02. MIL FOR­MAS Y CO­LO­RES

De la are­na ro­ji­za de El Ve­ro­dal a la sin­gu­lar O Mui­ño, 11 pla­yas úni­cas

El País - Especiales - - AL SOL -

El efec­to pis­ci­na Es Llom­bards, San­tan­yí (Mallorca)

Aun­que hay ca­las más lar­gas y cons­tre­ñi­das —Sa Nau (Ma­na­cor), por ejem­plo—, el efec­to pis­ci­na en el Le­van­te ma­llor­quín es igual­men­te pal­ma­rio en este es­ce­na­rio abier­to en una ho­ya de acan­ti­la­dos, co­ní­fe­ras y are­na de cal que se hun­de len­ta­men­te en el Me­di­te­rrá­neo. Es una ma­ra­vi­lla que, ya en la ori­lla, las ur­ba­ni­za­cio­nes de los con­tor­nos pa­sen inad­ver­ti­das. Fa­mi­liar y re­co­gi­da del vien­to del nor­te, que­dan las ca­sas de pes­ca­do­res y la ma­jes­tuo­si­dad de Es Pon­tàs, ar­co ro­co­so vi­si­ble de per­fil.

Co­mo una sae­ta Fle­cha del Rom­pi­do, Le­pe (Huel­va)

La fle­cha de are­na for­ma­da por los apor­tes del río Pie­dras tie­ne una an­chu­ra va­ria­ble en­tre 300 y 700 me­tros y unos 12 ki­ló­me­tros de lar­go. Una ali­nea­ción que se va cur­van­do en su cre­ci­mien­to y que los ve­ci­nos ven cre­cer a un rit­mo me­dio de 30 me­tros ca­da año ame­na­zan­do con col­ma­tar la bo­ca de la ría. En­tran­do a pie por la pla­ya de Nue­va Um­bría hay un sec­tor na­tu­ris­ta. Des­de la cos­ta de Car­ta­ya es po­si­ble sal­tar a la fle­cha en trans­bor­da­dor (3,50 eu­ros, ida y vuel­ta).

La to­rre del Ca­ta­lán (Le­pe) es un buen mirador, mien­tras en la pla­ya de Nue­vo Por­til atraen los mi­ra­do­res de ca­rre­te­ra, tras lo que so­lo res­ta to­mar una cer­ve­za en el chi­rin­gui­to La Cu­la­ta. El pró­xi­mo 1 de ju­lio El Rom­pi­do (Car­ta­ya) inau­gu­ra ofi­ci­na de tu­ris­mo.

A la Al­bu­fe­ra Es Co­mú, Mu­ro (Mallorca)

Al­gu­nas al­bu­fe­ras con­ser­van pla­yo­nes que se­pa­ran los agua­za­les del mar. En­tre tan­ta cons­truc­ción ma­llor- qui­na, Es Co­mú es to­do un oa­sis de na­tu­ra­le­za cos­te­ra ba­ña­do por las aguas de la bahía de Al­cú­dia. Hay que ir a pri­me­ra ho­ra a los pun­tos de ob­ser­va­ción que más agua con­ser­ven del par­que na­tu­ral de la Al­bu­fe­ra de Mallorca. Lue­go apar­car en el Ca­rrer Are­nes y ele­gir la me­jor zo­na de ba­ño en ca­si dos ki­ló­me­tros de pi­nos y du­nas. El agua in­ti­mi­da de tan azu­lo­na. A tres ki­ló­me­tros es­tá el es­tu­pen­do Ro­yal Beach (the­ro­yal­beach. com) pa­ra ame­ni­zar la ce­na y las pri­me­ras co­pas.

El es­tua­rio co­mo ser vi­vo O Mui­ño, A Guar­da (Pon­te­ve­dra)

De en­tre las pla­yas en­cla­va­das en desem­bo­ca­du­ras, el sin­gu­lar are­nal de O Mui­ño, a ori­llas del río Mi­ño, nos si­túa en un plano ori­gi­nal y ca­si úni­co. Co­mo en el res­to de es­tua­rios, los mé­da­nos y ba­rras de are­na son una pre­sen­cia ubi­cua. De ahí que O Mui­ño sea in­cons­tan­te, tor­na­di­za y fér­til en con­tra­lu­ces con­te­nien­do en sí una per­so­na­li­dad di­co­tó­mi­ca: la ba­ja­mar sa­ca a re­lu­cir su na­tu­ra­le­za flu­vial, de cá­li­das aguas dul­ces y en­tra­da al mar con es­ca­lón; la plea­mar trae sa­li­ni­dad ma­ri­na y la pre­sen­cia de al­gas. Se fun­de así el are­nal con el su­ges­ti­vo pai­sa­je que pro­cu­ra la ba­rra de Ca­ma­ri­do (Por­tu­gal), el pa­so del trans­bor­da­dor a Ca­min­ha —tra­zan­do una cur­va pa­ra evi­tar en­ca­llar—, el vue­lo de cor­mo­ra­nes y anáti­das y la is­la-for­ta­le­za de A In­sua. Pa­ra per­noc­tar, el ho­tel Con­ven­to de San Be­ni­to (ho­tel­san­be­ni­to.es).

Sal­to in­su­lar Illa d’en Co­lom, Mahón (Me­nor­ca)

Ya que el tras­la­do tie­ne que ser obli­ga­to­ria­men­te por mar, el afo­ro a es­ta is­la es li­mi­ta­do. Un plus de tran­qui­li-

EN LA BA­JA­DA A LA PLA­YA DE NO­GA­LES HAY 340 PEL­DA­ÑOS Y LA CUE­VA DEL IN­FIERNO

dad y pa­ra la pre­ser­va­ción del eco­sis­te­ma. Es­pe­cial­men­te en es­ta is­li­ta, jo­ya del par­que na­tu­ral de s’Al­bu­fe­ra des Grau. Se ac­ce­de con Bar­ca Illa Co­lom (609 59 21 50) o en ka­yak (me­nor­caen­ka­yak.com), y una vez des­em­bar­ca­dos es­tá prohi­bi­do in­ter­nar­se tie­rra aden­tro. Es­pe­ran dos lien­zos de are­na: Ta­ma­rells y, más agres­te y al­go ma­yor, la ca­la d’en Mo­ro.

En la ba­se del acan­ti­la­do No­ga­les, Pun­ta­lla­na (La Pal­ma)

Los es­car­pa­dos ris­cos res­pal­dan y aís­lan el are­nal. Aun­que a ma­yor al­tu­ra, ma­yor es­fuer­zo: en No­ga­les hay que ba­jar (y lue­go su­bir) 340 es­ca­lo­nes, pa­san­do por la cue­va del In­fierno, un te­so­ro es­con­di­do. Es­ta be­llí­si­ma pla­ya reúne una im­por­tan­te ri­que­za pai­sa­jís­ti­ca y ve­ge­tal, y el ac­ce­so en co­che no re­vis­te com­pli­ca­cio­nes. Se­gui­mos la nor­ma de no plan­tar la toa­lla jun­to a la pa­red y, en este ca­so, re­mo­jar­se cer­ca de la ori­lla has­ta que se ins­ta­le el so­co­rris­ta, en­tre los me­ses de ju­lio y sep­tiem­bre. En el res­tau­ran­te Ca­sa As­te­rio (922 43 01 11) sir­ven co­mi­da tra­di­cio­nal.

Una concha por pla­ya Gor­liz, Gor­liz/Plen­tzia (Biz­kaia)

La for­ma de concha es, qui­zá, la dis­po­si­ción pla­ye­ra más re­fi­na­da. En el ca­so de la pla­ya de Gor­liz con­vie­ne bus­car lu­ga­res al­tos pa­ra dis­fru­tar de su sua­ve cur­veo. Gor­liz y Plen­tzia ate­so­ran una me­dia luna de esas de are­na do­ra­da que, al atar­de­cer y con ma­rea ba­ja, es una se­re­na ren­di­ción a la luz. Are­nal de re­po­so que tie­ne co­mo re­fe­ren­te el Sa­na­to­rio Ma­rino He­lio­te­ra­péu­ti­co, de 1919, y las du­nas reha­bi­li­ta­das. Gas­tro­no­mía vas­ca que acom­pa­ñe se en­cuen­tra, por ejem­plo, en el asa­dor Hon­dar­tza­pe (hon­dar­tza­pe.com).

EN LA IBI­CEN­CA ES JONDAL, LAS PA­SA­RE­LAS EVI­TAN EL DI­FÍ­CIL AC­CE­SO AL MAR

Pie­dras só­ni­cas Es Jondal, Sant Jo­sep (Ibi­za)

Bo­ni­ta pla­ya de can­tos ro­da­dos y aguas trans­pa­ren­tes, que su­po com­pen­sar la au­sen­cia de are­na con

beach clubs de al­tos vue­los. Las pa­sa­re­las evi­tan la di­fí­cil en­tra­da al mar. Del mo­bi­lia­rio pla­ye­ro hace ga­la el Tro­pi­ca­na Beach Club (tro­pi­ca­nai­bi­za.com). Sus ha­ma­cas-col­cho­ne­ta con per­chas y ca­ja fuer­te o su ser­vi­cio a los ya­tes lo di­cen to­do. Des­de ju­nio ce­le­bra los do­min­gos una fies­ta bra­si­le­ña. De me­dio mun­do vie­nen al Blue Mar­lin (blue­mar­li­ni­bi­za.com) pa­ra postear en las re­des.

Tom­bó­li­ca Amió, Val de San Vi­cen­te (Can­ta­bria)

Las ba­rras de are­na pue­den unir is­lo­tes con la cos­ta for­man­do tóm­bo­los. En el Can­tá­bri­co sue­len ma­ni­fes­tar­se en las ba­ja­ma­res, con re­sul­ta­dos sor­pren­den­tes, co­mo en Amió. Con el re­flu­jo ma­rino se abre el bra­zo de are­na que per­mi­te des­de la pla­ya el ac­ce­so al is­lo­te de El Cas­tril. La ex­pre­sión ru­ral se man­tie­ne ca­si in­tac­ta jun­to a la al­dea me­so­po­tá­mi­ca de Pe­chón. De­bi­do a la de­man­da en el cam­po cos­mé­ti­co y far­ma­céu­ti­co abun­dan re­co­lec­to­res de ocla (al­ga) con sus trac­to­res; en la co­lin­dan­te ca­la Ara­mal aún se ayu­dan de bu­rri­tos. El pi­co­teo es­pe­ra en el Me­són El Cas­tril, y el des­can­so, en el ho­tel Ti­nas de Pe­chón (ti­nas­de­pe­chon.es).

Un em­bu­do Llanes (As­tu­rias)

La cos­ta lla­nis­ca tie­ne uno de los mues­tra­rios mor­fo­ló­gi­cos más com­ple­tos del li­to­ral es­pa­ñol. Apar­te de Gul­pi­yu­ri (ejem­plo de pla­ya in­te­rior), una de las más sin­gu­la­res es la de Poo, una suer­te de em­bu­do cu­ya sa­li­da al mar per­ma­ne­ce in­vi­si­ble des­de la are­na y en el que las fa­mi­lias pue­den re­la­jar­se in­clu­so cuan­to la plea­mar inun­da es­ta gran ba­ñe­ra. En ba­ja­mar, me­jor no acu­dir a la pla­ya sal­vo pa­ra pi­sar are­nas hú­me­das.

Ro­jos mar­cia­nos El Ve­ro­dal, La Fron­te­ra (El Hie­rro)

¿Y si le di­jé­ra­mos que es­ta pla­ya de­li­cio­sa­men­te bi­za­rra y de are­na ro­ja es la más oc­ci­den­tal de la Unión Eu­ro­pea? El Ve­ro­dal re­sul­ta sin du­da atí­pi­ca: po­dría ser una eyec­ción vol­cá­ni­ca o un ca­pri­cho geo­ló­gi­co, pe­ro no. La ex­pli­ca­ción, har­to más pro­sai­ca, tie­ne que ver con el des­mon­te rea­li­za­do pa­ra ten­der un ca­mino, lo que su­pu­so ver­ter des­de el acan­ti­la­do la are­na ro­ji­za en la que hoy se fo­to­gra­fían los pa­sean­tes (un car­tel prohí­be ba­ñar­se, al apre­ciar­se fuer­tes co­rrien­tes). A seis ki­ló­me­tros es­tá el bal­nea­rio Po­zo de la Sa­lud (922 55 94 65).

EN­TORNO VER­DE De arri­ba aba­jo, la ca­la ma­llor­qui­na de Es Llom­bards, en San­tan­yí, y ba­ñis­tas en la pla­ya del So­co­rro, en Los Reales (Te­ne­ri­fe).

PAI­SA­JES MA­RI­NOS De arri­ba aba­jo, el tóm­bo­lo de Amió que lle­va al is­lo­te de El Cas­tril (Can­ta­bria) y la pla­ya El Ve­ro­dal, en La Fron­te­ra (El Hie­rro).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.