BBVA

Las fi­nan­zas sos­te­ni­bles, ca­da vez más cer­ca

El País - Especiales - - SUMARIO -

Es­te 2018 ha su­pues­to un pa­so im­por­tan­te pa­ra BBVA en ma­te­ria de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial. Si en fe­bre­ro anun­cia­ban su Com­pro­mi­so 2025, una es­tra­te­gia de ocho años pa­ra lu­char con­tra el cam­bio cli­má­ti­co y avan­zar en los Ob­je­ti­vos de De­sa­rro­llo Sos­te­ni­ble (ODS), es­te 26 de no­viem­bre la en­ti­dad se su­ma­ba en Pa­rís, jun­to a otros 27 gran­des ban­cos de to­do el mun­do, a la pues­ta de lar­go de los de­no­mi­na­dos Prin­ci­pios glo­ba­les de Ban­ca Res­pon­sa­ble, den­tro de la Ini­cia­ti­va Fi­nan­cie­ra del Pro­gra­ma de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra el me­dioam­bien­te (UNEP FI).

Es­tos prin­ci­pios son el mar­co de re­fe­ren­cia en ma­te­ria de sos­te­ni­bi­li­dad, de­li­mi­tan y es­ta­ble­cen las di­rec­tri­ces de im­plan­ta­ción pa­ra la ban­ca, in­clui­das las me­cá­ni­cas de fi­ja­ción de ob­je­ti­vos y de ela­bo­ra­ción y di­fu­sión de in­for­mes. Des­de el ali­nea­mien­to con los ODS y el Acuer­do de Pa­rís a la ges­tión de im­pac­tos y re­la­ción res­pon­sa­ble con los clien­tes. Sin ol­vi­dar­se de la trans­pa­ren­cia, la ren­di­ción de cuen­tas a clien­tes y ac­cio­nis­tas y de su re­vi­sión pe­rió­di­ca tan­to de for­ma in­di­vi­dual co­mo co­lec­ti­va.

La en­ti­dad ha mar­ca­do sus prio­ri­da­des de ca­ra a su Com­pro­mi­so 2025. Se tra­ta de una es­tra­te­gia di­vi­di­da en tres ejes: fi­nan­ciar, ges­tio­nar e in­vo­lu­crar. El pri­mer ca­pí­tu­lo con­ta­rá con la mo­vi­li­za­ción de 100.000 mi­llo­nes de eu­ros des­ti­na­dos a fi­nan­cia­ción ver­de,

“LOS BAN­COS DE­BEN PER­SE­GUIR CREAR UN IM­PAC­TO PO­SI­TI­VO EN LA VI­DA DE LAS PER­SO­NAS. EL PRO­PÓ­SI­TO DE BBVA ES PO­NER AL AL­CAN­CE DE TO­DOS LAS OPOR­TU­NI­DA­DES DE ES­TA NUE­VA ERA” Car­los To­rres Vila (con­se­je­ro de­le­ga­do de BBVA)

in­fra­es­truc­tu­ras sos­te­ni­bles, em­pren­di­mien­to so­cial e in­clu­sión fi­nan­cie­ra. El se­gun­do bus­ca­rá que los es­fuer­zos del ban­co con­tri­bu­yan a man­te­ner el ca­len­ta­mien­to glo­bal por de­ba­jo de 2°C (tal co­mo es­ti­pu­la el Acuer­do de Pa­rís) con ini­cia­ti­vas co­mo que el 70% de la ener­gía con­tra­ta­da a par­tir de 2025 pro­ce­da de fuen­tes re­no­va­bles (de he­cho, en Es­pa­ña, el 100% de la ener­gía que les sur­te ya tie­ne ori­gen ver­de) o re­du­cir un 68% en es­te pe­rio­do sus emi­sio­nes di­rec­tas de CO con res­pec­to a 2015. Por 2 úl­ti­mo, in­vo­lu­crar a gru­pos de in­te­rés e ins­ti­tu­cio­nes cul­tu­ra­les y gu­ber­na­men­ta­les pa­ra con­tri­buir a la edu­ca­ción fi­nan­cie­ra y el de­sa­rro­llo de es­te nue­vo mo­de­lo.

“Que­re­mos cons­truir una coa­li­ción glo­bal pa­ra ser­vir mejor a la so­cie­dad. Los Prin­ci­pios son el ca­mino a se­guir y ani­ma­mos a to­dos los ban­cos a que se unan. Lo que real­men­te im­por­ta no es en qué pun­to se en­cuen­tran en su ca­mino ha­cia la sos­te­ni­bi­li­dad, sino su com­pro­mi­so con una agen­da co­mún. El fu­tu­ro de las fi­nan­zas es fi­nan­ciar pen­san­do en el fu­tu­ro”, ex­po­ne el con­se­je­ro de­le­ga­do.

Otro hi­to pa­ra ahon­dar en es­ta sen­da se al­can­zó el pa­sa­do mes de ma­yo, cuan­do BBVA sa­có al mer­ca­do el bono ver­de de ma­yor im­por­te (1.000 mi­llo­nes de eu­ros) rea­li­za­do has­ta la fe­cha por una en­ti­dad fi­nan­cie­ra de la eu­ro­zo­na. El pro­pó­si­to de es­ta emi­sión de deu­da es ayu­dar a fi­nan­ciar pro­yec­tos que con­tri­bu­yan a la pro­tec­ción del me­dioam­bien­te en ener­gías re­no­va­bles, la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca, la ges­tión de re­si­duos, el tra­ta­mien­to del agua o el ac­ce­so a ne­ce­si­da­des esen­cia­les y ser­vi­cios co­mo vi­vien­da o fi­nan­zas in­clu­si­vas. “Los ban­cos de­ben ser or­ga­ni­za­cio­nes cu­yo ob­je­ti­vo res­pon­da a crear un im­pac­to po­si­ti­vo en la vi­da de las per­so­nas. El pro­pó­si­to de BBVA es po­ner al al­can­ce de to­dos las opor­tu­ni­da­des de es­ta nue­va era”, ahon­da Car­los To­rres Vila.

Ade­más, la en­ti­dad se ha in­cor­po­ra­do al Dow Jo­nes Sus­tai­na­bi­lity In­dex ( DJSI), ín­di­ce de re­fe­ren­cia que mi­de el desem­pe­ño de cer­ca de 3.400 em­pre­sas co­ti­za­das en ma­te­ria am­bien­tal, so­cial y de go­bierno cor­po­ra­ti­vo. De gran im­por­tan­cia es tam­bién la la­bor que desem­pe­ña la Fun­da­ción Mi­cro­fi­nan­zas BBVA, una en­ti­dad cons­ti­tui­da en 2007, pa­ra pro­mo­ver el ›

› de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co y so­cial, sos­te­ni­ble e in­clu­si­vo, de em­pren­de­do­res que in­vier­te en la crea­ción y con­so­li­da­ción de en­ti­da­des mi­cro­fi­nan­cie­ras en Amé­ri­ca La­ti­na, cu­yos be­ne­fi­cios se rein­vier­ten en la pro­pia ac­ti­vi­dad de la Fun­da­ción, sin nin­gún re­torno fi­nan­cie­ro pa­ra BBVA. Des­de su crea­ción, las en­ti­da­des de es­ta Fun­da­ción han en­tre­ga­do un vo­lu­men de cré­di­tos de 11.526 mi­llo­nes de dó­la­res a más de cin­co mi­llo­nes de em­pren­de­do­res de ba­jos re­cur­sos. Así, se ha con­ver­ti­do en una de las ini­cia­ti­vas fi­lan­tró­pi­cas con ma­yor im­pac­to so­cial y en el pri­mer ope­ra­dor con me­to­do­lo­gía in­di­vi­dual en una de las re­gio­nes más de­sigua­les del pla­ne­ta.

“Es­ta­mos re­de­fi­nien­do có­mo ha­ce­mos ban­ca. Nues­tras so­cie­da­des en­ca­ran re­tos de gran ca­la­do en dis­tin­tos ám­bi­tos. Es im­pres­cin­di­ble su­mar es­fuer­zos de to­das las par­tes im­pli­ca­das, y las en­ti­da­des jue­gan un papel cla­ve en la sos­te­ni­bi­li­dad del pla­ne­ta. Es­ta es la ra­zón de la cre­cien­te im­por­tan­cia de la fi­nan­cia­ción sos­te­ni­ble en la agen­da glo­bal”, se­ña­la Car­los To­rres Vila.

Una trans­for­ma­ción de lar­go re­co­rri­do que, di­cho sea de pa­so, no so­lo de­pen­de de los ban­cos, sino de la im­pli­ca­ción que es­tén dis­pues­tos a ad­qui­rir sus clien­tes. Ca­da vez más eco­no­mis­tas de to­do el mun­do, em­pe­zan­do por la aca­dé­mi­ca bri­tá­ni­ca Ka­te Ra­worth, au­to­ra del li­bro Dough­nut Eco­no­mics, se ha­cen la mis­ma pre­gun­ta: ¿qué pa­sa­ría si la ciu­da­da­nía se or­ga­ni­za­se pa­ra exi­gir respuestas no so­lo so­bre la ren­ta­bi­li­dad de un pro­duc­to fi­nan­cie­ro, sino so­bre el im­pac­to que va a te­ner esa in­ver­sión en el mun­do? Pro­ba­ble­men­te, el nue­vo y ne­ce­sa­rio es­ce­na­rio en el que se ali­nean in­tere­ses so­cia­les y eco­nó­mi­cos se ins­ta­la­ría más rá­pi­do.

EL COM­PRO­MI­SO 2025 ES EL PLAN DE BBVA PA­RA LU­CHAR CON­TRA EL CAM­BIO CLI­MÁ­TI­CO Y AVAN­ZAR EN LOS ODS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.