Ras­ca­cie­los en la elec­tri­zan­te To­kio y pa­go­das en Kio­to. Un via­je ini­ciá­ti­co por Ja­pón, sus ta­ber­nas, sus lu­ces de neón y sus bos­ques de ce­dros

El País - Especiales - - LA GRAN AVENTURA / JAPÓN - Por MA­NUEL RO­DRÍ­GUEZ RI­VE­RO

Si va­mos a em­pren­der nues­tro pri­mer via­je a Ja­pón, lo me­jor es li­mi­tar­se. El pri­mer da­to a te­ner en cuen­ta es que se tra­ta de un ar­chi­pié­la­go de más de 6.800 is­las que, en to­tal, ocu­pa una su­per­fi­cie de 378.000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos. En esos te­rri­to­rios dis­per­sos, en los que con­vi­ven caó­ti­cas me­ga­ló­po­lis con ba­rrios o al­deas que pa­re­cen an­cla­dos en el pa­sa­do, vi­ven 130 mi­llo­nes de per­so­nas con creen­cias, cos­tum­bres, gas­tro­no­mías y cul­tu­ras lo­ca­les muy di­ver­sas, lo que im­pli­ca que el via­je­ro pru­den­te de­be re­nun­ciar a prio­ri a to­da pre­ten­sión de ex­haus­ti­vi­dad. Eso sin con­tar con el cho­que cul­tu­ral que ex­pe­ri­men­ta inevi­ta­ble­men­te el vi­si­tan­te oc­ci­den­tal an­te los com­por­ta­mien­tos co­ti­dia­nos, des­de el pro­to­co­lo tá­ci­to de in­cli­na­ción que adop­tan pa­ra las re­ve­ren­cias con las que los ja­po­ne­ses sa­lu­dan o ex­pre­san res­pe­to (le­ve

—es­ha­ku— en­tre ami­gos, ma­yor —kei­rei— pa­ra los ma­yo­res o je­fes y aún más in­cli­na­da —sai­kei­rei— pa­ra disculparse o agra­de­cer) has­ta el ela­bo­ra­do uso del len­gua­je cor­po­ral, el gus­to por la uti­li­za­ción de uni­for­mes o la sofisticada tec­no­lo­gía de los re­tre­tes. A pe­sar de que la glo­ba­li­za­ción ha pro­pi­cia­do un mun­do más ho­mo­gé­neo, lo cier­to es que en Ja­pón el via­je­ro no ce­sa de sor­pren­der­se nun­ca.

La ma­yor par­te de la po­bla­ción se con­cen­tra en las gran­des ciu­da­des de las cua­tro is­las prin­ci­pa­les: Hok­kai­do, Hons­hu, Shi­ko­ku y Kyus­hu. En Hons­hu, la más ex­ten­sa, se en­cuen­tran al­gu­nas de las ciu­da­des que más nos sue­nan: To­kio, Kio­to, Yo­koha­ma, Osa­ka e Hi­ros­hi­ma. En un pri­mer via­je va­mos a li­mi­tar­nos a un pe­ri­plo abar­ca­ble en 10 o 12 días y fá­cil­men­te rea­li­za­ble uti­li­zan­do tre­nes (es fun­da­men­tal con­se­guir el Ja­pan Rail Pass an­tes de em­pren­der ru­ta) y trans­por­te pú­bli­co. Vi­si­ta­re­mos To­kio, la me­ga­ló­po­lis que ca­da día atrae a más via­je­ros de to­do el mun­do; Kio­to, la au­tén­ti­ca ca­pi­tal cul­tu­ral del Ja­pón, y dos ciu­da­des mo­nu­men­ta­les dis­tan­tes a me­nos de una ho­ra en tren de ca­da una de ellas: Ka­ma­ku­ra y Na­ra. Y una re­co­men­da­ción: en la es­tu­pen­da pá­gi­na web ja­po­nis­mo.com y en mu­chos de los fo­ros ja­po­nis­tas crea­dos y man­te­ni­dos por ex­per­tos via­je­ros en­con­tra­rán to­do ti­po de in­for­ma­cio­nes prác­ti­cas con­tras­ta­bles, así co­mo in­di­ca­cio­nes úti­les so­bre cos­tum­bres, alo­ja­mien­tos, gas­tro­no­mía y otros as­pec­tos im­por­tan­tes.

To­kio

Le­van­ta­da en la lla­nu­ra de Kan­to, re­ga­da por el río Su­mi­da, y bor­dean­do la bahía que lle­va su nom­bre, To­kio no es una ca­pi­tal an­ti­gua. Su ver­da­de­ra fun­da­ción se re­mon­ta a fi­na­les del si­glo XVI, cuan­do el sho­gun To­ku­ga­wa Ie­ya­su de­ci­dió cons­truir­se una for­ta­le­za en la an­ti­gua al­dea de pes­ca­do­res co­no­ci­da por el nom­bre de Edo. Des­de en­ton­ces, To­kio ha so­por­ta­do ase­dios, in­cen­dios, te­rre­mo­tos (el de 1923 fue el peor), ti­fo­nes y des­truc­cio­nes de ba­rrios en­te­ros a car­go de los bom­bar­de­ros B-29 du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. To­do lo cual no ha im­pe­di­do que en la ac­tua­li­dad su mons­truo­sa área me­tro­po­li­ta­na —ser­vi­da por una de las re­des de me­tro y fe­rro­ca­rril más den­sas del pla­ne­ta— al­ber­gue a más de 30 mi­llo­nes de per­so­nas, y su cen­tro, a más de 13 mi­llo­nes. Es ese cen­tro, di­vi­di­do en 23 ba­rrios,

La nue­va se­de del cé­le­bre mer­ca­do de pes­ca­do de Tsu­ki­ji es­ta­rá en la is­la de To­yo­su

ca­da uno con su pro­pia per­so­na­li­dad, el que atrae a los via­je­ros de to­do el mun­do.

En To­kio lo vie­jo y lo nue­vo con­vi­ven in­clu­so en los mis­mos ba­rrios: no es na­da ex­tra­ño que a la vuel­ta de las ru­ti­lan­tes y bu­lli­cio­sas ave­ni­das de Shi­bu­ya se es­con­dan pe­que­ños tem­plos bu­dis­tas, o que tras los ras­ca­cie­los de Shin­ju­ku —cons­trui­dos so­bre sue­los más re­sis­ten­tes a los seís­mos— se ex­tien­dan ca­lle­jue­las (co­mo en el dis­tri­to de Gol­den Gai) con pe­que­ñas ta­ber­nas (iza­ka­yas) y ba­res de co­pas en los que, a la sa­li­da del tra­ba­jo, se mez­clan sa­lary­men (eje­cu­ti­vos) y tu­ris­tas. Una mag­ní­fi­ca pa­no­rá­mi­ca de la ciu­dad pue­de ob­te­ner­se en ob­ser­va­to­rios co­mo el del im­pre­sio­nan­te edi­fi­cio del Ayun­ta­mien­to (Tô­chô) en Shin­ju­ku, des­de el que en los días cla­ros pue­de ver­se el mon­te Fu­ji, o por me­dio de un cru­ce­ro por el Su­mi­da, en un trayecto que con­du­ce des­de el po­pu­lar dis­tri­to de Asa­ku­sa (en el que es im­pres­cin­di­ble la visita al tem­plo Sen­so-ji y al dé­da­lo de ca­lles re­ple­tas de pues­tos que lo ro­dean) has­ta Odai­ba, un ba­rrio ul­tra­mo­derno ga­na­do al mar. En la cer­ca­na is­la de To­yo­su es­ta­rá, po­si­ble­men­te a par­tir de oc­tu­bre, la nue­va se­de del cé­le­bre mer­ca­do de pes­ca­do de Tsu­ki­ji.

Mien­tras To­kio se la­va la ca­ra y mo­di­fi­ca su per­fil ur­bano con vis­tas a los Jue­gos Olím­pi­cos de 2020, un acon­te­ci­mien­to que atrae­rá a mi­llo­nes de vi­si­tan­tes, el via­je­ro tie­ne don­de ele­gir: do­ce­nas de im­por­tan­tes mu­seos (im­pres­cin­di­ble el Mu­seo Na­cio­nal, en el Par­que Ueno); cen­te­na­res de tem­plos bu­dis­tas y san­tua­rios sin­toís­tas (co­mo el de Mei­ji Jin­gu, en el so­ber­bio par­que Yo­yo­gi); jar­di­nes y par­ques ex­qui­si­ta­men­te cui­da­dos (co­mo el del Pa­la­cio Im­pe­rial); ba­rrios horizontales co­mo Ya­na­ka, don­de se con­ser­va una at­mós­fe­ra tran­qui­la y al­go pue­ble­ri­na que con­tras­ta con el fre­ne­sí de Akiha­ba­ra, la “ciu­dad eléc­tri­ca” en la que se abas­te­cen los ota­ku, ob­se­sos de tec­no­lo­gía, man­gas y mu­ñe­cos de to­da cla­se, o de Shi­bu­ya, un cen­tro de con­su­mo cu­ya agre­si­va ilu­mi­na­ción lo con­vier­te en una es­pe­cie de Ti­mes Squa­re mul­ti­pli­ca­do por 10, y en el que, a ho­ras pun­ta, las mul­ti­tu­des pa­re­cen in­ter­pre­tar un en­lo­que­ci­do ballet hu­mano.

Los ba­rrios de la ciu­dad son tam­bién mu­seos vi­vos de la vi­da de los to­kio­tas y de sus dis­tin­tas tri­bus ur­ba­nas. Gin­za y Omo­te­san­do, dos de los dis­tri­tos que al­ber­gan más mar­cas de lu­jo (Is­sey Mi­ya­ke, Shi­sei­do, Her­mès, Pra­da, Ar­ma­ni, Bul­ga­ri) y en los que el me­tro cua­dra­do cues­ta una au­tén­ti­ca for­tu­na, re­ci­ben ca­da día a mi­les de cu­rio­sos dis­pues­tos a be­sar es­ca­pa­ra­tes de pro­duc­tos inase­qui­bles pa­ra la in­men­sa ma­yo­ría. Na­da que ver, por ejem­plo, con Jim­bo­cho, en cu­yas ca­lles se con­cen­tran las li­bre­rías de vie­jo, o con Rop­pon­gi, un ba­rrio de ne­go­cios y ras­ca­cie­los cu­yos ba­res de co­pas atraen a los aman­tes de la no­che. Hay un To­kio pa­ra ca­da gus­to: ca­lles más bien ca­na­llas, co­mo las de Ka­bu­ki-cho (un ba­rrio ro­jo muy tu­ris­ti­za­do, en el que se acu­mu­lan las sau­nas eró­ti­cas, las ca­sas de ma­sa­jes, los sex

shops y los clubs de strip­tea­se) o Ta­kes­hi­ta-do­ri, en el vi­bran­te ba­rrio de Ha­ra­ju­ku, a la que los años han con­ver­ti­do en una es­pe­cie de Car­naby Street ve­ni­da a me­nos que

sigue atra­yen­do a tu­ris­tas de­seo­sos de fo­to­gra­fiar a cos­plays gó­ti­cas ata­via­das con tra­jes de ha­das y he­roí­nas de man­ga.

Ka­ma­ku­ra

Des­pués de la in­mer­sión en To­kio, Ka­ma­ku­ra, si­tua­da a 50 ki­ló­me­tros al sur de la ca­pi­tal y a la que es fá­cil lle­gar en tren, su­po­ne un oa­sis de tran­qui­li­dad y re­co­gi­mien­to. Ro­dea­da de co­li­nas y ba­ña­da por el mar, en­tra de lleno en la his­to­ria en el si­glo XII, cuan­do el cruel sho­gun Mi­na­mo­to no Yo­ri­to­mo la con­vier­te en se­de del pri­mer Go­bierno feu­dal de Ja­pón. Ka­ma­ku­ra con­ser­va uno de los más im­pre­sio­nan­tes con­jun- tos de tem­plos y san­tua­rios de to­do el país, y sus pla­yas de are­na gris sue­len ver­se re­ple­tas de ba­ñis­tas en ve­rano. El via­je­ro que acu­da pa­ra pa­sar so­lo un día de­be­rá ele­gir en­tre la in­creí­ble ofer­ta mo­nu­men­tal. En­tre lo más des­ta­ca­ble es pre­ci­so ci­tar el gi­gan­tes­co tem­plo bu­dis­ta de En­ga­ku-ji, fun­da­do en el si­glo XIII y re­cons­trui­do tras el te­rre­mo­to de 1923. Se tra­ta de un con­jun­to re­li­gio­so que al­ber­ga di­ver­sos pa­be­llo­nes y edi­fi­cios sa­gra­dos y que cuen­ta con un pe­que­ño ce­men­te­rio en el que es­tá, ca­si es­con­di­da, la tum­ba del gran ci­neas­ta Ya­su­ji­ro Ozu (1903-1963). Otros mo­nu­men­tos im­pres­cin­di­bles son el tem­plo Ken­cho-ji, em­pla­za­do en un bos­que de ce­dros, y el san­tua­rio sin­toís­ta Tsu­ru­gao­ka Ha­chi­man­gu. Pe­ro sin du­da el lu­gar más vi­si­ta­do en Ka­ma­ku­ra es el Dai­but­su o Gran Bu­da, la se­gun­da ma­yor es­ta­tua que el fun­da­dor del bu­dis­mo tie­ne en Ja­pón. Cons­trui­da en 1252, ha re­sis­ti­do a ti­fo­nes, in­cen­dios y te­rre­mo­tos. La enor­me es­truc­tu­ra de bron­ce re­pre­sen­ta a Bu­da me­di­tan­do, con una son­ri­sa enig­má­ti­ca y, en me­dio de su fren­te, una es­pe­cie de bu­cle de pla­ta pun­tia­gu­do a mo­do de un ter­cer ojo con el que ilu­mi­na a la hu­ma­ni­dad pa­ra sa­car­la de las ti­nie­blas.

Kio­to

Dos ho­ras y 40 mi­nu­tos en el tren ba­la (Shin­kan­sen) se­pa­ran To­kio de Kio­to. Ro­dea­da de mon­ta­ñas que la han pro­te-

En el com­ple­jo del tem­plo bu­dis­ta de En­ga­ku-ji se en­cuen­tra la tum­ba del ci­neas­ta Ya­su­ji­ro Ozu

Kio­to es la ciu­dad de las ca­sas de té tra­di­cio­na­les, de los qui­mo­nos y de la gas­tro­no­mía ‘kai­se­ki’

gi­do de los ti­fo­nes y te­rre­mo­tos que afec­tan al li­to­ral, fue la ca­pi­tal im­pe­rial du­ran­te ca­si un mi­le­nio. Ese pri­vi­le­gio, uni­do al he­cho de que fue­ra de­li­be­ra­da­men­te pre­ser­va­da de los de­vas­ta­do­res bom­bar­deos es­ta­dou­ni­den­ses, ha con­cen­tra­do en ella un pa­tri­mo­nio cul­tu­ral tan ri­co y va­ria­do que la han con­ver­ti­do en la au­tén­ti­ca ca­pi­tal cul­tu­ral del país. Kio­to, a la que in­ten­tó evan­ge­li­zar (en vano) el je­sui­ta Fran­cis­co Ja­vier en el si­glo XVI, es tam­bién la ciu­dad de la tra­di­ción, de las geis­has y mai­kos (apren­di­ces de geis­ha), de las ca­sas de té tra­di­cio­na­les (ocha­ya), de los qui­mo­nos y de las re­co­le­tas ca­lle­jas del ba­rrio de Gion, en el que abun­dan las an­ti­guas ca­sas de ma­de­ra (ma­chi­ya) y aco­ge­do­ras iza­ka

yas don­de pue­de de­gus­tar­se au­tén­ti­ca gas­tro­no­mía kai­se­ki. Pe­ro Kio­to es tam­bién una ciu­dad mo­der­na y vi­bran­te, en la que se con­cen­tra bue­na par­te de la in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca ja­po­ne­sa y el ma­yor mu­seo de man­ga del mun­do, y en cu­yo cen­tro, tra­za­do en el si­glo VIII se­gún un di­se­ño de cua­drí­cu­la, se le­van­tan ele­gan­tes al­ma­ce­nes en bu­lli­cio­sas ave­ni­das co­mer­cia­les, ade­más de una enor­me red de ga­le­rías cu­bier­tas que al­ber­gan to­do ti­po de tien­das y el ati­bo­rra­do mer­ca­do de co­mi­da Nis­hi­ki.

Cual­quier épo­ca es bue­na pa­ra vi­si­tar Kio­to, pe­ro uno de sus gran­des mo­men­tos tie­ne lu­gar du­ran­te la sa­ku­ra, en pri­ma­ve­ra, cuan­do flo­re­cen los ce­re­zos de las ca­lle­jas y ca­na­les cer­ca­nos al río Ka­mo o los que bor­dean el cé­le­bre Ca­mino de la Fi­lo­so­fía, y los ja­po­ne­ses acu­den a la ciu­dad pa­ra la po­pu­lar ce­le­bra­ción anual de la be­lle­za y fu­ga­ci­dad de la vi­da.

Ha­cer­se una idea de lo que Kio­to ofre­ce re­quie­re va­rios días. Si lo que desea el via­je­ro es li­mi­tar­se a los mo­nu­men­tos de­cla­ra­dos pa­tri­mo­nio mun­dial, tie­ne do­ce­nas pa­ra ele­gir. El pa­la­cio im­pe­rial y el cas­ti­llo Ni­jo son los más im­por­tan­tes mo­nu­men­tos ci­vi­les. En cuan­to a los re­li­gio­sos, los más vi­si­ta­dos son, ade­más del Pa­be­llón Do­ra­do (Kin­ka­ku Ji) y el Pa­be­llón de Pla­ta (Gin­ka­ku Ji), los tem­plos de To­ji (con su pa­go­da de cin­co pi­sos), de Nis­hi-Hon­gan­ji, de Ki­yo­mi­zu-de­ra, de Ryoan­ji —en el que pue­de ad­mi­rar­se uno de los más her­mo­sos jar­di­nes zen de gra­va y pie­dra— y el com­ple­jo bu­dis­ta de Chion-in, con sus edi­fi­cios cons­trui­dos en lo al­to de una co­li­na. En­tre los san­tua­rios sin­toís­tas des­ta­ca el de Shi­mo­ga­mo-jin­ja y, so­bre to­do, el cé­le­bre Fus­hi­mi Ina­ri-Tais­ha, con sus mi­les de

to­ris de co­lor ro­jo vi­vo for­man­do un tu­pi­do pa­si­llo a lo lar­go de una mon­ta­ña que re­co­rren los pe­re­gri­nos. Na­ra Na­ra, a 42 ki­ló­me­tros al sur de Kio­to, fue la pri­me­ra ca­pi­tal de Ja­pón y, al igual que Ka­ma­ku­ra, sus mo­nu­men­tos prin­ci­pa­les pue­den vi­si­tar­se en un so­lo día uti­li­zan­do los au­to­bu­ses que par­ten de las cer­ca­nías de la es­ta­ción. El tem­plo To­dai-ji, en pleno par­que de Na­ra, es la se­de re­li­gio­sa de la rama bu­dis­ta Ke­gon, in­tro­du­ci­da en Ja­pón en el si­glo VIII por el bon­zo chino Do­sen; su pa­be­llón prin­ci­pal, al que se ac­ce­de a tra­vés de la gi­gan­tes­ca puer­ta Nan­dai­mon, es el ma­yor edi­fi­cio de ma­de­ra del mun­do y en él se alo­ja, ade­más de otras es­ta­tuas, un Dai­but­su (bu­da gi­gan­te) en bron­ce ma­yor que el de Ka­ma­ku­ra. En­tre los otros mo­nu­men­tos que me­re­cen el via­je a Na­ra des­ta­can el san­tua­rio de Ka­su­ga Tais­ha y el tem­plo Ko­fu­ku­ji, con su ai­ro­sa pa­go­da de cin­co pi­sos.

Bos­que de bam­bú cer­ca del tem­plo de Tenr­yu-ji, en Kio­to.

Lu­ces de neón en una de las ca­lles del ba­rrio de Shi­bu­ya, en To­kio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.