tan­do des­de 1880 y des­de los ochen­ta se han re­gis­tra­do los 20 años más ca­lu­ro­sos de la his­to­ria de la Tie­rra. Los da­tos del World Re­sour­ces Ins­ti­tu­te co­lo­ca­ban a la ener­gía co­mo la res­pon­sa­ble de ma­yor por­cen­ta­je de emi­sio­nes en 2016, un 27%. En Es­pa­ña, el pa­sa­do año se emi­tie­ron, se­gún las es­ti­ma­cio­nes del Ob­ser­va­to­rio de la Sos­te­ni­bi­li­dad, al­re­de­dor de 329 mi­llo­nes de to­ne­la­das de CO equi­va­len­te. La visión de con­jun­to que 2 ha in­cor­po­ra­do a su ADN ha va­li­do a REE, es­te 2017, el re­co­no­ci­mien­to co­mo em­pre­sa líder en sos­te­ni­bi­li­dad en el mun­do den­tro de los sec­to­res de agua, elec­tri­ci­dad y gas, se­gún el Ín­di­ce Dow Jones de Sos­te­ni­bi­li­dad (DJSI), el más pres­ti­gio­so ac­tual­men­te y que dis­tin­gue a las com­pa­ñías que de­mues­tran un desem­pe­ño de sus fun­cio­nes su­pe­rior en cuan­to a cri­te­rios no so­lo eco­nó­mi­cos, sino tam­bién am­bien­ta­les y so­cia­les.

Son mu­chos los desafíos a los que la com­pa­ñía se en­fren­ta y a los que ha­ce fren­te, al me­nos, en la me­di­da de sus po­si­bi­li­da­des; lo que se tra­du­ce en ese am­plio aba­ni­co de ac­cio­nes y una con­cien­cia fé­rrea. “Si no vi­sua­li­za­mos el fu­tu­ro para com­pro­me­ter­nos en el pre­sen­te, no so­mos per­du­ra­bles”. Cam­bios y pasos ha­cia de­lan­te que cual­quier em­pre­sa de­be­ría re­co­rrer, al me­nos, para dar al pla­ne­ta lo que el pla­ne­ta ofre­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.