¿Qué es una ca­sa?

Las So­lo Hou­ses pro­po­nen re­de­fi­nir en la co­mar­ca tu­ro­len­se del Ma­ta­rra­ña el con­cep­to de vi­vien­da de fin de se­ma­na

El País - Especiales - - HOTELES -

Uno no lle­ga al Ma­ta­rra­ña por ca­sua­li­dad. El ais­la­mien­to de las So­lo Hou­ses, las vi­vien­das de al­qui­ler si­tua­das en es­ta co­mar­ca tu­ro­len­se, pue­de su­po­ner una cor­ta­pi­sa pa­ra el via­je­ro fu­gaz. Sin em­bar­go, los 203 y 262 ki­ló­me­tros que las se­pa­ran de los ae­ro­puer­tos de Bar­ce­lo­na y Va­len­cia, res­pec­ti­va­men­te, son un estímulo pa­ra quien per­si­gue una ex­pe­rien­cia que va más allá de lo ma­te­rial: ama­ne­cer en un pro­yec­to ar­qui­tec­tó­ni­co in­só­li­to en Es­pa­ña; pa­sear por un bos­que pla­ga­do de oli­vos y al­men­dros; con­tem­plar una pues­ta de sol sin di­vi­sar un al­ma en ki­ló­me­tros… Un lu­jo en mi­tad de la na­da que jus­ti­fi­ca el des­pla­za­mien­to has­ta este re­cón­di­to lu­gar.

Has­ta la co­mar­ca del Ba­jo Ara­gón via­ja­ron en 2012 los ga­le­ris­tas Ch­ris­tian Bour­dais y Eva Albarrán con la in­ten­ción de que 10 de los es­tu­dios de ar­qui­tec­tu­ra más in­no­va­do­res del mun­do (Sou Fu­ji­mo­to y Ch­rist & Gan­ten­bein, en­tre otros) le­van­ta­sen allí una vi­vien­da de fin de se­ma­na con una úni­ca con­di­ción: cues­tio­nar to­das y ca­da una de las con­ven­cio­nes aso­cia­das a la tí­pi­ca se­gun­da re­si­den­cia. “¿Có­mo de­be ser hoy una ca­sa de fin de se­ma­na? Que­re­mos rein­ven­tar el con­cep­to des­de las ne­ce­si­da­des con­tem­po­rá­neas, res­pe­tan­do la crea­ti­vi­dad de los ar­qui­tec­tos que los cons­truc­to­res han re­du­ci­do tan­to”, cuen­ta Bour­dais.

La car­ta blan­ca que ofre­cie­ron con­ti­núa hoy es­cri­bién­do­se, y de las 10 vi­vien­das pro­yec­ta­das dos son ya ha­bi­ta­bles: la Ca­sa Of­fi­ce (su al­qui­ler, pa­ra un má­xi­mo de ocho per­so­nas, os­ci­la en­tre los 650 y los 800 eu­ros por no­che, se­gún la tem­po­ra­da) y la Ca­sa Pe­zo (en­tre 450 y 600 eu­ros pa­ra cin­co per- so­nas). Otras ocho, jun­to a un ho­tel de 35 ha­bi­ta­cio­nes que se ele­va­rá so­bre el sue­lo, se uni­rán a par­tir de sep­tiem­bre de 2019 a este oa­sis de ar­qui­tec­tu­ra utó­pi­ca cons­trui­do en 120 hec­tá­reas de ple­na na­tu­ra­le­za. Cuan­do el pro­yec­to to­que a su fin, en torno a 2024, las 10 vi­vien­das, con­ve­nien­te­men­te ais­la­das en­tre sí, ha­brán trans­for­ma­do este pai­sa­je de aus­te­ri­dad ocre y ver­de.

Bour­dais y Albarrán con­ci­ben ca­da vi­vien­da co­mo un pro­yec­to ar­tís­ti­co fru­to del tra­ba­jo de un es­tu­dio de ar­qui­tec­tu­ra. Y no re­sul­ta ex­tra­ño cuan­do se des­cu­bre que la pa­re­ja es pro­pie­ta­ria de So­lo Ga­llery, la ga­le­ría de ar­te con­tem­po­rá­neo pa­ri­sien­se que este in­vierno abrió se­de en Ma­drid (en la ca­lle de Jorge Juan, 12). “Nos sen­ti­mos cu­ra­do­res de un pro­yec­to ar­tís­ti­co”, afir­ma Bour­dais.

360 gra­dos

El di­se­ño de la úl­ti­ma de las vi­vien­das en al­qui­ler, la Ca­sa Of­fi­ce KGDVS, sur­gió cuan­do sus crea­do­res, los ar­qui­tec­tos Kers­ten Geers y Da­vid Van Se­ve­ren, de Bruselas, pa­sea­ban por la me­se­ta que les fue asig­na­da pa­ra le­van­tar su pro­yec­to. De ma­ne­ra es­pon­tá­nea, sus pa­sos di­bu­ja­ron el ani­llo que hoy con­for­ma la plan­ta cir­cu­lar de la ca­sa, des­de la que, en 360 gra­dos, se di­vi­san las es­pec­ta­cu­la­res vis­tas del Ma­ta­rra­ña a tra­vés de una fa­cha­da acris­ta­la­da que se abre por com­ple­to al ex­te­rior, des­di­bu­jan­do los lí­mi­tes en­tre pri­va­do y pú­bli­co, en­tre ci­vi­li­za­ción y na­tu­ra­le­za. Pu­ra ar­qui­tec­tu­ra in­vi­si­ble mi­me­ti­za­da con el en­torno.

So­bre la cir­cun­fe­ren­cia de hor­mi­gón se le­van­ta una es­truc­tu­ra acris­ta­la­da di­vi­di­da en tres seg­men­tos de 60 me­tros cua­dra­dos, con ca­pa­ci­dad pa­ra que has­ta ocho per­so­nas pa­sen la no­che, y co­ro­na­da por pa­ne­les fo­to­vol­tai­cos, tan­ques de agua y ge­ne­ra­do­res a mo­do de es­cul­tu­ras, obra del pin­tor Pie­ter Ver­meersch. Los 1.600 me­tros cua­dra­dos de su­per­fi­cie de la Ca­sa Of­fi­ce in­clu­yen, ade­más de un sa­lón, comedor, ba­ños y chi­me­nea, otros 1.050 me­tros cua­dra­dos de pa­tio ajar­di­na­do con una pis­ci­na en la que re­fres­car­se o con­tem­plar las mon­ta­ñas des­de una chai­se lon

gue de hie­rro ins­pi­ra­da en la ca­sa, obra de Mu­ller Van Se­ve­ren, que re­vi­sa los mue­bles de te­rra­za al uso.

Cues­ta, cla­ro, aban­do­nar una vi­vien­da así. Aun­que el ha­bi­tan­te ac­ci­den­tal en­con­tra­rá mo­ti­va­ción an­te la pers­pec­ti­va de un pa­seo por Cre­tas, el cer­cano pue­blo me­die­val de 600 ha­bi­tan­tes; cru­zar el puen­te que atra­vie­sa el en­can­ta­dor Val­de­rro­bres; char­lar con al­gún lo­cal por la pla­za Ma­yor de Ca­la­cei­te o ha­cer la ru­ta de los tú­mu­los fu­ne­ra­rios ibé­ri­cos de Ma­ta­rra­ña, de los si­glos VII y VI an­tes de Cris­to. So­lo ali­cien­tes con cien­tos de años de an­ti­güe­dad po­drían com­pe­tir con la sin­gu­lar be­lle­za de una vi­vien­da del fu­tu­ro afin­ca­da ya en el pre­sen­te.

Con su fa­cha­da trans­pa­ren­te, la Ca­sa Of­fi­ce se abre por com­ple­to al ex­te­rior

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.