Pis­tas re­fres­can­tes pa­ra unas va­ca­cio­nes en Ibi­za

El País - Especiales - - EL VIAJERO - Por RITA ABUN­DAN­CIA

Ca­las tur­que­sas, tran­qui­li­dad ru­ral, una fies­ta de día, un sa­bor lo­cal y un plan di­ver­ti­do pa­ra ni­ños. Una de­ce­na de ri­tua­les pa­ra vi­vir la ma­gia, el he­do­nis­mo y el es­pí­ri­tu trans­gre­sor de la is­la ba­lear

01 Tar­de en el ‘beach club’ Us­huaïa, fies­to­nes a pleno sol

Tal vez a mu­chos no les tien­te la idea, pe­ro, ¡qué dia­blos!, pa­sar por Ibi­za y no asis­tir a una day­ti­me party (de 17.00 a 24.00) se­ría al­go que nos re­con­co­me­ría pa­ra siem­pre. El Us­huaïa Ibi­za Beach Club (us­huaiai­bi­za. com) es la per­fec­ta en­car­na­ción de este es­pí­ri­tu, sus fies­tas en la pis­ci­na son famosas y en ellas han es­ta­do las ri­cas her­ma­nas Hil­ton, el ac­tor Leo­nar­do DiCa­prio o la can­tan­te Ky­lie Mi­no­gue, ade­más de los me­jo­res disc

joc­keys. Tan so­lo hay que ele­gir la mo­da de ba­ño más fa­vo­re­ce­do­ra y bai­lar al rit­mo de la tar­de. En­tra­das a par­tir de 40 eu­ros.

02 Un pla­to su­bli­me ‘Bu­llit de peix’ en El Bi­go­tes (ca­la Mas­te­lla)

La re­ce­ta ibi­cen­ca por ex­ce­len­cia es el bu­llit de peix, un pla­to de pes­ca­do­res que se sir­ve con el arroz her­vi­do en el mis­mo cal­do. Ca­la Mas­te­lla, cer­ca de San­ta Eu­la­lia, es po­pu­lar por su chi­rin­gui­to El Bi­go­tes. Juan Fe­rrer, su due­ño, era pes­ca­dor y pre­pa­ra­ba este gui­so de pes­ca­do a los ami­gos en un pe­que­ño cha­mi­zo que te­nía en es­ta pla­ya. Los co­men­sa­les au­men­ta­ron, y des­de hace 40 años este res­tau­ran­te sir­ve el pla­to a sus clien­tes. Aho­ra co­ci­na el nie­to de Fe­rrer. Hay que re­ser­var con se­ma­nas de an­te­la­ción (650 79 76 33). Pre­cio: 24 eu­ros.

03 Una pues­ta de sol Ca­la d’Hort, con vis­tas al is­lo­te de Es Ve­drà

Un ri­tual en es­ta is­la con pa­sa­do hippy es ver la pues­ta de sol. La de ca­la d’Hort, en San Jo­sé, es un asien­to en pri­me­ra fi­la al oca­so, con Es Ve­drà co­mo te­lón de fon­do. A este is­lo­te se le atri­bu­yen le­yen­das y po­de­res má­gi­cos. Los ma­ri­ne­ros creían que las si­re­nas atraían aquí a los na­ve­gan­tes, lo que con­vier­te es­ta zo­na en un mi­ni­trián­gu­lo de las Ber­mu­das, y aquí era don­de el bea­to Fran­cesc Pa­lau pa­sa­ba lar­gas es­tan­cias a ba­se de hue­vos de ga­vio­ta y agua de una cue­va.

El chi­rin­gui­to de Ca Na Ver­ge­ra (971 93 50 36) es un buen si­tio pa­ra ce­nar.

04 Una pla­ya so­ña­da Ca­la Sa­la­da, en San An­to­nio

Si­tua­da al nor­te de la is­la, en San An­to­nio, es­ta pe­que­ña ca­la ro­dea­da de pi­nos y con aguas tur­que­sas sue­le fi­gu­rar en los ran­kings de las me­jo­res pla­yas de Es­pa­ña. Ca­la Sa­la­da, di­vi­di­da en dos por un sa­lien­te de ro­cas, en­car­na esas pos­ta­les idí­li­cas de Ibi­za.

El he­cho de que has­ta aquí no lle­guen bar­cos tu­rís­ti­cos ase­gu­ra un cier­to afo­ro li­mi­ta­do, aun­que si uno pre­fie­re más tran­qui­li­dad pue­de op­tar por la ve­ci­na ca­la Sa­la­de­ta, me­nos con­cu­rri­da al ser más pe­que­ña y de di­fí­cil ac­ce­so (hay que tre­par por unas ro­cas).

05 Una dis­co­te­ca Am­ne­sia, el es­pí­ri­tu ori­gi­nal

Quie­nes co­no­cie­ron los buenos tiem­pos de es­ta is­la la­men­tan que aho­ra es­té más orien­ta­da al lu­jo que a la di­ver­sión. Am­ne­sia (am­ne­sia.es) quie­re vol­ver a su an­ti­gua esen­cia, cuan­do la gen­te lle­ga­ba a Ibi­za pa­ra vi­vir­la y no pa­ra con­tar­lo. Una ini­cia­ti­va de la dis­co­te­ca pa­ra es­ta tem­po­ra­da es prohi­bir ha­cer fo­tos o ví­deos en cier­tas fies­tas pa­ra que la gen­te se cen­tre en pa­sár­se­lo bien. Este ve­rano el club se abri­rá a rit­mos pop y has­ta la­ti­nos; re­cu­pe­ra la fies­ta de la es­pu­ma, y tam­po­co fal­ta­rán las no­ches te­má­ti­cas co­mo El Row o Pi­rá­mi­de, que se ce­le­bra ca­da lu­nes con los me­jo­res disc joc­keys. La en­tra­da, de 30 a 60 eu­ros.

06 Un re­ga­lo per­fec­to El ‘flaó’, un ‘sou­ve­nir’ muy sa­bro­so

Aun­que no es tan po­pu­lar co­mo su her­ma­na ma­llor­qui­na, la en­sai­ma­da, el flaó, ade­más de un pos­tre tí­pi­co de Ibi­za, es un re­ga­lo per­fec­to pa­ra lle­var a quie­nes se han que­da­do en ca­sa.

Tra­di­cio­nal­men­te este pos­tre dul­ce con un to­que sa­la­do, ela­bo­ra­do con que­so de ca­bra fres­co y hier­ba­bue­na, se to­ma­ba el Do­min­go de Pas­cua, pe­ro hoy es im­pres­cin­di­ble en to­da ce­le­bra­ción y en cual­quier avión re­ple­to de pa­sa­je­ros que han pa­sa­do unos días en la is­la.

07 7 Un ho­tel ru­ral al Es Cu­cons, la Ibi­za tran­qui­la y si­len­cio­sa

En el in­te­rior de Ibi­za exis­te una ofer­ta de agro­tu­ris­mos, oa­sis de paz. Es Cu­cons (es­cu­cons.com) es una an­ti­gua ca­sa pa­ye­sa de 1652 con­ver­ti­da en ho­tel ru­ral en el valle de los al­men­dros de San­ta Ag­nès, muy cer­ca de ca­la Sa­la­da y de los acan­ti­la­dos de Ses Ba­lan­dres. De es­ti­lo bohe­mian chic, tie­ne 16 ha­bi­ta­cio­nes (des­de 295 eu­ros en tem­po­ra­da al­ta), res­tau­ran­te de co­ci­na me­di­te­rrá­nea y spa. Más ase­qui­ble, pe­ro tam­bién muy ten­ta­dor: Ca Na Joa­ne­ta (ca­na­joa­ne­ta.es), en San­ta Eu­la­lia, con do­bles por 150 eu­ros.

08 Una mi­ra­da ibi­cen­ca La di­se­ña­do­ra de jo­yas Eli­sa Po­mar

Re­pre­sen­ta la cuar­ta ge­ne­ra­ción de una fa­mi­lia de jo­ye­ros ibi­cen­cos que atra­pan de al­gu­na ma­ne­ra en sus pie­zas el es­pí­ri­tu de la is­la. Eli­sa Po­mar nos ha­bla del dios Bes, cu­ya pro­ce­den­cia exac­ta se des­co­no­ce, aun­que se le atri­bu­ye un ori­gen egip­cio. “Ibi­za sig­ni­fi­ca la is­la de Bes, que era el pro­tec­tor del sue­ño, la ale­gría y la dan­za, y se le iden­ti­fi­ca con el amor, los pla­ce­res y la mú­si­ca”, se­ña­la. En su tien­da de la Ma­ri­na de Ibi­za (eli­sa­po­mar. es) ven­de sus crea­cio­nes ins­pi­ra­das en la em­pren­da­da, co­mo se co­no­ce al con­jun­to de jo­yas tra­di­cio­na­les de la is­la, con in­fluen­cias fe­ni­cias, car­ta­gi­ne­sas, pú­ni­cas y ára­bes. Di­se­ña­do­res de la ta­lla de Dol­ce & Gab­ba­na han usa­do sus pie­zas en sus co­lec­cio­nes. “Es­ta is­la tie­ne una ener­gía úni­ca, re­sul­ta­do de la mez­cla de cul­tu­ras y per­so­na­jes que se reúnen aquí. Mis lu­ga­res má­gi­cos son Ses Sa­li­nes, ca­la Con­ta y cual­quier rin­cón del cam­po ibicenco”, apun­ta Eli­sa Po­mar.

09 Un plan con ni­ños Ex­cur­sión en ka­yak por ca­las y cue­vas

Ex­plo­rar la cos­ta des­de el agua, en ka­yak, y aden­trar­se en cue­vas fre­cuen­ta­das por an­ti­guos pi­ra­tas pue­de ser una aven­tu­ra pa­ra los más pe­que­ños. Fun Ka­yaks Ibi­za (fun­ka­yak­si­bi­za. com) hace ru­tas guia­das de dos ho­ras de du­ra­ción en­tre ca­la Bas­sa y ca­la Mo­lí, en San Jo­sé. Los ni­ños pue­den re­mar so­los o con un adul­to. La tra­ve­sía in­clu­ye un po­co de snor­kel. Pre­cios: adul­tos, 35 eu­ros; ni­ños, 20.

10 Una visita im­pres­cin­di­ble Dalt Vi­la

El evo­ca­dor sky­li­ne de Ibi­za, si uno tie­ne la suer­te de lle­gar a ella por mar, se de­be a Dalt Vi­la (la Ciu­dad Al­ta), que con­vier­te la lo­ca­li­dad en una tar­ta ten­ta­do­ra en me­dio del Me­di­te­rrá­neo. Una ba­se de mar tur­que­sa, un pri­mer pi­so de pal­me­ras y ca­si­tas blan­cas y una cús­pi­de en for­ma de for­ta­le­za amu­ra­lla­da e inex­pug­na­ble. Una ciu­dad la­be­rín­ti­ca de cal y pie­dra, pa­vi­men­ta­da con ado­qui­nes y ador­na­da con bu­gan­vi­llas y pal­me­ras.

El Por­tal de Ses Tau­les, la puer­ta prin­ci­pal flan­quea­da por dos es­ta­tuas ro­ma­nas; el Pa­tio de Ar­mas y la pla­za de Vi­la cons­ti­tu­yen el hall de este pe­que­ño mun­do. La ca­te­dral, el Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co, la igle­sia y el con­ven­to de San­to Do­min­go (se­de de la al­cal­día de la ciu­dad), el Mu­seo Pu­get o el pa­so me­die­val de Sa Por­te­lla son los te­so­ros de in­tra­mu­ros. Los ba­luar­tes de es­ta for­ta­le­za son ex­ce­len­tes mi­ra­do­res. Uno de los más po­pu­la­res es el de San­ta Llú­cia, que to­da­vía con­ser­va sus ca­ño­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.