Cai­xaBank

Lu­char por una ciu­da­da­nía que en­tien­da su di­ne­ro

El País - Especiales - - SUMARIO - Por Án­gel Luis Su­ca­sas

Ha­blar de di­ne­ro. Un ta­bú que lle­ga al ám­bi­to más ín­ti­mo de cual­quier ho­gar. Ha­blar de di­ne­ro es­tá mal vis­to en ca­si cual­quier ám­bi­to de la so­cie­dad es­pa­ño­la. Se habla po­co y se en­tien­de me­nos. Se­gún el úl­ti­mo in­for­me PI­SA so­bre cul­tu­ra fi­nan­cie­ra, un es­tu­dio de ám­bi­to mun­dial rea­li­za­do por la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coope­ra­ción y el De­sa­rro­llo Eco­nó­mi­cos (OCDE), Es­pa­ña es­tá en el va­gón de co­la de los paí­ses miem­bros de es­te or­ga­nis­mo. Uno de ca­da cua­tro alum­nos es­pa­ño­les sus­pen­den la prue­ba y su no­ta me­dia se si­túa muy le­jos de la me­dia: 469 pun­tos, 20 me­nos que el pro­me­dio de las na­cio­nes OCDE y 31 me­nos que el lí­der en es­ta área de co­no­ci­mien­to, Chi­na.

Cai­xaBank quie­re dar­le la vuel­ta a es­tos da­tos. La apues­ta, el Plan de Cul­tu­ra Fi­nan­cie­ra, un am­bi­cio­so pro­gra­ma en mar­cha con múl­ti­ples ac­cio­nes di­ri­gi­das a to­dos los seg­men­tos de la po­bla­ción me­dian­te ac­cio­nes pre­sen­cia­les y tam­bién a tra­vés de ca­na­les on­li­ne. Las re­des so­cia­les ac­túan co­mo re­vul­si­vo a es­ta ig­no­ran­cia fi­nan­cie­ra que pa­de­ce la so­cie­dad es­pa­ño­la. “No es al­go que con­si­de­re­mos esen­cial no­so­tros, sino or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les de la ta­lla de la OCDE. Es una ne­ce­si­dad de pri­mer or­den, por­que un buen co­no­ci­mien­to fi­nan­cie­ro per­mi­te to­mar unas me­jo­res de­ci­sio­nes fi­nan­cie­ras. Y, por tan­to, una mejor ca­li­dad de vi­da”, re­su­me Me­rit­xell Ri­poll Ma­nuel, di­rec­to­ra de res­pon­sa­bi­li­dad cor­po­ra­ti­va de Cai­xaBank.

Es­te pro­gra­ma no sur­ge de la na­da, sino que for­ma par­te de los 15 que cons­ti­tu­yen, en cin- co ám­bi­tos de ac­ción, la res­pon­sa­bi­li­dad so­cial cor­po­ra­ti­va de Cai­xaBank. “Me gus­ta­ría des­ta­car que es­tos pro­gra­mas no so­lo sur­gen del de­par­ta­men­to de res­pon­sa­bi­li­dad cor­po­ra­ti­va, sino que to­do nues­tro plan es trans­ver­sal e im­pli­ca a to­da la or­ga­ni­za­ción”, apun­ta Ri­poll.

Ade­más, ex­pli­ca que Cai­xaBank jue­ga con cier­ta ven­ta­ja en la cre­cien­te ten­den­cia a que los con­su­mi­do­res va­lo­ren y has­ta ha­gan de­pen­der su de­ci­sión de con­su­mo de la éti­ca em­pre­sa­rial de las com­pa­ñías que les pres­tan ser­vi­cios. “No­so­tros lle­va­mos ha­cién­do­lo des­de siem­pre. For­ma par­te de nues­tro ADN. Na­ce­mos de una en­ti­dad cu­yo ori­gen es ges­tio­nar las pen­sio­nes de los ma­yo­res. La ola de exi­gir res­pon­sa­bi­li­dad so­cial a las em­pre­sas es al­go que nos ayu­da a me­jo­rar; pe­ro no par­ti­mos de ce­ro”, in­di­ca.

La ciu­da­da­nía en su con­jun­to es el ám­bi­to en el que se desa­rro­lla es­te plan de edu­ca­ción fi­nan­cie­ra de la en­ti­dad. No bus­ca in­ci­dir so­bre un úni­co sec­tor de­mo­grá­fi­co, sino ofre­cer pro­gra­mas es­pe­cí­fi­cos a la me­di­da de ca­da ciudadano que se in­tere­se por me­jo­rar su co­no­ci­mien­to fi­nan­cie­ro. “Que­re­mos lle­gar a to­do el mun­do, clien­tes o no clien­tes”, ma­ti­za Ri­poll. Pe­ro hay ám­bi­tos que, por su na­tu­ra­le­za esen­cial o por tra­tar­se de co­lec­ti­vos más des­pro­te­gi­dos, ad­quie­ren una re­le­van­cia es­pe­cial.

Uno de ellos se en­fo­ca en la re­la­ción en­tre pa­dres e hi­jos a la ho­ra de afron­tar el ta­bú del di­ne­ro. En co­la­bo­ra­ción con la red de blogs Ma­dres­fe­ra, y con el Ins­ti­tut d'Es­tu­dis Fi­nan­ciers ( IEF) co­mo ex­per­to in­de­pen­dien­te, Cai­xaBank fo­men­tó una se­rie de de­ba­tes en los que sur­gie­ron pro­pues­tas con­cre­tas de có­mo po­ner la pri­me­ra pie­dra pa­ra que los pa­dres se ani­men a edu­car en fi­nan­zas a sus hi­jos. Jor­di Mar­tí­nez, di­rec­tor de Es­tu­dios Fi­nan­cie­ros del IEF, in­di­có que lo mejor es em­pe­zar por el aho­rro y “trans­fe­rir res­pon­sa­bi­li­da­des” a los ni­ños. Es­to es, que sean ellos los que de­ban aho­rrar pa­ra cum­plir con un de­seo. Si lo con­si­guen, los pa­dres de­ben pre­miar el es­fuer­zo, “por ejem­plo, aña­dien­do un eu­ro más cuan­do han con­se­gui­do aho­rrar cin­co”, in­di­ca el ex­per­to.

Otro de los co­lec­ti­vos que re­ci­be una es­pe­cial aten­ción del Plan de Cul­tu­ra Fi­nan­cie­ra son aque­llos ciu­da­da­nos más vul­ne­ra­bles. Has­ta la fe­cha, se han im­par­ti­do ya 227 ta­lle­res de

“UN BUEN CO­NO­CI­MIEN­TO FI­NAN­CIE­RO PER­MI­TE UNA MEJOR CA­LI­DAD DE VI­DA. CON ES­TOS PRO­GRA­MAS QUE­RE­MOS LLE­GAR A TO­DO EL MUN­DO, CLIEN­TES Y NO CLIEN­TES” Me­rit­xell Ri­poll Ma­nuel (di­rec­to­ra de res­pon­sa­bi­li­dad cor­po­ra­ti­va)

ADE­MÁS DE TA­LLE­RES PRE­SEN­CIA­LES, OR­GA­NI­ZAN AC­CIO­NES ON­LI­NE: VI­DEOS EN YOU­TU­BE O CAM­PA­ÑAS CON IN­FLUEN­CERS’ EN TWIT­TER

fi­nan­zas per­so­na­les con más de 3.250 asis­ten­tes en co­la­bo­ra­ción con 119 en­ti­da­des. En es­ta par­ce­la en con­cre­to, jue­ga un papel cru­cial una má­xi­ma que el equi­po de Ri­poll se apli­ca en ca­da ac­ción: “Lo pri­me­ro, an­tes de de­ci­dir el ca­nal, el len­gua­je o el en­fo­que de lo que quie­ras ha­blar, es en­con­trar al so­cio ideal. Es lo más im­por­tan­te por­que es lo que te apor­ta neu­tra­li­dad, cre­di­bi­li­dad y cer­ca­nía”, afir­ma. En una co­la­bo­ra­ción a tres ban­das en­tre la Fun­da­ción “La Cai­xa”, Cai­xaBank y la Aso­cia­ción de vo­lun­ta­rios han crea­do ta­lle­res de dos se­sio­nes de tra­ba­jo pa­ra en­se­ñar cul­tu­ra fi­nan­cie­ra a ciu­da­da­nos con dis­ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual. To­do el ma­te­rial do­cen­te ha si­do es­pe­cí­fi­ca­men­te desa­rro­lla­do pa­ra es­te co­lec­ti­vo por el Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Fi­nan­cie­ros y di­se­ña­do por La Ca­sa de Car­lo­ta (es­tu­dio que cuen­ta en­tre sus crea­ti­vos con per­so­nas con au­tis­mo y sín­dro­me de Down).

El len­gua­je y el ca­nal en que se trans­mi­ten es­tas ac­cio­nes re­ci­ben tam­bién una aten­ción es­pe­cial. Una de­ce­na de vi­deos que pue­den verse en You­Tu­be, ba­jo el hash­tag #De­túa­tú, con di­le­mas co­mo el com­pa­rar prés­ta­mos, mi­ni­mi­zar el ries­go in­vir­tien­do, lle­gar a fin de mes o ha­blar de fi­nan­zas con los hi­jos se trans- for­man en con­ver­sa­cio­nes co­lo­quia­les con un ciudadano de a pie que ex­pli­ca, con des­par­pa­jo y bre­ve­dad, el con­cep­to fi­nan­cie­ro. Una de las pro­ta­go­nis­tas, que se de­fi­ne co­mo “abue­la”, arran­ca su vi­deo re­cor­dan­do un re­frán ar­chi­co­no­ci­do: “Sa­be más el dia­blo por vie­jo que por dia­blo”. Y lue­go, pa­sa a ha­blar de aho­rro. Otra de las ini­cia­ti­vas di­gi­ta­les son los pro­gra­mas de Twit­ter, Fi­nan­zas pa­ra Fo­llo­wers, don­de de nue­vo el for­ma­to de vi­deo y el len­gua­je co­lo­quial han si­do los pro­ta­go­nis­tas. Un gru­po de in­fluen­cers ha­blan so­bre el aho­rro, la in­ver­sión y la ban­ca on­li­ne con se­gu­ri­dad.

Más allá de las ini­cia­ti­vas con­cre­tas, la as­pi­ra­ción de es­te plan es la de me­jo­rar la ca­li­dad de la cul­tu­ra fi­nan­cie­ra de la so­cie­dad. “Ha­bla­mos de que se pla­ni­fi­que mejor a lar­go pla­zo, de que vi­sua­li­ce más có­mo quie­re que sea su fu­tu­ro y qué pa­sos de­be se­guir pa­ra al­can­zar­lo. Pe­ro tam­bién que­re­mos que en­tien­da mejor los pro­duc­tos fi­nan­cie­ros, de tal ma­ne­ra que si se da una opor­tu­ni­dad que fa­vo­re­ce a sus fi­nan­zas, la pue­da apro­ve­char”, con­clu­ye Ri­poll Ma­nuel. Co­mo di­ce uno de los pro­ta­go­nis­tas anó­ni­mos de los vi­deos de #De­túa­tú: “El di­ne­ro no es ni bueno ni ma­lo”. Pe­ro hay que com­pren­der­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.