Ac­cen­tu­re

Tra­ba­jo de­cen­te pa­ra to­dos

El País - Especiales - - SUMARIO - Por Yo­lan­da Co­lías

Hay ci­fras que anu­dan el es­tó­ma­go. En Es­pa­ña exis­ten cua­tro mi­llo­nes de per­so­nas en pa­ro o en si­tua­ción de po­bre­za en el tra­ba­jo que, aun­que es­tén bus­can­do un em­pleo, tie­nen muy di­fí­cil en­con­trar­lo o, si lo han con­se­gui­do, no ganan un sa­la­rio su­fi­cien­te pa­ra po­der vi­vir. Mu­je­res, per­so­nas ma­yo­res de 45 años o jó­ve­nes con me­nos de 34, y con es­tu­dios equi­va­len­tes o in­fe­rio­res a la ESO, son los que han en­tra­do en ese círcu­lo vi­cio­so de ho­ga­res po­bres con in­gre­sos muy ba­jos y que, se­gún los mo­de­los pro­ba­bi­lís­ti­cos se­ña­lan, no van a sa­lir de es­ta si­tua­ción al me­nos en un año. So­bre sus ca­be­zas pe­sa, ade­más, la lo­sa de la di­gi­ta­li­za­ción, esa reali­dad car­ga­da de opor­tu­ni­da­des pa­ra mu­chos y de te­mo­res pa­ra otros.

Los da­tos par­ten del Es­tu­dio de Po­bla­ción Es­pe­cial­men­te Vul­ne­ra­ble an­te el Em­pleo en Es­pa­ña rea­li­za­do por Ac­cen­tu­re y Fe­dea ( Fun­da­ción de Es­tu­dios de Eco­no­mía Apli­ca­da) en co­la­bo­ra­ción con va­rias en­ti­da­des so­cia­les. El es­tu­dio, que se ac­tua­li­za ca­da año, for­ma par­te del pro­gra­ma Jun­tos por el Em­pleo de los más vul­ne­ra­bles que la Fun­da­ción Ac­cen­tu­re em­pren­dió en 2013. “Ha­ce cin­co años, en ple­na cri­sis eco­nó­mi­ca, con las en­ti­da­des so­cia­les des­bor­da­das an­te el nú­me­ro de per­so­nas que lla­ma­ban a sus ser­vi­cios de em­pleo y la es­ca­sez de re­cur­sos, nos pro­pu­si­mos au­nar a los di­fe­ren­tes ac­to­res

( ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas, em­pre­sas y las pro­pias en­ti­da­des so­cia­les) pa­ra jun­tos po­der iden­ti­fi­car los pro­ble­mas a ata­car y afron­tar una co­crea­ción de ini­cia­ti­vas que fa­ci­li­ta­ran a es­tas per­so­nas ob­te­ner un em­pleo o re­te­ner­lo en la era di­gi­tal”, se­ña­la Ana Mi­llán, di­rec­to­ra ge­ne­ral de la Fun­da­ción Ac­cen­tu­re.

Ha­bía que po­ner­se ma­nos a la obra con ur­gen­cia. Lo pri­me­ro era co­no­cer a fon­do ese océano en el que azo­tan la reali­dad so­cial, las de­man­das de los em­plea­do­res, los cam­bios en las for­mas de tra­ba­jar co­mo re­sul­ta­do de la di­gi­ta­li­za­ción y las ha­bi­li­da­des y co­no­ci­mien­tos di­gi­ta­les de los co­lec­ti­vos más vul­ne­ra­bles. A la vez ha­bía que cons­truir só­li­dos puen­tes en­tre es­tos tra­ba­ja­do­res y las em­pre­sas.

Hoy es­ta ini­cia­ti­va coor­di­na­da por Ac­cen­tu­re agru­pa a más de 1.000 or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les, 77 em­pre­sas y fun­da­cio­nes em­pre­sa­ria­les y 17 ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas, en­tre las que se en­cuen­tran Co­ca- Co­la Es­pa­ña, Bankia, Me­liá Ho­te­les In­ter­na­tio­nal, Rep­sol o Gru­po Vips, Cruz Ro­ja Es­pa­ña, Cá­ri­tas, Fun­da­ción Se­cre­ta­ria­do Gi­tano, el Ser­vi­cio de Em­pleo Es­ta­tal ( SEPE), el Ayun­ta­mien­to de Ma­drid o el de Má­la­ga. “Lo im­por­tan­te es es­tre­char los víncu­los en­tre las em­pre­sas y las or­ga­ni­za­cio­nes que atien­den a las per­so­nas que bus­can em­pleo. Por una par­te, a las en­ti­da­des so­cia­les les pro­por­cio­na­mos las so­lu­cio­nes pa­ra que las per­so­nas que acu­den a ellas se for­men en lo que de­man­da la em­pre­sa. Y por otra, las com­pa­ñías ob­tie­nen la ga­ran­tía de que es­tas per­so­nas es­tán cua­li­fi­ca­das pa­ra los per­fi­les que bus­can”, pun­tua­li­za Ana Mi­llán.

22 so­lu­cio­nes di­gi­ta­les

Los puen­tes bien ci­men­ta­dos en­tre los que bus­can em­pleo y los que con­tra­tan se han ma­te­ria­li­za­do en 22 so­lu­cio­nes di­gi­ta­les a las que las en­ti­da­des so­cia­les ac­ce­den gra­tui­ta­men­te a tra­vés de una pla­ta­for­ma alo­ja­da en la nu­be de Ac­cen­tu­re. Allí se en­cuen­tra una am­plia ga­ma de cur­sos di­se­ña­dos pa­ra po­ten­ciar el au­to­em­pleo y pa­ra for­mar en las fun­cio­nes y com­pe­ten­cias más de­man­das por las em­pre­sas, a tra­vés de la so­lu­ción Em­plea +.

Ade­más, cuen­ta con he­rra­mien­tas pa­ra diag­nos­ti­car el ín­di­ce de em­plea­bi­li­dad de los que bus­can tra­ba­jo (es de­cir, sus ba­rre­ras, ha­bi­li­da­des y for­ma­ción) y tra­zar su iti­ne­ra­rio la­bo­ral ba­jo la precisión que pro­por­cio­na el da­to. “Uti­li­za­mos analy­tics pa­ra que las en­ti­da­des so­cia­les se­pan qué ac­ti­vi­da­des fun­cio­nan mejor, así co­mo la se­cuen­cia en la que hay que rea­li­zar­las, con el fin de que es­tas per­so­nas pue­dan en­con­trar tra­ba­jo lo an­tes po­si­ble”, cuen­ta Mi­llán.

En­tre las so­lu­cio­nes más uti­li­za­das tam­bién es­tá el Ob­ser­va­to­rio de Em­pleo, que fa­ci­li­ta una foto en al­ta de­fi­ni­ción de las pro­fe­sio­nes en las que es­tas per­so­nas pue­den ser em­plea­das a cor­to y me­dio pla­zo y de las com­pe­ten­cias que de­ben te­ner pa­ra que su ac­ce­so al tra­ba­jo sea más fá­cil. En es­ta lí­nea, Ac­cen­tu­re en co­la­bo­ra­ción con las en­ti­da­des que par­ti­ci­pan en Jun­tos por el Em­pleo de los más vul­ne­ra­bles ha rea­li­za­do el es­tu­dio El im­pac­to de la trans­for­ma­ción di­gi­tal en los co­lec­ti­vos vul­ne­ra­bles. Una nue­va for­ma

de tra­ba­jar, en el que se ana­li­za por pri­me­ra vez có­mo la di­gi­ta­li­za­ción es­tá cam­bian­do los 26 pues­tos de tra­ba­jo don­de es­tos co­lec­ti­vos pue­den en­con­trar em­pleo. “Te­nía­mos cla­ro que no se po­dían rom­per es­tos ca­na­les de in­ser­ción la­bo­ral, de ahí que qui­sié­ra­mos co­no­cer las ha­bi­li­da­des que ne­ce­si­tan los ca­ma­re­ros, re­po­ne­do­res o re­cep­cio­nis­tas de los pró­xi­mos años pa­ra que sean ca­pa­ces de desen­vol­ver­se en en­tor­nos co­nec­ta­dos”, se­ña­la la di­rec­to­ra de Fun­da­ción Ac­cen­tu­re.

En con­se­cuen­cia, la so­lu­ción Em­plea + ya in­clu­ye en­tre sus ma­te­ria­les for­ma­ti­vos la com­pe­ten­cia bá­si­ca Ser Di­gi­tal, así co­mo co­no­ci­mien­tos di­gi­ta­les es­pe­cí­fi­cos pa­ra

“LO IM­POR­TAN­TE ES ES­TRE­CHAR LOS VÍNCU­LOS EN­TRE LAS EM­PRE­SAS Y LAS OR­GA­NI­ZA­CIO­NES QUE ATIEN­DEN A LAS PER­SO­NAS QUE BUS­CAN EM­PLEO”, Ana Mi­llán (di­rec­to­ra ge­ne­ral de Fun­da­ción Ac­cen­tu­re)

EM­PLEA + ES UNA SO­LU­CIÓN QUE IN­CLU­YE CON­TE­NI­DOS PA­RA FOR­MAR EN LAS COM­PE­TEN­CIAS MÁS DE­MAN­DA­DAS

es­tos pues­tos. “He­mos desa­rro­lla­do una he­rra­mien­ta de reali­dad vir­tual en la que si­mu­la­mos un ho­tel co­nec­ta­do pa­ra que, por ejem­plo, una ca­ma­re­ra de pi­so se for­me pa­ra tra­ba­jar con pa­ne­les de do­mó­ti­ca o dis­po­si­ti­vos di­gi­ta­les mó­vi­les”, aña­de Mi­llán. Un soft­wa­re ca­ro que mu­chas or­ga­ni­za­cio­nes no po­drían cos­tear­se de otra ma­ne­ra.

Has­ta el mo­men­to, son 873 las or­ga­ni­za­cio­nes que uti­li­zan es­tas so­lu­cio­nes, con­si­guien­do ta­sas de in­ser­ción del 30% al 50%. 550.000 per­so­nas se han be­ne- fi­cia­do de ellas y 90.000 han en­con­tra­do tra­ba­jo. Un im­pac­to co­lec­ti­vo que ha re­ci­bi­do va­rios pre­mios. El úl­ti­mo ha si­do el re­co­no­ci­mien­to go!ODS que otor­ga la Red Es­pa­ño­la del Pac­to Mun­dial y la Fun­da­ción Ra­fael del Pino, por su con­tri­bu­ción al Ob­je­ti­vo de De­sa­rro­llo Sos­te­ni­ble (ODS) nú­me­ro 8 de la Agen­da 2030 de Na­cio­nes Uni­das que tie­ne el fin de “pro­mo­ver el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co sos­te­ni­do, in­clu­si­vo y sos­te­ni­ble, el em­pleo pleno y pro­duc­ti­vo y el tra­ba­jo de­cen­te pa­ra to­dos”.

02 Así fun­cio­na la he­rra­mien­ta de reali­dad vir­tual que ha desa­rro­lla­do Ac­cen­tu­re pa­ra en­se­ñar co­no­ci­mien­tos es­pe­cí­fi­cos de pues­tos de tra­ba­jo en la era di­gi­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.